Como hemos cambiado: bullas, cangrejeros, y sillitas

Fernando Ollero | 4 de abril de 2016 a las 8:00

cenavideo2

Siempre cuentan la misma historia: las Semanas Santas que recordamos no son mas que una ensoñación producto de una idealización en nuestras mentes. No se cansan quienes piensan que hacia falta cirugía -sic-  para atajar ciertos males, que eso de la cultura de la bulla se perdió en la noche de los tiempos, y tal, y tal. En realidad hubo alguna época en la que el publico en muchas calles era escaso, llamando la atención las fotos del Santo Entierro grande de 1965 con calles desiertas por completo, en contraste con los de 1992 y 2004. El arranque de la década de los 80 del pasado siglo supuso un boom en todos los sentidos.

Video del canal de la hermandad de la Sagrada Cena de Sevilla

La cofradía de la Sagrada Cena el Domingo de Ramos de 1993. En la primera secuencia el paso de misterio esta dando la vuelta en Martín Villa a Orfila. Se puede ver gente caminando hacia el paso, cangrejeros, la banda de cornetas y tambores de las Cigarreras con otro sonido, y muchos menos miembros. y desde luego ni rastro de sillitas de los chinos, acampadas, picnics, etc. Fíjense que el publico llega casi a la parroquia de San Ándres.

Por aquellos años daba sus primeros pasos en Sevilla el fenómeno del botellón, aunque todavía estaba muy localizado. Había más litroneo y porros a mansalva. Las noche de los fines de semana no era raro ver coches con la música a toda pastilla. Este era uno de los problemas que había en la Plaza de la Gavidia. Se terminó con el tema a base de retirar los coches mal aparcados con la grúa municipal, la instalación de un puesto de la Cruz Roja, y mayor presencia policial.

En la Semana Santa del año 1994 hubo un conflicto entre el consejo de cofradías, y la gerencia de urbanismo del ayuntamiento de Sevilla. Hubo protestas porque las vallas fijas instaladas en la plaza Virgen de los Reyes llevaban incorporadas un panel superior de gran altura que impedían la visibilidad en el pasillo que bordeaba la plaza desde Placentines hacia la plaza del Triunfo. La gerencia de urbanismo ordenó al consejo que quitase esas mamparas al no estar autorizadas. Una de las cosas que se invocó para su retirada es el derecho a ver las cofradías. Por aquellos años el alcalde era Alejandro Rojas-Marcos.

En 1995 el consejo de cofradías, presidido aquellos años por Antonio Rios, aprueba para la Semana Santa el vallado de la plaza de la Campana, y decide diferenciar los sectores, teniendo los tickets diferente color según el sector donde se encontrase la silla. Se dividió también la calle Sierpes en sectores. Hasta aquel año era habitual ver a parte de los abonados de la carrera oficial cangrejeando delante de los pasos, y era mucho más fácil que hoy en día colarse en alguno de los cruces.

Volviendo al video que nos ocupa a partir del minuto 19:30 se puede ver la entrada de la Virgen del Subterraneo en la iglesia de los Terceros. No hay vallas, y hay desde luego una bulla formidable. La diferencia es que la gente era consciente que  ver cofradías era, y debe seguir siéndolo, tremendamente incomodo, eso y que había más respeto a la autoridad.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber