Traslado a Santa Ana

Fernando Ollero | 22 de abril de 2016 a las 9:00

Falsos profetas

Fernando Ollero | 19 de abril de 2016 a las 11:40

El primero que se queja, el primero que protesta, el primero que mete el dedo en la llaga soy yo señalando lo que estimo conveniente sobre nuestras cofradías.

Aún estamos liados con los balances semanasanteros ya hay quien tiene la vista puesta en el Corpus Christi y en el Rocio. Y eso que aún está en pleno desmontaje la Feria, a la que como tantas otras cosas le están intentando soltar las costuras. Ya se escuchan las primeras voces que vuelven a repetir que siempre nos fijamos en lo secundario, que lo principal lo dejamos de lado, etc.

De tanto repetir algunas cosas da la impresión que hay quien está fabricando su propia realidad paralela, dibujando un pasado que nunca existió, e intentando convencer a los demás que vamos directo al precipicio. Como en tantas cosas está de moda ser rancio, en versión catastrofista, pero sin dar ni una sola receta para cambiar aquello que se dice que esta fuera de su sitio. No digamos las reacciones cuando se les señalan los libros, las hemerotecas, las fototecas etc., para sacarlos de su decorado de cartón piedra. Es lo de costumbre

El culto al Santísimo Sacramento no es lo que era, y es difícil que vuelva a ser lo que fue, no es solo un problema solo en las cofradías, creo que va más allá en un proceso de celebraciones religiosas sin Dios. No es difícil ver estos días como se realizan reportajes fotográficos a los niños de primera Comunión, más cercanos a una mezcla de boda y cuento de hadas. No es difícil ver como cobra más importancia el qué dirán, antes de estar plenamente convencido de lo que estamos haciendo.

Nuestras cofradías no son perfectas, nunca lo fueron, es posible trabajar más y mejor, desde la estación de penitencia hasta podar y calibrar adecuadamente el agotador calendario que llevan adelante todas. Pero no debemos olvidar que nunca antes hubo tantos nazarenos, que muy atrás quedaron los tiempos en los que las cofradías decidían no salir por falta de fondos, solo son un recuerdo en la noche de los tiempos cuando había alguna cofradía que quedaba aletargada por falta de actividad. Nunca antes hubo este despliegue cultual

Seguiremos escuchando voces catastrofistas, cada vez más, que hablan de pérdida de valores, que vocearan que esto no es lo que era, que cualquier tiempo pasado fue mejor, que se llenaran la boca de hablar de la capilla de San Onofre, pero a los que no veremos asomar la nariz en culto alguno fuera de la estación de penitencia, a los que es mejor no preguntar sobre el trato que dispensan a sus prójimos. Eso sí seguirán bramando los falsos profetas cómodamente desde su casa a velocidad de fibra óptica, o en la taberna más cercana aprovechando el 4G, o el WIFI.

Aviso a navegantes

Fernando Ollero | 18 de abril de 2016 a las 10:34

Tras la pasada Semana Santa desde el CECOP se comentó que había que calibrar los planes de seguridad que habían provocado que algunas calles pareciesen un páramo desierto al paso de algunas cofradías.

Ejemplar dispositivo el desplegado en el barrio de los Remedios con motivo de la celebración de la Feria de Abril, desde el plan de tráfico y el control del paseo de caballos, hasta los “barridos” antibotellón. Eso si la noche del alumbrao, y los fuegos artificiales dejaron un regusto amargo, vallas por doquier y el pueblo a muchos metros de distancia.

puentelosremedios

Sería de agradecer que para el año que viene indiquen clara y explícitamente el alcance de los vallados y aforamientos, adecuando el programa de mano. Como nos acostumbramos rápido a todo el año que viene los voceros dirán que lo de vallar todo el centro de Sevilla se hace de toda la vida…
Los planes para vender como producto turístico eventos al que los visitantes tienen complicado el acceso los dejamos para otro día.

Etiquetas: ,

Salve Cantora

Fernando Ollero | 12 de abril de 2016 a las 11:34

Video del canal de youtube Juan José García del Valle

Otro de los temas de los Cantores de Hispalis adaptado a marcha procesional por la agrupación musical Nuestro Padre Jesús Despojado de sus Vestiduras a principios de los años 80 del pasado siglo. Al contrario que Nazareno y Gitano no contó con demasiada aceptación. Años más tarde la agrupación musical Nuestro Padre Jesús de la Redención de Córdoba la incorporó a su repertorio.

