VOLVÍ AL SIUROT Y LOS NIÑ@S ME ENSEÑARON…

Paco Cumbreras | 18 de marzo de 2016 a las 17:37

Una de las cosas que me gusta hacer cuando vengo a España, entre proyecto y proyecto en el terreno (trabajo en el exterior con Médicos sin Fronteras, MSF) es participar en charlas sobre el Mundo, las ONGs, la Ayuda Humanitaria… Hoy pude hacerlo a varios grupos de niños y niñas entre 9 y 11 años en el colegio Manuel Siurot de Huelva, mi colegio, donde yo estudié Primaria, hace ya más de 30 años. Fue una experiencia muy interesante y peculiar: cuando yo tenia esa edad, era uno de esos niños que hoy me escuchaban.

Como siempre en este tipo de charlas, voy adaptándome a lo que preguntan, las discusiones que surgen, etc. en función del público que tengo. Me ayudé de algunas fotos y videos que yo mismo he hecho por el Mundo y también de videos de MSF como uno que me encantó y que está protagonizado por niños y niñas contando qué es MSF20160317 Charla Siurot 02.

Me sorprendió cómo los niños y niñas de esa edad cogían el micrófono para preguntar y opinar; continuamente surgían preguntas y comentarios, siempre respetándose unos a otros; eran niños en los que hay gente de otros países y también niños con dificultades, como Adam, que me ayudó a enseñar a los compañeros de su curso donde está el Congo.

Hablé a 5 grupos de niños de 9, 10 y 11 años. A unos les enseñamos un video del Prestige, el barco de MSF que salva gente en el Mediterráneo, y los niños entendían bastante a un señor que hablaba en inglés de su periplo entre África y el Mediterráneo. A otro grupo le enseñamos fotos de una escuela en el Congo y comparaban cómo era esa escuela y la de ellos. En el grupo del Salón de actos, donde reunieron tod@s de cuarto curso una niña colombiana me ayudó, con su testimonio, a explicarles a sus compañer@s qué es una guerrilla que le hace la guerra al estado y provoca que la gente no tenga acceso al sistema de Salud.

Cuando salió el tema de las personas refugiadas que salen de Siria, todos y todas conocían de qué hablábamos y me sorprendió lo convencidos que estos niños y niñas están de que estas personas huyen para salvar su vida y aclamaban que a esa gente hay que ayudarles.

Me sorprendieron tanto que hicieron acordarme cómo los políticos que gobiernan Europa, nuestros gobernantes, están discutiendo estos días de qué forma pueden devolver a esa gente para atrás: más de uno de estos gobernantes debería pasar por el Siurot para que estos niños y niñas les hablen de Derechos Humanos y de Justicia.

Después de toda una mañana en el colegio terminé aprendiendo yo más de ell@s que ell@s de mí y también quedé convencido que merece la pena continuar en la Lucha.

Los comentarios están cerrados.