Archivos para el tag ‘José Luis García’

Una espada para minorías

Carlos Navarro Antolín | 24 de noviembre de 2012 a las 5:00


En Sevilla hay procesiones para minorías. Sin pasos, sin música, sin varas, sin cirios, sin controles horarios. Procesiones que son como ritos casi ocultos, sin anuncios ni publicidades. San Clemente reúne cada mañana de 23 de noviembre a un grupo de incondicionales a una cita que se celebra temprano, en la penumbra de la Catedral y con la asistencia de la corporación municipal con sus correspondientes maceros y la pareja de ordenanzas con guantes blancos. El cabildo eclesiástico y el cabildo municipal, que antaño se llevaban como el perro y el gato, celebran juntos la reconquista de Sevilla con una procesión instaurada en 1255 por Alfonso X El Sabio. El alcalde, antiguamente asistente, porta la espada del Rey Santo. Dicen las malas lenguas que cuando Fernando III de Castilla entró en Sevilla con los caballeros veinticuatro se encontró con José Joaquín Gallardo en el decanato del Colegio de Abogados, Antonio Silva Florencio en el Consejo de Cofradías y José Cañete en Aprocom.
Zoido portó la espada por segunda vez. Del PP asistieron 17 de los 21 concejales. Del PSOE, sólo dos de 11. El socialista Juan Espadas debutó este año en la procesión. Le acompañó el concejal Alberto Moriña, portavoz adjunto del grupo socialista y reserva espiritual de la oposición municipal. Y de IU, ni estaban, ni se les esperaban, pues la costumbre es no participar en actos religiosos. Mucho menos si se trata de recordar reconquistas que el código de lo políticamente correcto prohíbe en su capítulo primero. A Torrijos no debe hacerle mucha gracia la fórmula del juramento que se le hace prestar al alcalde (en ella se habla de los agarenos) para que devuelva la espada al término de la ceremonia.
Al alcalde lo recibió en la Puerta de San Miguel el canónigo Pedro Ybarra. Zoido entró y saludó al primer agente de gala de la Policía Local. La procesión tiene un cortejo muy peculiar. Primero forman unos señores de traje oscuro y medallas que se dedican al estudio de la vida de Alfonso X El Sabio, después un largo tramo de señores con capas albas, que son de la orden de San Clemente, fundada antes de ayer por la mañana, a finales de los años ochenta. Algunas damas vinculadas a esta orden lucen mantillas negras. Todo muy historiado. Al término se pudo ver a algunos de ellos con la capa recogida sobre el antebrazo y la cerveza en la mano. Sin consumo no se sale de la crisis.
Los canónigos forman a continuación luciendo la espléndida colección de capas pluviales del Cabildo. Especial mención merece la que luce el deán, para el que se reserva la de las estrellas. Si el alcalde lleva la espada, el concejal más joven de la corporación, en este caso José Luis García, porta el pendón. El año pasado le criticaron el color del abrigo. Y este año la forma de portar el pendón, en vertical, en lugar de llevarlo terciado sobre el hombro. Un canónigo comentó después que un concejal debe saber cómo se lleva el pendón. Doctores tiene la Iglesia. Y por lo que se ve, también ingenuos. Será que Roma ya no es lo que era desde que nos han contado lo de los belenes sin. Sin buey ni mula.
Al alcalde portador de la espada no se le escapa ni un detalle de cuanto acontece alrededor… El canónigo Adolfo Petit lleva la reliquia de San Clemente. Yel público va acompañando el cortejo como puede, sorteando vallas, cintas, el entarimado del altar del jubileo y hasta al tío que trata de filtrar los accesos interrogando si va usted a la misa no vaya a ser que lleve otras aviesas intenciones. La Catedral, siempre tan hospitalaria. Al turista del pantalón corto y pelambrera al aire, como pasa por taquilla, no se le cuestionan sus intenciones.
Acabada la ceremonia, Zoido fue hasta la Capilla Real y devolvió la espada tal como había jurado. Se ve que San Fernando, que conquistó Sevilla en 1248, hace que los políticos cumplan sus promesas.

El ‘caimán’ Torrijos

Carlos Navarro Antolín | 1 de marzo de 2012 a las 12:42

Torrijos se ha presentado en la sede del Distrito Sur para hacer leña del árbol caído del joven José Luis García, el concejal del PP de 220 voltios que ha concentrado todas las críticas por los casos de enchufes de familiares y allegados en los distritos. Torrijos quiere pasarle aviesamente la mano por el lomo al perro flaco de esta polémica con la excusa de exigir explicaciones en pro de una mayor transparencia en el gobierno de la ciudad. Como no tiene bastante con las perifrásis que suelta en los Plenos del Salón Colón, donde también le toca los costados al nunca bien ponderado Javier Landa, este Torrijos se reviste ahora de caimán de la política y se presenta en el graderío de sol de la política municipal, en los distritos; en la zona cero de los enchufes liando el número de la cabra porque le hicieron pasar por el control de acceso, petición de DNI incluida. No sabe usted con quién está hablando. El sur es mío. Y tanto que lo sabían, anda que no. El portavoz de IU tiró del catálogo de herramientas y calificó al concejal Pepelu de “martillo de herejes”. Qué cosas. ¿Quién sería entonces la hoz de cabeza de langostinos? A este Torrijos habría que recordarle esa sentencia del juzgado de lo social que declaró nulos siete despidos en la extinta zona norte de los talleres pre-laborales de la sociedad Sevilla Global. El magistrado no apreció en ningún momento “causas objetivas” en la resolución de los contratos y atisbó una “vulneración de derechos fundamentales por motivos ideológicos”. Huy, ¡penalti en el área chica del moobing! Si el PP tiene su flanco en el sur, Torrijos lo tiene en el norte (perdido). Pero en su caso no ha pedido aún disculpas. Ni por ética, ni por estética. Se va el caimán, se va el caimán… buscando el sur sin proteger el norte.

Pepelu, ‘coloqueitor’

Carlos Navarro Antolín | 22 de febrero de 2012 a las 19:48

Llegó, vio y contrató a la novia. Qué tío más extraordinario este Pepelu que dicen que preside las nuevas generaciones. Si éstas son las nuevas… ojú. Si este Pepelu es la flor y nata, el investido, el referente y la apuesta del partido por la cantera….Ojú cómo será lo que hay en La Masía del PP. Cada vez está más claro que este PP se va a perpetuar en el poder, porque algunos de sus nuevos cachorros han mamado de los pechos de las peores prácticas del PSOE del rodillo. Mismos perros, distintos carné. Guau, guau. En Pepelu tiene el PP a todo un ‘coloqueitor’. O alguien ataja pronto las prácticas éticamente reprobables de este novel de la política que cruza la doble línea y ni siquiera se molesta en poner el intermitente o colocando, colocando, este Pepelu se va a conventir en los pies de barro del gobierno de los 20 concejales. Habría que preguntarle al concejal Pepelu en qué academia de política se aprende eso de no tener acabada la carrera, salir elegido concejal y tener el libro de familia como manual de colocación. El PP presentó a esta joven promesa de la política en el puesto número 16 de las municipales por aquello de las cuotas, en su caso la cuota de ser joven (y sobrado, no sobradamente preparado). En su curriculum se decía que era “diplomado en relaciones laborales y estudiante de ciencias políticas”. No lleva ni ocho meses mal contados en el gobierno y ya se habla de varios de sus familiares con contratos de 220 voltios. Como el anuncio de Terry: “Usted sí que sabe, Pepelu”. Que no se diga, que el distrito Sur por fin es nuestro y ya es hora de que nos lo llevemos nosotros, que luego dicen que la derecha está acomplejada. Coloqueitor, la nueva generación.