El paso de misterio de Jesús Despojado de sus Vestiduras volviendo a Molviedro el Domingo de Ramos de 1991. Aquel año salió de la parroquia de San Gil, y estrenó las imágenes de las esquinas San Bartolomé, San Antonio Maria Claret- que aparece por haber pertenecido la capilla del Mayor Dolor de Molviedro a la orden claretiana, San Marcos, y San Julián. También estreno relieves en los respiraderos con Santiago, San Gil, San Judas Tadeo, y San Juan de Dios.

Flamenkito

Fernando Ollero | 11 de abril de 2016 a las 11:18

sevillanas

Hay quien habla de marchas flamenquitas, de flamenqueo y cosas por el estilo, más llevados por la corriente descalificadora hacia el trabajo de los demás en aras de ensalzar a sus ídolos. En realidad hay marchas que están más cercanas a las Sevillanas, y lo que se califica de flamenqueo no deja de ser algo que recuerda en ocasiones corrientes musicales electrónicas.

Desde hace tiempo las agrupaciones musicales tienen en su repertorio adaptaciones de temas compuestos originalmente por grupos de Sevillanas, los casos más conocidos con Padrenuestro y Nazareno y Gitano de Cantores de Hispalis, y Costalero de los del Guadalquivir. A esta última corresponde el video que acompaña.

Resulta curioso que la primera versión que hizo la banda de María Santísima de la Paz, más cercana al tema original no cuajase, le paso lo mismo a la versión que hizo la banda de Santa Marta de la Algaba, siendo más del gusto de las hermandades y del público, la que popularizó la agrupación musical Virgen de los Reyes., cuando esta última banda adapto el tema original tal cual tampoco terminó de funcionar, volviendo a la versión más conocida.

En cuanto a las cornetas y tambores recomiendo si no lo han hecho ya, ver este reportaje de los compañeros del El Palquillo
sobre la marcha Bulería en San Román.

Urticaria

Fernando Ollero | 6 de abril de 2016 a las 8:00

instrumentos

Foto: Juan Carlos Vázquez/ Diario de Sevilla

No falla, es hablar de costaleros o de música, o de las dos cosas a la vez y sube el pan. Vivimos en un mundo que nos lleva con prisas a todas partes, pocos pasan del titular y la foto que acompaña a la entrada o artículo, de record es si leen el primer párrafo. Y como en parte es lógico si no se reparte hojana en cantidades industriales llueven las quejas, las protestas y se dispara a bocajarro un “estas tirando por tierra nuestro trabajo”. A estas alturas uno está ya curado de espanto. El principal enemigo de las bandas esta dentro, y en la nube de hooligans que pululan por ahí, que ni disfrutan, ni dejan disfrutar de las cofradías. Los demás comprendemos que puede haber fallos, accidentes, que a alguien le traicionen los nervios, y que haya años buenos, y no tan buenos. Y quien más y quien menos sabemos que  las bandas cristeras tienen por lo general un saturado calendario entre ensayos, certámenes, y procesiones.

Dicho esto. No sé si los que forman parte de las bandas cristeras saben, o llegan a entender que buena parte de las críticas que se vierten en el ciberespacio, en prensa, y en la calle es sobre repertorios y arreglos. Cuando se califica una marcha…”atasco en Torneo” “cañones del Navarone” “la tormenta perfecta” no estamos juzgando el esfuerzo realizado en los ensayos, sino si nos gusta el resultado y a que nos recuerda. Cuidado no es algo que pase solo con las bandas cristeras, algunos tendrían que escuchar por ejemplo al respetable que acude a la temporada de abono de la real orquesta sinfónica de Sevilla.De vez en cuando los músicos profesionales reciben aplausos muy tibios, cuando no un silencio que se corta con un cuchillo, o directamente reciben un pateo de parte del público.

Hay quien dice que hay marchas que no suenan a Semana Santa. La pregunta es ¿a que Semana Santa? ¿a la anterior a la importación del repertorio de los bomberos de Málaga? ¿a las dos décadas de reinado casi absoluto de las agrupaciones musicales? ¿A la revolución de Eritaña con sus sardanas y gaitas?.

De nuevo voy a hacer un ejercicio de me gusta/ no me gusta: No me gusta en general la banda de las Cigarreras, ni los arreglos de las marchas, ni las de nueva composición; ¿eso significa que toquen mal? No. No me gusta la banda de la Redención, ni la de la Encarnación, ya lo he comentado alguna vez, tocan bajito, y lento; ¿eso significa que yo opine que desafinan estas dos bandas? No. Me gusta la banda de las Tres Caídas, ya si tuviese menos tubas, trombones, trompas, trompetas, etc. serían la caña. No me gusta, lo que se dice nada de nada la banda de los Gitanos, han mejorado mucho. ¿He dejado de ver como cada año al Señor de la Salud? No, y me he emocionado como siempre. Soy firme defensor de la banda de Arahal, dicen que suena anticuada, que si tal y que si cual, suenan como tienen que sonar. Por si alguien lo duda, seguro que sí, soy incondicional de la agrupación musical Virgen de los Reyes, desde los tiempos en que tocaban bajo el nombre de Jesús Despojado de sus Vestiduras. Me gustan los sones de la banda de la Centuria Macarena, me recuerdan a mi niñez.

El problema viene en cuanto alguien se atreve a decir no me gusta,  con epítetos, o sin ellos, zas, los músicos en pie de guerra. No digamos si alguien se atreve a cuestionar los uniformes, el costalero corneta, los pinganillos, o cualquier otra cosa. En realidad da igual, las criticas por lo general no son bien recibidas. No solo en las bandas cristeras; quien se atreve a cuestionar cualquier cosa es señalado, y se le tacha poco menos que de ignorante. Llama la atención la salida de tono de un director musical sobre las criticas recibidas. Una parte de los opinadores  tienen poca educación, pero no hace falta seguir de cerca a una banda para poder hacer una critica, en todo caso tener criterio y escuchar muchas cosas.

Creo que una de los temas que peor llevan las bandas son los trolls cibernéticos. En esto les pasa como a las propias cofradías: cabe preguntarse si sus relaciones publicas y comunity managers están preparados para lidiar con esa parte del “publico” que para alabar a su banda favorita no tiene mejor ocurrencia que despotricar sobre las demás.

Nostalgia

Fernando Ollero | 5 de abril de 2016 a las 11:45

Milagrosa

museo

cerro

monserrat

soledad

Fotos: Milagrosa, Museo, y Soledad de los Servitas de Pilar Alferez Desamparo y Abandono de Maeva, y Montserrat de Juanca Martin

Como hemos cambiado: bullas, cangrejeros, y sillitas

Fernando Ollero | 4 de abril de 2016 a las 8:00

cenavideo2

Siempre cuentan la misma historia: las Semanas Santas que recordamos no son mas que una ensoñación producto de una idealización en nuestras mentes. No se cansan quienes piensan que hacia falta cirugía -sic-  para atajar ciertos males, que eso de la cultura de la bulla se perdió en la noche de los tiempos, y tal, y tal. En realidad hubo alguna época en la que el publico en muchas calles era escaso, llamando la atención las fotos del Santo Entierro grande de 1965 con calles desiertas por completo, en contraste con los de 1992 y 2004. El arranque de la década de los 80 del pasado siglo supuso un boom en todos los sentidos.

Video del canal de la hermandad de la Sagrada Cena de Sevilla

La cofradía de la Sagrada Cena el Domingo de Ramos de 1993. En la primera secuencia el paso de misterio esta dando la vuelta en Martín Villa a Orfila. Se puede ver gente caminando hacia el paso, cangrejeros, la banda de cornetas y tambores de las Cigarreras con otro sonido, y muchos menos miembros. y desde luego ni rastro de sillitas de los chinos, acampadas, picnics, etc. Fíjense que el publico llega casi a la parroquia de San Ándres.

Por aquellos años daba sus primeros pasos en Sevilla el fenómeno del botellón, aunque todavía estaba muy localizado. Había más litroneo y porros a mansalva. Las noche de los fines de semana no era raro ver coches con la música a toda pastilla. Este era uno de los problemas que había en la Plaza de la Gavidia. Se terminó con el tema a base de retirar los coches mal aparcados con la grúa municipal, la instalación de un puesto de la Cruz Roja, y mayor presencia policial.

En la Semana Santa del año 1994 hubo un conflicto entre el consejo de cofradías, y la gerencia de urbanismo del ayuntamiento de Sevilla. Hubo protestas porque las vallas fijas instaladas en la plaza Virgen de los Reyes llevaban incorporadas un panel superior de gran altura que impedían la visibilidad en el pasillo que bordeaba la plaza desde Placentines hacia la plaza del Triunfo. La gerencia de urbanismo ordenó al consejo que quitase esas mamparas al no estar autorizadas. Una de las cosas que se invocó para su retirada es el derecho a ver las cofradías. Por aquellos años el alcalde era Alejandro Rojas-Marcos.

