Archivos para el tag ‘hermandades’

Si se abusa

Fernando Ollero | 14 de junio de 2016 a las 10:43

paribuela

Debe ser la edad, que estamos fuera de temporada, o que me estaba relamiendo con algún que otro pequeño disparate leído a cuenta del artículo del periodista Javier Macias en el que ponía la voz de alarma sobre el número de cultos externos que se celebran en nuestra ciudad. La cifra la dio Marcelino Manzano, 722 durante el año 2015.

De todo lo leído a lo largo de estos días. Nadie tiene en cuenta que a la hora de planificar los dispositivos para las procesiones nuestro ayuntamiento mete en el mismo saco las procesiones eucarísticas y las de las asociaciones civiles, y desde luego las cruces de mayo, por lo que la cifra final supera de largo la aportada desde el arzobispado.

Después a nadie le he leído hablar de la ley Montoro. No es la primera vez que desde el ayuntamiento se avisa que el presupuesto y disponibilidad de la policía local para los cortes de tráfico no es ilimitada. Y además hay otra cuestión, en la Plaza Nueva se quejan y con razón de que hay hermandades y asociaciones que avisan de procesiones y eventos con muy poco margen para planificar los dispositivos.

Como es costumbre los cofrades, todos, terminamos cogiendo el rábano por las hojas, y lo que es un interesante toque de atención para una racionalización del disparate que vemos en Sevilla ciudad de procesiones, se ve como un ataque en vez de un punto para la reflexión. No sé hasta qué punto es lógico que haya dos procesiones eucarísticas con pocos días de diferencia en la misma feligresía, ni parroquias donde se alienta la procesionitis de todo tipo.

No sé qué pinta tanta cruz de mayo con sabor a procesión de gloria, ni tanto cofrade organizando procesiones por su cuenta, saliendo de garajes, locales comerciales, y carpas. Si hay que decirlo algo y claro la gente que organiza procesiones piratas pertenece cuando menos a una hermandad erigida canónicamente. Eso por no mencionar las subvenciones municipales que suelen recibir asociaciones de ese tipo de su distrito municipal.

Lo fácil es esconder la cabeza, lanzar improperios sobre quién se atreve a no repartir hojana a granel, y usar arma arrojadiza las reglas de las hermandades, distinguiendo entre procesiones ordinarias y extraordinarias; lo que muchos obvian es que ambas están autorizadas por el arzobispado. Me decía un amigo que el verdadero disparate es tener que sufragar los dispositivos de seguridad para las procesiones con fondos públicos. Por si alguien no se ha dado cuenta hay un fuerte viento de cambio en las administraciones públicas. Ya veremos lo que dicen algunos el día que, con toda la razón, nos obliguen a rascarnos el bolsillo para pagar las productividades de la policía local, habrá la tercera parte de procesiones, al tiempo.

¿Qué esperábamos?

Fernando Ollero | 17 de junio de 2015 a las 9:00

Ya se echaba en falta un superjunio electoral, con sus polémicas cibernéticas incluidas; parte del personal tirándose de los pelos por el cariz que toman algunas campañas. A un servidor no le extraña nada algunas de las cosas que se pueden leer por ahí, a fin de cuentas era algo más o menos previsible.

Verán en el fondo algunos parece que se han caído de un guindo. Vivimos en uno de los países donde se utiliza la tecnología de forma convulsiva; hay quien no se separa de su móvil, o tableta ni para ir al baño. Las redes sociales se usan para casi todo, y hasta cierto punto es lógico que buena parte de la campaña electoral este centrada en ellas, al igual que hace unos años estuvieron en pleno apogeo las páginas web de las candidaturas.

Antaño los censos electorales eran por lo general más reducidos, y el tanto por cierto de votos emitidos mucho menor. La mayoría de los hermanos no suelen estar al tanto del día a día, y es lógico que no conozcan a los candidatos, ni a sus equipos; mucho más si se incluyen caras nuevas en las listas. Es normal que se dé a conocer a la candidatura, incluido algún encuentro con los electores.

El problema viene en las formas. Y eso es algo que desgraciadamente no es nada nuevo, incluida la entrada como elefante en cacharrería de algún medio de comunicación. Recuerdo aquella campaña electoral que empezó un periodista, manejando información que le habían proporcionado de forma interesada, ocho meses, se dice pronto, antes de la fecha señalada para aquellas elecciones, cuando nadie más había dicho ni mu. O aquellos comentarios vertidos en una página web sobre la orientación sexual de algunos de los posibles miembros de las listas. Como ven todo muy edificante.

Se habla de politización, y hasta de americanización de las campañas electorales en nuestras hermandades. Yo hablaría mejor de vulgarización. No es lo que se hace, si no como se hace. Parece que a algunos les va la vida en ello, y no dudan en jugar sucio, y dar golpes bajos llegado el caso. Se habla de falta de formación y esas cosas, pero ¿y cuando los protagonistas de algún episodio sórdido tienen formación de sobra?. Eso por no hablar de lo que gusta a algunos encender el ventilador para que todo se llene de un delicioso olor…

Volviendo al estilo, aún tengo guardados una buena colección de correos electrónicos de un candidato a hermano mayor dirigidos a los miembros de la candidatura y colaboradores, en los que les advertía que se abstuvieran de entrar en cualquier tipo de polémica durante el proceso electoral. Aquel candidato fue pionero en eso de los videos promocionales; contó con la inestimable ayuda de un joven periodista con la cabeza muy bien amueblada como asesor. Lo dicho, cuestión de estilo.

A estas alturas lo raro es que a nadie se le haya ocurrido montar un tabloide morado, donde dar rienda suelta a lo que se va rumoreando por ahí, incluido todo los chismes que surgen cuando toca pasar por las urnas.

¡Ah! eso del examen de conciencia, y el propósito de enmienda lo dejamos para otro día, no sea que nos vuelvan a señalar la primera lección en una asociación de fieles: El Catecismo.

Cuidadín

Fernando Ollero | 19 de mayo de 2015 a las 9:00

Si, lo sé no descubro nada nuevo comentando en lo que se han convertido algunos procesos electorales en algunas hermandades. Y si, me repito más que el ajo si digo que el problema no es que haya más de una candidatura, debería ser signo de la cantidad de gente que hay dispuesta a asumir responsabilidades, es un problema de actitud,
Muchas veces nos quejamos de la prensa, con razón, sobre el tratamiento que reciben las campañas electorales, pero no estaríamos de más que nos mirásemos el ombligo, y reflexionemos sobre la razón que han transformado el paso por las urnas, en poco menos que una cuestión de vida o muerte.

Esta vez pasaré de puntillas sobre los motivos que llevan a un grupo de hermanos a formar una candidatura, lo goloso que puede llegar a resultar coger la vara dorada, y lo que están dispuestos algunos a hacer con tal de ganar unas elecciones. Allá cada cual con su conciencia.

No es la primera vez, ni será la última que alguna publicación de nuestras hermandades se hace eco de algo parecido a división de opiniones, se alzan proclamas a la unidad de los hermanos, o como lo quieran llamar. La forma de hacerlo es cuestión de estilo. Y desde luego si hay una fuerte división de opiniones, debe ser objeto de una profunda reflexión.

Ya que estamos, llama la atención que la autoridad, claro está, no se pronuncie respecto a algunas cosas, más allá de aquel llamamiento, en algún caso imposición, para que haya una sola candidatura. La solución no es solo que haya una sola candidatura, que después los votos en blanco también dan urticaria.

Etiquetas: ,

Aviso a navegantes

Fernando Ollero | 9 de diciembre de 2014 a las 9:00

El incendio sucedido que sufrió el pasado viernes la imagen de María Santísima de la Piedad de Palma del Río debe servirnos como toque de atención sobre algunas medidas básicas que han de tomar nuestras hermandades y cofradías en materia de prevención de riesgos y de seguridad.

Puede que este triste suceso nos suene muy lejano, pero cabe recordar lo sucedido en tiempos recientes en la basílica del Gran Poder, posteriormente se dio más altura al cristal que rodea a la venerada imagen; o el susto que se llevaron en la parroquia de la Magdalena cuando salió ardiendo un grupo de focos que estaba anclado a una baranda de madera, muy cerca del altar donde estaban las imágenes titulares de la hermandad de Montserrat.

Es cierto que en los últimos años hay hermandades que han tomado cartas en el asunto con la instalación de sistemas anti incendios en sus templos y capillas, sistemas de alama, sensores de movimiento, etc. Pero visto lo visto cualquier medida preventiva es poca, teniendo en cuenta además la antigüedad de algunas instalaciones eléctricas, y que en ocasiones parece que no hay a mano ni un triste extintor en caso de necesidad.

Desde hace tiempo vemos que en  nuestras cofradías hay un dispositivo de seguridad amplio, del que hay quien solo ve a los de alguna empresa de seguridad de uniforme, o a hermanos trajeados con brazalete y acreditación. Igual se sorprenden si les digo que en los canastos de algunos diputados se puede encontrar un botiquín de primeros auxilios, y además del tío de la escalera,  ya hay incluso un tío del extintor, cajas de herramientas escondidas en los sitios más insospechados, entre otras cosas.

Hay hermandades que ya tienen copias tridimensionales de sus imágenes titulares. Sin llegar a ese extremo sería también interesante tener en algún tipo de soporte informático copias a tamaño real de alguno de los principales enseres de las hermandades. ¿Un poco exagerado? tal vez, pero cualquier precaución es poca.

¿Nos hemos caído de un guindo?

Fernando Ollero | 29 de enero de 2014 a las 11:23

Nos estamos acostumbrando a que algunos desacuerdos en el seno de nuestras hermandades sean aireados con pelos y señales. Parece que a algunos les gusta que el personal se lleve las manos a la cabeza con cotilleos, dimes y diretes, cuidadosamente seleccionados.

Parece que algunos se han caído de un guindo, problemas más o menos sonados en el seno de nuestras hermandades los hubo desde siempre; no es un triste consuelo, muchos de los que hayan sido asiduos en las casas de hermandad habrán conocido decisiones más o menos cuestionables, grupos que no estén conformes con los acuerdos de cabildo, nombramientos más o menos polémicos con consecuencias desastrosas, lluvia de dimisiones provocadas por temas más o menos delicados, y hasta alguna desbandada.

Es fácil hablar de frikis, y canis, de modas, de sacapasos y cosas por el estilo sin ir al fondo del problema. Muchas cosas toman rumbos no deseados simplemente por que se deja hacer durante años, y cuando la situación no es sostenible vienen los gritos y aspavientos, mientras que los que se atrevieron a avisar sobre las consecuencias que pueden traer algunas cosas son tachados de agoreros y aguafiestas.

Las juntas de gobierno necesitan gente con solvencia, que no se metan en berenjenales con tal de ponerse una medallita. Gestionar una hermandad no es solo redactar unos presupuestos, organizar unos cultos con amplio despliegue de cera, cargar con recursos económicos la bolsa asistencial, y tener unas publicaciones preciosas. Los buenos oficiales han de saber bregar con los problemas cuando aparecen, y saber pedir ayuda cuando pintan bastos.

La autoridad eclesiástica debe orientar a las juntas de gobierno que se encuentren en aprietos, y ayudar a que la formación de los oficiales sea la adecuada. Se habla de grupos de presión, pero ¿alguien se ha planteado el perfil que ha de tener realmente un oficial? ¿Qué cualidades ha de reunir un candidato a hermano mayor? El comodín de la imposición de una gestora debe ser utilizado en casos extremos, vistos los graves efectos secundarios que acarrea.

Para terminar,resulta paradójico que haya quien invite a los que tengan otras ideas para el gobierno de una hermandad a presentar su candidatura para el cabildo general de elecciones, y después se dedique a machacar públicamente a quienes tienen semejante atrevimiento, y no sean de su cuerda.

Producto de temporada

Fernando Ollero | 8 de junio de 2013 a las 11:30

Pequeña colaboración escrita por un servidor, y publicada hace unos días en la página web HC Cofradías

Ya pasó el Rocío, y el Corpus, la actividad cofradiera baja notablemente, lo noticiable se vuelve más escaso que en temporada alta,- la añorada Cuaresma-, y muchos suspiran porque lleguen esos ansiados días en los que darse una escapadita playera, si la economía, y la meteorología lo permiten.

Los jartibles, los fatigas somos un pozo sin fondo. Seguimos teniendo hambre de cofradías, revisamos minuciosamente el ciberespacio intentando encontrar alguna noticia que llevarnos a la boca. Este veneno llamado Internet nos viene como anillo al dedo para crear esa falsa sensación de que siempre es vísperas, que esto no se acaba, de engañarnos a nosotros mismos haciendo nuestros algunos eslóganes televisivos, preparados como la sal en algunas tapas en no pocos establecimientos hosteleros para crear la sensación de sed que no se sacia con nada.

Tendemos a culpar a los medios de comunicación, a esto que llamamos Internet, ahora cargamos contra los teléfonos inteligentes, con su tarifa de datos, pero en realidad no nos damos cuenta de que la sociedad se ha trasformado, nos hemos acostumbrado a que haya de todo, todo el año, a los más jóvenes eso de producto de temporada, la fruta del tiempo, y otras cosas que escuchábamos de niños les suena a chino. Y es probable que con las cofradías pase lo mismo, las queremos en primera línea de actualidad todo el año, pero eso… eso es sencillamente imposible.

Hace unos días un buen cofrade, mejor persona, se lamentaba de que fuese noticia de portada la hechura de una parihuela, y la muda de un paso de gloria. Es lo que tiene intentar saciar a los leones, al final es noticia cualquier cosa, aunque sea a costa de que parezca un esperpento, y le provoque a algunos la risa floja.

-Oiga, ¿pero usted no tiene un blog de cofradías, y escribe todo el año?

-Correcto, aunque lo de escribir… cuando hay tiempo…. y ganas.

-Pero seguro que usted es de esos que esta criticando, todo el día metió en Internet….

-Jejeje le sorprendería saber lo que leo, y no no es sobre lo que esta pensando… so guarro.

-Ya, ya, aro, aro, otro que niega lo evidente.

- Aún no he llegado al punto de pasear la tapa de la ensaladilla de costero a costero, ni cantarle una saeta a la santacruzdelcampo.

-Sí, sí, otro que va de místico por la vida…..que parece que no sale de la capilla que hay junto a la telefónica de la Plaza Nueva.

-Déjelo…. que llevo prisa… adiós, adiós.

Nos acostumbramos a todo, incluso a que nos vendan la moto de que es Semana Santa todo el año,olvidando que las cofradías son un producto de temporada…Ahhh si usted es de los que aun confunde cofradía con hermandad…. estas últimas si pueden tener cabida todo el año, otra cosa es lo que se encuentre dentro, es como los kinder sorpresa, solo que abundan los regalitos poco agradables….

P.D.: No tenemos remedio, habla el hermano mayor de una cofradía de peso, deja a un lado la dosis de ojana habitual, y sube el pan……

Congreso Eucarístico Internacional

Fernando Ollero | 7 de junio de 2013 a las 10:43

Tal día como hoy hace 20 años comenzaron los actos del XLV Congreso Eucarístico Internacional, celebrado en nuestra ciudad entre el 6 y el 13 de junio. En el mismo participaron 250 cardenales y obispos, miles de sacerdotes y religiosas, y centenares de teólogos. El cardenal aleman Joachim Meisner fue el que abrió las sesiones de trabajo en nuestra Catedral con la ponencia “Eucaristía y Evangelización”.

Las hermandades tuvieron en aquel entonces su pequeño papel. San juan de la Palma fue designada como uno de los templos-sede, tocándole acoger al grupo lingüístico alemán Se realizo una adoración permanente al Santísimo, durante los días del Congreso Eucarístico, coincidiendo además con el triduo y función solemne al Santísimo que marcan las reglas de la hermandad de la Amargura.

El 10 junio de aquel 1993 se celebró una confraternización  entre el grupo de congresistas alemanes y la hermandad de la Amargura, a los que se unieron otros procedentes de Trinidad y Tobago que estaban alojados en domicilios de hermanos. A las cinco de la tarde se celebró la Eucaristía en alemán en San Juan de la Palma, celebrándose a las 20:00 horas la Función al Santísimo. A continuación tuvo lugar un ágape en la casa hermandad.

Reverso de la estampa con la imagen de la Virgen de la Amargura editada para la ocasión.

Congreso eucaristico internacional

Los besamanos y las fotos

Fernando Ollero | 10 de diciembre de 2012 a las 9:00

amargura

De un tiempo a esta parte es habitual que muchas hermandades establezcan un horario para fotógrafos durante los besamanos, y besapiés, de sus imágenes titulares. Esto en no pocos casos es orientativo, y no es raro ver a una imagen rodeada de docenas de cámaras fotográficas. En otras ocasiones personal de seguridad impide la toma de fotografías, en teoría para dar más fluidez a la cola de fieles.

De un tiempo a esta parte también son habituales los comentarios de todo tipo sobre problemas que encuentran los fotógrafos en tal o cual hermandad. Los horarios que suelen establecerse no suelen ser cómodos, y siempre hay quien intenta plantar el trípode a toda costa.

En el fondo no es más que un problema de educación. Un cofrade haciendo fotos en un besamanos, sin trípode, no debería ser una molestia. Es cierto que hay capillas donde la falta de espacio hace que se tenga que tener más cuidado a la hora de sacar la cámara, para no tapar la visión de los que esperan su turno, o tienen un momento de oración sentados en los bancos. Distinto es el caso de aquellos que no respetan la celebración de las misas; en alguna iglesia se han llegado a ver vallas en víspera de Semana Santa para disuadir a los curiosos, con llamadas al orden por megafonía para que se guarde silencio.

Podría hablar del exceso de celo en algunas iglesias durante la celebración de los besamanos, pero no merece la pena; hay tontos en todas partes. Las críticas que se escuchan hacia algunos párrocos de cuando en cuando las dejaremos para mejor ocasión, los capillitas no solemos practicar la autocrítica precisamente.

Cuando nos quejamos de las restricciones que imponen en alguna hermandad a la hora de tomar fotos en un besamanos conviene recordar que “aquellos polvos trajeron estos lodos”.

Mal camino

Fernando Ollero | 8 de noviembre de 2012 a las 12:19

Hace algún tiempo escribi sobre algunas de las cosas que se podían encontrar en las redes sociales sobre nuestras hermandades y cofradías. Como vamos mejorando, los graciosos que dedican parte de su tiempo a intentar sacar punta en la red de redes (una cosa es un poco de guasa, otra el mal gusto), empiezan a abundar sobremanera.

Lo malo no es el eco que tengan estas cosas, sino que pueden ser reflejo de la decadencia que nos rodea. Se habla mucho estos días de la dimisión de Adolfo Arenas como presidente del Consejo, y de las llamadas a la cordura. Peor arreglo tiene que los cofrades en general nos tomemos un poco más enserio lo que más queremos.

Cuestión de estilo

Fernando Ollero | 24 de mayo de 2012 a las 9:00

Primavera de 2008, el grupo de colaboradores de un candidato a hermano mayor revisa varios diseños para la pagina web de la candidatura. Sobre la mesa una premisa, el material gráfico no podía contener ninguno de los símbolos utilizados de forma oficial por la hermandad, mucho menos las imágenes titulares. La foto de grupo se hace de tal forma que solo se intuye donde esta realizada.
En las sesiones de trabajo el candidato exige a su equipo que no se entre al trapo en caso de que surjan en los foros comentarios mal intencionados, la atención debía estar centrada en el proyecto de candidatura y el programa que se iba a proponer a los hermanos.
Un vistazo rápido a los resultados de anteriores procesos electorales en la hermandad daba una buena idea del numero de votos necesarios para alcanzar el objetivo. La presencia en los medios de comunicación no se vio como algo determinante, a pesar del fuerte viento en contra que soplaba desde meses atrás.
El objetivo no se consiguió, las elecciones se perdieron sin paliativos, en una tarde en la que al fuerte calor se le sumó la retransmisión en directo de un importante partido oficial de la selección nacional de futbol, lo que no obstaculizó en absoluto una participación record en la votación.

Primavera de 2012, uno de los colaboradores de aquella candidatura recibe un correo electrónico sobre procesos electorales en otras hermandades. La primera en la frente, en la web de una candidatura aparece uno de sus titulares en el banner de cabecera. Vaya en la web oficial de otra hermandad, cualquiera puede consultar los nombres que aparecen en el censo electoral provisional. Las sorpresas no terminan, otro de los enlaces es de un foro donde algunos usuarios se están tirando los trastos a la cabeza con todo tipo de descalificaciones también a cuenta de unas elecciones, y esto otro… ¡ un mensaje dirigido a un posible votante ofreciendo un determinado puesto en la cofradía!… antes de leer el resto el mensaje de correo termina en la papelera.

Se comentan muchas cosas sobre los procesos electorales en nuestras hermandades, de la evolución de las campañas electorales, si es conveniente, o, no, que haya más de una candidatura, del supuesto ansia por coger la vara dorada, o un cargo de medio pelo, el eco en los medios de comunicación, etc.  sin embargo parece hay quien ha olvidado algo y es que, con independencia del resultado final, hay que tener estilo, cosa que parece que se esta perdiendo.