Acerca de

Amargura y Silencio surgió en la primavera de 2008 como una mezcla de reto, y a la vez entretenimiento. En sus inicios fue un batiburrillo de ideas, hasta que a finales del verano de aquel año decidí que su temática fuese cofradiera.

Como todo espacio personal, tiene un alto componente subjetivo, en el que muchas veces se refleja el grado de hartazgo que me producen algunas de las cosas que rodean a nuestras hermandades y cofradías, lo que no quita que me guste escribir sobre detalles e historias poco conocidas.

Como todo en la vida, Amargura y Silencio me ha dado muchas satisfacciones, y también algún quebradero de cabeza, en el mundillo cofradiero los hay que no llegan a comprender que haya quien comente en voz alta lo que piensa realmente.

En esta nueva etapa, pretendo que Amargura y Silencio siga teniendo entre sus lectores a aquellos que van algo mas allá de la palmadita en la espalda y el aplauso fácil. Gracias a todos los que ya aportaron su grano de arena en forma de textos, fotos y comentarios, espero contar con su colaboración en esta nueva etapa.