Archivos para el tag ‘Miguel B. Núñez’

KING EGG

Paco Cerrejón | 12 de febrero de 2012 a las 18:44

King Egg es el nuevo tebeo de Miguel B. Núñez que edita primorosamente Una China en mi Zapato, la editorial de Pedro Alpera.

King Egg es un tebeo difícil, muy difícil de clasificar y ni falta que hace, quizás porque parte de su atractivo, y tiene mucho, se encuentra en la sorpresa que supone. Es un tebeo con toques surrealistas, con puntos naifs, muy agradecido y como decía sorprendente en su simpleza formal y su complejidad temática.

King Egg se compone de historias mudas de una página de duración. Historias, insisto, inclasificables en torno a un personaje, nacido adulto de un huevo, que viaja, lee, ama, se asusta, se enternece, sueña, en definitiva, vive en un mundo extraño, para él  para nosotros, pero su mundo al fin y al cabo.

Miguel B. Nuñez es uno de nuestros autores imprescindibles. Con este nuevo tebeo, paralelo al editado por Bang de título Rey Huevo, continua su trayectoria ascendente. Un lujo para los que amamos a los tebeos.

Podéis comprar King Egg en la web de la editorial, justo aquí, por sólo 14 euros de nada. Yo no tardaba un segundo.

Siempre la misma historia

Paco Cerrejón | 12 de marzo de 2009 a las 13:19

Siempre la misma historia, de Juan Berrio

Astiberri, 64 páginas, 6 euros

Mientras espero a hacerme con la última obra de Juan Berrio, Calles contadas, he aprovechado para comprar este tebeo, Siempre la misma historia, que en su momento se me escapó.

En esta ocasión Juan Berrio, un autor por el que siento especial debilidad (aunque ya habrán comprobado que no son pocos los autores que me tienen ganado), se rodea de una serie de autores como son Lorenzo Gómez, Manolo Hidalgo, Miguel B. Núñez, Santiago Sequeiros, Fermín Solis y Sandra Uve, con los que compone el conjunto de 12 pequeñas historias (todas escritas por él y la mitad dibujadas por los “invitados”) que conforman este libro. Todas ellas tienen en común del destino trágico que aguarda a sus protagonistas y al mismo tiempo la sobriedad, la resignación con la que asumen la desgracia. Y no estamos hablando en ningún momento de historias dramáticas. El tono con el que son contadas y dibujadas huye como de la peste del drama y presenta a unos personajes que asumen su realidad, su destino tal cual es, sin grandes muestras de dolor y pena, sin gritos ni aspavientos, ya se trata de un atraco, un suspenso en última convocatoria o un holocausto nuclear.

Berrio dota a sus personajes de una agradable cotidianeidad, de una visión de la vida contenida, sin dramas ni alegrías extremas, están situados en el justo medio aristotélico, justo allí donde el filósofo dijo que se hallaba la felicidad y estos personajes la buscan, aún sabiendo que esos momentos de felicidad duran poco, como también poco duran las desgracias.

Y no dejen de leer el prólogo de Mauro Entrialgo.