¿Una bomba de neutrones?

Fernando Ollero | 13 de agosto de 2017 a las 22:33

Es la noticia cofradiera del momento, las cofradías del Martes Santo dispuestas a romper la baraja, haciendo la carrera oficial de Catedral a Campana.

Lo primero que puede llamar la atención es que dentro del inmovilismo que invade nuestra Semana Santa haya quien esté dispuesto a dar un volantazo de esas proporciones. La buena noticia es que hay cofradías que han dado un paso al frente, la mala es que es que puede ser una solución parcial dentro de la reorganización general que necesitamos.

Los de mi quinta seguro que recuerdan aquellos Martes Santos en los que San Esteban entraba en la carrera oficial desde O´Donnell, los Estudiantes de ida iban directos al Postigo desde la Avenida, La Candelaria por la plaza Cristo de Burgos, El Cerro de vuelta por la Cuesta del Rosario, y Los Javieres volviendo a Omnium Sanctorum por San Andrés, entre otras cosas.  Como en otras ocasiones recomiendo la lectura del libro El Recorrido Histórico de las Cofradías de Sevilla, y la consulta de los programas de Semana Santa de años atrás para comprobar que todo está en continuo movimiento, incluida la carrera oficial. Escuchen las sevillanas del Puente Te Está Esperando; por cambiar ha cambiado hasta el paisaje urbano.

No me sorprenden las voces que señalan a la zona de pay-per-view, como origen de algunos de los problemas; en realidad es rascar en la superficie, en lugar de ir al fondo, por mucho que se argumente con el tema de los dineros. Pocos hablan de ir un poco, no mucho, más de frente, poco se habla de los lugares mitificados, y de la seguridad, entre otras cuestiones.

Los viejos del lugar seguro que conocen planes que tras ser firmados y rubricados se quedaron en el cajón. Uno de los más recientes es aquel cambio para la Madrugá que el CECOP tumbó con los programas de mano ya impresos.

Se habla mucho de logística y muy poco de sentimientos. Se blanden itinerarios de ayer por la mañana, cuando lo lógico es que todas las cofradías fuesen a una implementando soluciones para atajar los problemas de todas las jornadas.

Para el año que viene fíjense en los rostros de muchos. La inmensa mayoría viven ajenos a los eternos debates en los que estamos inmersos los jartibles, sus sentimientos se desatan nada más atisban una cruz de guía en la calle, no digamos si es la de la suya, o van haciendo estación de penitencia tras el antifaz, vistiendo una dalmática, dejándose los labios, los pulmones, y las manos tocando, destrozando sus espaldas bajo las trabajaderas, con la caña, la escalera, el carro de los cirios, o tocando el martillo.

A todo esto… y el consejo ¿Qué? ¿Su principal misión no es precisamente coordinar las estaciones de penitencia de todas las jornadas?


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber