¡Que no se mueva un varal en Urbanismo!

Carlos Navarro Antolín | 25 de marzo de 2018 a las 5:00

Arquillo del Ayuntamiento. El delgado municipal de Hábitat Urba

LA Gerencia de Urbanismo es la aldea de los galos (bien remunerados) que se resiste al invasor en la Galia municipal. Los habitantes de la aldea (caracolas) gozan de un todopoderosa pócima con uno de los convenios laborales con más ventajas de toda España. Háganse una idea: los sueldos en este organismo municipal son hasta un 60% más altos que en el Ayuntamiento. Por lo tanto, se explica que haya resistencia a cualquier cambio mínimo, no ya de los sueldos o de las condiciones de trabajo, sino a cualquier modificación que pudiera suponer la apertura de un proceso de modernización de una Gerencia de Urbanismo que no funciona como el motor de la ciudad que debiera ser. Antonio Muñoz, delegado de Hábitat Urbano, ha comprobado esta semana que el inmovilismo de la ciudad no radica en las cofradías, dicho sea ahora que empiezan a sonar los tambores en el centro con permiso de la lluvia, sino en una Gerencia acostumbrada a los buenos tiempos y que se resiste siquiera a imaginar que pudiera perder privilegios. El gobierno socialista pretendía esta semana iniciar el proceso de integración de Urbanismo y Medio Ambiente, lo que supone en la práctica traspasar 34 funcionarios a las caracolas de la Cartuja, ocupadas en su mayoría por personal laboral. Para este fin se planteaba –con buen criterio– arrancar con la modificación estatutaria necesaria para ampliar las competencias de la empresa. Nunca se puede olvidar que el Grupo de Ciudadanos fue el que promovió el año pasado con buen criterio una moción en el Pleno para exigir esta fusión con el objetivo de desatascar los procesos de tramitación de licencias. Todos los grupos políticos aprobaron la moción. Resulta extraño que Ciudadanos y el PP rechazaran el jueves la iniciativa impulsada por el gobierno de acuerdo con esa moción. Alegaron falta de consenso, rapidez y otros pretextos. Estaba claro que los grupos de centro-derecha no iban a ponerle las cosas fáciles a Antonio Muñoz a las primeras de cambio, sobre todo cuando algunos activistas sindicales estaban metiendo ruido desde primeras horas de la mañana en la sede de la Gerencia, momentos antes de la reunión del consejo de gobierno donde se tumbó la fusión. El rechazo de Participa Sevilla e Izquierda Unida se daba por amortizado, pero no el del PP y Ciudadanos. El gobierno contaba con el apoyo de los naranjas, pues ellos promovieron la moción, y con la abstención, al menos, de los chicos de la gaviota, la encina o lo que ahora tengan por símbolo. Está claro igualmente que el pontificado de Beltrán Pérez como candidato no iba a arrancar con una ayuda de semejante calibre a un gobierno en minoría. Demasiada concesión hizo el líder de la oposición al permitir con su abstención que salieran adelante los presupuestos: en ese momento, cuando todavía no era candidato, ganó perfil institucional con ese gesto. Ahora ya es el cabeza de lista proclamado por Mariano Rajoy en Marbella, comienza la confrontación, que se irá intensificando con el paso de los días.

Antonio Muñoz es el primer delegado de los asuntos urbanísticos que emprende el intento de efectuar una reforma ambiciosa en la Gerencia de Urbanismo para que los empresarios no tengan que dirigirse a dos ventanillas, sino solo a una, a la hora de abrir un bar, una frutería o cualquier pequeño negocio. Este mero intento se ha encontrado con la oposición frontal de cuatro partidos políticos y de Comisiones Obreras. Unos temen ponérselo fácil al gobierno, otros que este proceso sea el inicio de una pérdida de condiciones laborales especialmente ventajosas. No hace mucho que el PP, con veinte concejales, amagó con reducir los sueldos en la Gerencia de Urbanismo a cambio de que los trabajadores pasaran a gozar de la condición de funcionarios. En el fondo, el PP de Zoido deseaba suprimir la Gerencia como tal, que volviera a ser un servicio municipal más, pero los populares retrocedieron en sus intenciones con rapidez y pusilanimidad al percibir las primeras resistencias al proceso. Yeso que Zoido contó entonces con el apoyo de Juan Espadas, líder de la oposición, para igualar los salarios de la Gerencia a los de los funcionarios municipales.

En los doce años de Monteseirín no hubo mayores problemas porque la Gerencia era el cuerno de la abundancia en los años del boom inmobiliario. El dinero entraba por las licencias, los convenios y los intereses financieros. La caja estaba cargada de billetes. Pero ahora que la crisis parece que ha pasado, los empresarios exigen mayor rapidez en la obtención de licencias. Y Urbanismo necesita más inspectores para realizar el trabajo posterior que requiere el proceso que agiliza los trámites mediante la presentación de una declaración jurada. La Gerencia se resiste, ve el fantasma de la privatización agitado por las partidos de izquierda en la oposición, y la adhesión oportunista de los de derechas que buscan no ya el rédito político propio, sino que el rival no se anote el segundo gran tanto en menos de un mes tras sacar adelante las cuentas. La aldea de los galos se opone. Lógico, pues tras la fusión se anuncia una nueva Relación de Puestos de Trabajo (RPT) que es tan necesaria como imprescindible. Antonio Muñoz necesitará valor y mano izquierda. Carece de poción mágica propia y tiene un gerente que cobra menos que la mayoría de los trabajadores del organismo autónomo por efecto, por cierto, del incomprensible tope salarial impuesto por Juan Espadas. Si en los cuarteles militares reza en la entrada el “Todo por la Patria”, en las caracolas de Urbanismo está clara la leyenda de la pancarta de bienvenida: “¡Que no se mueva un varal!”.

  • Rafa

    Tus argumentos son muy poco serios, no tienes ni idea de el porqué del atraso de las licencias, al igual que la mayoría de los políticos. Cuando no se investiga sobre algo, mejor no hablar, y menos insultar a los trabajadoes. Si te duele algo, ve al médico.

  • Crítico

    Sr Antolín cuente Vd las cosas con rigor. No ganan un 60% más,incierto. Información sesgada que Vd usa para atacar a la Gerencia.Porque no dice Vd que en la Gerencia,a diferencia que en Ayuntamiento, se trabaja por las tardes y existe incompatibilidad para desarrollar cualquier otra actividad. Porque no informa Vd que para acceder a un puesto de trabajo en la Gerencia existen oposiciones publicadas en el Boja a las que cualquier persona puede presentarse? Porque no habla de los sueldos de la Agencia Tributaria de Sevilla?

  • Critico

    Censura mi comentario? Porqué no lo publica?

  • Un pringao

    Es curiososo, por no decir otra cosa, como un puñado de empleados municipales privilegiados, tiene cogido por donde mas duele a todo un gobierno municipal y por ende a toda la ciudadanía. Y lo por es que no es con esta corporación, que Zoido tampoco pudo meterlos en cintura. Que baza juegan esos vagos de urbanismo, que no se puede entrar alli a sangre y fuego, y ponerlos a trabajar para los sevillanos y no para sus intereses?

  • ito

    es una opción personal, del sr, muñoz, medio ambiente esta muerto desde que el pp lo quiso asi y el lo remata .
    los privilegios de urbanismo no quiere que sea para. nadie mas