Archivos para el tag ‘Juan Berrio’

Que grande es Juan Berrio

Paco Cerrejón | 9 de marzo de 2011 a las 14:37

Siento una especial debilidad por la obra de Juan Berrio, la simpleza aparente tanto de su trazo como de sus historias me enganchan como pocos autores hacen.

Por si fueran poco sus tebeos, me encuentro (vía 13 millones de naves) con esta pequeña maravilla en forma de video, un making off de una ilustración partiendo de una moleskine despegable… no dejen de verlo, lo agradecerán…

¿No es sencillamente maravilloso?

Etiquetas:

Una obra maravillosa: Calles contadas de Juan Berrio

Paco Cerrejón | 24 de marzo de 2009 a las 18:08

Calles contadas de Juan Berrio

Edición del autor

Soy lo que alguien llamaría un urbanita, me gustan las ciudades. Soy feliz paseando por ellas, fijándome en los miles de detalles, en las miles de personas con las que me encuentro (no en todas, pero sí en muchas), en las esquinas, los balcones y las terrazas de los edificios, en las historias, grandes o pequeñas que esconden, tanto las personas como las casas. Por esto me gusta tantísimo Juan Berrio , porque es un autor de ciudades.

Berrio es uno de los mejores historietistas de este país, de eso no cabe duda alguna. Sus historias, aparentemente ligeras, son en realidad complicados ejercicios de narrativa, de sincretismo gráfico y de lo que algunos tienden a llamar buen rollo, es decir, Berrio nos cuenta historias desde el lado agradable de la vida, incluso cuando se trata de dramas sus historias destilan amor por la vida, por sus defectos y sus virtudes. Por esto me sigue gustando tantísimo.

Por Calles Contadas aún me gusta más si cabe Juan Berrio. El libro, magníficamente autoeditado, recoge historias cortas que encajan perfectamente entre ellas, historias de ciudad, donde es, como en la vida, ella misma la que define a los personajes y a sus historias, incluso a sus diálogos. Es un ejercicio de estilo, más narrativo que gráfico, aunque el dibujo sea de una calidad hermosa, adictiva, es muy fácil quedarse embobado entre sus páginas, muy, muy fácil, créanme.

Calles Contadas es un libro que es un lujo para el que lo lee, para el que lo mira, un libro que se disfruta del primer trazo al último, de la primera viñeta a la última, de la primera página a la última, de la primera calle a la última.

Y para que vean lo bueno que es Berrio, mirén este corto realizado por él mismo:

Siempre la misma historia

Paco Cerrejón | 12 de marzo de 2009 a las 13:19

Siempre la misma historia, de Juan Berrio

Astiberri, 64 páginas, 6 euros

Mientras espero a hacerme con la última obra de Juan Berrio, Calles contadas, he aprovechado para comprar este tebeo, Siempre la misma historia, que en su momento se me escapó.

En esta ocasión Juan Berrio, un autor por el que siento especial debilidad (aunque ya habrán comprobado que no son pocos los autores que me tienen ganado), se rodea de una serie de autores como son Lorenzo Gómez, Manolo Hidalgo, Miguel B. Núñez, Santiago Sequeiros, Fermín Solis y Sandra Uve, con los que compone el conjunto de 12 pequeñas historias (todas escritas por él y la mitad dibujadas por los “invitados”) que conforman este libro. Todas ellas tienen en común del destino trágico que aguarda a sus protagonistas y al mismo tiempo la sobriedad, la resignación con la que asumen la desgracia. Y no estamos hablando en ningún momento de historias dramáticas. El tono con el que son contadas y dibujadas huye como de la peste del drama y presenta a unos personajes que asumen su realidad, su destino tal cual es, sin grandes muestras de dolor y pena, sin gritos ni aspavientos, ya se trata de un atraco, un suspenso en última convocatoria o un holocausto nuclear.

Berrio dota a sus personajes de una agradable cotidianeidad, de una visión de la vida contenida, sin dramas ni alegrías extremas, están situados en el justo medio aristotélico, justo allí donde el filósofo dijo que se hallaba la felicidad y estos personajes la buscan, aún sabiendo que esos momentos de felicidad duran poco, como también poco duran las desgracias.

Y no dejen de leer el prólogo de Mauro Entrialgo.