Murillo en la Escuela de Barroco

Charo Ramos | 20 de noviembre de 2012 a las 15:32

El Hospital de los Venerables Sacerdotes de Sevilla acoge estos días una nueva edición de la Escuela de Barroco que la Fundación Focus-Abengoa organiza en colaboración con la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Bajo el título Sociedad y mecenazgo artístico en la Sevilla de Murillo, este curso gira en torno al pintor y el contexto creativo y social de la metrópolis barroca. A su cargo está Gabriele Finaldi, director adjunto de conservación e investigación del Museo del Prado y comisario de la muestra Murillo y Justino de Neve. El arte de la amistad, que puede visitarse hasta el próximo mes de enero en los Venerables, organizada por Focus, el Prado y la Dulwich Picture Gallery de Londres.

Para Finaldi, “es un placer dirigir esta Escuela coincidiendo con la exposición y en torno a ella he diseñado los temas. Empezamos con la relación específica entre Justino de Neve y Murillo y, paulatinamente, abrimos el foco hasta alcanzar temas relacionados con la sociedad y las relaciones institucionales en el tiempo de Murillo. Iremos de lo específico a lo general para tener una visión más completa de las relaciones entre pintores y mecenas en la segunda mitad del XVII y de la propia actividad artística”. En la conferencia inaugural que pronunció ayer, comenzó analizando las aportaciones de Murillo al retrato para proseguir con un análisis de los encargos que De Neve le hizo para la iglesia de Santa María la Blanca, la Catedral y los Venerables.

En la nómina de investigadores que están participando en las distintas ponencias hay, continúa Finaldi, “especialistas sevillanos, españoles y extranjeros que aportan una visión densa y rica”. Además, se incorporan al curso las visitas comentadas a la exposición y a Santa María la Blanca, iglesia que de momento está cerrada y en cuyo análisis se centran los profesores Teodoro Falcón y Óscar Gil.

Del Trinity College de Dublín ha llegado este martes el profesor Peter Cherry (en la imagen). Su conferencia iba a versar inicialmente sobre el mundo del Cabildo de la Catedral de Sevilla en el siglo XVII, aspecto que trató en el catálogo científico de la exposición El arte de la amistad. Sin embargo, dado que esas reflexiones pueden consultarse en el libro, ha optado con acierto por analizar el perfil más “renacentista” de Murillo: su talento como pintor de temas históricos, equiparable a los grandes maestros italianos del XVII, según Cherry.

Tras él, María Álvarez-Garcillán, restauradora del Museo del Prado que ha intervenido cuatro obras expuestas ahora en Sevilla, caso de la Inmaculada de los Venerables, ha ofrecido una visión ” más cercana al aspecto físico de la obra de arte”, según Finaldi, y ha analizado los recursos pictóricos que empleaba Murillo para expresar un determinado mensaje, con la luz como elemento decisivo.

Mañana miércoles, las ponencias trazarán una topografía de la ciudad y se centrarán en los lugares del artista y su célebre mecenas. Abrirá la jornada Enriqueta Vila, directora de la Academia de Buenas Letras de Sevilla, que a las 9:30 hablará de las consecuencias de la plata de Indias para referirse a Los Neve y su círculo. Una hora después, Juan Ignacio Carmona, catedrático de Historia Moderna de la Universidad de Sevilla, disertará sobre la caridad asistencial en la Sevilla del siglo XVII. La clausura la pondrán la conferencia sobre Literatura Artística en la época de Murillo a cargo de Javier Portús Pérez, jefe de conservación de Pintura Española del Museo del Prado, y el concierto que interpretará Enrique Ayarra, organista titular de la Catedral de Sevilla y de la Fundación Focus.

Los comentarios están cerrados.