Crónica tardía 0.3: la llegada a Angouleme

Paco Cerrejón | 5 de febrero de 2009 a las 11:56

Una de las primeras cosas que llama la atención de cualquier visitante nada más llegar a la ciudad de Angouleme es lo que están viendo en la foto de arriba: los nombres de las calles rotulados dentro de bocadillos de cómics. En este caso vemos el rótulo de la calle dedicada al genial guionista René Goscinny, creador junto a Uderzo de Asterix. Esta calle es la continuación de la de Hergé. Ahí es nada.

Otro aspecto enormemente llamativo es la decoración de los laterales de algunos edificios con escenas de cómics, realizadas siguiendo los diseños de los propios dibujantes. Como esta fachada de tres pisos basada en el cómic Sambre.

En Angouleme el cómic está presente por toda la ciudad, el centro cívico tiene el nombre de Franquin, uno de los grandes de la historieta franco belga, posee el Centro Nacional del Cómic y la Imagen (en la foto de abajo), una residencia de autores (creadores jóvenes en formación) un museo del papel y este año tienen prevista la apertura del Museo de la Historieta. Todo ello con el apoyo de la industria, de los autores, del ayuntamiento, de la región y del ministerio de cultura francés.

En definitiva, la sesnsación que uno tiene al entrar en Angouleme es la de estar en una ciudad que ama los tebeos, y no ya solo por la repercusión económica que le aporta. Los ama y los cuida , a ellos y a sus autores.

Al Centro Nacional del Cómic le dedicaré un post más adelante, merece la pena.

Etiquetas:


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber