Archivos para el tag ‘horarios’

Otro año igual

Fernando Ollero | 11 de marzo de 2017 a las 9:00

A la cofradía de Los Gitanos le pasa como a otras tantas que cierran las jornadas de Semana Santa, terminan pagando los platos rotos de los retrasos, y en su caso han de comprimir al máximo su cuerpo de nazarenos nada más entran en la calle Orfila so pena de dejar atascada la Madrugá, al tener que dejar paso a la Macarena, cuyo cuerpo de nazarenos es fácil que llegue desde la esquina de Cuna con Laraña casi hasta los mismos mármoles de la Catedral.

Salvo que haya algún tipo de baculazo, al final hay que darle la razón a Paco Vázquez. La mejor solución puede pasar por establecer un turno de rotaciones, en el que cada año algunas cofradías lleven el peso de sacrificar sus reivindicados itinerarios, y al siguiente sean otras.

Para hacernos una idea de lo que se ha extendido el paso de las cofradías de la Madrugá por la carrera oficial señalar que en 1966, el famoso año de la pescadilla que se mordió la cola, el Silencio tenía señalada la venia en el palquillo a las 02:10 a.m. y el palio de la Virgen de las Angustias debía estar fuera de la Catedral a las 07:35 a.m. El año pasado los horarios oficiales señalaron la venia del Silencio a la 01:15 a.m., debiendo estar el palio de la Virgen de las Angustias fuera de la Catedral las 09:10 a.m.

Llama la atención la rapidez con la que el consejo de cofradías ha señalado que para este año los horarios, y de facto en lo básico los itinerarios, serán los mismos que el año pasado. Dejando a un lado las consideraciones de las reuniones que se hayan podido mantener al efecto, las horas son las que son, limitadas por detrás por la celebración de los oficios en la Catedral, y están sin solucionar los cruces, que tienen ya sus parones más o menos institucionalizados.

Vuelvo a dejar para su lectura un artículo firmado por J.J. León en 1984. Puede resultar un poco apocalíptico, pero quién sabe si en la Catedral quitasen el freno de los horarios veríamos a la cofradía de los Gitanos por Campana a mediodía del Viernes Santo.

articulo-1994

Hace algún tiempo me hablarón de la repercusión que tenían en la calle San Gregorio el contenido algunas tertulias nocturnas en las RR.SS. ; lo fácil es matar al pregonero. El problema no es lo que pensemos los de dentro, los que permanecen ajenos a nuestras cosas nos toman por locos.

A ver que nos encontramos el año que viene.

Todo va cambiando…mal que nos pese

Fernando Ollero | 24 de enero de 2017 a las 8:30

Como es conocido las hermandades del Martes Santo decidieron dejar las cosas como están, conservando el orden de paso y horarios que estaban previstos para la Semana Santa de 2016, y que la meteorología truncó. Recordemos que la cofradía de la Candelaría aprovechó que otras no salieron, o se tuvieron que refugiar, para cambiar totalmente su recorrido de vuelta.

Solemos dar por hecho que muchos de los recorridos, itinerarios, tiempos de paso, etc. de las cofradías son de toda la vida, cuando no es así. El incremento en el número de nazarenos, la incorporación de nuevas cofradías, los cambios urbanísticos, de sede canónica, entre otros factores, fueron provocando cambios y más cambios. Lo que parece intocable como es el orden de paso por antigüedad no es más que un espejismo. Y por si fuese poco hay cofradías que cambiaron de día para hacer su estación de penitencia por motivos varios.

El relativo inmovilismo actual, choca con el dinamismo que hasta no hace mucho había en nuestra Semana Santa. Baste recordar que el orden actual de las cofradías del Miércoles Santo en su estación de penitencia a la Catedral es de 1992.

recorridos-historicos(2)

Esta es la portada del libro Recorridos Históricos de las Cofradías de Sevilla, escrito por José Julio Gómez Trigo. En la obra hace un recorrido por los cambios urbanísticos del casco histórico, la evolución de la carrera oficial, y como son las carreras oficiales en otras localidades de Andalucía, y la evolución del orden y tiempos de paso de las cofradías sevillanas.

Los datos contenidos en el libro se pueden consultar en otras fuentes, pero es un buen punto de apoyo para comprobar como unas veces por necesidad, otras por modas -si, hay ciertas calles que están de moda para las cofradías-, las dimensiones de los pasos, pleitos y concordias, el consistorio, y el arzobispado fueron dando forma a lo que hoy conocemos. Teniendo en cuenta además que este libro no comenta nada sobre modificaciones más o menos improvisadas producidas por la lluvia, cambios de día incluidos -aclara su autor que no es su proposito- .

Lo triste es que más de 50 años después de aquel celebre colapso de la Madrugá , hemos aprendido muy poco, desgraciadamente solo funcionan los baculazos, y ultimamente en la Plaza Virgen de los Reyes están poco por la labor de meterse en este tipo de fregaos, para otras cuestiones van directos al grano.

Como ya he comentado en alguna ocasión quien sabe si el CECOP terminará por intervenir e imponer su punto de vista…bueno eso ya pasó hace poco cuando el Gran Poder tenía previsto volver por la calle Cuna, y la autoridad civil tumbó los horarios e itinerarios pactados.

Seamos serios

Fernando Ollero | 19 de enero de 2016 a las 9:00

Ya han pasado unos días de la famosa prueba, ya saben los capillitas, y hasta los no capillitas, que el palio de la Virgen de la Presentación no cabe por la calle San Roque. Hay quien se ha tirado de los pelos por la mudá de un aire acondicionado, otros por una capa de asfalto en frio en unos metros de la calle. Lo cierto y verdad es que a dos meses  vista, estamos igual, tal vez peor que el año pasado.

Empecemos… aunque parezca mentira las cofradías van al ritmo que marcan los pasos, que se le grabe a fuego a  quien corresponda, un nazareno cualquiera puede echar una media hora, tomándoselo con calma, en recorrer los novecientos y pico metros que tiene de longitud la carrera oficial.

Si, es cierto, es probable que si todos los nazarenos de cirio fuésemos de a tres algunas cofradías tardarían menos en recorrer la carrera oficial. Y si, es posible que algún control horario más en la carrera oficial pueda ser de utilidad. Pero señores, todo no es la carrera oficial. Están fuera del alcance del cronometro las vueltas en la plaza del Duque, y muchas de las cosas que vemos en la cuesta del bacalao, por poner solo dos ejemplos.

Un capataz conoce las medidas del paso, y viendo una calle sabe si entra o no. Las pruebas que he visto no son ya para ver si cabe un palio, muchas veces me dio la impresión que eran para comprobar, sin el fiscal de paso metiendo prisa, como se pasa, si hace falta tirar un costero a tierra, quitar los zancos, etc. Hubo quien me pregunto si antes no habían acudido a la calle de marras con una caña con la anchura, y dos pértigas.

Los horarios se cumplen cuando se quieren cumplir, no hay más. Si, se pueden producir contratiempos, romperse varales, ocurrir cualquier contingencias. Pero ¿todo le pasa siempre a las mismas cofradías? ¿Por qué esos contratiempos en unas cofradías son sinónimos de plantón para las siguientes, y en otras no?

Que no os engañen, si a estas alturas no hay una solución factible y duradera para si no todos, muchos problemas de la Madrugá, es por que quien corresponda no quiere. Así de fácil.  Podrán gustar más algunas soluciones, originaran algún descosido que haya que zurcir, habrá que negociar, firmar una nueva concordia. ¿Lo de la calle San Roque? Era un parche. ¿El famoso plan Nieto? Es otro parche. ¿La propuesta de la cofradía de la Macarena? Gustará más, o menos, pero es una base sobre la que trabajar, una de tantas.

Creo que ya lo comente el año pasado, llegará el día que la Semana Santa la organice la autoridad civil, probablemente el ayuntamiento. Y vendrá el llanto y el crujir de dientes.  Dicen que la plaza de la Encarnación es un punto conflictivo. Las cofradías sobrevivieron a la plaza de la Gavidia de los años 80, y muchas buscaron alternativas en su día ¿Por donde pasan hoy en día? Pues eso.

Para terminar quienes están rentabilizando mejor los dimes y diretes son los periodistas, que tienen un filón entre las pruebas, las propuestas, y las ocurrencias.

¿Y ahora que hacemos?

Fernando Ollero | 21 de marzo de 2015 a las 9:00

Lo que empieza mal, termina peor. Han tenido que venir de fuera, nuestro querido CECOP, a poner el grito en el cielo, y todos reculando, que es gerundio.

A estas alturas es fácil echarle las culpas a una cofradía en concreto, sin que los demás nos miremos un poco el ombligo. Para empezar cabe preguntarse para que han servido ¡casi once meses! , los que han transcurrido desde la Semana Santa de 2014, hasta el cabildo de toma de horas que se celebro el pasado domingo. Para continuar, es necesario reflexionar sobre quien manda aquí. Las hermandades parece que no se ponen de acuerdo, a muchos no les gustan los baculazos, resultado… viene la autoridad civil a poner orden. Cosas veredes amigo Sancho.

Los problemas de la Madrugada no son nada nuevo, y cada año que pasa se agravan. Llega el momento en que no basta la buena voluntad de las hermandades, más bien es el momento de una reestructuración en toda regla, quien sabe si con cambio de orden de paso por la Catedral incluido.

Estos días he leído algunas cosas que me han puesto los pelos como escarpias, probablemente por el desconocimiento que tienen algunos de cómo funciona el cabildo de toma de horas de un tiempo a esta parte, acto más institucional, y tradicional, cuidado eso si es una tradición y no lo que nos intentan vender, que otra cosa. Los horarios e itinerarios de las cofradías hace mucho tiempo que se fraguan en los despachos. Y cuidado en tiempos no tan lejanos desde la plaza Virgen de los Reyes se negaban algunos cambios de itinerario.

En realidad los problemas de la Madrugada son extrapolables al resto de las jornadas. A  los infatigables lectores de este pequeño espacio les voy a ahorrar un tocho de cuidado con los cambios, de orden, de itinerarios, y hasta de día- ¡anatema!- que han experimentado nuestras cofradías por motivos varios, unos voluntarios, otros directamente impuestos. Todo lo que se escriba, o casi todo, es predicar en el desierto. Lo peor de todo es la impresión de que cara a la Semana Santa de 2016 vuelva a pasar lo mismo.

La moraleja final es que entre todos la mataron, y ella sola se murió. Aquí nadie tiene la culpa, nadie es responsable, nadie pone encima de la mesa soluciones factibles, la culpa, como en tantas ocasiones, siempre es de los demás.