El nuevo investigador privado: The Private EYE

Paco Cerrejón | 24 de junio de 2015 a las 5:00

privateeye_01

Imaginad un futuro no muy alejado en el tiempo, una sociedad en la que internet ha sido eliminada y los periodistas son la policía. Sumadle además que la gente se relaciona con máscaras puestas y con seudónimos. Pues esta es la premisa desde la que el guionista Brian K. Vaughan y el dibujante Marcos Martín construyen la trama de The Private Eye, una de las series de género más intensas e interesantes de los últimos años y que se ha convertido con sus diez números en uno de los cómics más importantes editados en formato digital.

Se hace necesario resaltar que The Private Eye es un cómic digital, sin edición en papel, de forma que se puede descargar desde la web Panel Syndicate, pagando por cada número de los 10 de los que se compone la serie, o por lo dos recopilatorios de cinco números cada uno, la cantidad que cada lector estime oportuna. Y precisamente, en aprovechar el formato apaisado (que recuerda a los cuadernillos de los tebeos de aventuras del franquismo), que impone lo digital es donde reside uno de los aciertos del cómic, ofreciendo una narración con una planificación de viñetas adaptadas perfectamente a ese espacio horizontal.

privateeye02

Sin querer desvelar demasiado de la trama, The Private Eye está protagonizada por un moderno detective privado, al margen de la ley, lo que los periodistas/policías en la serie llaman un paparazzi, que se ve envuelto en un complot tras aceptar un nuevo caso. Un planteamiento de partida básico en el género pero que gracias a la trama de tintes futuristas, a los continuos giros y a la acción componen una historia tremendamente fresca, original y adictiva. El dibujo, la narrativa y los diseños de Marcos Martín, algunos de los cuales están inspirados en los trajes de Nick Cave, se convierten en parte sustancial de la trama, incluso su manera de dibujar un Los Ángeles futurista pero fácilmente reconocible, aportan profundidad y verosimilitud al mundo que se refleja en el cómic. Si el trabajo en el guión de Vaughan da una nueva vuelta de tuerca al género negro, los lápices, la narrativa y las composiciones de Martín dan vida, no ya solo a los protagonistas, sino a toda la gama de secundarios y al propio escenario donde se desarrolla la trama. Un trabajo espectacular el de Martín.

privateeye03

Como decía en el segundo párrafo el formato de edición elegido por los autores y la forma de pago ha sido otro de los aspectos por los que The Private Eye ha llamado la atención. Los autores han apostado por un formato y un sistema de distribución relativamente nuevo, y para mi criterio, muy acertado, facilitando la relación autor/distribuidor con el lector. Ahora que ha terminado la aventura ojalá les esté resultando rentable económicamente porque creativamente nadie puede dudar que sí lo ha sido.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber