Miguel Ángel Martín

Paco Cerrejón | 10 de septiembre de 2012 a las 13:38

Miguel Ángel Martín es un leones que se gana la vida haciendo tebeos e ilustrando.

Su trazo es curvilineo, elegante, agradable, de línea clara, con colores eléctricos, en ocasiones casi imposibles. Pese a ello sus historias no son cómodas, ni fáciles, ni elegantes, ni mucho menos agradables.

Censurado en Italia, con obra secuestrada pero finalmente absuelto su editor, sus historias buscan provocar al lector, incomodarlo, hacerle pensar, sacarlo de la quietud de una sociedad cada vez más plana, aburrida y alienante. Miguel Ángel Martín, más allá de la polémica fácil, es un autor único, con una voz propia y un discurso personal construido a base de contraste, de observación y de ausencia de prejuicios contemporáneos. Sus obras huyen, de forma natural, sin forzar, de los lugares comunes de la creación actual, huye de sentimentalistos y de moralismos. Sus obras poseen un discurso claro y rotundo, pero no ofrece respuestas al lector, ni soluciones, él plantea conflictos, realidades y deja que sea el lector quien saque sus propias conclusiones.

Por esto es un autor tan necesario.

Cómo le dijo un lector en Italia, “Gracias por darme qué pensar sin decirme lo que tengo que hacer”

Los comentarios están cerrados.