Archivos para el tag ‘1983’

Tal como éramos: Jesús Despojado

Fernando Ollero | 17 de marzo de 2017 a las 13:41

Jesús Despojado

Foto: archivo David Barcáiztegui

El paso de Nuestro Padre Jesús Despojado de sus Vestiduras saliendo por primera vez de la capilla del Mayor Dolor. Los candelabros de las esquinas son los antiguos, los actuales se estrenaron en 1984, apareciendo ya dorados en 1985. Como salta a la vista las imágenes secundarias del misterio son las antiguas, destacando en la delantera la del esclavo etíope, obra de Antonio Castillo Lastucci, que la hermandad de la Esperanza de Triana  le cedió durante unos años. Curioso el exorno floral del paso muy del gusto de la época.

Por aquel entonces la cofradía a la salida giraba hacia Doña Guiomar, para seguir por Zaragoza, Carlos Cañal, y Méndez Nuñez hacia Rioja. En 1983 abría paso ante la cruz de guía la banda de la hermandad del Baratillo, y tras el palio de la Virgen de los Dolores y Misericordia iba la banda de música del Carmen de Salteras. Los capataces eran Rafael Valdivieso García y Justo Calvo Verdú.

En la parte derecha de la foto puede verse el banderín de la agrupación musical Nuestro Padre Jesús Despojado de sus Vestiduras, hoy Virgen de los Reyes, su uniforme era pantalón gris, cazadora azul marino con gala en rojo, y boina azul marino.

Para el Domingo de Ramos de aquel 1983,  los precios de las sillas en la carrera oficial estaban entre las 600 pesetas de la tribuna de la Campana y las 200 pesetas en la plaza Virgen de los Reyes. Eran bastante comunes las quejas por las bullas delante de los pasos en la carrera oficial. El vallado del pasillo por el que van las cofradías empezó en la Semana Santa de 1992, año en el que se replanteó la distribución de las sillas en la Avenida, con la inclusión de unos palcos. Era común en las tertulias hablar de los silletazos, al recogerse las sillas sin esperar a que pasará la última cofradía de cada jornada.

Ya había quien ponía el grito en el cielo sobre la masificación de la Semana Santa, dibujando un panorama apocalíptico con gente esperando a las cofradías con termos, sacos de dormir, y sillas de camping playa. No se equivocaba en absoluto…