Cómic y políticas culturales: propuestas para tiempos de elecciones

Paco Cerrejón | 6 de mayo de 2015 a las 5:00

suelo_01

En varias ocasiones he tratado en este blog la relación entre el cómic y las políticas culturales, es decir, el espacio que ocupa la historieta dentro de las distintas administraciones públicas centradas, al menos en teoría, en la Cultura. Hoy, inminente ya el comienzo de la campaña electoral a los Ayuntamientos, creo que es necesario volver al tema.

Lo que voy a desgranar a continuación son una serie de medidas, de políticas concretas de apoyo al cómic, que se pueden llevar a cabo tanto a nivel autonómico como a nivel local. A ver si se puede plantar algo en el desierto. Porque en lo que se refiera a políticas culturales, el cómic vive en un desierto. Con algunos oasis como el Premio Nacional del Cómic, algunas iniciativas puntuales y para de contar. No existen incentivos estables, de carácter anual, ni para creadores, ni para editores, ni para gestores, pero es necesario recordar que el resto de medios artísticos de nuestro país, sí reciben incentivos, hoy muy reducidos, eso sí, por parte de las administraciones públicas. Hace falta crear políticas públicas de apoyo a la historieta, sobre todo si tenemos en cuenta que nuestro país es una de las grandes canteras creativas del cómic a nivel internacional y que en cambio su industria editorial se basa en casi un 90% en la publicación de material extranjero (en muchos casos para más INRI, de autores españoles que han sido editados en el extranjero, como ha sucedido con varios Premio Nacionales). Esto sencillamente no tiene sentido.

IMG_2988

¿Sería viable crear apoyos financieros públicos al cómic en estos tiempos de crisis? Sí, sería totalmente viable. El cómic a nivel de producción, requiere menos cantidad de dinero que medios más complejos en el sentido monetario como el cine o el teatro, por ejemplo. En esta línea, desde hace tres años, en el cajón de algún director general de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía duerme el sueño de los ignorados: un informe titulado ANÁLISIS DEL CÓMIC EN ANDALUCÍA_00 en el que participaron diversos autores, especialistas y gestores de la historieta andaluza. En él se detalla como incluir el cómic dentro de las políticas culturales de la Junta a coste casi cero. Es factible y sobre todo necesario.

Voy a dividir en dos las propuestas que quiero comentar en esta entrada. Primero comentaré propuestas a nivel autónomo y posteriormente a nivel local. En ambos casos y como principios rectores, de cara a evaluar el impacto y la efectividad de las medidas, he de señalar que los objetivos sobre los que se han diseñado estas propuestas son la creación de público (lectores), el apoyo a los creadores, especialmente los jóvenes, y el acompañamiento a la labor editorial.

A nivel autonómico, sobre quien recae buena parte de las competencias a nivel cultural, el primer paso se debería dar dentro de las políticas de promoción de la lectura. En Andalucía, el Centro Andaluz de la Letras ya ha avanzado en este sentido, apoyando a autores de cómics, incluyendo a algunos en sus giras de presentaciones y colaborando con varios festivales de cómics, del mismo modo que lo hace con las ferias del libro. A estas acciones del CAL habría que sumar una mayor presencia, estable y bien articulada en las bibliotecas públicas, tanto de carácter autónomo como local, que con una buena coordinación, se podrían ahorrar muchos recursos. De la mano de estas acciones debería ir la presencia del cómic en la enseñanza reglada, especialmente en colegios. El modelo que se está siguiendo en Carmona gracias a la Asociación Carmona en Viñetas debería ser el ejemplo de cómo ir, paso a paso, introduciendo el cómic en la enseñanza. Otro camino a nivel autonómico sería incluir un apartado específico dentro de las ayudas al sector editorial para los cómics editados por la respectiva comunidad autónoma. Se trataría de hacer un pequeño hueco, no sería un desmadre presupuestario ni mucho menos y se daría respuesta a muchos autores prometedores a un coste casi inexistente, ayudando así a crear tejido editorial. Después estarían las bolsas de ayudas de viajes a ferias y eventos, tanto para autores como para editores. En este caso la necesidad es aún más urgente, teniendo en cuenta la estructura profesional del cómic en nuestro país.

IMG_5602_2

A nivel museístico se podría hacer algo parecido. Dentro de la programación de los centros de arte y de los museos de gestión autonómica o local, no sería ninguna locura incluir una exposición cada dos años sobre cómic, contemporáneo en el caso de los centros de arte y recuperando autores clásicos para museos de Bellas Artes. Vuelvo a incidir en que los costes, en este caso de una exposición de cómic, son considerablemente más bajos que los de una de arte, ya sea clásico o actual. Mención aparte merece el tema patrimonial. Recuperar tanto obra original como primeras ediciones de finales del XIX y primera mitad del XX debería ser prioritario ya que se está perdiendo un patrimonio de flor incalculable. Y una vez más, los costes serían más bajos que cualquier restauración ya sea de piedra o de pintura o de escultura. Luego estaría la inclusión de los profesionales del cómic en las bases de datos de la administración de cara a la participación en jornadas de orientación empresarial o de comunicación de recursos públicos. Dentro de los premios y certámenes también sería necesario incluir, donde no lo esté ya, el cómic, dando especial protagonismo a los autores jóvenes pero dando también reconocimiento a los ya consagrados. Como se puede observar, no hace falta grandes esfuerzos financieros para normalizar la situación del cómic a nivel autonómico.

IMG_2868

Si pasamos al nivel local, lo prioritario sería el trabajo con los autores locales, la inclusión de los mismos de forma específica y destacada en las ferias del libro por ejemplo, el apoyo con exposiciones puntuales, el apoyo a eventos locales, la recuperación de autores clásicos y la edición de estudios sobre el medio en la ciudad correspondiente, todo ello de forma continua y sostenida. Muy importante sería el incentivar el intercambio de experiencias y el trabajo en red tanto de autores de cómics con autores de otros medios, como de espacios, ayudando al cómic a ocupar espacios culturales que normalmente no le son propios, como galerías de arte y o centros culturales y centros cívicos. Otra labor muy necesaria por parte de los ayuntamiento sería la de incentivar y promover la comunicación y la coordinación tanto con otras entidades públicas, como universidades o fundaciones, como privadas, en este caso ayudando a que empresas que invierten en cultura pongan su interés en el cómic. Con las Diputaciones las acciones se me antojan más evidente, con conferencias, talleres y exposiciones en gira por los pueblos de cada provincia. Este modelo lo sigue actualmente la Diputación de Sevilla desde hace más de 15 años dando resultados más que satisfactorios.

Dar los primeros pasos de una política cultural en torno al cómic ni es difícil ni caro, pero sí cada día que pasa, es más necesario y acuciante.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber