Bronca

Fernando Ollero | 21 de diciembre de 2014 a las 9:00

Reconozco que es fácil opinar desde la poltrona, criticar con lengua fácil, y decir que ya lo avise. Hoy en día las RRSS nos lo ponen a huevo para ver casi de todo sin movernos de casa, y enterarnos de las últimas noticias con pelos y señales. Y si, del último suceso, no tiene otro nombre, en torno a las bandas de cornetas y tambores me he enterado desde casa.

Una vuelta rápida por internet basta para tener una idea que cuales son las bandas cristeras que pueden considerarse punteras a nivel nacional.  Y quien más y quien menos puede tener una idea de las aglomeraciones que pueden verse hoy en día  entorno a las actuaciones de las más reputadas bandas de cornetas y tambores y agrupaciones musicales. A pesar de no tocar en ninguna cofradía en nuestra ciudad una de las que más pasiones levantan es la de Nuestra Señora del Rosario de Cádiz. Más de uno está deseando que alguna hermandad se fije en esta formación y la contrate para Semana Santa.

La ocasión la pintaban calva para sus  fans, un concierto en la capilla de los Marineros. Dadas las reducidas dimensiones del citado templo, y la las pasiones que levanta la formación gaditana allá donde va, entraba dentro de lo previsible que se formase un buen tapón a las puertas sede canoníca de la hermandad de la Esperanza de Triana.

No sé si es plan de cortar una calle a las primeras de cambio, pero en nuestra ciudad hasta la procesión pirata más reducida va acompañada de un despliegue, normalmente la policía local se encarga de estos menesteres, aunque de un tiempo a esta parte no es raro ver a personal de protección civil, llama la atención que no se cortara al tráfico la calle Pureza.

Y lo que podía pasar, sucedió. La aglomeración de público en el concierto de la banda, dificulto el tráfico rodado en la calle Pureza desatando los nervios de unos y otros, viviendo los presentes una buena trifulca, en la que estuvo involucrado algún miembro de otra banda vestido aún de uniforme, produciéndose momentos de gran tensión

Decía al principio que es fácil opinar de casa, la verdad es que hace tiempo que se le quitaron a un servidor las ganas de asistir a conciertos de bandas cristeras, resulta complicado cuadrar las obligaciones familiares y laborales, para encima tener que lidiar con la fauna que en muchas ocasiones rodea a este tipo de actos.

Personalmente creo que las bandas cristeras, la mayoría, deberían hacer autocritica y reflexión interna, observar lo que las rodea, y ver si pueden tomar alguna medida respecto a algunas cosas que ocurren últimamente. En algún programa de televisión he visto como el director de una de ellas escurría el bulto descaradamente, cuando le preguntaron por el fenómeno de los frikifans. No sé si pueden hacer mucho o poco, pero está claro, por lo menos para mí que hacerse el sueco no es la solución. Que si, que gente mal educada hay en todas partes, que últimamente hay gente que salta a la más mínima, pero además de música, en las bandas se pueden inculcar otras cosas.

Ah, también me voy a ahorrar poner aquí el video con parte de la broca que se produjo en la calle Pureza. A estas alturas cualquier año tenemos algún incidente en Semana Santa… ah no ya hubo pitos en la Avenida cuando estaba por allí el paso de Nuestro Padre Jesús en su Soberano poder ante Caífas por que la banda iba a tambor. Por no hablar de las bandadas de kanis….

Esperanza de Triana

Fernando Ollero | 20 de diciembre de 2014 a las 9:00

Santa Catalina

Fernando Ollero | 17 de diciembre de 2014 a las 13:28

Refugio

Fernando Ollero | 15 de diciembre de 2014 a las 9:00

Despojado de tus Vestiduras

Fernando Ollero | 13 de diciembre de 2014 a las 9:00

Amarguras. En el aniversario del nacimiento de Manuel Font de Anta

Fernando Ollero | 10 de diciembre de 2014 a las 9:00

Tal día como hoy en 1889 nació en nuestra ciudad Manuel Font de Anta, como los lectores del blog conocen, hijo de Manuel Font Fernandez de la Herranz, fundador y primer director de la banda municipal de Sevilla y dicen que autor de la marcha de las marchas; en esto como en tantas otras cosas de nuestras cofradías hay varias versiones.

Probablemente muchos habrán leído el reportaje escrito por el periodista Javíer Macías en la que el hijo de José Font de Anta vuelve a revindicar la autoría de su padre sobre las marchas Amarguras y Soledad dame la mano, entre otras. Y conocida es la resistencia de Manuel Font de Anta para cumplir el ruego que le hizo su padre, repetido en varias ocasiones, para que escribiese una marcha procesional. Sobre el tema hay publicados interesantes estudios, entre ellos el de Manuel Carmona Rodríguez. Y entre los papeles que conserva la hermandad de la Amargura está la carta remitida por Manuel Font de Anta el 28 de setiembre de 1920, agradeciendo a la corporación de San Juan de la Palma el regalo recibido por la composición de la marcha, una petaca con el busto de la dolorosa grabado.

En la prensa de la época aparecen referencias a la autoría de Amarguras, Soledad dame la Mano y Camino del Calvario, señalandose a Manuel como autor de las mismas. También hay quien comenta que puede tratarse de una obra colaborativa de ambos hermanos. Para los investigadores dejaremos el tema de escarbar en los archivos de la sociedad general de autores, toda vez que parece que se registró a nombre de Manuel Font de Anta en 1919, y a nombre de su hermano José en 1924.

Una marcha legendaria merece una historia de leyenda. Como he leído en alguna parte cuesta creer que una marcha procesional que ha calado tan hondo entre los cofrades, no en vano se interpreta en las procesiones y estaciones de penitencia de buena parte de Andalucía, fuese compuesta a regañadientes. Huelga decir que es el leit motiv de la hermandad de la Amargura, se interpreta en su Función Principal de Instituto, y se puede escuchar hasta la saciedad tras su paso de palio.

Como anécdota comentar que los propios cofrades de la Amargura contaban hasta no hace mucho la duración de la protestación de fe de la Función Principal de Instituto por las veces que durante la misma se interpretaba Amarguras. Y tal es el impacto que causó, y aún lo hace, que la marcha es motivo de controversia si se toca muchas o pocas veces a lo largo de la estación de penitencia. Curioso señalar que pese a contar con otras marchas dedicadas para bandas de música de plantilla completa, sólo se interpreta actualmente Amarguras.

Versionada innumerables veces, como en la reciente edición de la Bienal de Arte Flamenco en la que recordamos la genial interpretación de Riqueni a la guitarra, al órgano, a piano, y hasta para orquesta sinfónica, las más celebre la de Antón García Abril para la película de Manuel Gutiérrez Aragón, grabada por la Orquesta Filarmónica de Londres, e interpretada después por la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla.

Las hermanas de la Cruz interpretaron una particular versión con el órgano, violines y la caja al amanecer del sábado 17 de mayo de 2003, cuando la imagen de María Santísima de la Amargura salía de la iglesia del convento. Y antes de que alguien me salte al cuello, Manuel Font Fernández de la Herranz dejó escrita la primera versión para orquesta poco antes de morir.
Por existir, existen hasta versiones cantadas, como esta que la familia Morente le dedico a la Virgen de la Amargura de Granada.

Ximyonlive

En la parte izquierda de la partitura que conserva la hermandad de la Amargura aparece el siguiente poema, que sirve de guión de la marcha:

En la calle de la Amargura

Óyense los rumores del cortejo que conduce al Redentor;
Los primeros compases, que constituyen el tema fundamental de la obra describen la omnipotencia de Cristo.

Escúchanse las trompetas anunciadoras de la comitiva que se aproxima.

Continua el poema con el desarrollo el tema inicial.

Constituye el segundo motivo una frase de apacible dulzura, inspirada en las consoladoras palabras de San Juan a la Virgen.
Dicha frase es interrumpida por los apóstrofes e imprecaciones lanzadas por las turbas al Redentor.
Esta segunda frase llega a su más alto grado de sonoridad.

Seguidamente comienza el tercer motivo en forma de Coral, en “pianísimo”, evocador de los rezos de los creyentes y es interrumpido varias veces por las trompetas romanas.

Continua el Coral en “fortísimo”. Alejase el cortejo dejándose escuchar el nuevo tema base de la obra… el cortejo ha desaparecido.

Oyense los comienzos de una saeta interrumpida por las campanas, saeta que queda sin terminar,
como invitando al pueblo para que la continue.

Seguidamente termina el poema con la frase en “fortissimo”, fundamento del mismo.

Virgen de la Amargura

Paso de palio de María Santísima de la Amargura en 1919, año del estreno de la marcha Amarguras.

 

Aviso a navegantes

Fernando Ollero | 9 de diciembre de 2014 a las 9:00

El incendio sucedido que sufrió el pasado viernes la imagen de María Santísima de la Piedad de Palma del Río debe servirnos como toque de atención sobre algunas medidas básicas que han de tomar nuestras hermandades y cofradías en materia de prevención de riesgos y de seguridad.

Puede que este triste suceso nos suene muy lejano, pero cabe recordar lo sucedido en tiempos recientes en la basílica del Gran Poder, posteriormente se dio más altura al cristal que rodea a la venerada imagen; o el susto que se llevaron en la parroquia de la Magdalena cuando salió ardiendo un grupo de focos que estaba anclado a una baranda de madera, muy cerca del altar donde estaban las imágenes titulares de la hermandad de Montserrat.

Es cierto que en los últimos años hay hermandades que han tomado cartas en el asunto con la instalación de sistemas anti incendios en sus templos y capillas, sistemas de alama, sensores de movimiento, etc. Pero visto lo visto cualquier medida preventiva es poca, teniendo en cuenta además la antigüedad de algunas instalaciones eléctricas, y que en ocasiones parece que no hay a mano ni un triste extintor en caso de necesidad.

Desde hace tiempo vemos que en  nuestras cofradías hay un dispositivo de seguridad amplio, del que hay quien solo ve a los de alguna empresa de seguridad de uniforme, o a hermanos trajeados con brazalete y acreditación. Igual se sorprenden si les digo que en los canastos de algunos diputados se puede encontrar un botiquín de primeros auxilios, y además del tío de la escalera,  ya hay incluso un tío del extintor, cajas de herramientas escondidas en los sitios más insospechados, entre otras cosas.

Hay hermandades que ya tienen copias tridimensionales de sus imágenes titulares. Sin llegar a ese extremo sería también interesante tener en algún tipo de soporte informático copias a tamaño real de alguno de los principales enseres de las hermandades. ¿Un poco exagerado? tal vez, pero cualquier precaución es poca.

Cristo de las Misericordias

Fernando Ollero | 4 de diciembre de 2014 a las 11:18

Santa Cruz

El Santísimo Cristo de las Misericordias de la cofradía de Santa Cruz con la imagen de la Antigua y Siete Dolores a sus Pies. El paso fue aquirido a la hermandad de la Amargura, que acababa de estrenar el paso de orfebreria conocido como acorazado Pokemkin para el misterio del Desprecio de Herodes, colocándose unos sencillos respiraderos. En el frontal del canasto se puede ver el escudo de aquella época de la corporación de San Juan de la Palma.

En la capilla sacramental

Fernando Ollero | 3 de diciembre de 2014 a las 12:56

Virgen de la Amargura

Foto del archivo de David Benitez. La imagen de María Santísima de la Amargura en la capilla sacramental de la iglesia de San Juan de la Palma.

La saya que viste la Virgen originalmente era de color guinda. En 1941 fue pasada a tisú de plata en el taller de Carrasquilla, y en 1970 volvieron a ser restaurados los bordados pasándose a terciopelo azul celeste. En 1981 las monjas del convento de Santa Paula pasan los bordados a terciopelo azul oscuro. En cuando al manto los bordados los podemos ver actualmente en terciopelo granate, tras la restauración realizada en el taller de Santa Barbara en el año 2000. Ambas piezas fueron creadas por Juan Manuel Rodríguez Ojeda.

Antes del Silencio Blanco

Fernando Ollero | 2 de diciembre de 2014 a las 10:50

Jesus del Silencio

En paso de Nuestro Padre Jesús del Silencio en el Desprecio de Herodes hace más de un siglo; El paso presenta las modificaciones realizadas por Rossi, siguiendo el diseño de Mattoni, estrenadas en 1896, y en 1911 se estrenó el paso metálico conocido como el acorazado Potemkin. Las túnicas son las anteriores a las actuales y aún no se había adoptado la cruz de malta como encomienda. La cofradía aún no era, ni de lejos, la que conocemos hoy en día.

Este paso fue adquirido por la hermandad de Santa Cruz que lo usó en sus primeras estaciones de penitencia.