Ni bolsillo, ni estómago

Carlos Navarro Antolín | 7 de mayo de 2017 a las 5:00

SEVILLA, 05/05/2017.

NO es que los sevillanos no soporten una Feria de seis días ampliada a siete. Es que el concepto que el sevillano tiene hoy de la Feria dista mucho del que se tenía en los años ochenta, cuando existía una clara división entre el mediodía y la noche. Esa separación –de hasta dos y tres horas– para ir a los toros o simplemente para descansar en casa, hacía mucho más soportable los días de una fiesta que, no se olvide, muchos recuerdan cuando comenzaba el jueves. La forma de vivir la Feria hoy es llegar y apurar el día hasta que el cuerpo aguante. Y, claro, el cuerpo exprimido no puede estar rindiendo igual no ya durante seis días, sino durante siete. Y siete días de gasto no hay póliza de crédito que los soporte. Esta Feria alargada para captar madrileños es literalmente insostenible. No hay cuerpo ni bolsillo que la aguante. Necesita de mucho omeprazol y almax, de cuadrillas de relevos entre los camareros, que el jueves estaban ya extenuados en muchos casos. Necesitaría, cómo no, de esa tradicional división entre mediodía y noche que antaño hacia llevadera una fiesta en la que a las seis de la tarde se aprovechaba para limpiar la caseta, reordenar las mesas y recibir de nuevo a unos socios aseados y vestidos de oscuro. Ese corte, esa separación, evitaba muchas borracheras y muchos individuos vivaqueando sin rumbo y con la lengua gorda. Pero el consumo se impone hoy a la vivencia en todos los órdenes (fíjense en la Semana Santa sin ir más lejos) y se trata de eso: de consumir, apurar, exprimir, aprovechar el día de Feria como si fuera el único cartucho.

Ese concepto de Feria en sesión continua soporta ya difícilmente el tercer día consecutivo. El jueves, hasta ahora el día más elegante, se podía coger mesa en primer fila en muchas casetas pasadas las dos y media de la tarde. El viernes ya no había ni plato del día en muchas cocinas. ¿Para qué? Si no había demanda. Y el paseo de caballos, despoblado, era lo más parecido a los vídeos en blanco y negro de la Feria del Prado, pero sin la alta velocidad del cine en blanco y negro.

La apertura de una caseta para turistas es una suerte de engañabobos. Vale como servicio, acudidero para visitantes perdidos, pero no garantiza que se viva la verdadera Feria, fiesta eminentemente particular, que no excluyente, lo cual se debe afirmar sin ningún complejo. Vivir la Feria de verdad –no nos engañemos– exige estar integrado. Y para eso se necesita algo de tiempo, cosa de la que la industria turística no dispone, pues se trata de vender paquetes, experiencias exprés y otras gaitas. La caseta para turistas es un bar en el real con estética de eso: de caseta. Aceptamos caseta para turistas como medio para captar el verdadero sentido de la fiesta porque, al fin, de lo que se trata es de hacer caja. Aceptamos media hora de taconeo, dos raciones de calamares con textura de neumáticos y autobús en la puerta como espectáculo genuinamente flamenco. La caseta para turistas recuerda a aquel centro de la interpretación de la Semana Santa que Monteseirín quiso construir y que, por fortuna (y ducados), la crisis se llevó por delante. Aquel engendro contemplaba en su oferta un simulador de bullas para que el turista se hiciera una idea de la pericia del sevillano a la hora de moverse en las aglomeraciones. Si aquello hubiera prosperado tendrían que haberle incorporado el servicio premium del simulador de las estampidas.

Malos tiempos para lo políticamente incorrecto, malos tiempos para decir que la Feria de Sevilla es una fiesta privada, para los sevillanos y que si se quiere vivir de verdad ha de ser de la mano de uno de ellos. Malos tiempos para explicar que caseta viene de casa y que en casa de cada uno entra quien desea el dueño. La Feria es víctima del pensamiento lanar, del buenismo, de la teoría de la participación por la participación como valor supremo.

Que le pregunten al vasco afincado en Sevilla que osó acercarse a tocar las andas de la Virgen del Rocío sin cumplir la norma no escrita de pedir la venia a un almonteño. Sufrió literalmente un mordisco. Montar una caseta cuesta un dinero que miles de sevillanos pagan en cuotas a lo largo del año con su esfuerzo y sus ahorros. Son los sevillanos con su esmero personal los que montan la fiesta, nada hay de lo que avergonzarse por ello. Y son los sevillanos los que han integrado siempre a miles de visitantes sin imposiciones pseudodemocratizantes.

Esta Feria alargada ha generado 1.700 asistencias sanitarias sin ninguna tragedia, lo cual nos lleva también a una conclusión: la Feria es una organización perfecta, un ejemplo de convivencia en el que, pese a las horas de ingesta de alcohol y a la combinación de públicos muy diversos, no hay que lamentar ningún suceso. ¿Por qué sí ocurre, en cambio, en la Semana Santa? Porque en la Feria nadie se ve excluido, ni siquiera la legión de gente carente de educación, que se refugia en el alcohol en un espacio limitado (el real) y ultravigilado. Y en la Semana Santa hay demasiado público que deambula sin importarle nada de cuanto ocurre en una fiesta religiosa que no ofrece atractivos alternativos para pasar tantas horas en la calle. Preocúpese el gobierno de analizar, mimar y blindar la Madrugada, y deje la Feria como estaba hasta el año pasado, que ya de por sí era larga por el concepto de sesión continúa con el que se vive hoy. Nadie aguanta siete días de Feria seguidos ni dos subidas al ratón vacilón.

  • Paco

    Es una pena , es muy triste ver la Feria vacía hasta las 7 de la tarde el Martes, el Miércoles y el Viernes …..el Sábado no he estado pero me imagino que mas vacía aún ….Se la quieres enseñar a tus visitantes y da verguenza que la vean vacía …calles sin caballos , casetas solas , camareros en la puerta esperando a alguien …..UNA IMAGEN DEPLORABLE ….. Se hace necesario volver a lo de toda la vida E INCENTIVAR LA FERIA DE A MEDIODIA ……las mejores horas que son una pena como están …

  • Miguel Ángel

    quiero decir en relación a esta noticia que me parece de lo más rancia que he leído desde hace mucho tiempo en este periódico. Parece usted que no es de Sevilla .el que la feria dure un día más no quiere decir que yo vaya a la feria los siete días de la semana voy arreglado a lo que mi bolsillo da. los que no hemos podido ver los fuegos artificiales por tener hijos que al día siguiente se tengan que levantar para ir al colegio un lunes a venido muy bien que la feria terminé un sábado. la feria es de los sevillanos y de todo el que venga hay que recibirlo con los brazos abiertos igual que en Semana Santa.sean turistas o de cualquier parte de españa. busca usted una feria a la antigua usanza en las que solo vayan los que tienen caseta o sea que pretende que volvamos al pasado con el señorito en la caseta y los demás mirando como se divierten eso ya pasó

  • vic

    ¡Viva el inmovilismo Sr.Navarro Antolín!.Si a todos esos que he estado escuchando durante el transcurso de la Feria las mismas razones esgrimidas por Usted, les hubiera tocado en vez de “su” Feria el cierre de cada una de las industrias sevillanas y las hubieran defendido a “capa y espada”….otro gallo nos cantaría en la ciudad del Sevilla,el Betis, la Carrera Oficial y la Feria(Astilleros, Fca.Vidrio,tintes,Guillette,Roca,Abonos Sevilla,Artillería, Hytasa, Fca.Tabaco,el no dragado del rio,Yolplait,Donuts……

  • Andrés Diaz Muñoz

    Magnifico artículo. La verdsd. Mil gelicitaciones

  • Luis

    Totalmente de acuerdo con lo que se dice en el artículo. Una vez nos engañan los políticos, el ayuntamiento aplica la democracia participativa como confusión para que se vote algo que les interesa en lo económico y recordatorio disfrazado de consulta popular. Esta feria estaba pensada para el madrileño y el extranjero. He ido todos los días excepto el martes y doy fe de que la feria a partir del lunes ha estado vacía y ha sido una ruina para los ambigus. Me pregunto por qué no se nos consulta por temas que nos tocan más cerca y afectan en nuestras vidas como los impuestos, movilidad o infraestructuras… Será porque no interesa cambiarlos.

  • Niko Belic

    Es absurdo que la feria empiece el martes y que las casetas estén atestadas el fin de semana antes sin dispositivos de limpieza, emergencia y seguridad. Este año simplemente se ha oficializado lo que ya venía siendo la feria desde hace unos años. En cuanto a la afluencia, me parece excelente que se dosifique y se eviten masificaciones. Preferir bullas a medio día, que no te permitían quedar a comer tu familia por falta mesas ni poder cruzar la calle por atasco de coches de caballos, a tener un ambiente más desahogado y agradable me parece una soberana idiotez. El nuevo formato no solo es un acierto, es a día de hoy el único razonable.

  • Ana

    Estos comentarios que acabo de leer me hacen pensar que debe de haber dos ferias porque yo he ido todos los días y la feria ha estado repleta de público, carruajes y
    Hasta el punto de no poder cruzar las calles.
    Y respecto a la mañana y la tarde-noche, el que se haya
    Decidido aguantar desde el mediodía hay una explicación, que
    a las personas de orden no nos gustan la mortaja que suele entrar de noche con las botellitas, por cierto Sr.Alcalde éso no lo ha conseguido retirar, yo que usted me plantearía no prometer algo que no pueda cumplir.
    FERIA DE LUNES A DOMINGO SIEMPRE

  • Carlos

    Los cambios siempre crearán debate y hay que razonar todos los puntos.Pero leo que es un artículo muy politizado y da pena.
    Yo he pasado una feria de categoría y los que me han rodeado igual,ha habido opiniones para todo los gustos pero se ha podido hacer de todo en la semana.
    Pero la democracia es muy sencilla,que vuelvan hacer otra votación con los sevillanos que han vivido de siempre con el pescaito el lunes o un solo año con el pescaito el sábado y que salga la opción que a todos guste.
    Por cierto el que ha hecho el artículo no le ha dado tiempo a tomarse un rebujito en condiciones,jeje. Un saludo

  • kaichaku

    Creo que la feria, al igual que la Semana Santa, la estamos matando de éxito. Ha llegado un momento en que las Fiestas Primaverales se han convertido en sólo para “turistas” y a los de aquí…..que les den. Por eso se está saliendo de madre todo. La Semana Santa y la Feria han perdido toda su esencia. Son sólo, sobre todo la Feria, un sacadero de dinero.

  • Alejandro

    No puedo estar más en desacuerdo con el artículo. Me parece, como bien hay dicho Miguel Ángel, una valoración respetable pero de lo más “arcaica” y egoísta. Soy socio de una de las casetas más conocidas de la Feria. He ido a la Feria Sábado, Domingo, Lunes, Martes, Miércoles y Viernes, como podría haber ido también el jueves y el sábado; pero elegí no ir. Y de eso se trata, de que igual que yo, que gracias a Dios me puedo permitir elegir, que también pueda hacerlo más gente porque tengan más días de vacaciones y más días para disponer. El el martes estaba la Feria a reventar, el miércoles estaban las calles atascadas de la cantidad de caballistas y coches de caballos que había. El viernes se estaba realmente agradable y con más gente local que cualquier viernes o sábado de feria de otros años. Respecto del asunto del turismo, para mí como sevillano me enorgullece que vengan de todas partes del mundo a disfrutar de nuestra fiesta y de los servicios que por un módico precio podemos ofrecerles. Obviamente, el trabajo está en que sean servicios de calidad para gente de calidad con bolsillos amplios; por lo que considero que siendo la Feria una fiesta para el Sevillano, pueda ser admirada también por el foráneo. Por lo que si quiere y puede integrarse porqué negarle esa posibilidad. A veces nos olvidamos de pensar en los demás, o nos creemos que esto es Silicon Valley.

  • Miguel

    Este artículo es el engañabobos más grande que he leído en mucho tiempo. De Madrid ha venido más gente porque les ha cuadrado el 1 el 2 de mayo que allí son festivos. Si se quiere volver al pescaito el lunes, me parece muy bien, pero el sábado y el domingo no entra en la feria ni un camión de reparto, ni se da luz a las casetas, o sea que el que quiera ir de prefería, se tenga que llevar la cerveza de su casa y se la tenga que tomar caliente. Lo único que el articulista defiende es una prefería excluyente para los del taco, que el pescaito se lo tomen el lunes, que hasta el miércoles sólo estén ellos, y que a partir del jueves vayan los de la plebe, que ellos se irán, como siempre, a punta (Umbria) o a Vistahermosa. Porque eso y no otra cosa era la Feria de veinte años para acá. Ya se que los cambios producen urticaria a mucha gente, pero si en Sevilla no hay dinero para sostener no seis, sino ni cuatro días de Feria, al menos no escupa al cielo, que venga el que quiera a dejarse aquí sus euros.

  • luis

    El ayuntamiento de Sevilla HA FORRADO a los hosteleros, a ver si ahora ayuda igual al resto de profesionals y epresarios de la ciudad y deja de FASTIDIARLOS con tantos impedimentos para la apertura de sus negocios y la ejecución de sus obras

  • SEVILLA 92

    Pues yo he ido todos los días a la Feria, incluído sábado y ha estado atestada de gente todos los días. Lo que era una pena era el domingo de Feria. Sin embargo, este año, después de los fuegos la Feria estaba a reventar y la gente con muchas ganas de fiesta. Para mí, ha sido perfecta.

  • JULIO SANCHEZ

    Pues sí, rancio artículo, señor Navarro Antolín.
    He oído comentarios a favor y en contra de este formato, pero por regla general, los mas críticos con él han sido los que jamás van a la feria el sábado y domingo último, esos que el fin de semana dejan la feria vacía, mucho mas sola que el fin de semana de Pre-feria, socios de casetas que quedan cerradas y mudas desde la noche del viernes.
    No es cierto que sea mucho mas larga, ya que la mayoría de los que tenemos la suerte de ser socios de una caseta, la comenzamos el sábado anterior, lo que ya se ha hecho una costumbre muy sevillana: “La pre-feria”.
    Por tanto, no me ha parecido tan larga ni mucho mas costosa que las anteriores y por el contrario, disfruté, después de haber ido todos los días de la semana, de un sábado extraordinario.

  • Sonia

    Yo no entiendo tanto revuelo, un día más de feria, es un día más de ingresos para la ciudad. Tampoco he visto la feria que dicen otros, Vacía!!! Pues entonces las únicas casetas llenas son a las que yo he ido,a pesar de que siempre ha habido horas y días de menos afluencia(siempre con su modelo de 7 dias el martes y miércoles han sido los días de los grupos de mujeres, y domingo de fuegos la feria vacía desde la tarde noche) . Y en algo estoy de acuerdo con el artículo, no hay que avergonzarse de que cada uno tenga su casa o caseta en la que invita a sus amigos y familia(en el rocio tampoco entras pq sí en cualquier casa de hermandad salvo la buena voluntad de los hermanos, en Valencia tampoco entras en las peñas aunque pasees por las fallas, etc), pero si pienso q es buena idea abrir espacios para aquellos sevillanos o forastero que no tenga donde ir, y que quiera pasar un buen rato agusto, mejorar es progresar. Otras ciudades cuentan con más días de fiestas y no son criticadas ejemplo las colombinas. Los sevillanos eligieron un día más, no por los madrileños(aunque bien venidos sean) sino pq si no se hacia así no era la Feria de abril, porque empezaría en mayo . en definitiva, era una prueba decidida y votada por los sevillanos y son ellos los que deben o no decidir su continuidad, aunque espero que el ayuntamiento opte por estas consultas para asuntos importantes de esta ciudad y no sólo para esto.

  • Iñaki

    *IRONIA ON* Que si hombre! Que la Feria está degenerando! Hay que volver a como era antes! 3 días de transacciones mercantiles ganaderas y agrícolas en el Prado de San Sebastian. Todo lo demás son cambios y modernidades. *IRONIA OFF* El artículo no puede ser más retrógrado y rancio. Esto ha sido un cambio más. Igual que las montañas rusas. Igual que el alumbrado. Igual que el rebujito. Igual que dejar de quedar en la portada y quedar via movil. Igual que los grupos en directo en las casetas. Igual que el ratón vacilón. Igual que la tortilla hecha con thermomix en las casetas. Todos esos cambios son válidos y bienvenidos. Todo es parte de una evolución. Si quieres cerrar la Feria a los no sevillanos, te metes en tu caseta con tu guarda de seguridad, te abrazas las rodillas y te tapas los ojos y oidos. Bienvanida la evolución, la diversidad y el dar a conocer nuestra cultura, estando abiertos a que sea influenciada por agentes externos!

  • Jose gonzalez

    .
    Lo siento pero discrepo casi en la totalidad de su escrito.Por fin una feria donde se pueden ver y disfrutar los fuegos y sin agobios de personad ni días.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber