La otra estación de penitencia

Fernando Ollero | 20 de marzo de 2017 a las 11:35

Virgen de la Amargura

Son días de tremenda actividad, montaje de los pasos, reparto de papeletas de sitio, cultos, conferencias, conciertos… la Semana Santa está cerca y se nota en la ciudad.

A unos cientos de kilómetros de aquí, la estación de penitencia no comenzará a la hora de vestir la túnica, empezó en el momento en que recibió un correo electrónico del secretario de su hermandad confirmando la reserva de su papeleta de sitio; su sueño estaba más cerca: participar desde dentro de lo que tantas veces admiró por fuera. Los nervios crecen, se acerca la fecha. Ya lo tiene todo preparado. Sus amigos se lo habían avisado; cuando una imagen toca tu hombro empieza una historia de amor que te acompañará para siempre.

A veces no caemos en la cuenta al estar ensimismados por tanta belleza que nos rodea, pero toda una legión de nazarenos que viven lejos de nuestra ciudad hace semanas que empezaron a mover la logística necesaria que les permitirá, D.M., pisar los mármoles de la Catedral haciendo estación de penitencia con su cofradía. A las dificultades que podemos tener los de aquí para cuadrar obligaciones familiares y laborales hay que unir desplazamiento y alojamiento. La devoción puede ser la misma, o incluso más.

Dedicado a un naranjo lejano.

Tal como éramos: Jesús Despojado

Fernando Ollero | 17 de marzo de 2017 a las 13:41

Jesús Despojado

Foto: archivo David Barcáiztegui

El paso de Nuestro Padre Jesús Despojado de sus Vestiduras saliendo por primera vez de la capilla del Mayor Dolor. Los candelabros de las esquinas son los antiguos, los actuales se estrenaron en 1984, apareciendo ya dorados en 1985. Como salta a la vista las imágenes secundarias del misterio son las antiguas, destacando en la delantera la del esclavo etíope, obra de Antonio Castillo Lastucci, que la hermandad de la Esperanza de Triana  le cedió durante unos años. Curioso el exorno floral del paso muy del gusto de la época.

Por aquel entonces la cofradía a la salida giraba hacia Doña Guiomar, para seguir por Zaragoza, Carlos Cañal, y Méndez Nuñez hacia Rioja. En 1983 abría paso ante la cruz de guía la banda de la hermandad del Baratillo, y tras el palio de la Virgen de los Dolores y Misericordia iba la banda de música del Carmen de Salteras. Los capataces eran Rafael Valdivieso García y Justo Calvo Verdú.

En la parte derecha de la foto puede verse el banderín de la agrupación musical Nuestro Padre Jesús Despojado de sus Vestiduras, hoy Virgen de los Reyes, su uniforme era pantalón gris, cazadora azul marino con gala en rojo, y boina azul marino.

Para el Domingo de Ramos de aquel 1983,  los precios de las sillas en la carrera oficial estaban entre las 600 pesetas de la tribuna de la Campana y las 200 pesetas en la plaza Virgen de los Reyes. Eran bastante comunes las quejas por las bullas delante de los pasos en la carrera oficial. El vallado del pasillo por el que van las cofradías empezó en la Semana Santa de 1992, año en el que se replanteó la distribución de las sillas en la Avenida, con la inclusión de unos palcos. Era común en las tertulias hablar de los silletazos, al recogerse las sillas sin esperar a que pasará la última cofradía de cada jornada.

Ya había quien ponía el grito en el cielo sobre la masificación de la Semana Santa, dibujando un panorama apocalíptico con gente esperando a las cofradías con termos, sacos de dormir, y sillas de camping playa. No se equivocaba en absoluto…

Los Clicks

Fernando Ollero | 16 de marzo de 2017 a las 11:34

Quien más y quien menos hemos hecho toda una cofradía con los populares Clicks.

clicks-cachorro-y-la-o

cigarreras-trescaidas

estrella-san-gonzalo

nazarenos-clicks

nazarenos-clicks2

Proemio Cofradiero 2017

Fernando Ollero | 14 de marzo de 2017 a las 12:27

No puedo ocultar mi predilección por el Proemio Cofradiero que cada año organizan la asociación de vecinos plaza del Museo y entorno y la propia hermandad del Museo. No es una exaltación de la Semana Santa al uso, tiene guión ensayo general, hace un buen uso de las nuevas tecnologías.

La presentación corrió a cargo de Francisco Muriel, quién relató una anécdota ocurrida en casa Calvillo cuando un grupo de adolescentes entró en casa Calvillo a iniciativa de uno de ellos, Manuel Lombo, para cantar una saeta desde el balcón, allí coincidió con la exaltadora, Reyes Calvillo, que por aquel entonces era una niña.

En su disertación Reyes Calvillo fue llamando a dar testimonio a su padre Jesús Calvillo, al presentador, a Ignacio Montaño, pregonero de la Semana Santa de 1997, y a Alfonso Gentil, hermano mayor de la hermandad del Museo. Fue una llamada a la Fé, y la Esperanza, y amor al prójimo. Muy buenos los pasajes dedicados a las hermandades del Museo, y del Gran Poder. De fondo un audiovisual, donde se pudo ver desde una levantá dedicada por los hermanos Gallego al paso de misterio de Jesús ante Anás por la recuperación de quién está luchando contra un cáncer, hasta imágenes a alta velocidad de algunas cofradías.

La parte musical como viene siendo habitual corrió a cargo de la banda sinfónica Municipal de Sevilla, dirigida por su titular Francisco Javier Gutiérrez. Una de las sorpresas de este año fue la interpretación del tema Rezaré del inmortal Silvio, para lo cual Reyes Calvillo llamó a dar testimonio al cantante Andrés Muñoz “El Marchena”.

proemio

Todo un derroche de creatividad, en el que se pudo ver a la exaltadora haciendo parte de su disertación por el pasillo del patio de butacas, o sentada en el borde del escenario.

Tal como éramos: San Bernardo en 1981

Fernando Ollero | 13 de marzo de 2017 a las 13:14

sanbernardo-1981

Video del canal del usuario A. R. Álvarez

Fechado en 1981, aquel Miércoles Santo fue 15 de abril. Podemos ver al Cristo de la Salud acompañado por la agrupación musical Santa María Magdalena de Arahal interpretando la marcha himno de San Antonio con flautas y xilófonos antes de los vetos y prohibiciones. Se puede ver que visten el primer uniforme que les vimos en Sevilla con boina azul marino. Curiosa la levantá a la música, y el palio de costero a costero a los sones de la marcha Rocio por la banda de la Virgen de la Hiniesta, formada por músicos de la de la Cruz Roja, bajo la dirección del recordado Enrique García Muñoz, los años en que estuvieron desligados de esta institución.
Por aquellos años los capataces eran Antonio Santiago en el paso del Cristo de la Salud, y Jesús Basterra en el palio de la Virgen del Refugio.

Aquel año la cofradía de San Bernardo estrenó el guión de Santa Bárbara, 12 varas, peana para la Virgen del Refugio, y la restauración de los bordados y pasado a nuevo terciopelo del techo de palio en el convento de Santa Isabel.

Hay cosas que no han cambiado: el tío de los globos, algún fotógrafo subiendo la cámara por encima de su cabeza, y alguien grabando sonido con el micrófono en una jirafa.

Estrenos en el Mercantil

Fernando Ollero | 12 de marzo de 2017 a las 9:00

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Algunos de los estrenos y restauraciones de las cofradías para la Semana Santa de 2017 expuestos en las instalaciones del Circulo Mercantil e Industrial de la calle Sierpes. La exposición puede visitarse hasta el domingo 19 de marzo.

Otro año igual

Fernando Ollero | 11 de marzo de 2017 a las 9:00

A la cofradía de Los Gitanos le pasa como a otras tantas que cierran las jornadas de Semana Santa, terminan pagando los platos rotos de los retrasos, y en su caso han de comprimir al máximo su cuerpo de nazarenos nada más entran en la calle Orfila so pena de dejar atascada la Madrugá, al tener que dejar paso a la Macarena, cuyo cuerpo de nazarenos es fácil que llegue desde la esquina de Cuna con Laraña casi hasta los mismos mármoles de la Catedral.

Salvo que haya algún tipo de baculazo, al final hay que darle la razón a Paco Vázquez. La mejor solución puede pasar por establecer un turno de rotaciones, en el que cada año algunas cofradías lleven el peso de sacrificar sus reivindicados itinerarios, y al siguiente sean otras.

Para hacernos una idea de lo que se ha extendido el paso de las cofradías de la Madrugá por la carrera oficial señalar que en 1966, el famoso año de la pescadilla que se mordió la cola, el Silencio tenía señalada la venia en el palquillo a las 02:10 a.m. y el palio de la Virgen de las Angustias debía estar fuera de la Catedral a las 07:35 a.m. El año pasado los horarios oficiales señalaron la venia del Silencio a la 01:15 a.m., debiendo estar el palio de la Virgen de las Angustias fuera de la Catedral las 09:10 a.m.

Llama la atención la rapidez con la que el consejo de cofradías ha señalado que para este año los horarios, y de facto en lo básico los itinerarios, serán los mismos que el año pasado. Dejando a un lado las consideraciones de las reuniones que se hayan podido mantener al efecto, las horas son las que son, limitadas por detrás por la celebración de los oficios en la Catedral, y están sin solucionar los cruces, que tienen ya sus parones más o menos institucionalizados.

Vuelvo a dejar para su lectura un artículo firmado por J.J. León en 1984. Puede resultar un poco apocalíptico, pero quién sabe si en la Catedral quitasen el freno de los horarios veríamos a la cofradía de los Gitanos por Campana a mediodía del Viernes Santo.

articulo-1994

Hace algún tiempo me hablarón de la repercusión que tenían en la calle San Gregorio el contenido algunas tertulias nocturnas en las RR.SS. ; lo fácil es matar al pregonero. El problema no es lo que pensemos los de dentro, los que permanecen ajenos a nuestras cosas nos toman por locos.

A ver que nos encontramos el año que viene.

Diario de un cofrade

Fernando Ollero | 9 de marzo de 2017 a las 8:00

sinfonica-de-sevilla

Quienes me conocen saben de sobra mi desidia sobre las exaltaciones y pregones al uso, decantándome por otro tipo de actos alternativos. El programa del 8 de marzo de 2017 en el teatro de la Maestranza había despertado mi interés, me atraía la idea de un recorrido por la Semana Santa de Sevilla de la mano de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla. No era la primera ocasión que escuchaba marchas procesionales en este escenario, y/o de la mano de nuestra orquesta.

Bajo la dirección de José Colomé, y con la colaboración de Erika Leiva y Manuel Cuevas, el programa incluyó las marchas Amarguras, Jesús de las Penas, Pasan los Campanilleros, Valle de Sevilla, La Madrugá, Sevilla Cofradiera, Aquella Virgen, y Procesión de Semana Santa en Sevilla, además de cuatro saetas, de estas últimas especialmente notable tanto en letra como la interpretación la cantada por Erika Leiva dedicada a la cofradía del Cachorro.

Como indica el título, el programa desarrolló un recorrido por las calles de Sevilla en Semana Santa, señalando momentos de las cofradías que quien más y quien menos tenemos en nuestra memoria. No era fácil superar el resultado que disfrutamos con los arreglos de Antón García Abril para la película Semana Santa dirigida por Manuel Gutiérrez Aragón y producida por Juan Lebrón, estrenada hace 25 años.

El resultado del trabajo de José Colomé estuvo a la altura, y en mi opinión fue especialmente bueno en las marchas La Madrugá y Procesión de Semana Santa en Sevilla. Como ya hiciera Gracia Abril, aportó una visión diferente de Pasan los Campanilleros, composición que ha sido y es maltratada en ocasiones por algunas bandas de música, y que fue denostada por el arzobispado de Sevilla en tiempos pretéritos.

En cuanto a nuestra orquesta qué les voy a contar. Es cierto que el programa que atacaban no tenía una especial dificultad, pero como en anteriores ocasiones se lo han tomado con mucho interés; mención especial merecen  el viento madera y la percusión, aportando dulzura, cuerpo y fuerza según lo iba demandando el director.

En este tipo de programas se nota, y mucho, que el público no es el habitual que suele darse cita en el teatro de la Maestranza. Igual me hago viejo, pero ver a alguien con un paquete de palomitas por los pasillos me puso los pelos como escarpias. Sobre el uso de los móviles… es predicar en el desierto; hay quien parece que está siempre pendiente de alguna reunión de última hora de la OTAN o del Consejo de Seguridad de la ONU. Ah, y no hace falta tararear las marchas.

Estampas de ayer: Tres Caídas

Fernando Ollero | 7 de marzo de 2017 a las 12:46

trescaidas-esperanzatriana

Foto: Archivo David Barcáiztegui.

Mañana de Viernes Santo. El paso del Santísimo Cristo de las Tres Caídas ante una de las esquinas del mercado de entradores. Allí en tiempos estuvo la cárcel. La saeta que cantó uno de los presos sirvió a Manuel Font de Anta como inspiración para componer en 1918 una de las grandes marchas procesionales: Soleá dame la mano.

El misterio fue proyectado por Antonio Castillo Lastrucci en 1937, con 11 imágenes aprobándose su realización en cabildo general en 1938. La ejecución de las imágenes secundarias se retrasó al no haber obtenido el plácet de la comisión diocesana de arte. En 1940 dicha comisión indicó que el paso resultaría muy recargado, rechazando varias de las imágenes incluidas en el proyecto. La ejecución del misterio culminó con el estreno del romano a caballo –los populares Rafaé y Calamar– en 1942.

El canasto fue ejecutado en el taller de José Salvago y Compañía en 1894. En 1922 se le añadieron unos faroles sobre la visera y maniguetas barnizadas en su color. Para el nuevo misterio José Rodríguez Carrera amplía el canasto en 1939, realizando también los respiraderos. Fernando Quiles en 1941 amplía la tarima añadiendo una moldura y pequeñas ménsulas en 1941. El paso fue dorado por Antonio Sánchez González en 1943.

Conocido como el portaaviones, fue adquirido por la hermandad de la Vera Cruz de Utrera en 1971.

El azulejo con la imagen de Nuestra Señora de la Esperanza es obra de Antonio Kiernam Flores en 1955. Y para acotar más la fecha en que se hizo la foto, el esclavo etíope fue suprimido cuando en 1962 Calamar y Rafaé fueron situados en la trasera del paso siguiendo la recomendación de José Sebastián y Bandarán, canónigo de la Catedral, y director espiritual de la hermandad de la Esperanza de Triana.

Quién nos ha visto y quién nos ve: vetos y prohibiciones

Fernando Ollero | 6 de marzo de 2017 a las 12:40

Santa Maria Magdalena Arahal

Xilófonos de la agrupación musical Santa María Magdalena de Arahal. Procesión del Niño Jesús de Praga de la iglesia del Santo Ángel.

Aunque pueda parecer mentira, hubo un tiempo, no muy lejano, en el que el Consejo de Hermandades y Cofradías tuvo poderes ejecutivos sobre la Semana Santa, señalando lo que se podía hacer y lo que no, y lo que puede parecer más sorprendente: proponía sanciones para las cofradías.

En febrero de 1981 el Consejo de Cofradías tuvo una reunión con responsables de varias hermandades de las que tenían bandas cristeras propias, en la que se trató el tema de repertorios e instrumentos, sin llegar a prohibir nada en aquella ocasión.

El 27 de febrero de 1982 saltaba la noticia en la prensa. La junta superior del Consejo de Cofradías había prohibido algunas marchas, e instrumentos que consideraba que no eran propios de las bandas de cornetas y tambores. Quedaban así vetados los xilófonos, flautas, gaitas, cascabeles, triángulos, y melódicas. Sobre las marchas se prohibieron expresamente la Santa Espina, Alma de Dios, y todas las que tuviesen aires regionales, de zarzuela, o de música moderna (sic); así mismo se vetaba la interpretación de marchas propias de pasos de palio. Por aquel entonces era habitual que las agrupaciones musicales interpretasen Pasan los Campanilleros y Esperanza Macarena, entre otras.

Se puso en el ojo del huracán a la agrupación musical Santa María Magdalena de Arahal, y a todas las bandas que seguían su estilo. Lo que pocos cuentan, y el Consejo no tuvo en consideración, es que muchas cosas de las que prohibieron venían heredadas de la banda de la segunda comandancia móvil de la Guardia Civil de Eritaña, que tenía además de trompetas y trombones de pistones, gaitas, platos y saxofón, y en su repertorio estaban las marchas la Santa Espina y Pasan los Campanilleros. Conocido es que la marcha La Salve, también de su repertorio, incluye un fragmento de la sardana Nit de Llampecs. No deja de ser curioso que la Santa Espina, Nit de Llampecs, y Alma de Dios fueron versionadas con mucho éxito por el grupo Los Relámpagos a mediados de la década de los años sesenta del pasado siglo.

Coincidencia o no, tras la Semana Santa de 1982 las bandas de las Cigarreras, Tres Caídas y la Sagrada Lanzada dejaron a un lado las marchas de la Guardia Civil y de Arahal en sus repertorios.El Consejo de Cofradías, por su parte, premió a varias bandas cristeras con el nazareno de plata, entre ellas a la de la Sagrada Lanzada.

Cuesta creer cómo el Himno Eucarístico que hoy se interpreta en Semana Santa con total normalidad –muy aplaudida por el publico la versión que suele interpretar la banda de cornetas y tambores Nuestra Señora de la Victoria de Las Cigarreras– fuese motivo de disputas con el palquillo cuando lo interpretaba la banda de Arahal tras el Cristo de la Buena Muerte de la cofradía de la Hiniesta el Domingo de Ramos de 1988, 27 de marzo para más señas, por ser una composición “desaconsejada”.

Con todo, al poco tiempo las agrupaciones musicales empezaron a saltarse algunas prohibiciones y “recomendaciones” , la banda de la Lanzada volvió a ser agrupación musical, se fueron recuperando marchas, y la agrupación musical Santa María Magdalena de Arahal siguió teniendo varios contratos en la Semana Santa de aquí algunos años.

A mediados de la década de los noventa del pasado siglo las prohibiciones fueron derribadas por completo por la vía de hechos consumados. La agrupación musical Virgen de los Reyes grabó las marchas Alma de Dios, con flautas y xilófonos, y La Salve con gaitas en el CD Consuelo Gitano. En 1995 tras el paso de misterio del Cristo de la Salud y Buen Viaje volvió a sonar Alma de Dios, xilófonos incluidos, en la plaza de la Alfalfa. En 2010 dieron un paso más, reunieron a antiguos componentes de la agrupación musical Jesús Despojado de sus Vestiduras con motivo del treinta aniversario de la fundación de la banda, y montaron un repertorio con marchas de la Guardia Civil y de Arahal, recuperando las flautas y las gaitas, éstas últimas sólo para la ocasión.

En el cajón del olvido habían quedado las melódicas, recuperadas hace pocos años por la agrupación musical Veterana de Sevilla.