Amarguras. En el aniversario del nacimiento de Manuel Font de Anta

Fernando Ollero | 10 de diciembre de 2014 a las 9:00

Tal día como hoy en 1889 nació en nuestra ciudad Manuel Font de Anta, como los lectores del blog conocen, hijo de Manuel Font Fernandez de la Herranz, fundador y primer director de la banda municipal de Sevilla y dicen que autor de la marcha de las marchas; en esto como en tantas otras cosas de nuestras cofradías hay varias versiones.

Probablemente muchos habrán leído el reportaje escrito por el periodista Javíer Macías en la que el hijo de José Font de Anta vuelve a revindicar la autoría de su padre sobre las marchas Amarguras y Soledad dame la mano, entre otras. Y conocida es la resistencia de Manuel Font de Anta para cumplir el ruego que le hizo su padre, repetido en varias ocasiones, para que escribiese una marcha procesional. Sobre el tema hay publicados interesantes estudios, entre ellos el de Manuel Carmona Rodríguez. Y entre los papeles que conserva la hermandad de la Amargura está la carta remitida por Manuel Font de Anta el 28 de setiembre de 1920, agradeciendo a la corporación de San Juan de la Palma el regalo recibido por la composición de la marcha, una petaca con el busto de la dolorosa grabado.

En la prensa de la época aparecen referencias a la autoría de Amarguras, Soledad dame la Mano y Camino del Calvario, señalandose a Manuel como autor de las mismas. También hay quien comenta que puede tratarse de una obra colaborativa de ambos hermanos. Para los investigadores dejaremos el tema de escarbar en los archivos de la sociedad general de autores, toda vez que parece que se registró a nombre de Manuel Font de Anta en 1919, y a nombre de su hermano José en 1924.

Una marcha legendaria merece una historia de leyenda. Como he leído en alguna parte cuesta creer que una marcha procesional que ha calado tan hondo entre los cofrades, no en vano se interpreta en las procesiones y estaciones de penitencia de buena parte de Andalucía, fuese compuesta a regañadientes. Huelga decir que es el leit motiv de la hermandad de la Amargura, se interpreta en su Función Principal de Instituto, y se puede escuchar hasta la saciedad tras su paso de palio.

Como anécdota comentar que los propios cofrades de la Amargura contaban hasta no hace mucho la duración de la protestación de fe de la Función Principal de Instituto por las veces que durante la misma se interpretaba Amarguras. Y tal es el impacto que causó, y aún lo hace, que la marcha es motivo de controversia si se toca muchas o pocas veces a lo largo de la estación de penitencia. Curioso señalar que pese a contar con otras marchas dedicadas para bandas de música de plantilla completa, sólo se interpreta actualmente Amarguras.

Versionada innumerables veces, como en la reciente edición de la Bienal de Arte Flamenco en la que recordamos la genial interpretación de Riqueni a la guitarra, al órgano, a piano, y hasta para orquesta sinfónica, las más celebre la de Antón García Abril para la película de Manuel Gutiérrez Aragón, grabada por la Orquesta Filarmónica de Londres, e interpretada después por la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla.

Las hermanas de la Cruz interpretaron una particular versión con el órgano, violines y la caja al amanecer del sábado 17 de mayo de 2003, cuando la imagen de María Santísima de la Amargura salía de la iglesia del convento. Y antes de que alguien me salte al cuello, Manuel Font Fernández de la Herranz dejó escrita la primera versión para orquesta poco antes de morir.
Por existir, existen hasta versiones cantadas, como esta que la familia Morente le dedico a la Virgen de la Amargura de Granada.

Ximyonlive

En la parte izquierda de la partitura que conserva la hermandad de la Amargura aparece el siguiente poema, que sirve de guión de la marcha:

En la calle de la Amargura

Óyense los rumores del cortejo que conduce al Redentor;
Los primeros compases, que constituyen el tema fundamental de la obra describen la omnipotencia de Cristo.

Escúchanse las trompetas anunciadoras de la comitiva que se aproxima.

Continua el poema con el desarrollo el tema inicial.

Constituye el segundo motivo una frase de apacible dulzura, inspirada en las consoladoras palabras de San Juan a la Virgen.
Dicha frase es interrumpida por los apóstrofes e imprecaciones lanzadas por las turbas al Redentor.
Esta segunda frase llega a su más alto grado de sonoridad.

Seguidamente comienza el tercer motivo en forma de Coral, en “pianísimo”, evocador de los rezos de los creyentes y es interrumpido varias veces por las trompetas romanas.

Continua el Coral en “fortísimo”. Alejase el cortejo dejándose escuchar el nuevo tema base de la obra… el cortejo ha desaparecido.

Oyense los comienzos de una saeta interrumpida por las campanas, saeta que queda sin terminar,
como invitando al pueblo para que la continue.

Seguidamente termina el poema con la frase en “fortissimo”, fundamento del mismo.

Virgen de la Amargura

Paso de palio de María Santísima de la Amargura en 1919, año del estreno de la marcha Amarguras.

 


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber