Archivos para el tag ‘carrera oficial’

Los dineros de las cofradías en 1945

Fernando Ollero | 24 de febrero de 2017 a las 12:16

Listado del dinero recibido por las cofradías como subvención del ayuntamiento en 1945.  Extraído de la memoria de la comisión de cofradías asesora de la excelentísima corporación municipal.

Llama la atención que se reparte el total de lo recaudado por la explotación de las sillas, siendo por cuenta del ayuntamiento todos los gastos: prima de seguro de accidentes, descuentos del estado, timbres municipales, limpieza de la Catedral etc.

dineros-1945

dineros-19452

dineros-19453

Entre los criterios para el reparto aquel 1945 se incluyó el numero de nazarenos, con un limite de 200, y el numero de nazarenos con cirio que entraban de vuelta con la cofradía en el templo.

criterios-1945

En aquellos años no había complejos y en la memoria se cita que el objetivo de la subvención municipal era contribuir al esplendor de las cofradías

Recuerdos…

Fernando Ollero | 14 de febrero de 2017 a las 12:40

Resurrección

Resurrección

El Señor Resucitado por la calle Sierpes y por la Avenida en 2015, sin sillas ni vallas.

Como hemos cambiado: bullas, cangrejeros, y sillitas

Fernando Ollero | 4 de abril de 2016 a las 8:00

cenavideo2

Siempre cuentan la misma historia: las Semanas Santas que recordamos no son mas que una ensoñación producto de una idealización en nuestras mentes. No se cansan quienes piensan que hacia falta cirugía -sic-  para atajar ciertos males, que eso de la cultura de la bulla se perdió en la noche de los tiempos, y tal, y tal. En realidad hubo alguna época en la que el publico en muchas calles era escaso, llamando la atención las fotos del Santo Entierro grande de 1965 con calles desiertas por completo, en contraste con los de 1992 y 2004. El arranque de la década de los 80 del pasado siglo supuso un boom en todos los sentidos.

Video del canal de la hermandad de la Sagrada Cena de Sevilla

La cofradía de la Sagrada Cena el Domingo de Ramos de 1993. En la primera secuencia el paso de misterio esta dando la vuelta en Martín Villa a Orfila. Se puede ver gente caminando hacia el paso, cangrejeros, la banda de cornetas y tambores de las Cigarreras con otro sonido, y muchos menos miembros. y desde luego ni rastro de sillitas de los chinos, acampadas, picnics, etc. Fíjense que el publico llega casi a la parroquia de San Ándres.

Por aquellos años daba sus primeros pasos en Sevilla el fenómeno del botellón, aunque todavía estaba muy localizado. Había más litroneo y porros a mansalva. Las noche de los fines de semana no era raro ver coches con la música a toda pastilla. Este era uno de los problemas que había en la Plaza de la Gavidia. Se terminó con el tema a base de retirar los coches mal aparcados con la grúa municipal, la instalación de un puesto de la Cruz Roja, y mayor presencia policial.

En la Semana Santa del año 1994 hubo un conflicto entre el consejo de cofradías, y la gerencia de urbanismo del ayuntamiento de Sevilla. Hubo protestas porque las vallas fijas instaladas en la plaza Virgen de los Reyes llevaban incorporadas un panel superior de gran altura que impedían la visibilidad en el pasillo que bordeaba la plaza desde Placentines hacia la plaza del Triunfo. La gerencia de urbanismo ordenó al consejo que quitase esas mamparas al no estar autorizadas. Una de las cosas que se invocó para su retirada es el derecho a ver las cofradías. Por aquellos años el alcalde era Alejandro Rojas-Marcos.

En 1995 el consejo de cofradías, presidido aquellos años por Antonio Rios, aprueba para la Semana Santa el vallado de la plaza de la Campana, y decide diferenciar los sectores, teniendo los tickets diferente color según el sector donde se encontrase la silla. Se dividió también la calle Sierpes en sectores. Hasta aquel año era habitual ver a parte de los abonados de la carrera oficial cangrejeando delante de los pasos, y era mucho más fácil que hoy en día colarse en alguno de los cruces.

Volviendo al video que nos ocupa a partir del minuto 19:30 se puede ver la entrada de la Virgen del Subterraneo en la iglesia de los Terceros. No hay vallas, y hay desde luego una bulla formidable. La diferencia es que la gente era consciente que  ver cofradías era, y debe seguir siéndolo, tremendamente incomodo, eso y que había más respeto a la autoridad.

Cuestión de metros

Fernando Ollero | 25 de enero de 2016 a las 9:00

Hablamos mucho, para no decir nada, verborrea que se lleva el viento. Se comentan minutos, se habla de acuerdo,  y abrazos celebrados con lógica alegría tras meses de desencuentros.

Repasando lo que se ha comentado estos meses atrás, y salvo un esbozo en el famoso informe encargado por el consejo a una consultoría de ingeniería, en ninguna parte he visto encenderse la luz roja de alarma sobre la longitud de los cortejos de algunas cofradías. Sí, hay quien comenta que algunas hacen un esfuerzo en comprimir su cuerpo de nazarenos para hacer más livianos cruces imposibles con plantones asegurados. Hay quien traza líneas rojas, a sabiendas de la papeleta que le está dejando al que venga detrás.

Han vuelto a ver la luz esas fotos de la manifestación de capirotes verdes vista este año en la calle Cuna. Nadie se ha atrevido a argumentar que el cortejo de esa cofradía con los nazarenos puestos en estado de revista tiene lo menos un kilometro de longitud; el cortejo de la cofradía que va delante por la carrera oficial tiene una longitud de lo menos ochocientos metros. Podemos hacer todos los chistes y chascarrillos que queramos, es lo que hay.

Llegan unas semanas, tal vez unos meses de calma, por lo menos hasta elecciones al consejo, pero aunque se use la técnica del avestruz, los minutos son los que son, y los metros no hay quien los estire.

Ya que estamos fue muy comentado el conteo de cortejos por el tema de las bandas, lo quieran o no estas ocupan espacio, en algunos casos practicamente la Campana entera. No, no son el origen del problema. Y ya que estamos, a ver si la próxima expresa de ingeniería estudia la influencia que pueden tener los cruces de la carrera oficial. Se empiezan a ver curiosas carreras de los nazarenos por recuperar los metros perdidos.

En otro orden de cosas, se habla del tema de las setas, como si no hubiésemos conocido lo que pasaba hace tiempo en la plaza de la Gavidia. No es nada que no veamos cualquier fin de semana, en una calle cualquiera. La falta de educación, de civismo, el no observar unas mínimas normas de convivencia tiene su reflejo en lo que padecemos en la noche más hermosa. Acuérdense de estas palabras cuando pongan en su casa la música a todo trapo, cuando recuerden las lecciones de bricomania un domingo a las ocho de la mañana, cuando le den al vecino con la puerta del portal en las narices, o cuando ustedes, o sus hijos y sobrinos, se dediquen una noche cualquiera a ponerlo todo como un estercolero, y a molestar a todo el que pase por la calle. Claro… que tonto se me olvidaba…aquí nadie hace nada de eso…

Llegará el otoño, volveremos a hablar de los mismos temas, a trazar las mismas líneas rojas, a comentar si son galgos, si son podencos. Hay quien ha vuelto a mentar la bicha del números clausus, nada nuevo bajo el sol, sin ver que todo es cuestión de ver como se encajan cortejos de varios cientos de metros. Hay soluciones, ¿se aprobaran algún día?

La nueva Semana Santa

Fernando Ollero | 30 de diciembre de 2014 a las 9:00

Llegaron para quedarse, al menos de momento. La nueva forma de ver cofradías, o no verlas según se mire, sentados hora y horas.

Un secreto, los abonados de las sillas, muchos, vienen y van. Aprovechan para café, cerveza, o copa, según se tercie, en cuanto asoman largos tramos de nazarenos. Ahora van a ver la salida de una cofradía, o se escapan a ver algún paso por la cuesta del Bacalao.

Que si, que todos tienen derecho a sentarse, pero vamos habría que ver que mayordomía es capaz de renunciar a los dineros de los abonados de la carrera oficial, se cuentan con los dedos de una mano, y hay lista de espera para poder pasar por Campana, digooo entrar por la puerta de San Miguel.

Hagamos que nadie se pueda mover por el centro de Sevilla cuando la primera cruz de guía asome por la esquina.
Y sí, nunca antes se vio tanta gente con problemas en las articulaciones inferiores, con dolores de espalda, etc.

Que sí, quitemos la carrera oficial, pero no para plantar campamentos, picnic incluido. Una idea, ¿se podrían acotar calles libres de sillitas?

sillitas

¿Papel mojado?

Fernando Ollero | 29 de diciembre de 2014 a las 9:00

Ya tenemos el balance cofradiero del año que se nos va.  De lo que he podido leer hasta el momento hay quienes coinciden en señalar que 2014 es el año del conteo, ya se han contado nazarenos en ocasiones anteriores, lo malo es que todo quede en papel mojado, guardado en un cajón. No seré yo esta vez quien comente si el consejo de cofradías tiene margen de maniobra para llevar a buen puerto soluciones para los retrasos en la carrera oficial, y para que los sufridos nazarenos de algunas cofradías no tengan que ir apelotonados.

Hay quien señala que podemos vivir en Semana Santa obsesionados con el reloj, puede que no les falte razón a los que piensen  de esta manera. Pero no debemos olvidar que a lo largo de la historia se han ido probando cambios, de orden de paso y de itinerarios, para intentar paliar los retrasos, pescadillas que se muerden la cola, y esas cosas. Como muestra más palpable podemos ver el itinerario de vuelta de la cofradía del Gran Poder, y el orden en el que pasan buena parte de las del miércoles santo.

En cualquier caso creo que va siendo hora que desde el arzobispado se vayan mojando en el tema.

Mas que por el año del conteo, 2014 puede pasar a los anales como la guinda de la era del inmovilismo. Los minutos de paso por la carrera oficial convertidos en detonante de la explosión de una burbuja morada.

Un tema serio

Fernando Ollero | 11 de junio de 2014 a las 10:55

Como era de esperar ya se conocen los primeros datos del famoso conteo encargado por el consejo de cofradías, concretamente los de la Madrugada, Lunes y Jueves Santo. Y como no podía ser de otra forma, hay opiniones para todos los gustos, y gente que le quita importancia al tema, los hay que claman al cielo por que se pierde la esencia con tanto cronometro, y tanto nazareno que más que en una procesión, va de manifestación.

Creo que de entrada no hay que perder de vista una cosa, los horarios de todas las cofradías en la calle van en función de varios parámetros, la forma de procesionar de cada una, la distancia a recorrer, y la hora a la que haya que presentarse en el palquillo para pedir la venia. Y además en función de los horarios de las cofradías, van otras cosas, como el funcionamiento de los servicios municipales, sanitarios, cortes de tráfico, etc.
También llama la atención la cantidad de personal que forma parte de los cortejos sin vestir la túnica nazarena, según los conteos. Esto es algo matizable, toda vez que habrá que estudiar cuanta gente se cuela en la Campana, aprovechando el maremágnum que a veces se forma en los controles de acceso. En teoría las acreditaciones que facilita el consejo a las cofradías para el personal de servicio están limitadas.

Respecto a la Madrugada del Viernes Santo quedan claras algunas cosas: urgencia en dar solución a los cruces de Gran Poder y Esperanza de Triana en Reyes Católicos, y el de Macarena y Los Gitanos en Laraña. Que la Macarena se queja con razón, visto que cumplió los horarios en la puerta de Palos, y no es la que más músicos lleva., y que el Gran Poder merece mejor trato, y no ser siempre la que cargue con el sacrificio del tremendo rodeo que tiene que dar de vuelta a San Lorenzo.

Sería interesante que los delegados de día estudien el comportamiento de los pasos en la carrera oficial, Campana incluida, en metros/minuto. Da la impresión que alguno se sigue entreteniendo más de la cuenta, y que las diputaciones mayores de gobierno, y fiscales han aprendido como cumplir con los famosos 10 minutos, entreteniéndose los pasos unos metros antes. Me parece haber leído por ahí que parte del problema es que la Campana en Semana Santa se convierte en un plató de televisión. Y yo pregunto, Cuándo no había cofradías en directo en la Campana ¿Por qué se producían los retrasos?

Un tema del que nadie quiere hablar. Llama la atención que en algunas cofradías ha menguado el numero de nazarenos, en los últimos años. Habría que ver caso por caso, pero algunas razones podrían ser la amortización del efecto nazarenas, y hasta que punto una vida interna convulsa tiene su reflejo en la estación de penitencia.

Para terminar queda una cosa clara, la incorporación de nuevas cofradías para hacer estación de penitencia a la Catedral tendrá que esperar.

Contando ovejas….

Fernando Ollero | 17 de marzo de 2014 a las 11:41

Aunque parezca mentira, en nuestras cofradías la pólvora está inventada desde hace mucho tiempo. Cualquiera ha escuchado, aunque sea de refilón, historias del presente y del pasado sobre plantones, retrasos y disputas sobre los tiempos y preferencias de paso por la carrera oficial, y pescadillas que se muerden la cola. En más de una jornada se ha experimentado con cambios de recorrido, de orden de paso de las cofradías, se impuso que los penitentes fuesen de a tres al menos en la carrera oficial, etc. Resulta curioso que se habla poco de los cambios de jornada que algunas cofradías hicieron en el pasado, tema que parece que en la actualidad es como mentar la bicha.

Repasando libros y hemerotecas se puede sacar en claro que una de las cuestiones más peliagudas, y a la que no es fácil meterle mano, es el tiempo que consumen algunos pasos en ciertos puntos dentro y fuera de la carrera oficial. La abundancia actual de costaleros, y músicos, hacen que el lucimiento, a veces excesivo, surja ya casi en cualquier sitio.

No es raro ver cofradías haciendo encaje de bolillos para comprimir al máximo su cuerpo de nazarenos, no solo en la Madrugada. Recuerdo los tiempos en que mi cofradía de la Amargura volvía por la calle Tetuán, no hace tanto tiempo, y ya en aquel entonces algunos músicos de la banda de las Tres Caídas se reincorporaban tras el paso del Desprecio de Herodes una vez pasado el Banco de España, para que pudiésemos apurar unos metros más, esperando que la Virgen del Socorro pasase por la Avenida camino de la Catedral.

Como en ocasiones los datos que aparecen en los programas de mano no coinciden con lo que vemos en la calle, el consejo de cofradías empezó a contar nazarenos en la carrera oficial. Los sucesivos conteos dieron alguna que otra sorpresa, y dejaron claro que el tiempo de paso no debe ser en ningún caso un derecho adquirido, sino que tenía que ser algo a revisar de cuando en cuando.

Ahora toca contar músicos. Algunos se llevan las manos a la cabeza viendo las autenticas legiones que llevan detrás algunos pasos, y señalando este aspecto como uno de los causantes de los retrasos en la carrera oficial. Lo que quizás algunos no cuentan es que nos gusta escuchar muchas marchas con nuestras cofradías en la calle, y que las bandas tienen un calendario extenso a lo largo del año, que  no es fácil cubrir con pocos músicos. Eso por no mentar que si alguna cofradía contrata a alguna banda cristera y a ésta le diese por presentarse con 60 músicos, muchos de los que critican las cifras actuales dirían que ese atrevimiento es signo de declive.

Repasando mi discoteca, traigo la contraportada de dos LP’s grabados a principios de los años 80 por sendas bandas que tenían mucho renombre por aquel entonces, las del Maestro Patón y la de la Sagrada Lanzada. Seguro que algunos faltaron a la cita para hacerse la foto de familia, pero nos podemos hacer una idea del número de componentes que tenían muchas bandas cristeras por aquellos años.

Banda de Paton

Banda de la Lanzada

Sigamos contando ovejas. Cuidado, tiene su importancia para dejar claro la existencia de una burbuja morada. Y dejemos que en Campana, extensible en la actualidad a otros puntos, siga pasando lo mismo que hace lo menos 35 años. Creo que de mi primer plantón serio en la plaza del Duque como nazareno puede hacer 25 años perfectamente. Cuarenta minutos a pie parado, por aquellos años podría haber la mitad de nazarenos, y las bandas tener la tercera parte de músicos. Y ya por aquel entonces se hablada de las chicotás en Campana y eso de que pasaran tres cofradías seguidas por la calle Francos no era buena idea.

En tiempos más recientes el Domingo de Ramos acumuló cincuenta minutos de retraso, quiero recordar que en 2007. Las bandas ya tenían un considerable número de componentes. El origen del retraso de aquella ocasión me ahorro explicarlo, que después sube el pan…

¿Aquí quien manda el GPS o yo?

Fernando Ollero | 5 de febrero de 2014 a las 11:06

Esta revuelto el patio capillita a cuenta de asuntos varios, en medio de un diluvio de información, que dicho sea de paso no pocos devoran. Lo que está por venir es el enésimo intento de acabar con los retrasos en la carrera oficial, y que los delegados de día tengan, al menos sobre el papel, más poder de decisión en temas como el ritmo que debe llevar una cofradía en la carrera oficial, o que hacer cuando aparezca la lluvia, entre otras cosas. Ahh y lo que parece que será el cuarto conteo de nazarenos en tiempos recientes.

Sobre los conteos hay una cosa clara, el dato del numero de nazarenos reales que sale a la calle existe, desde la noche de los tiempos; otra cosa es que las hermandades quieran hacer público ese dato, no digamos facilitárselo al consejo. En casi todas las cofradías se pasa lista, se ven las ausencias, y se cuadran los tramos. Y en alguna que no hay lista de todos los tramos, el caso del Gran Poder por ejemplo, basta con ver cuántos cirios no se han repartido llegado el caso. El dato esta a buen recaudo en los archivos de cada hermandad. ¿Qué se salen más o menos nazarenos en alguna cofradía antes de llegar a la carrera oficial? En muchos casos es algo casi aleatorio.

No podemos olvidar algunas cosas, a saber: los pasos andan cuando se quiere, mucho más en una zona, -la carrera oficial-, donde el acceso esta acotado y regulado. Convendría darle una vuelta a la calle Sierpes, ampliar los pasillos, y comprobar el efecto que pueden tener los cruces para el público; no es raro ver algún corte curioso, y nazarenos a la carrera, por este motivo. Lo de la música no es más que una coartada, si se tocan muchas o pocas marchas es cuestión de gustos, hay que reconocer que hoy en día muchas cuadrillas de costaleros se lucen en muchos puntos del recorrido.

Lo de poner los tramos de a tres o de a cuatro de improviso es algo que puede generar cierto desconcierto y cabreo. Es cierto que hay jornadas que están cogidas con alfileres, y cofradías con largos cortejos, pero hay que tener en cuenta que en muchas ocasiones el ritmo de una cofradía cuando está en la carrera oficial puede verse afectado por lo que haga la que lleve delante, o incluso lo que esté haciendo otra que va camino de su templo.

Otra de las novedades que se ha propuesto es el uso de una aplicación informática para ver si se están cumpliendo los horarios, o no. Esto es algo que en cualquier caso saben, o deberían saber los diputados mayores de gobierno, diputados generales, y fiscales de paso. El uso de la tecnología está muy bien, dentro de un orden. Hemos visto en vivo y en directo como a la hora de salir una cofradía hubo quién no se dio cuenta que estaba diluviando, el famoso radar de la AEMET fuera de línea,- cosa que pesó en la no salida de alguna cofradía el año pasado,-y caídas de las redes de telecomunicaciones móviles debido a la cantidad de gente que consultaba su Smartphone, o tablet para consultar que hacían cofradías en la calle afectadas por la lluvia.

¿Y el paso cuando se debe levantar?, ¿Cuántos segundos necesita una cuadrilla de costaleros para levantar el paso cuando lo diga el delegado de día? ¿Es conveniente hacer chicotás de 10 metros? ¿El paso se debe arriar cuando llegue el zanco delantero derecho a tal o cual loseta? ¿Y qué pasa cuando una cuadrilla de costaleros hace paso atrás?

Tiene gracia que las posibles sanciones, previo expediente informativo, sean económicas. Ya vimos hace unos meses, a cuenta del famoso incidente entre las cofradías de los Panaderos y la Lanzada , como antaño se repartían tirones de orejas desde el arzobispado, a propuesta del consejo de cofradías, expedientando a los responsables de los desaguisados.

Es evidente que el consejo y algunas cofradías están jugando al gato y al ratón, con una más que evidente intención por parte de las segundas de no ceder ni un ápice de un bien escaso, y muy preciado. El inmovilismo reinante es reflejo de la lucha por no perder el prime time, y el que venga detrás que arree.

Y yo que pensaba que era el CECOP el que mandaba….

Llamando a la puerta

Fernando Ollero | 9 de septiembre de 2013 a las 9:00

cristo de la corona

Santísimo Cristo de la Corona saliendo de la Catedral
Foto: Juan Carlos Muñoz /Diario de Sevilla

Ya lo que comentado en alguna ocasión, es posible que solo sea una impresión mía, no hay quien pare la fundación, y consolidación, de nuevas cofradías, y que una vez tengan sus reglas aprobadas termine surgiendo en ellas el deseo, legitimo, de hacer estación de penitencia a la Catedral.

La actual configuración de horarios e itinerarios esta muy desfasada y obsoleta. Las nuevas cofradías llaman a la puerta, y todo no debe pasar por estilar como el chicle las horas de cofradías yendo y viniendo, ni mucho menos “premiar” a las más antiguas con horarios de entrada dignos de la Madrugada.

Dentro del actual panorama, la actitud del hermano mayor de la Candelaria ofreciéndose a que su cofradía abra el martes santo es digna de todo elogio. Por otra parte el miércoles santo es un buen ejemplo de cambios y experimentos varios, unos más logrados que otros, para intentar llegar a una solución. La Madrugada también tuvo sus cambios y pruebas, -¿alguien recuerda a la cofradía del Silencio volviendo a San Antonio Abad por la calle Temprado?-, en el Domingo de Ramos vimos no hace tanto tiempo como la Hiniesta volvió a San Julián por el postigo y el barrio del Arenal por decreto. En su día hubo cofradías que se apuntaron a un cambio de jornada, y así hasta el infinito.

No creo que esconder la cabeza, o poner cara de póker, sea una solución. No se gana tiempo, y la bola de nieve no para de crecer. Hace falta una solución global, con amplitud de miras, tendiendo en cuenta que lo que es valido hoy ,es posible que tenga que ser revisado mañana.