Difícil convivencia

Fernando Ollero | 7 de junio de 2017 a las 13:44

simpecado-rocio-sevilla

Una de las cuestiones que suele salir a colación en los últimos años con la salida y entrada de las hermandades del Rocío con motivo de la peregrinación a la aldea son las protestas cada vez más ruidosas por los cortes de tráfico que suelen provocar, y que no pocos señalan como causantes de atascos en días que son laborables.

Vivimos en una sociedad donde la convivencia es cada vez más difícil, donde en vez de dialogar hay quien grita más fuerte, en la que parece que está de moda mostrar alergia a todo lo que huela a tradición,-un nuevo tipo de postureo cada vez más extendido-, mucho más si tiene que ver con la religión católica, unos tiempos en las que conceptos como a la empatía van perdiendo fuerza a marchas forzadas.

A pocos, muy pocos, leo o escucho quejarse sobre infraestructuras obsoletas, sobre falta de inversiones que hagan más fácil nuestro día a día (metro, trenes de cercanías, SE-40, nuevos accesos a nuestra ciudad), ni una palabra de los atascos que suele haber a determinadas horas, en determinados días. Parece que es más fácil señalar a las carretas del Rocío como responsables de que se pueda llegar tarde a alguna parte.

Es cierto que tenemos que reflexionar sobre el saturado calendario de eventos que tenemos en nuestra ciudad relacionados con nuestras hermandades, personalmente me llama más la atención el creciente número de procesiones de gloria que hay por el centro de Sevilla que las hermandades rocieras, pero también todos deberíamos reflexionar sobre el tufillo anticatólico que nos va rodeando, sobre todo referido a la religiosidad popular.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber