Un sueño de forja y ceramica

Fernando Ollero | 21 de enero de 2016 a las 9:00

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Reacción en cadena

Fernando Ollero | 20 de enero de 2016 a las 12:36

Siempre repito lo mismo en esta ciudad somos muy dados a rasgarnos las vestiduras, a poner el grito en el cielo, pero a no mover un dedo, salvo para acercarnos un vaso de cerveza a la boca, o una croqueta. Si, hay quien bebe mirindas.

Todos, incluido un servidor, pedimos respecto a los sufridos nazarenos, a que se cuide con mimo el llamado patrimonio humano. Pocos son los que apuntan a que los responsables finales de todos los desaguisados, somos los cofrades de a pie, el patrimonio humano.

A muchos hay que recordarles que somos los cofrades de a pie los que elegimos a las juntas de gobierno. Bramamos cuando hay más de una candidatura, pero no damos alternativas para que suba el nivelito de los oficiales de junta de gobierno. Se habla de los kanis que ovacionan a las bandas, pero no de quienes encumbran, aquellos que no están preparados para tomar la más mínima decisión en el ámbito doméstico, no digamos para guiar los destinos de asociaciones de fieles con censos de varios miles de personas.

Se habla de falta de formación. Y tienen razón, y no solo de las más elementales cuestiones teologías, si no de la historia de sus propias hermandades, de culturilla cofradiera general. Se habla de los kanis que jalean a las bandas, ¿dónde me dejan a quien es capaz de todo por trincar una vara? Nos quejamos de la prensa, y sin embargo somos magnánimos, y mucho, con los boca chanclas, correveidiles, viejas del visillo, y demás fauna que campa a sus anchas.

Lloramos por las gestiones que realiza, o deja de realizar nuestro consejo de cofradías, sin pararnos a pensar que los habitantes de la calle San Gregorio no surgen de la nada, que los promueven quienes han ocupado cargos de responsabilidad  en nuestras hermandades, y que los eligen, si los eligen, quienes hemos puestos nosotros mismos al frente de las hermandades. Si, los responsables finales de lo que se llama esperpento, circo, y todo lo que se les ocurra somos nosotros mismos.

Somos los cofrades de a pie los culpables de que se encumbre a quien sepa poner una corneta derecha, a quien lleve la voz cantante bajo un paso, que tenga protagonismo el recién llegado dispuesto a que lo enchufen donde sea y de lo que sea. Y somos los que votamos a quienes llevan el timón de nuestras hermandades.

Leo a voceros oportunistas clamar al cielo por que las hermandades no se ponen de acuerdo, por que las soluciones propuestas pasan por apelotonar más aun a los nazarenos, por que los planes dibujados en la calle San Gregorio no es que tengan lagunas, es que son una marisma. Analistas cofradieros que no ven más allá de lo que pasó el año pasado con el CECOP. Eso si todos muy calladidos, el que se atreve a hablar alto y claro se queda sin palo para ir por medio de la cofradía, sin canasto de caperucita roja, sin acreditación para ir al lado del paso vestido de paisano, sin sitio de privilegio.

La próxima vez que haya una polémica de este calibre, no se preocupen la habrá, piensen que son responsables, aunque sea de forma indirecta, de los inquilinos que habiten en la calle San Gregorio.

Seamos serios

Fernando Ollero | 19 de enero de 2016 a las 9:00

Ya han pasado unos días de la famosa prueba, ya saben los capillitas, y hasta los no capillitas, que el palio de la Virgen de la Presentación no cabe por la calle San Roque. Hay quien se ha tirado de los pelos por la mudá de un aire acondicionado, otros por una capa de asfalto en frio en unos metros de la calle. Lo cierto y verdad es que a dos meses  vista, estamos igual, tal vez peor que el año pasado.

Empecemos… aunque parezca mentira las cofradías van al ritmo que marcan los pasos, que se le grabe a fuego a  quien corresponda, un nazareno cualquiera puede echar una media hora, tomándoselo con calma, en recorrer los novecientos y pico metros que tiene de longitud la carrera oficial.

Si, es cierto, es probable que si todos los nazarenos de cirio fuésemos de a tres algunas cofradías tardarían menos en recorrer la carrera oficial. Y si, es posible que algún control horario más en la carrera oficial pueda ser de utilidad. Pero señores, todo no es la carrera oficial. Están fuera del alcance del cronometro las vueltas en la plaza del Duque, y muchas de las cosas que vemos en la cuesta del bacalao, por poner solo dos ejemplos.

Un capataz conoce las medidas del paso, y viendo una calle sabe si entra o no. Las pruebas que he visto no son ya para ver si cabe un palio, muchas veces me dio la impresión que eran para comprobar, sin el fiscal de paso metiendo prisa, como se pasa, si hace falta tirar un costero a tierra, quitar los zancos, etc. Hubo quien me pregunto si antes no habían acudido a la calle de marras con una caña con la anchura, y dos pértigas.

Los horarios se cumplen cuando se quieren cumplir, no hay más. Si, se pueden producir contratiempos, romperse varales, ocurrir cualquier contingencias. Pero ¿todo le pasa siempre a las mismas cofradías? ¿Por qué esos contratiempos en unas cofradías son sinónimos de plantón para las siguientes, y en otras no?

Que no os engañen, si a estas alturas no hay una solución factible y duradera para si no todos, muchos problemas de la Madrugá, es por que quien corresponda no quiere. Así de fácil.  Podrán gustar más algunas soluciones, originaran algún descosido que haya que zurcir, habrá que negociar, firmar una nueva concordia. ¿Lo de la calle San Roque? Era un parche. ¿El famoso plan Nieto? Es otro parche. ¿La propuesta de la cofradía de la Macarena? Gustará más, o menos, pero es una base sobre la que trabajar, una de tantas.

Creo que ya lo comente el año pasado, llegará el día que la Semana Santa la organice la autoridad civil, probablemente el ayuntamiento. Y vendrá el llanto y el crujir de dientes.  Dicen que la plaza de la Encarnación es un punto conflictivo. Las cofradías sobrevivieron a la plaza de la Gavidia de los años 80, y muchas buscaron alternativas en su día ¿Por donde pasan hoy en día? Pues eso.

Para terminar quienes están rentabilizando mejor los dimes y diretes son los periodistas, que tienen un filón entre las pruebas, las propuestas, y las ocurrencias.

Yo confieso

Fernando Ollero | 15 de enero de 2016 a las 11:04

Yo confieso que he estado presente en más de un ensayo de costaleros, unas veces de forma totalmente casual, otras de forma premeditada. Yo confieso que fui a ver la prueba real de más de un palio por una estrechez, por curiosidad y también, por qué no, por matar el gusanillo.

Yo confieso que he acompañado un buen rato a algún paso por que la banda y la cuadrilla de costaleros lo estaban bordando. Yo confieso que he aplaudido en más de una ocasión la chicotá de algún pasopalio a los sones de Pasan los Campanilleros, y la de algún pasocristo mientras la agrupación musical tocaba Alma de Dios.

Yo confieso que en los últimos tiempos he visto el paso de alguna cofradía cerveza en mano en la puerta de un bar, que no veo de cruz de guía a paso palio cofradías de más de quinientos nazarenos. Yo confieso que no me gustan los campamentos de sillitas plegables por qué limitan la libertad de movimientos.

Yo confieso que no soy tan asiduo a los actos y cultos que celebra mi hermandad como debiera, y que en muchas ocasiones me aproximo más a los capiroteros, que a los capillitas.

Yo confieso que no hay fin de semana en el año que no lea las columnas de opinión cofradiera de Carlos Navarro Antolín, Francisco José López de Paz, y José Gómez Palas. Yo confieso que he sido, y de alguno aun lo soy, asiduo de los más famosos, y polémicos, foros de temática cofradiera. Yo confieso que soy usuario asiduo de las redes sociales, y que el contenido que consumo y comparto es casi siempre sobre nuestras hermandades.

Yo confieso que de un tiempo a esta parte voy muchas veces  con cámara fotográfica, yo confieso que tomo instantáneas de forma convulsiva.

Yo confieso que soy un discutidor, en demasiadas ocasiones polemista, y que las letras que junto sobre cofradías en muchas ocasiones son muy causticas, no digamos mis intervenciones en el radio blog. Yo confieso que en muchas ocasiones mis post están centrados en aspectos secundarios de nuestra Semana Santa.

Dicho esto, iba a dedicar algo a los rasgadores de vestiduras , pero he llegado a la conclusión de que es inútil, no modificarán su actitud, y por más que les explique no verán que la pólvora está ya inventada, y América descubierta.

A los que dicen no saber nada de las redes sociales, que afirman que apenas se conectan a internet, solo decirles que en la mayoría de los casos no cuela, que os delatáis vosotros mismos.

Ya he expuesto mis confesiones ¿Cuáles son las suyas?

Días de quinario

Fernando Ollero | 13 de enero de 2016 a las 9:00

Las muñecas de Famosa en el portal

Fernando Ollero | 26 de diciembre de 2015 a las 12:49

nancy

No solo los clicks de Playmobil están en el portal de Belén.

Supongo que lo de Nancy es por que estaba más a mano, y no por discriminar al pobre Lucas.

Etiquetas: ,

Feliz Navidad

Fernando Ollero | 25 de diciembre de 2015 a las 11:44

Video del Canal de youtube toyta96

Con mis mejores deseos, feliz Navidad.

Siempre digo lo mismo, resulta curioso que entremos en la catedral a hacer estación de penitencia por la puerta del Nacimiento.

Etiquetas: ,

Con los ojos de un niño

Fernando Ollero | 18 de diciembre de 2015 a las 10:00

Estos días se pueden ver en varios puntos dioramas de todo tipo realizados con los populares Clicks. Este en concreto lo encontré en la iglesia de la Misericordia.

portal-belen

romanos

circo-romano

piramide

Etiquetas: ,

Moda

Fernando Ollero | 16 de diciembre de 2015 a las 9:00

Antes de que nadie se tire a mi yugular. Cada cual que comercialice los productos que estime conveniente. No se quien ha enseñado al personal a que debajo de los pasos se va vestido igual que para coger coquinas. Eso es algo que debería entrar dentro de la autocrítica, al igual que los costales de colores, etc.

A quien le duela que solo se hable de los costaleros por temas como este… supongo que es un triste consuelo, con los nazarenos pasa lo mismo, se habla de los mete patas, y no de los que hacen de forma ejemplar su estación de penitencia, al igual que en las bandas se habla muchas veces de las composiciones de la nueva era, y de temas más o menos secundarios, y no de las horas de ensayo, y el esfuerzo que realizan miles de personas.

Si no les gustan cosas como esta, por favor miren debajo de los pasos, y no a los mensajeros.

maniqui

costal2

costal1

Etiquetas:

Besamanos

Fernando Ollero | 9 de diciembre de 2015 a las 9:00

El pase de diapositivas requiere JavaScript.