De Triana

Fernando Ollero | 26 de marzo de 2015 a las 9:00

Ponga un comunicado en su vida

Fernando Ollero | 25 de marzo de 2015 a las 9:00

No es nada nuevo, se está convirtiendo en una epidemia, parece como si no fuésemos nadie si no pusiésemos un comunicado en nuestras vidas.

Las cuitas internas deberían quedar de puertas para dentro, no solo por prudencia, y discreción, si no por la lamentable imagen que proyectamos cara al exterior, cargando de argumentos a quienes piensan que las cofradías, y todo lo que las rodea, deberían ser algo a extinguir.

Lo peor de todo es que este tipo de cuestiones, comunicados de ida y vuelta, lejos de remitir parecen que van en aumento,

No me quiero ni imaginar qué pasaría si algunas polémicas que tuvieron lugar en tiempos en que no teníamos internet en casa ocurriesen hoy en día. Parece que antaño las cosas eran más sencillas, todo lo demás algún escrito que no pasaba a la luz pública.

No es la primera vez, seguramente tampoco la ultima, que una banda no puede tocar marchas de algún autor, lo que unido a la “exclusividad” de las bandas denominadas grandes hacen que los repertorios en muchas ocasiones se empobrezcan.

Debe ser que me hago viejo, o que a algunos les gusta encender el ventilador. Igual son las dos cosas a la vez, cada vez dan más ganas de ver unas cuantas cofradías, y en cuanto el sol apriete un poco salir corriendo camino de la playa.

…Y al tercer día…

Fernando Ollero | 24 de marzo de 2015 a las 9:00

Domingo de Pasión

Fernando Ollero | 23 de marzo de 2015 a las 9:00

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tu Silencio Señor

Fernando Ollero | 22 de marzo de 2015 a las 9:00

Estampas de Cuaresma

Fernando Ollero | 21 de marzo de 2015 a las 23:47

¿Y ahora que hacemos?

Fernando Ollero | 21 de marzo de 2015 a las 9:00

Lo que empieza mal, termina peor. Han tenido que venir de fuera, nuestro querido CECOP, a poner el grito en el cielo, y todos reculando, que es gerundio.

A estas alturas es fácil echarle las culpas a una cofradía en concreto, sin que los demás nos miremos un poco el ombligo. Para empezar cabe preguntarse para que han servido ¡casi once meses! , los que han transcurrido desde la Semana Santa de 2014, hasta el cabildo de toma de horas que se celebro el pasado domingo. Para continuar, es necesario reflexionar sobre quien manda aquí. Las hermandades parece que no se ponen de acuerdo, a muchos no les gustan los baculazos, resultado… viene la autoridad civil a poner orden. Cosas veredes amigo Sancho.

Los problemas de la Madrugada no son nada nuevo, y cada año que pasa se agravan. Llega el momento en que no basta la buena voluntad de las hermandades, más bien es el momento de una reestructuración en toda regla, quien sabe si con cambio de orden de paso por la Catedral incluido.

Estos días he leído algunas cosas que me han puesto los pelos como escarpias, probablemente por el desconocimiento que tienen algunos de cómo funciona el cabildo de toma de horas de un tiempo a esta parte, acto más institucional, y tradicional, cuidado eso si es una tradición y no lo que nos intentan vender, que otra cosa. Los horarios e itinerarios de las cofradías hace mucho tiempo que se fraguan en los despachos. Y cuidado en tiempos no tan lejanos desde la plaza Virgen de los Reyes se negaban algunos cambios de itinerario.

En realidad los problemas de la Madrugada son extrapolables al resto de las jornadas. A  los infatigables lectores de este pequeño espacio les voy a ahorrar un tocho de cuidado con los cambios, de orden, de itinerarios, y hasta de día- ¡anatema!- que han experimentado nuestras cofradías por motivos varios, unos voluntarios, otros directamente impuestos. Todo lo que se escriba, o casi todo, es predicar en el desierto. Lo peor de todo es la impresión de que cara a la Semana Santa de 2016 vuelva a pasar lo mismo.

