Profesores con pies de barro

Carlos Navarro Antolín | 6 de junio de 2014 a las 5:00

ordenadores cedidos por la ugr y pizarras electronicas en el col
El principal perjudicado del debilitamiento de la figura del profesor no es el docente, es el alumno. Las políticas de la Consejería de Educación que endurecen los requisitos para poner un suspenso provocan en la práctica el acorralamiento de los profesores, condicionan su libertad a la hora de evaluar, los someten a un estrecho marcaje y reducen su función a la de meros administradores de cuantos más aprobados mejor con tal de maquillar las cifras del fracaso escolar. Los profesores son relegados a instrumentos necesarios. La instauración de hasta 16 requisitos que debe cumplir un profesor en Andalucía si quiere suspender a un alumno genera una suerte de enseñanza defensiva, de la misma forma que ya impera una medicina defensiva o una justicia defensiva. La autoridad del profesor de hoy tiene los pies de barro. La lectura de algunos de esos nuevos requisitos (entre ellos figura el de tener grabados los exámenes orales) no deja lugar a dudas sobre las verdaderas intenciones de unas directrices que colocan en una situación de poder al alumno suspendido (con el respaldo del sistema) frente al profesor. Un mero defecto de forma en la elaboración del dossier de los 16 documentos puede bastar para que el suspendido pase automáticamente a estar aprobado. El número de aprobados, sea como fuere, es la dictadura que impera en el sistema educativo de hoy, al igual que la audiencia funciona como tal en la televisión, donde las cifras de espectadores son el único criterio para mantener un programa en la parrilla. La cultura del esfuerzo, el mérito, la exigencia, la excelencia, los hábitos de estudio, la creatividad, el trabajo en equipo… quedan como conceptos en sepia. ¿Qué profesor va a exigir qué sabiéndose en una posición de debilidad? El alumno es la víctima a largo plazo en una sociedad de dirigentes públicos marcados por el cortoplacismo.

Todo vale con tal de que en la anual rueda de prensa se pueda vender el titular más codiciado: la subida del número de aprobados. Y así se consigue el share que mantiene a los profesores en la parrilla, aunque la parrilla no sirva ni para freír chorizos. No es que se coloque en el mismo plano al maestro y al discípulo, es que el profesor está ya en un piso inferior y es a quien corresponde la carga de demostrar el suspenso. La verdad es hija del tiempo y no entiende de pensamientos débiles ni de políticas facilonas por populistas. Y el tiempo enseña que los profesores de los que uno guarda mejor recuerdo son precisamente los más exigentes, de los que aprendió aquellos valores que sirven para toda la vida y son dignos de ser transmitidos. Con una pizarra y una tiza enseñaban a pensar y a forjar el espíritu crítico que hace posible llegar a ser un adulto libre. Por fortuna para ellos, esos profesores deben estar hoy jubilados. Lo pasarían mal… con la tablet. Y con tanto chorizo quemado en la parrilla.

  • Francisco Javier Bellido Díaz

    Totalmente de acuerdo con lo expuesto en este artículo.
    Soy profesor de Geografía e Historia y ciertamente estamos totalmente desamparados, sufriendo cada vez más presinoes e intromisiones en nuestro trabajao, con el único objetivo confeso de aprobar, sin poder argumentar el deterioro educativo qeu se está produciendo en la sociedad. Llevo 17 años dadno clase, y cada año es peor que el anterior, y nio sólo de la inspección y de los políticos, sino tambien de seduocompañeros que se atribuyen la “gracia” de ser la mano dura de los mismos.

  • julio

    Si hay tanta insatisfacción profesional, manipulación política y cada año es peor ¿porqué no una huelga salvaje de profesores que no sea para pedir un aumento de sueldo?. Te lo voy a decir, porque ya la mayoría ha agachado la cabeza, se han convertido en lacayos que sueñan un destino en la delegación o consejería para limpiar sus conciencias o piden bajas por depresión de dos meses, y en fin, la hipoteca de la casa de sus sueños y el colegio privado de sus hijos hay que pagarlos todos los meses.

  • Jose

    Absolutamente de acuerdo. Esta situación de acoso al profesor para que apruebe a quienes no se lo merecen y adquieran estos alumnos “virtudes” como la falta de compromiso, de esfuerzo, de interés… y cercenar así el potencial aprendizaje y la asunción de valores no es nueva, sino que lleva años implementándose, aunque cada curso se endurece. Pero este no es sino un síntoma más de quienes nos gobiernan desde su único interés de seguir sentados en el sillón y gestionando el cortoplacismo y que nos han llevado a la situación actual de crisis social, pérdida de prestigio de las instituciones entre la ciudadanía, corrupción galopante con síntomas de impunidad…

    Fui profesor durante treinta y tantos años y me jubilé voluntariamente -como tantísimos- para no seguir participando en esta farsa de las “autoridades”(?) educativas, que carecen de autoritas en el sentido latino del término.

  • PIER

    Quien puede olvidar a profesores como D. José Luis Murga Gener, Formador de Hombres, de Mujeres y de Licenciados en Derecho…Usted y yo lo recordamos.

  • fer

    Quizás de los abusos vengan los excesos. Llevamos demasiado tiempo aguantando a profesores que piensan que mientras más alumnos suspenden mejores profesores son. En cualquier instituto encontramos algunos que aprueban a 4 o 5 alumnos en una clase de 30, alumnos que con otros profesores aprueban con normalidad y que tienen que cambiarse de instituto para poder aprobar una asignatura que sólo aprueban 4 alumnos excelentes ¿cómo se defiende a los alumnos de estos profesores? Es muy doloroso como padre encontrarse con estos “cocos” a quien nadie les dice nada, ni inspectores, ni directores, ni compañeros.
    Sí yo también recuerdo con cariño a profesores duros que me hicieron aprender el valor del esfuerzo, pero no es lo mismo ser duro que ser un mal profesor que no es capaz de enseñar bien a sus alumnos/as para que aprueben y encima atribuyen el fracaso a lo poco que se esfuerzan los estudiantes. El mito de aprobar a todos es tan falso como el mito de suspender a todos.

  • rafa

    Que poca seriedad pensar en los porcentajes de aprobados más que en el conocimientos de estos,es una inmoralidad

  • Nazareno

    5º principio de Goebels: “Principio de Vulgarización.La capacidad receptiva de las masas es limitada, su comprensión escasa y tiene facilidad para olvidar. Dirigir el mensaje al individuo menos inteligente de la masa”.

  • TOIJARTO

    EL SIGUIENTE PASO PODRIA SER SUPRIMIR A LOS PROFESORES, Y DAR EL APROBADO DIRECTAMENTE A LOS ALUMNOS,…LOS TECNICOS Y PROFESIONALES PREPARADOS LOS IMPORTAMOS DEL RESTO DE EUROPA, Y A LOS DE AQUI LOS DEDICAMOS A LA POLITICA.

  • scl

    A los políticos lo que les interesa es un pueblo analfabeto al que se pueda engañar con falsas promesas y con migajas. No interesa un pueblo culto que pueda levantar esta tierra. Seguiremos siendo la cola de Europa puestos en fila a la espera de la subvención y los subsidios.

  • Pacual Gayangos

    “Fer”, tiene usted razón, porque conozco el caso de Tomares, donde muchos alumnos se han tenido que marchar a otros centros, porque ,aunque estudiaban,y se esforzaban , seguían suspensos, incluso con 4.75.Los peores profesores,son los que vienen de ocupar puestos en la Junta, que al tener que volver a las aulas, se sienten frustrados, sin vocación didáctica, y la pagan con los alumnos..Por otra parte, también hay pésimos alumnos que no se han preocupado nunca de sacrificarse en los estudios,pero una buena labor docente podría rescatarlos.

  • Pacual Gayangos

    Por último, muchos padres están notando una gran falta de ecuanimidad y coherencia en las evaluaciones,falta de buenas tutorías, y permisividad en actitudes violentas entre alumnos,donde hay mal ambiente.Eso le está ayudando mucho a la enseñanza privada,donde recalan muchos alumnos desesperados, gracias a estos incompetentes de la pública.

  • Rafaeliz

    Da verguenza que estando en la cola educativa europea, se pase la mano aun mas. Que generacion estamos preparando? Que pacto vergonzante tienen pppsoe para tener al pueblo en la mediocridad? Cuando se va abordar una reforma educativa de calidad y excelencia de una vez por toda y para los proximos 50 años?! Despues se extraña la casta que se vote a Pablo iglesias, cuyo modelo educativo es el de Finlandia?! Dan ganas de quemar metafisicamente algunas consejerias de ineptos mediocres! Viva la intelijencia!

  • Persistentes implacables en el modelo del Sistema

    Primera línea del artículo, primer error: “El principal perjudicado del debilitamiento de la figura del profesor no es el docente, es el alumno” Falso, el principal perjudicado es toda sociedad que tiene y mantiene ese sistema docente. La autoridad, la Junta, es persistente “a muerte” en el error. Les pone enfermos oír hablar de excelencia, de eficacia, de calidad, de superación, de distinción del mejor. Por contra, es lo suyo, señalar y acosar al que destaca; cualquier alumno tiene pánico a que le llamen “empollón” si es que ha destacado una sola vez. El resultado de esa política no se ve más que en al largo plazo; pero a la vista está y como todos los que opinan son expertos no hay que incidir; pero ¿Se imaginan a los alumnos de la enseñanza pública andaluza ingresando en una universidad de Estados Unidos, de Europa, de India o de China? Alguno, habrá, no obstante, pues la Naturaleza es fuerte como ella sola.

  • paco

    Los ejemplos a seguir que el sistema en que vivimos nos proponen no son Joan Massagué, Mariano Barbacid o Francisco Ayala, 3 grandes científicos españoles de fama internacional. Lo que el sistema nos propone es intentar llegar a ser un Fernando Alonso, un Cristiano Ronaldo, una Belen Esteban, o un Pau Gasol, es decir, personas que se han hecho ricas en pocos años y sin estudiar. ¿Cómo nos extrañamos de que nuestros hijos no quieran esforzarse, si los “triunfadores” son gente que no estudia? Además, En España creemos firmemente, porque es en parte cierto, que estudiar sólo sirve para aspirar a ser mileurista, mientras que el kiosquero de la esquina, que no acabó ni primaria, gana el triple que tú.
    Sobre las personas admiradas públicamente, no en todos los países ocurre los mismo. En un país similar al nuestro como Italia, por ejemplo, la neuróloga Rita Levi-Montalcini, fallecida hace poco, fue una mujer muy popular, respetada y admirada por la gente de a pie, por su trayectoria científica y personal. En España no admiramos a gente así. Admiramos y seguimos a Jorge Javier Vázquez.

  • rositadejericó

    Estoy totalmente de acuerdo con Julio…
    El único derecho que todavía no nos han quitado es el derecho a huelga. Y cuando llega el día de hacerla, nos abstenendo con argumentos como “Para que se queden mi sueldo, no lo hago”… “Esto no sirve de nada”… “No lo hago porque no puedo permitirme que me quiten más dinero” “Esto lo convocan los sindicatos para justificar su existencia”…
    Somos uno de los colectivos más insolidarios que existen.
    Luchamos por nuestra propia causa. Y ellos lo saben y nos dividen: profesores/as, interinos/as, y aspirantes.
    Y sólo nos levantamos cuando nos tocan las narices, nos recortan el sueldo, la remuneración los días de baja por enfermedad…
    Mientras vemos lo que les está ocurriendo a nuestros vecinos y nos limitamos a “quejarnos en la barra del bar” y no nos movemos.
    Lo siento, pero pocos compañeros y compañeras de los centros en los que he estado han secundado las huelgas convocadas.
    Ahora, toca apechugar.
    Y lo peor no es esto, lo peor es lo que está por venir…

  • Luis Garcìa

    Julio, totalmente de acuerdo contigo. Debemos unirnos el profesorado y huir de esos seudocompañeros, como los llama Francisco Javier, que se cobijan en un “no me pagan la extra, luego no hago nada más que lo imprescindible, y luego se venden por 20€/hora con clases particulares pagadas por la administración, esos cuya finalidad es dinamitar el trabajo de los compañeros para ocultar su falta de profesionalidad. La honradez del profesorado empieza por nosotros mismos y si no trabajamos unidos jamás podremos dignificar, como se merece, nuestra profesión.

  • Pilar Fernández

    Los planteamientos proteccionistas, como los del señor Fer, demuestran que para algunos progenitores los importante es aprobar, no aprender. Mal enseñamos a nuestros hijos a emprender la vida, si consideramos que deben “embestir” a los profesores. “La educación ha de dotar al hombre de la facultad de pensar bien, que es la única fuente del bien obrar. Los hombres de estudios tienen que ser ciudadanos responsables, capaces de orientar a los demás en cualquier conflicto”. Parece que el señor Fer no es muy versado en cuestiones de didáctica, ni ha leído a Milton; por si acaso, hay tiene respuesta.

  • Pablo Gallardo

    ¿Podría señalarme dónde puedo encontrar esos 16 requisitos que debe cumplir un profesor en Andalucía si quiere suspender a un alumno?

  • José Miguel

    No se sorprendan ustedes. Por desgracia el fin último del sistema educativo sirve a un fin último muy diferente del que nosotros quisiéramos.
    Los sistemas de escolarización obligatorios de los países hoy en día no buscan la excelencia académica de sus alumnos, ni que cada estudiante sea capaz de desarrollar completamente sus capacidades intelectuales, no se equivoquen. En las sociedades de producción y consumo masivos, el mercado necesita consumidores, no jóvenes capaces de crear su propio ocio, necesita mano de obra acostumbrada a obedecer instrucciones, no gente que tenga los recursos necesarios para crear su propia fuente de sustento.
    En este escenario el fin último del sistema de escolarización obligatorio imperante en nuestro país es que es alumno permanezca escolarizado cuanto más tiempo mejor. Resultados académicos, aprendizaje logrado, todo eso es secundario. Por ello cada dos por tres vienen con sus estadísticas de fracaso escolar, no quieran que su hijo fracase, enséñele a obedecer. Por ello la tendencia es a aumentar la edad obligatoria de escolarización, en EEUU la capital del imperio son 18, y el que no atiende universidad un fracasado social, un “loser”.
    Noticias como esta pueden hacernos pensar que hay cosas que no funcionan en el sistema, no seamos tan ingenuos, todo funciona perfectamente, ahora, para otros fines.