Un año de lecciones aprendidas y compromisos de mejora

Paco Cumbreras | 4 de marzo de 2011 a las 17:34

20110303 Granada No olvidemos Haití

Haití, una vez más, les volvió a reunir a todos.

En el marco de las Jornadas “No olvidemos Haití”, organizadas por la Diputación de Granada, ayer, el Complejo del Triunfo de la Universidad de Granada recibió a numerosos técnicos cooperantes, sanitarios y voluntarios con el objetivo de analizar la intervención en el país tras el seísmo que sufrió el 12 de enero del 2010 y hacer balance. “Hace un año hubo una emergencia, hoy tenemos que seguir en alerta”, dijo Carmen Escalante, delegada de Andalucía y Extremadura de Médicos Sin Fronteras. Efectivamente, decenas de oyentes nos empapamos ayer sobre numerosos datos de un año de balance positivo sobre el esfuerzo de cooperación español.

Durante más de siete horas de ponencias, profesionales de diferentes ámbitos concentraron los puntos calientes de la jornada en las ponencias sobre la construcción de infraestructuras, asistencia sanitaria de urgencia especialmente en niños y mujeres, así como el tratamiento psicológico de miles de personas.

Sin embargo, en este ambiente de satisfacción general también hubo lugar para las autocríticas. “Va a haber un antes y un después de Haití porque nos ha enseñado mucho a todos”, aseguró Guillermo Milano Manso, jefe de servicio de Pediatría del Hospital Carlos Haya de Málaga. En esta línea, algunas voces hicieron referencia a la solución de problemas inicialmente no planteados, como los que experimentó Jesús Baena Izquierdo, delegado de agua y Saneamiento de Cruz Roja. “Analizar, potabilizar y distribuir el agua en una situación como la que se vive en Haití puede parecer lo más difícil, pero creedme que cuestión de la propiedad de la tierra y la selección de beneficiarios, por ejemplo, a la hora de adjudicar casas, puede obstaculizar mucho más el ritmo de trabajo”, indicó.

Así mismo, también se pusieron encima de la mesa otros asuntos aún no resueltos como la dependencia que en ocasiones crean los gobiernos más vulnerables de las ONG. “A veces hacemos el papel que le corresponde a las instituciones de salud pública del país en cuestión. Las dimensiones de nuestra actuación hacen que éstas den un paso hacia atrás. En este sentido, debemos pensar si estamos en el camino correcto”, reconoció Escalante.

Por otro lado, además de la ayuda humanitaria y la recuperación física del territorio, los profesionales de cooperación son conscientes de que Haití ha sido víctima de otro desastre, la expansión del cólera. La dificultad en la labor de prevención ante el contagio de esta enfermedad también fue un denominador común de las intervenciones.

Desde que el gobierno haitiano anunciara la existencia del brote el 21 de octubre del años pasado, se han detectado más de 231.500 casos de enfermos de cólera. En este sentido, desde la mayoría de estas organizaciones se reconoce la importancia del papel de los medios de comunicación a la hora de sensibilizar. Jesús Díez Calvo, enfermero cooperante de Médicos del Mundo, “las radios llegan donde otros medios no pueden, la información antes, durante y después de la epidemia es necesaria”.

La recuperación de la dignidad del país fue una de las reflexiones obligadas a la que hicieron referencia tres participantes de las jornadas a su término con la lectura de un manifiesto que englobaba los compromisos y esperanzas de los ponentes. Su contenido coincidía con lo que declaró Alix Coicou, médico psiquiatra haitiano, durante su intervención, “la tragedia ha hecho mucho daño en la mente de las víctimas. Deseo que llegue el día en que los niños y niñas puedan crecer en paz, libertad y justicia”.

El próximo día 8 de marzo tendrá lugar la clausura de las jornadas en un aula de la Facultad de Ingeniería de la Edificación de Granada tras una mesa redonda sobre la reconstrucción física de Haití (http://noolvidemoshaiti.blogspot.com/).

Leyre Romero
Voluntaria Comunicación de ISF Andalucía en Granada
Granada, 4 de Marzo de 2011

Los comentarios están cerrados.