Atado a la Columna

Fernando Ollero | 28 de abril de 2015 a las 9:00

Las Cigarreras

Cliché Almela.

El paso de misterio de la hermandad de las Cigarreras. La imagen de Jesús atado a la Coluna que aparece en la foto fue titular de la hermandad entre 1892 y 1916, actualmente recibe culto en la parroquia de Santiago en Hinojos. El paso fue sustituido en 1973, por el actual, curiosamente lo estrenó la imagen del cristo Del Dolor de Joaquin Bilbao que había dejado de procesionar en 1973.

Un detalle de las fotos antiguas, ver una cámara fotográfica era todo un acontecimiento, y el personal posaba para la ocasión

Entrando en San Lorenzo

Fernando Ollero | 19 de abril de 2015 a las 9:59

Gran Poder

Cliché Almela

Nuestro Padre Jesús del Gran Poder entrando en la parroquia de San Lorenzo.

La instantanea esta tomada la mañana del Viernes Santo de 1908, 17 de abril para más señas, año en el que se estrenan los faroles, aquel año solo salió con dos, y la túnica que viste la imagen del Señor. Al año siguiente se estrenaron los dos faroles que falta, y los respiraderos-faldones del paso, obra de Juan Manuel Rodríguez Ojeda.

¿Y ahora qué?

Fernando Ollero | 18 de abril de 2015 a las 9:00

Desde que terminó la Semana Santa estoy leyendo balances que parecen sacados del guión de una película de ciencia ficción post guerra nuclear. Gente echándose las manos a la cabeza por cuestiones que algunos estamos viendo venir de lejos- quizás con cierto aire pesimista- mientras que hay quien parece que se ha caído del guindo, como si cualquier tiempo pasado hubiese sido mejor.

Para no repetirme demasiado- seguro que mis sufridos lectores lo agradecen- tenemos tiempo para la autocritica, para un análisis serio, y para poner soluciones, realistas, por lo menos para que durante una temporada estemos más tranquilos. Pero claro estas cosas son, visto lo visto, poco menos que soñar despiertos. Los audaces cumplen sus sueños, pero en las cofradías parece que hay cierto inmovilismo.

Siendo realistas hay pocas cosas que no hayan sucedido antes. Cofradías, no de la Madrugá, entrando casi por la mañana las hemos visto desde hace años. Desgraciadamente eso de ver  nazarenos arrollados por la masa de público tampoco es nada nuevo, eso de cofradías esperando eternamente a que otras entren en la carrera oficial es toda una novedad- risas en off- la lista es casi interminable.

Han vuelto a salir a la palestra dos soluciones ya debatidas, y desechadas. La primera los números clausus. En realidad es más efectiva la selección natural vía retirada de papeleta de sitio, sanción incluida, pero resulta impopular, amén que esto del amor fraterno hace que este tipo de medidas queden en papel mojado, y mira que los hay reincidentes. El otro es lo de la segunda Madrugá, cosa que no tiene sentido alguno, y que además generaría un gran problema de tipo logístico.

Como de costumbre todo depende de la voluntad de poner en marcha soluciones, y no parches, para ello no solo el consejo debe sentirse legitimado, sino llegar a enero del año que viene con los deberes hechos.

Ya tenemos aquí la Feria, con lo que le gusta a algunos la Feria para comentar la repetición de las mejores jugadas.  En el aire sobrevuela la pregunta ¿Y ahora qué?

La cofradía de Montserrat en 1994

Fernando Ollero | 13 de abril de 2015 a las 9:00

Video del canal de ramoncastromena

Los pasos de la cofradía de Montserrat en la esquina de las calles Rioja y Velázquez. El paso de misterio tiene los antiguos candelabros, y los dos ladrones obra de Gabriel Cuadrado de 1981. La banda del Santísimo Cristo de las Tres Caídas interpretando la marcha Silencio Blanco, la del Maestro Tejera hace lo propio con Amarguras. Los músicos de muchas bandas de palio aún utilizaban gorra de plato, cosa que hoy en día casi se ha perdido.

La otra penitencia

Fernando Ollero | 9 de abril de 2015 a las 9:00

coche-resucitado

No podía faltar en este balance de la Semana Santa.

Conductor esperando en la Cuesta del Rosario a que pase el palio de la Virgen de la Aurora.

Etiquetas: , , ,

Desde mi objetivo

Fernando Ollero | 8 de abril de 2015 a las 9:00

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Música maestro

Fernando Ollero | 7 de abril de 2015 a las 9:00

Debe ser que este año he vivido otra Semana Santa alejada de las crónicas apocalípticas, incluidas las mías. Insisto, nada que no se pueda ver una noche de sábado cualquiera. Paso a dar unas pinceladas sobre lo que he podido escuchar en la calle.

Empiezo por las bandas de música. Me da la impresión que este año se han pulido los repertorios, y han sido muy variados. He escuchado buenas marchas, y en general interpretadas cuando menos correctamente. Es cierto que para parte del público algunas piezas pueden resultar de difícil digestión, puede ser por que estamos acostumbrados al chimpún, chimpún de aplauso fácil.  No sé si he tenido suerte, pero puede haber sido el año de Sevilla Cofradiera. Ojalá no sea un espejismo y el año que viene tengamos mejor música todavía.

Pasamos a las bandas cristeras. He tenido la tentación de publicar esta entrada con el título de aquel celebre disco de Mike Oldfield, Tubular Bells. Verán una cosa es el nivel en interpretación, que en general es muy bueno, otros los arreglos –empieza la cosa a flaquear–,  las marchas de la new age, y terminamos con la instrumentación.

Atención pregunta: ¿Alguien en alguna banda cristera sabe cómo se toca una trompa, o tienen la misma idea que un servidor? Hace poco descubrimos en las bandas de cornetas y tambores los platillos para algunas marchas. No hace mucho la banda de música de Alcalá llamaba la atención por ser la única en Sevilla que llevaba campañas tubulares para el final de la marcha Amarguras. Ahora las vemos en las bandas cristeras.

En el plano positivo, tremenda la evolución de la banda del Cautivo del Tiro de Línea, mi enhorabuena a la banda del Sol, me ha encantado –el día que recorten la trompetería– echo de menos a la banda de las Cigarreras que nos embelesaba hace dos décadas, Triana… a muy buen nivel, pero… ¡Ques grandes los sones de Esencia y Centuria!

Sobre las agrupaciones, a algunas les falta algo de garra a la hora de atacar los repertorios, será cosa de los arreglos, o vaya usted a saber. El momento con el que me quedo: escuchar a una agrupación musical con menos de la mitad de sus componentes, turno de desayuno, desparramar arte, y bordarlo, interpretando marchas clásicas. Se me escaparon unos tremendos lagrimones cuando les escuche  Cristo de la Esperanza.

Es curioso, veo muchas anti-fotos de nazarenos, y costaleros. Pero pocas de músicos. Lo de los móviles detrás de algunos pasos es de traca.

calor

 

 

Siempre son otros

Fernando Ollero | 6 de abril de 2015 a las 9:00

Vamos a dejar de lado, al menos de momento, las estampidas vividas durante la Madrugá de este año, para intentar centrar la atención en nuestro comportamiento durante la Semana Santa recién finalizada.

Un vistazo superficial a la masa que devora cofradías, a la misma velocidad que come pipas, nos puede llevar a la conclusión que algunos de los males que acosan a nuestras cofradías en la calle son producto de foráneos que no saben de esto, canis que lo mismo podrían estar de botellón en un polígono industrial que grabando las evoluciones de tal o cual banda tocando marchitas taco wapas, de aquellos que simplemente van donde va Vicente, o peor aún que hemos convertido la Semana Santa en un producto de consumo masivo.  Creo que esto son verdades a medias.

Tendemos a echar la culpa a los demás, nosotros nos comportamos de forma cívica y ejemplar- risas en off-no nos hace falta hacer el más mínimo examen de conciencia. Sin ver que bebiendo cubatas mientras pasa una cofradía cualquiera se puede observar todo tipo de personas, unos muy cofrades, y otros a los que las cofradías les traen al pairo. Dando empujones sin ton ni son podemos ver a autodenominados rancios. He escuchado chascarrillos sobre los palos para selfies, y otros inventos, cuando en realidad a construir el bosque de móviles que rodean a muchos pasos en la calle contribuimos todos. Se larga fiesta de los abonados de la carrera oficial, cuando en realidad cualquier calle tras el paso de una cofradía queda convertida en un estercolero.

Aquí resulta que las sillitas de los chinos las utilizan los demás, los que no conocen el callejero,  los que no tienen ni idea de esto, cuando en realidad, como en tantas otras cosas se puede ver de todo.

Se habla de decadencia, pero a muy pocos he leído, o escuchado, comentar que la decadencia va de la mano de la falta de educación que muestra cada vez más gente. Y no solo es cuestión de los más jóvenes, por que los hay ya entraditos en años a los que da pavor ver llegar. ¿Usted sufre la mala educación en su día a día? En Semana Santa ocurre lo mismo.

A veces parecemos nuevos.  Desgraciadamente  no es nada nuevo que las cofradías sufran los desmanes de hordas faltas del más mínimo civismo, pero cabe recordar que en tiempos las hubo que se las ingeniaron para no pasar por tal, o cual enclave. El inmovilismo no conduce a ninguna parte, y aunque parezca mentira se pueden hacer cosas. No dejemos que el CECOP tenga que dar otro puñetazo en la mesa. Ya sufrimos vallas y aforamientos, como para que nos dejemos comer más terreno.

Resucitó

Fernando Ollero | 5 de abril de 2015 a las 11:57

Y sin embargo te quiero

Fernando Ollero | 4 de abril de 2015 a las 9:00

Tenía pensado escribir un articulo como este para publicarlo el próximo lunes, pero las cosas del directo repasando una lluvia de entradas en Twitter, entre otras cosas, he cambiado de idea. Hay muchos aspectos en nuestra Semana Santa que deberían volver a ser como eran hace no demasiado tiempo, lo que no quita que nuestras cofradías en más ocasiones de las que pensamos sobrepasen lo sublime.

Una de las personas que me enseño a ver cofradías, a fijarme en los detalles, que lleno mi corazón de pasión por la Semana Santa es mi madre. Nacida fuera de Sevilla,  en muchas ocasiones presume de ello a pesar de llevar viviendo en nuestra ciudad varias décadas, y sentir en primera persona nuestras costumbres y tradiciones. Cuidado los sevillanos, somos así, terminamos por mirar por encima del hombro a quien no ha nacido en nuestra tierra y se atreve a opinar sobre nuestras cosas.

Casualidades de la vida, este año otra persona nacida fuera de Sevilla, sin pretenderlo, me ha dado una gran lección sobre nuestra Semana Santa, e indirectamente me recordó uno de los motivos por el cual desde hace 31 años acudo al mismo sitio, y casi a la misma hora, cada Domingo de Ramos, haga calor o este diluviando.

En ocasiones hay que dar un par de pasos atrás, ver las cosas con algo de perspectiva, abrir nuestros ojos y oídos, preparar nuestro olfato, dejar a un lado manidos clichés, olvidar cosas que damos por supuestas, y sentir todo lo que está pasando por delante de nuestras narices.

Ojalá fuese un bendito ignorante de lo que se cuece en la trastienda de nuestras cofradías. Ojalá pudiese olvidar todo aquello que sé sobre la tramoya de la semana más grande, y pudiese dedicarme solo a disfrutar de lo que más me apasiona, dejando a un lado los puntos negros.

Muchas veces cuesta encontrar la belleza del momento bajo esa gruesa capa de moho que nos empeñamos en esparcir sobre lo más hermoso. No aplicamos el más mínimo sentido del humor ante determinados inventos, solo nos dedicamos a hacer chistes malos, y alguna broma pesada. Ojo esto no significa que tengamos que ser conformistas, ni que debamos permanecer pasivos ante determinadas situaciones grotescas, de las que somos todos responsables, por acción u omisión. No quita que haya cosas que nos gusten más, y otras simplemente no haya por donde cogerlas.

No crean que he dejado de ser un crítico de nuestras cofradías, ni significa que en el futuro no vuelva a temer la tentación de salir corriendo rumbo a cualquier parte en cuanto asome el primer nazareno por nuestras calles. Más al contrario, el lema de este blog siempre fue “reflexiones en voz alta sobre nuestras hermandades y cofradías” . Simplemente me han recordado lo que es sentirse perdidamente enamorado de nuestra particular forma de vivir la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo.

En breve, balance de la Semana Santa 2015.