Tetuán pide a gritos muchos veladores

Carlos Navarro Antolín | 23 de mayo de 2012 a las 18:04

La peatonalización está muy bien. Lo asumimos como un dogma exento de IBI. Las plazas y determinadas calles adquieren ese ambiente de pueblo que tan agradable resulta. El callejero peatonalizado acerca la ciudad al concepto de pueblo y la aleja del concepto de capital incómoda, sucia y ruidosa. La peatonalización hace más habitable un espacio. Pero con ella llega también una suerte de colesterol en forma de veladores que dificulta la circulación. Y muchas bicicletas con sus conductotes desahogados a los que importa poco el horario restringido de 10 a 22 horas, cuya señal al comienzo de Tetuán es un monumento a la risa. ¿Cónoce usted un agente de la Policía Local que haya mandado bajarse a un ciclista en una zona peatonal? Antes iba usted por la acera y sólo tenía que preocuparse de eso: de no bajarse de la acera y de alegrarse si encima le había tocado el premio gordo de una acera ancha. Ahora hay que tener muchas más cautelas, sobre todo en las esquinas. Puede aparecer una bicicleta en cualquier momento, como cuando uno va al volante y se topa con un ensayo de costaleros en cuaresma o si le cae delante ese pasopalio amarillo que es el camión de Lipasam, con sus paradas y sus lentas chicotás debidamente aromatizadas. Hay calles donde la marea peatonalizadora tiene otros efectos, únicos, no apreciados en otras y que pueden ser verdaderamente incómodos. En Tetuán florecen los pedigüeños de firmas. Va usted camino de la Plaza Nueva y tiene que ir desarrollando esa virtud de decir que no (utilísima virtud, por ejemplo, para no participar en mesas redondas sobre los medios de comunicación y las cofradías), poner una sonrisa al mismo tiempo para no quedar como un grosero ni incomodar a la persona que trata de hacer su honrado trabajo, o hacer como el que habla por el teléfono móvil con cuidado de activar antes el silenciador para no sufrir un repentino pitido en la oreja. Estos peticionarios de firmas o de tiempo, que es mucho peor, se cruzan desde lejos como un banderillero yendo al encuentro. Hay varios modelos de abordar al peatón. La interrogativa directa: “¿Conoce usted Acnur?” La que promete brevedad con el tuteo por delante y cierto tono melódico: “¿Tienes un minutito para la Cruz Roja?” La que insiste recortando la oferta: “¿Y medio minutito? Es para la Cruz Roja, hombre”. Y el que se pone justo delante, a portagayola, forzando al regate para salir del cuerpo a cuerpo: “Le cuento en 30 segundos en que consiste la labor de Greenpeace”. A Tetuán sólo le faltan unos buenos tramos de veladores por las dos aceras para ser verdaderamente auténtica. Todo llegará.

Ay, de aquellos años en que los coches lo invadían todo y sólo se pedían firmas contra las bases militares y el imperialismo yanki. O aquella petición simplona del firme usted contra la droga, a la que seguía siempre, siempre, una eterna pregunta interior sin respuesta: ¿Dónde se firma contra la caló? Porque Zoido aún no ha prometido quitar la caló. ¿O sí?

  • Antonio 62278

    Yo pondría veladores (¿por qué no mesas, como se ha dicho siempre?) en ambas aceras, por supuesto, y en la calzada. Para los peatones, por aquello del envejecimiento activo, tirolinas con acceso por ambos extremos de la calle. Eso sí, pagando por usarlas (podríamos crear el bonotirolina mensual, con bonificaciones a quien más lo usara); los daños los tendría que pagar el usuario. Los policías municipales se ocuparían de picar los tickets y de entregar a los usuarios el listado de clínicas más cercanas. Con esta magnífica ¿idea? que se me acaba de ocurrir, nutriríamos algo las arcas municipales, no pondríamos a la policía en el compromiso de tener que ejercer su ¿autoridad? y, sobre todo, permitiríamos la ¿libre expresión? y el ejercicio de los ¿derechos? de todos, especialmente de aquellos que se saltan a la torera cualquier tipo de reglamento que exista. Me reservo el copyright porque ya sabe usted que hay tontos muy listos que se aprovechan de cualquiera. Un abrazo.

  • Pablo

    Si no mete lo de las bicis revienta. No entiendo el sentido del artículo…gracioso? informativo? denuncia?

  • javier

    Es gente que hace su trabajo, y lo que piden es para conseguir un mundo mejor… No creo que sea tan molesto

  • Antonio

    Yo soy ciclista, y respeto totalmente el horario establecido para la calle Tetuán (comparta o no comparta la prohibición de circular en bicicleta por calles del centro, lo respeto).

    Y una vez entré en Tetuán por una de las calles transversales que la cortan sin darme cuenta de que iba en la bici y que no se podía ir de ese modo, y un policía me hizo bajarme.

    Pero nunca he visto a ningún policía hacer que un peatón se apee del carril bici. En ningún punto, y cojo la bici mínimo dos veces al día para cruzar Sevilla de punta a punta.

  • espe

    Hombre, llamarles pedigüeños de firma me parece de una intencionalidad poco respetuosas. Al gunos son voluntarios, otros trabajadores (existen muchos algúna que otra oferta laboral al respecto) Si de algo “presumimos” en Sevilla es de saber lidiar y respetar al mismo tiempo. Sólo espero que su escrito lo haya realizado en tono irónico. Y pr favor, no le de más ideas a Zoido.

  • Ana

    Pues si, la policia ya me ha mandado bajar de la bici en tetuan, igual como lo ha hecho con muchos conocidos.

  • Darío Gil

    La culpa también es de Zoido como no… Aah por cierto si me ha parado un policia local y me hizo bajar de la bicicleta y concretamente en la calle Tetúan.

  • Carlos

    ¡Carril peatón ya!

  • Indignator

    Varias veces he visto a municipales invitando a los ciclistas a que crucen Tetuán a pie. Espero con ardor el día en que este hombre hable sobre el poco respeto que muchos peatones le profesan al carril bici o de motoristas que lo usan. El problema no son las bicis, son las personas, tanto ciclistas, como coductores o peatones.

  • Antonio

    A amigos mios y a mi nos han hecho bajar de la bicileta en Tetuán y Plaza Nueva.

    Un consejo, por favor no escribir el 90% de la noticia en un solo párrafo, se hace densísimo.
    La comparación del camión de Lipassam con un palio es recargante.

    Una pregunta, ¿qué bares son los que pondrían mesas en la calle Tetuán? Sólo conozco uno que es una especie de cafetería/bar moderno, todos los negocios son tiendas…

  • Alberto

    Seguro que si se ponen veladores en c/Tetuán estarían llenos de ciudadanos tomándose algún refrigerio. Y el ciudadano no se equivoca. Y por la noche no daría tanto miedo atravesar la calle, sobre todo en invierno, que está desolador.

  • cabreado

    uy! si los pedigüeños fuesen capillitas haciendo caridad, que diferente seria este artículo…pero lo mejor esa fina ¿”gracia sevillana”? que derrocha el artículo.

  • Lápiz

    Querido Antonio, si a los peatones no nos obligan a quitarnos del carril destinado a las bicis, será porque éste no es un “carril-bici” si no una “acera-bici”, es decir, la mayoría se encuentra dentro de la acera donde deben ir los peatones, y por tanto tenemos siempre preferencia de paso. Es el problema de una gran idea llevada a término de manera vergonzosa por el anterior ayuntamiento. El carril para bicis debería haberse hecho quitando espacio a los vehículos de motor y no a los peatones, bien separado y seguro y nadie se podría quejar, ya que lo que se pretende es potenciar un medio de locomocíon limpio y barato frente a otro, sucio y caro.