En 1995 el consejo de cofradías, presidido aquellos años por Antonio Rios, aprueba para la Semana Santa el vallado de la plaza de la Campana, y decide diferenciar los sectores, teniendo los tickets diferente color según el sector donde se encontrase la silla. Se dividió también la calle Sierpes en sectores. Hasta aquel año era habitual ver a parte de los abonados de la carrera oficial cangrejeando delante de los pasos, y era mucho más fácil que hoy en día colarse en alguno de los cruces.

Volviendo al video que nos ocupa a partir del minuto 19:30 se puede ver la entrada de la Virgen del Subterraneo en la iglesia de los Terceros. No hay vallas, y hay desde luego una bulla formidable. La diferencia es que la gente era consciente que  ver cofradías era, y debe seguir siéndolo, tremendamente incomodo, eso y que había más respeto a la autoridad.

Viernes de Dolores

Fernando Ollero | 3 de abril de 2016 a las 0:32

¡Música maestro! ¿Nos estamos catetizando?

Fernando Ollero | 1 de abril de 2016 a las 12:05

Jesús Despojado

Foto: Juan Carlos Vazquez/Diario de Sevilla.

Si lo sé, el titulo esta puesto para llamar la atención, para despertar la curiosidad, alimentar el debate. Esta tomado de una expresión de un amigo que afirma que estamos viviendo una etapa cateta en lo musical. Como en tantas ocasiones cabe preguntarse si cualquier tiempo pasado fue mejor.

Me comentaba hace algunos años un costalero de la Amargura que recordaba viendo el misterio del Prendimiento de los Panaderos haber escuchado una marcha que parecía un calco de la canción del amigo Félix, si esa que cantaban Enrique y Ana. Los músicos veteranos de la hoy agrupación musical Virgen de los Reyes han comentado en alguna ocasión que una de las primeras marchas que dedicaron a Jesús Despojado la llamaban el Potax.

Tras los pasos de palio el panorama no era mucho mejor, marchas mutiladas, cuando no con arreglos sin sentido, y bandas que tocaban menos que los cupones. Había quien le gustaba más la Municipal, pese a que había adquirido la costumbre de tocar las marchas con los pasos arriados, y quien le gustaba más la música de la División, pese al ritmo acelerado con el que interpretaba las marchas, y que quien fue su director durante parte de los 80, y 90 del pasado siglo abusaba en las crucetas de las marchas compuestas por el mismo.

Las cosas que gustan a unos son echadas por tierra por otros, mención especial a la era de campanas tubulares en algunas formaciones, y el regreso de los platos a la banda de las Cigarreras más de 30 años después. Manolo Ruiz, amigo y compañero en la blogósfera comentaba ayer en su cuenta de twitter que nuestras cofradías tienen distinto criterio a la hora de marcar los repertorios musicales, respecto a otras cuestiones: talla, bordado, orfebrería, etc. donde si buscan calidad. En mi opinión hay de todo, como en botica. Todo siempre es mejorable, y está en continua evolución. Siempre hubo modas, en su momento se interpretaron hasta el hartazgo marchas como Requiem, La Saeta, Alma de Dios, Encarnación de la Calzada, Hermanos Costaleros, solo por poner algunos ejemplos; hoy están de moda otras piezas. De instrumentación mejor no hablamos, hay quien critica las flautas dulces, pero le parecen magnifico que se use en ocasiones las sordinas en las bandas cristeras.

En realidad hemos mejorado. Habría que ver el careto de algunos si tras los pasocristos se rescatasen los toques de retreta, o los pasodobles tras los palios. Y no solo en repertorios también en interpretación las bandas de música, cornetas y tambores, y agrupaciones musicales tienen un excelente nivel.

Dicho esto, echo de menos las bandas de cornetas y tambores que son eso, y no lleven campanas tubulares, echo de menos la fuerza que tenían algunas agrupaciones musicales, hoy en día alguna parece que toca nanas en vez de marchas procesionales, echo de menos a la banda de Arahal-el Domingo de Ramos suelo estar en otros menesteres-. No me gusta la marcha Margot, me resulta indigesta por cuestiones que no vienen al caso.

Algunos se quejan del frente kani-trompetero-silbamarchas, pero lo que vende es lo que vende. Ha sido saltar la noticia que la banda del Rosario de Cádiz tocará tras el Cristo de la Sed y ha subido hasta el pan.