La moraleja final es que entre todos la mataron, y ella sola se murió. Aquí nadie tiene la culpa, nadie es responsable, nadie pone encima de la mesa soluciones factibles, la culpa, como en tantas ocasiones, siempre es de los demás.

En su paso de palio

Fernando Ollero | 20 de marzo de 2015 a las 16:37

Etiquetas: ,

¡¡¡El tiempo!!!

Fernando Ollero | 19 de marzo de 2015 a las 9:00

No sé si será cuestión de este invento al que llamamos internet, o que el final de la Cuaresma puede resultar algo rutinario. Es el tema de moda, todos consultando predicciones meteorológicas, muchas veces en webs con contenido generado de forma automática.

Hace años en el número extraordinario del boletín de las cofradías se publicó una estadística de precipitaciones en Semana Santa, tomando como base la fecha en la que caiga el Domingo de Resurrección. Los datos fueron demoledores: una Semana Santa completamente seca es una quimera, una excepción.

Es lógico que exista cierta inquietud, la Semana Santa esta a la vuelta de la esquina, los últimos cultos y besamanos, las priostías con todo el velamen desplegado, las diputaciones mayores de gobierno trabajando a destajo, en nuestras calles también se trabaja para que todo esté a punto. Nuestro querido CECOP cerrando los planes de seguridad, y así tantas cosas.

Si la meteorología fuese totalmente precisa, igual habría cofradías que se plantearían no montar los pasos, y ahorrarse un buen dinerito. Los abonados de la carrera oficial no sacarían sus abonos, los turistas podrían no venir, y nosotros los nazarenos ahorrarnos la tintorería. Pero no, la meteorología a tantos días vista solo nos marca tendencias, sin arrojar luz sobre si lloverá, o no.

Mientras llega el Viernes de Dolores escucharemos a gente debatir si son galgos, o son podencos, obviando que la primavera en nuestra ciudad tiene esas cosas, incertidumbre hasta el último momento. ¿Alguien recuerda los Domingos de Ramos de 2012 y 2013?. Pues eso, toca esperar.

Olvidados…

Fernando Ollero | 18 de marzo de 2015 a las 9:00

amargura-nazarenos

No se trata de comentar qué es más importante en nuestras cofradías, todos tienen su papel. No se trata de discutir si es oportuno el monumento, a fin de cuentas uno de los promotores es el capataz que más pasos saca en Sevilla. Al final pasa lo de costumbre, por h o por b los nazarenos, los capillitas, los capiroteros, los innominados, copyright del recordado Antonio Hermosilla Molina, terminan siendo los grandes olvidados.

Hace años, de la mano de unos buenos amigos, vi in situ el monumento a los nazarenos en Cáceres, y no es el único sitio donde hay uno, y leyendo la noticia sobre el monumento a los costaleros uno se pregunta por qué demonios no se le ha ocurrido a nadie poner un monumento al nazareno en nuestra ciudad.

Da la sensación que en el fondo somos un estorbo, responsables de descuadrar horarios. Parece que nadie cae en la cuenta de los encajes de bolillos que realizan muchos, cuadrando obligaciones personales, familiares, laborales, para poder vestir la túnica nazarena. Eso sin contar con los hermanos que vienen de otros puntos de España, e incluso de otros países.

A este paso va a tener su monumento hasta el tío de la escalera –cuidado, su trabajo es de mérito– y a los nazarenos nos seguirán apretujando y contando como a las ovejas.

Ya el año pasado el Partido Andalucista intentó promover un monumento al costalero, que sería sufragado por suscripción popular; se llegó a presentar un boceto obra de Juan Manuel Miñarro. También hubo un intento en 2004: un grupo de costaleros profesionales se propuso levantar un monumento al costalero; el tema quedó en eso, en intento.