La nueva Semana Santa

Fernando Ollero | 26 de enero de 2017 a las 13:38

Virgen de las Aguas

La Virgen de las Aguas, de la cofradía del Museo, por la calle Garcia de Vinuesa, itinerario que fue novedad la Semana Santa de 2016

Visto el panorama, como todo en la vida es adaptarse o morir, aquí van unas claves para seguir disfrutando de la Semana Santa hispalense, puede haber otras, cada uno ve la fiesta según le va.

Imprescindible llevar una radio pequeña, el móvil puede servir como alternativa, pero tiene una pega según el modelo, la duración de la batería. No deja de tener cierta gracia los comentarios de parte del respetable al ver a gente con los casquitos puestos hace un par de décadas.

Seleccionar de cada jornada dos o tres cofradías que queremos ver sí, o sí, y en que zona queremos verlas. Una adecuada planificación nos evitará sorpresas en forma de vallas, calles aforadas, etc.

Olvidar sitios mitificados: esto es las cuestas del Rosario y del Bacalao, determinados saludos delante de algunas iglesias y capillas, zona de la Campana, el arco del Postigo etc. Las bandas hoy en día van tocando continuamente, y las cuadrillas de costaleros van muy reforzadas, normalmente las forman el doble de costaleros de los que calzan los pasos, y se pueden ver también cosas curiosas, y emotivas.

Dosificarse, y tener paciencia en la hora de prime time, más o menos entre las siete y media de la tarde, y las once de la noche,- salvo en la Madrugá, la mañana del Viernes Santo es muy hermosa-, son tiempos para saborear las cofradías extramuros en sus barrios y la Semana Santa nocturna.

Tener muy presente que el tiempo que invierten las cofradías en recorrer la carrera oficial es de 85 minutos; para las que vuelven por la calle Francos hay que esperar cuando menos sesenta minutos más a que lleguen a zonas donde los aforamientos desaparecen, al igual que las vallas.

También se pueden tener en cuenta que algunas imágenes de Nazarenos van mirando hacia un lado, la otra mitad de la calle solo le verá la espalda; en las esquinas suele ser muy útil no colocarse en la intersección de las calles, si no unos metros más allá, podrá tener mejor perspectiva y disfrutar más minutos. También es útil tener planificado hacia donde vamos a ir cuando termine de pasar la cofradía que tenemos ante nuestros ojos, nos evitará rodeos innecesarios.

Cuando termine de pasar la cofradía tenga paciencia, espere unos minutos a que la bulla se vaya diluyendo, si es posible péguese a una pared, y sobre todo no se empeñe en ir contracorriente, evitará empujones y discusiones absurdas.

Para el nivel avanzado, o pro… conocer al dedillo el callejero del casco histórico de Sevilla, le permitirá usar atajos, esquivar bullas, y disfrutar de momentos en que las cofradías van poco menos que en familia.

placentines

Si ve que va perdiendo la paciencia, y la nueva forma de ver cofradías no va con usted, pruebe a explorar la Semana Santa de localidades cercanas, ya sea en la provincia de Sevilla, o en las limítrofes, hay todo un mundo cofradiero por descubrir, y sobre todo más tranquilo.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber