Ricos de catamarán, tiesos de puente

Carlos Navarro Antolín | 16 de abril de 2012 a las 22:30

Como no hay dinero en la caja, Zoido permite la publicidad en cuatro puentes de la ciudad durante la Feria. A dos mil euros al día. Sólo se salva el de Triana, que ya sabemos que el bonito no se vende y sólo está para que le coloquen las banderitas de la Velá. Lo de ofrecer los puentes como soporte publicitario debe ser el recurso a la imaginación a falta de perras gordas. Una empresa ya tiene cogido un puente, pero se ha prorrogado el plazo hasta el viernes, porque aún hay tres pasarelas libres. El personal anda tieso y el gobierno busca titulares de farolillos: la supresión de los canapés en la caseta municipal y el uso de las barandas de los puentes en la ciudad de los barandas para colgar anuncios.

Acciones de gobierno, dicen los teóricos que se llaman. Ay, aquellos tiempos de vacas gordas en que se vendía un transporte fluvial hacia la Feria que nunca llegó. ¿Recuerdan cuando Monteseirín anunció un Domingo de Feria que al año siguiente se podría ir al real en catamarán? Llegaban los cohetes y el tiempo de balances y el alcalde y su cuadrilla de concejales se sacaban del sombrero de ala ancha el titular de turno, ora de la amplicación (conecten aquí las risas en off), ora de llegar en barco hasta la puerta de la caseta. De aquellos ricos de catamarán a los tiesos de hoy sin canapés.

Zoido arreglará ahora los baches de cuatro calles gracias a los eurillos que nos darán los puentes, que más vale sobrevivir con ellos que vivir debajo. Ea, hagamos de Sevilla un enorme puente y pasemos la gorra. La próxima película patrocinada por la Sevilla Film Office ya tiene título: Los puentes de Zoido.

Al son de la campana, el puente que no cae hoy, caerá mañana. Y soñemos con aquel catamarán de Alfredo, que se hace pequeño cuando se aleja en el mar…

Los comentarios están cerrados.