Lunes Santo de 1937

Fernando Ollero | 22 de marzo de 2017 a las 8:00

Las cofradías y la lluvia, siempre la lluvia. El Domingo de Ramos de 1937 llovió; las cofradías de la Sagrada Cena, La Amargura, y El Amor hicieron estación de penitencia el Lunes Santo, 22 de marzo para más señas, mientras que las de San Roque, y La Estrella salieron el Martes Santo.

El 18 de julio de 1936 fue asaltada la iglesia de San Juan de la Palma y el almacén, siendo destrozado el paso de misterio de Nuestro Padre Jesús del Silencio en el Desprecio de Herodes. Del paso de palio de la Virgen de la Amargura fueron destruidos 7 varales, el respiradero trasero del mismo, la peana, 6 jarras grandes, 5 pequeñas y parte de la candelería. Buena parte de juego de insignias también fue pasto de las llamas.

La Amargura verificó su estación con muchos enseres prestados por otras cofradías; La hermandad del Gran Poder cedió su cruz de guía, la de la Carretería 8 varales para el palio, y la de San Bernardo,que había visto destrozadas sus imágenes titulares, parte de la orfebrería del palio de la Virgen del Refugio, y el paso del Cristo de la Salud.

Jesús del Silencio

Foto del archivo de Manuel Ortiz Díaz. Publicada en diversas ocasiones por la hermandad de la Amargura.

Aquel Lunes Santo de 1937 la cofradía de la Amargura fue de vuelta de la Catedral por la plaza del Triunfo, Fray Ceferino González, Almirantazgo, Dos de Mayo, Arfe, Castelar, García de Vinuesa, y Fernández y González buscando la Plaza Nueva.

En el cortejo se integraron sendas diputaciones de las cofradías de San Bernardo y de la Hiniesta con sus túnicas. Los de San Julián llevaron su simpecado, obra de Juan Manuel Rodríguez Ojeda.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber