Quién nos ha visto y quién nos ve: vetos y prohibiciones

Fernando Ollero | 6 de marzo de 2017 a las 12:40

Santa Maria Magdalena Arahal

Xilófonos de la agrupación musical Santa María Magdalena de Arahal. Procesión del Niño Jesús de Praga de la iglesia del Santo Ángel.

Aunque pueda parecer mentira, hubo un tiempo, no muy lejano, en el que el Consejo de Hermandades y Cofradías tuvo poderes ejecutivos sobre la Semana Santa, señalando lo que se podía hacer y lo que no, y lo que puede parecer más sorprendente: proponía sanciones para las cofradías.

En febrero de 1981 el Consejo de Cofradías tuvo una reunión con responsables de varias hermandades de las que tenían bandas cristeras propias, en la que se trató el tema de repertorios e instrumentos, sin llegar a prohibir nada en aquella ocasión.

El 27 de febrero de 1982 saltaba la noticia en la prensa. La junta superior del Consejo de Cofradías había prohibido algunas marchas, e instrumentos que consideraba que no eran propios de las bandas de cornetas y tambores. Quedaban así vetados los xilófonos, flautas, gaitas, cascabeles, triángulos, y melódicas. Sobre las marchas se prohibieron expresamente la Santa Espina, Alma de Dios, y todas las que tuviesen aires regionales, de zarzuela, o de música moderna (sic); así mismo se vetaba la interpretación de marchas propias de pasos de palio. Por aquel entonces era habitual que las agrupaciones musicales interpretasen Pasan los Campanilleros y Esperanza Macarena, entre otras.

Se puso en el ojo del huracán a la agrupación musical Santa María Magdalena de Arahal, y a todas las bandas que seguían su estilo. Lo que pocos cuentan, y el Consejo no tuvo en consideración, es que muchas cosas de las que prohibieron venían heredadas de la banda de la segunda comandancia móvil de la Guardia Civil de Eritaña, que tenía además de trompetas y trombones de pistones, gaitas, platos y saxofón, y en su repertorio estaban las marchas la Santa Espina y Pasan los Campanilleros. Conocido es que la marcha La Salve, también de su repertorio, incluye un fragmento de la sardana Nit de Llampecs. No deja de ser curioso que la Santa Espina, Nit de Llampecs, y Alma de Dios fueron versionadas con mucho éxito por el grupo Los Relámpagos a mediados de la década de los años sesenta del pasado siglo.

Coincidencia o no, tras la Semana Santa de 1982 las bandas de las Cigarreras, Tres Caídas y la Sagrada Lanzada dejaron a un lado las marchas de la Guardia Civil y de Arahal en sus repertorios.El Consejo de Cofradías, por su parte, premió a varias bandas cristeras con el nazareno de plata, entre ellas a la de la Sagrada Lanzada.

Cuesta creer cómo el Himno Eucarístico que hoy se interpreta en Semana Santa con total normalidad –muy aplaudida por el publico la versión que suele interpretar la banda de cornetas y tambores Nuestra Señora de la Victoria de Las Cigarreras– fuese motivo de disputas con el palquillo cuando lo interpretaba la banda de Arahal tras el Cristo de la Buena Muerte de la cofradía de la Hiniesta el Domingo de Ramos de 1988, 27 de marzo para más señas, por ser una composición “desaconsejada”.

Con todo, al poco tiempo las agrupaciones musicales empezaron a saltarse algunas prohibiciones y “recomendaciones” , la banda de la Lanzada volvió a ser agrupación musical, se fueron recuperando marchas, y la agrupación musical Santa María Magdalena de Arahal siguió teniendo varios contratos en la Semana Santa de aquí algunos años.

A mediados de la década de los noventa del pasado siglo las prohibiciones fueron derribadas por completo por la vía de hechos consumados. La agrupación musical Virgen de los Reyes grabó las marchas Alma de Dios, con flautas y xilófonos, y La Salve con gaitas en el CD Consuelo Gitano. En 1995 tras el paso de misterio del Cristo de la Salud y Buen Viaje volvió a sonar Alma de Dios, xilófonos incluidos, en la plaza de la Alfalfa. En 2010 dieron un paso más, reunieron a antiguos componentes de la agrupación musical Jesús Despojado de sus Vestiduras con motivo del treinta aniversario de la fundación de la banda, y montaron un repertorio con marchas de la Guardia Civil y de Arahal, recuperando las flautas y las gaitas, éstas últimas sólo para la ocasión.

En el cajón del olvido habían quedado las melódicas, recuperadas hace pocos años por la agrupación musical Veterana de Sevilla.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber