Archivos para el tag ‘8 de septiembre; cooperantes; dia mundial; solidaridad; medicus mundi ; justicia social ; cooperación’

8 DE SEPTIEMBRE, DIA MUNDIAL DEL COOPERANTE

Joaquina Murga | 7 de septiembre de 2012 a las 17:15

El reconocimiento público de la labor de los profesionales de la cooperación  y la difusión de los valores que representan en la lucha por la erradicación de la pobreza, son los objetivos de la celebración, desde 2006, del Día del Cooperante cada 8 de septiembre.

 

La Política de Cooperación al Desarrollo: una Política de Estado demandada por la sociedad española y sancionada por su legislación. 

 

Reconocer públicamente la labor y el compromiso de las personas que han decidido dedicar su vida a la cooperación está bien, pero los conciertos y las actividades se quedan cortos ante un panorama en el que no se profundiza todo lo que debería en la mejora de las condiciones laborales de estas personasA todos los efectos el estatuto establece que “son cooperantes aquellas personas físicas que participen en la ejecución, sobre el terreno, de un determinado instrumento de cooperación internacional para el desarrollo o de ayuda humanitaria en cualquiera de sus fases, a realizar en un país o territorio beneficiario de la política de ayuda al desarrollo, parte de la acción exterior del Estado de acuerdo con el artículo 3 de la Ley 23/1998, de 7 de julio, y que tengan una relación jurídica con una persona o entidad promotora de la cooperación para el desarrollo o la acción humanitaria, en los términos que se señalan en el artículo 3 de este real decreto”.

Esta definición limita la posibilidad de aplicación del  término cooperante  a un universo no más amplio que el de aquellas personas con contrato laboral suscrito con entidades promotoras de la cooperación y  excluye , por ejemplo,  a los cooperantes españoles que trabajan en organismos internacionales y a los ligados con sus contratantes a través de una relación mercantil, entre los que se encuentran muchos propia AECID.  Igualmente son excluidos  los llamados “becarios” de la AECID (jóvenes cooperantes) y de otras entidades españolas.

A partir de las limitaciones en la propia definición y concepto de cooperante que recoge este restrictivo estuto no podemos saber cuántos cooperantes españoles hay trabajando realmente en el exterior. Aunque la cuestión puede parece sencilla, responderla es en realidad extraordinariamente difícil dada la imprecisión de la propia definición de cooperante que se presta a diversas interpretaciones. Además, se trata de un segmento profesional con una alta rotación y movilidad laboral y con periodos irregulares de inactividad en función de los tiempos de incorporación a los países de destino. Además la dispersión geográfica de los cooperantes dificulta reunir los datos.

Pero lo que si conocemos con precisión es que un total de 55 españoles han sido secuestrados en los últimos 15 años mientras participaban en labores humanitarias,  lo que pone de manifiesto las circunstancias de inseguridad  en la que realizan su labor estos  profesionales de la cooperación que son muy  conscientes de los peligros  y  que los asumen con total consciencia, sin buscar el riesgo pero sabiendo que su profesión de desarrolla en lugares  y situaciones humanitarias complicadas. Su compromiso de trabajo  por la justicia social, el respeto a los derechos humanos y porque todas las personas tengan acceso a cubrir sus necesidades básicas de salud, educación…, estén donde estén y hayan nacido donde hayan nacido hace que los cooperantes se revelen ante la repatriación en situaciones no claramente probadas de alto riesgo ya que no pueden dejar abandonadas a sus suerte a decenas de miles de personas cuyas vidas, en muchos casos como el de los refugiados, dependen totalmente de la presencia y el sacrificado trabajo de los cooperantes.

En una organización como Medicus Mundi Andalucía, las personas juegan un papel central, porque son las que alimentan el compromiso ético y la voluntad de cambio que inspira toda nuestra acción. No se puede entender el trabajo en una ONGD sin identificarse personalmente y comprometerse con la filosofía y los objetivos de la misma. En este sentido nuestros  cooperantes juegan un papel fundamental  ya que son la correa de transmisión que ayuda a impulsar los cambios que queremos conseguir en nuestro mundo a favor de mayores niveles de justicia social y de lucha por la igualdad de los derechos de las personas  sin olvidar que nuestro fin es hacer que las personas y los pueblos sean dueños de su propio  futuro y que cada pueblo  debe ser el protagonista de su propio proceso de cambio.

No tratamos de crear nuevos héroes humanitarios ni de sobrevalorar una determinada profesión sino de reconocer la labor humanitaria  y la lucha tenaz contra la pobreza y el hambre que padecen amplios sectores de la humanidad y que llevan a cabo día a día tanto el colectivo profesional de los y las cooperantes expatriados así como el de los siempre olvidados cooperantes autóctonos.

Por último manifestar que desde nuestra Asociación vemos con  estupefacción  que se  están desmantelando los esfuerzos y avances de más de una década en  Política de Cooperación al Desarrollo y denunciamos  que, como con otros muchos avances sociales,  se está procediendo a una “tercermundialización” de la sociedad española que va mucho más allá de los requerimientos de una crisis económica y aprovechar este día para realizar un llamamiento pidiendo  que se respete la Política de Cooperación al Desarrollo como lo que es: una Política de Estado demandada por la sociedad española y sancionada por su legislación.