Inercia de Antonio Hitos

Paco Cerrejón | 9 de diciembre de 2014 a las 16:57

inercia-antonio-hitos-fnac-salamandra

Inercia, Antonio Hitos, Salamandra Graphic, 128 páginas, 19 euros

Hace poco más de un mes se presentaba en sociedad Inercia, el cómic ganador del premio Fnac-Salamandra de novela gráfica, obra de Antonio Hitos.

Vaya por delante que estamos antes uno de los cómics del año. Inercia ha tardado más de dos años en gestarse, a caballo entre Londres y Sevilla pasando por Huelva, de donde es Hitos. Y ese tiempo se nota en cada página y sobre todo en el concepto detrás del cómic. Estamos ante una historia que ido surgiendo en la mente de Hitos poco a poco, viñeta a viñeta, en un proceso creativo que le ha llevado, conforme avanzaba la concepción y el tono de la historia a mudar de estilo de dibujo, a abandonar en la cuneta páginas que por las que otros debían media mano o la mano entera. Un viaje creativo lleno de altibajos, con momentos de dudas y de descubrimientos gráficos y narrativos.

Las noticias vienen llenas día si y día también de miles de datos sobre el paro juvenil en nuestro país, de una generación que muchos dan ya por perdida entre empleos basura. Inercia es un retrato de dos de esos jóvenes, que tratan de sobrevivir, de seguir adelante, de rodar hacía un futuro cada día más desalentador, pero que es el único sitio hacía el que pueden ir.

inercia02

Hitos, aunque lejos de realizar autobiografía, parte de su propia experiencia profesional para ofrecer una historia de jóvenes que deben sobrevivir en una sociedad que les cierra las puertas, que sólo les deja trabajos basura, o lo que es peor, les roba cualquier posibilidad de futuro, únicamente les ofrece la inercia de seguir como hasta ahora. El dibujo, el color y la narración encajan a la perfección en la historia. Hitos lo ha pensado todo y se nota, la narración se ejecuta en páginas con una cuadrícula de viñetas de 3×3, lo que le ayuda a marcar un ritmo sosegado, sin pausas innecesarias ni acelerones. El color, con sólo tres tonos, amarillo, verde y rosa enfatiza el tono frío, distante que Hitos da a la historia. Y el dibujo, con una perspectiva plana, un entintado limpio, de línea clara refuerza aún más esa sensación. A ello se suma, en medio de esta crónica social, escenas oníricas, kafkianas incluso, que desde la lejanía conceptual del tono general de la historia, sirven para reforzar la psicología de los personajes, dando mayor profundidad a éstos y a su historia.

En definitiva, Inercia es un cómic tremendamente contemporáneo, en el mejor sentido del término, un testimonio creativo de una sociedad alienante, de los que cada día hacen más falta en nuestro país y que ayudan a dar una pátina de realidad a la avalancha de datos con los que cada día nos inundan, como si esos datos fueran lo más importante y no las historias individuales que ocultan, a veces, las más, conscientemente. Si se me permite ponerme trascendente, Inercia es un ejemplo de la necesidad social del arte. Un tebeo imprescindible, entre lo mejor del año que se nos acaba.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber