Alfredo y la luz de la verdad

Carlos Navarro Antolín | 16 de mayo de 2011 a las 13:49

Decíamos que Monteseirín está decidido a volver a su puesto de trabajo a falta de otras propuestas. Tampoco es que le puedan ofrecer mucho, que este PSOE no está para hornear muchos bollos. Ni vienas. Así que no tiene más remedio que regresar al tajo de donde vino. Al menos tiene tajo al que retornar, que no todos los que vivaquean por la política tienen un agujero donde refugiarse. Y no nos referimos únicamente al PSOE. También nos tiramos al ruedo aseverando que el alcalde esbozaría una sonrisita si se confirman las encuestas de la euforia pepera (ojo, cuidado con las encuestas, que son como el tinto malo…). Sí, esa fue nuestra apuesta. Y en firme. Después de él, la derecha, la peor derecha. Y todo por no hacer caso de su plan sucesorio con el delfín Celis al frente, reciclado ahora en tareas del puerta a puerta y con su equipo de leales ayudando en el frente de Tomares. [Lo bien que da Cristina Pérez en las cámaras de La Nuestra, mucho mejor que en el feisbú]

Todo eso manteníamos cuando de pronto se hizo la luz, una luz cegadora que pretende hacernos entrar en razón, una suerte de Gran Hermano que se apiada del plumilla desorientado y lo reconduce hacia la senda correcta, un alma caritativa que mantiene la fe en los mejores valores de la condición humana. Porque otra política es posible. (Como con el Laredo, que otro tipo de Laredo hubiese sido posible, ¿no, alcalde?) Y tras la luz, se hizo una voz. La voz.

“Te aseguro que el alcalde está hoy más preocupado del futuro político de la ciudad que de su futuro político personal, porque su futuro profesional lo tiene asegurado. Al alcalde de Sevilla durante doce años le interesa más que nada la continuidad y la renovación del proyecto político que ha venido desarrollando y por ese objetivo viene trabajando desde el mismo día que anunció al secretario general de su partido, hace más de dos años, que no iba a ser candidato en 2011, cosa que se reveló mucho después por un teletipo. Monteseirín es el primer interesado, y con su actitud y con los hechos lo demuestra todos los días, en que Espadas sea alcalde. Parafraseándote, te diría que después de Monteseirín, un correligionario que continúe y renueve el modelo de ciudad que ha impulsado. Siempre lo ha reconocido: el mayor gusto para él será presenciar cómodamente en una silla el desfile de un alcalde socialista bajo los toldos de la Plaza de San Francisco el día del Corpus de 2011. Alfredo sabe que si Espadas es alcalde, mucha de su obra no se destruirá. Y si llegan los otros… Quienes conocen de verdad a Alfredo saben que esto es verdad. Estuvo en el arranque de campaña con Juan, la noche del jueves de Feria, estará en el mitin con Zapatero el lunes e incluso en el que se prepara el miércoles en el Polígono de San Pablo. Éstos son los verdaderos mensajes de Alfredo”.

La luz se fue. La voz se apagó. Volvieron las tinieblas. ¿Pero era o no era posible otro Laredo? Oh luz, vuelve.

Las meditaciones de Alfredo

Carlos Navarro Antolín | 12 de mayo de 2011 a las 19:03

EL alcalde ha dicho hoy en un acto público que después de las elecciones volverá a su plaza de inspector médico del SAS, pero que si le llega una oferta política se lo pensará. Y tanto que se lo pensará. Conclusión repentina sin necesidad de haber hecho un máster en San Telmo: no tiene nada. Al alcalde de Sevilla durante doce años lo mandan a paseo. Tal vez por eso el día que lo largaron mediante un teletipo tuvo que haber aplicado el ya estoy yo en mi casa. Pero puestos a especular sobre qué le podrían haber ofrecido, el abanico de opciones tenía y tiene muchas varillas rotas. Cualquer sillón hubiera sido por… un año como mucho. Más vale esperar en casa y después pedir un escaño en el Congreso. O en la Cámara Alta. La ex alcaldesa de Sevilla, Soledad Becerril, fue senadora y le encantaba viajar a Madrid en asiento individual del AVE. Pero Soledad tenía hilo directo con el entonces alto mando de la calle Génova. Y Monteseirín, como tantos, topa con el susanismo imperante.

También ha dicho el aún alcalde que los resultados de las elecciones serán el mejor balance de gobierno que se puede hacer. Vaya, vaya. Ahí la cosa tiene guasa. Monteseirín juega al equívoco. O no, que diría Rajoy. Todo el mundo sabe que el candidato más votado será el de la derecha carpetovetónica (Torrijos dixit). Monteseirín es el primer interesado en que Zoido sea alcalde. Cuestión elemental, miserias del ego. Después de mí, el tío de las farolas y las papeleras. Nunca lo va a reconocer, pero qué gusto le daría presenciar en el mullido sofá del salón un recuento de votos que le diera 17 concejales al PP.

Monteseirín regresa al SAS. El mayor peligro serán las tardes libres. Y Alfredo es hiperactivo en el mejor de los sentidos. No puede ni sabe quedarse quieto. Le hierve la sangre roja por muy bético que se tenga. Ojo.

El páramo de la Plaza Nueva

Carlos Navarro Antolín | 12 de mayo de 2011 a las 9:12

Ay, qué triste está la mañana en la Plaza Nueva sin los concejales en El Portón. El Ayuntamiento es un páramo, un lienzo titulado Legión de brazos caídos, una tropa callada, rumiante y a la espera. Estos días tienen mucho de paz de los cementerios. Faltarían los cipreses y el canto del ruiseñor. Si la expresión del Estado es el vacío, ¿cuál será la del desgobierno? Pues tal vez la de un tal Fran Fernández enredando todo lo que se puede enredar para aliviar su cabreo. O quizás las telarañas de las arcas de la Televisión Local bailando una canción de Georgie Dann. O el enésimo teletipo de una concejal imputada a la que parece que alguien se la ha jugado. O las maquiavélicas intenciones de algunos compañeros (y compañeras) que están deseando que la derecha acceda al poder para clavarle la daga al compañero. O el que no para de meter papeles en la trituradora. Sí, la expresión del desgobierno bien puede ser esta Plaza Nueva en manos de los ordenanzas en los días de una campaña electoral donde poco ha tardado en aparecer la estrategia del miedo a los viejecitos puesta en marcha por un PSOE que no se reconoce a sí mismo: “¡Zoido os quitará los talleres!” Un dóberman en versión local, famélico y de ladrido ronco.

Los concejales han abandonado los despachos. Dicen que están movilizando al electorado. A algunos les entran los nervios a última hora, como a los malos alumnos. Se acerca para colmo el denominado Día de la Ciudad, cuya conmemoración ahora a nadie le importa. El 30 de mayo tiene este año mucho de la celebración copera del Madrid. Póngame un descafeinado sin azúcar.

Nadie pregunta por el momento qué hay de lo mío porque te pueden responder “espera primero a que se aclare lo mío”. Al páramo sólo lo agita el seísmo con epicentro en Lorca. Gimnasiva pasiva, le llaman.

La candidata Pilar

Carlos Navarro Antolín | 11 de mayo de 2011 a las 7:03

Pilar no quiere ni oír hablar de la llave. Qué malos recuerdos. Tanto se hablaba de que el PA tenía la llave de la ciudad que la situación acabó pasándole factura. Qué buena candidata si tuviera un buen partido. Ha recogido los rescoldos de una formación que se comenzó a acabar el día que Alejandro le entregó en Castelar las llaves de la ciudad (ay, las llaves, siempre las llaves) a Manuel Chaves a cambio del Metro, para lo cual se comprometió sobre la marcha al consejero Francisco Vallejo, al que un presidente andaluz arremangado telefoneó desde allí mismo. El poder por el poder, cueste lo que cueste. Y le costó. Al PA se le vio el plumero. Desde entonces, todo han sido males: una sucesión de resfriados, una gripe, una neumonía, un cáncer… Y la muerte en las elecciones de 2007, donde se desangraron por todos los barrios, especialmente por tres distritos poblados: Bellavista, Cerro-Amate y Este-Alcosa-Torreblanca. Por donde más duele. En total, 27.966 votos menos.

A aquella teoría de la llave se sumó la muy hábil del urbanismo bajo sospecha, que ahora el PSOE quiere recuperar a última hora dándole al tam-tam con la agenda oculta de Zoido. Todo un balón colgado al área a ver si cuela.

Pilar es una buena candidata. Ya la quisieran muchas formaciones. Da buena imagen. Habla bien. Aprovecha los escasos minutos de notoriedad, como hizo en la noche del lunes en el informativo del 24 horas de TVE, se escurre cuando le preguntan por los pactos, sabedora del daño que le hizo a su partido cambiar de pareja de baile con tal de seguir pisando la moqueta de la caracola uno de Urbanismo y, lo más importante, tiene capacidad de aguante. A veces no es que encaje con deportividad las críticas, que es su obligación, sino que tiene que soportar los zarpazos de la crueldad. Y eso es muy distinto.

El frutero de Tomares tiene quien le escriba

Carlos Navarro Antolín | 9 de mayo de 2011 a las 19:02

Domingo por la tarde. La Feria agoniza. Hace calor. El vecino del Aljarafe no puede más. Siente la imperiosa necesidad de fumar. Todos los bares que conoce están chapados. Coge la moto y se acerca al Cinema, en el Manchón, un oasis en el páramo de la tarde. Abre la puerta y busca al camarero para que active la máquina. Su tabaco, gracias. Y cuando se da la vuelta, oh sorpresa, comprueba que en un velador se encuentra al conocido como el frutero de Tomares, segundo teniente de alcalde del municipio donde gobierna el PP de José Luis Sanz, con cuatro políticos socialistas. Encima de la mesa hay ordenadores portátiles. La cosa huele a reunión de pastores. Dos de ellos son concejales socialistas en la oposición tomareña. Pero los otros dos… Huuuuum. ¿Quiénes son esos dos chicos aún jóvenes? Sale del bar con la cajetilla bien agarrada. Busca el mechero. Piensa. ¡Ah, sí! Los otros dos son de ese grupo de incondicionales de aquel que pudo ser candidato del PSOE a la Alcaldía. Aquel chico que Griñán apoyó en un primer momento, pero que después la cosa acabó en nada. ¡Celis, hombre, Celis! Eran dos de los chicos de Celis, empeñados en ayudar a Cristina Pérez en Tomares para que el PP pierda el gobierno y presentarse así ante el partido como los causantes de la derrota pepera. Los dos trabajan en el Ayuntamiento de la capital. Uno de ellos ni votó en su agrupación la lista de Espadas. Menudo aguijón. Al otro le gusta mucho echar el pitillo en el andén a media mañana. Son buenos muchachos.

El frutero ha enviado hoy a los medios de domunicación una carta poniendo a caldo al alcalde de Tomares, el mismo que lo puso en la lista en 2007 y el que lo ha quitado en 2011. Todo lo cual a doce días de las elecciones. El frutero tiene quien le escriba. Credibilidad reducida. Las cosas del fumar. Si te reúnes en El Copo, te ven. Y si te reúnes en el Cinema, te ven, te ven, te ven.

Cuando la política externaliza la credibilidad

Carlos Navarro Antolín | 7 de mayo de 2011 a las 22:56

Una campaña electoral es lo más bonito del mundo”. Así lo defendía hace pocos días una ex dirigente política en el reservado de un restaurante, libre ya de las ataduras del partido y de las limitaciones del cargo. Una campaña electoral descubre aún más la falsedad, la falta de espontaneidad y la premeditación que marcan la política de hoy, pensaba el interlocutor.

Qué visiones tan distintas de un mismo mundo. Los partidos, sabedores de que estrangulan cualquier posibilidad de aire fresco que pueda entrar en sus casas, buscan fuera la llaneza, la honestidad y, al fin y al cabo, la autenticidad perdida. Ya no valen los independientes, hay que irse a los supermercados de los barrios. Los mismos partidos (todos) que han blindado los debates electorales hasta el punto de que los candidatos (todos) parecen papagayos en una sucesión de monólogos, tienen que exportar todo aquello que han ido perdiendo con el paso de los años. El PP ha dado un paso en este arranque de campaña y ha fichado al cajero de una pequeña superficie comercial de Su Eminencia para que diga aquello que los partidos ya no se atreven a decir porque la naranja de la credibilidad está hace tiempo exprimida. Pongamos otro ejemplo. El blindaje ha tardado muy poco en impedir algo de frescura hasta en las redes sociales, vigiladas ya férreamente por personal ad hoc. Si acaso dan para meteduras de pata de manual o para algún pecadillo por el exceso de desahogo de algún asesor inexperto, pero poco más.

El seguimiento que ha tenido el vídeo del súper prueba que el estilo de la calle cotiza alto en un mundillo tan hipercontrolado desde los gabinetes. Se supone que el cajero, que pone su rostro, que da sus nombres y apellidos y que aporta su testimonio, no se sujeta fácilmente a los dictados de quienes están acostumbrados a darlos y a recibirlos. El vídeo, además, aparece desideologizado, como le gusta decir al camarada Torrijos. Las siglas del PP no se ven. El nombre del candidato sólo se pronuncia una vez. El protagonista hace referencia a un tema de actualidad para huir de un vídeo desubicador, convencional e inclasificable en el tiempo. Los colores oficiales son sustituidos por los productos que va pasando por el escáner para su cobro. Todo un ejemplo de cómo la política compra en un supermercado lo que hace años perdió en los despachos, o lo que hace mucho tiempo dejó de ser posible en las plazas de abasto, con esos candidatos estrechando la mano de pescaderos y carniceros. Se nos rompieron los mercados de tanto usarlos.

La política apuesta por una suerte de externalización de la credibilidad. Que lo diga otro de tal forma que sea creíble por todos, que no parezca prefabricado. Vamos, que no parezca hecho o dirigido por políticos. Hagamos un vídeo tal que nos crean, que lo protagonice un ser blanco, sin aristas, que no pueda ser tiroteado por la otra trinchera, un hombre indiscutiblemente de la calle. Y se produjo el parto feliz. O, cuando menos, original. Ojalá en los debates reinara este ejemplo de frescura importada. Quizás entonces, una campaña pudiera ser una experiencia bonitas.

Del CIS a los coches locos

Carlos Navarro Antolín | 6 de mayo de 2011 a las 12:22

MÁS de la mitad de los encuestados por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) entre el 17 de marzo y el 17 de abril de este año admiten que en las elecciones municipales de 2007 y en las generales de 2008 votaron al PSOE, un 53,1% y un 54,1%, respectivamente. Pese a este reconocimiento de voto, el estudio vaticina que el PP subirá entre uno y dos concejales en los próximos comicios. El CIS asegura para los chicos de Zoido el acta número 16 y deja como posible, ojo porque sólo se ofrece como una posibilidad, el concejal de oro que otorga la mayoría absoluta, el número 17. La encuesta del CIS, organismo dependiente del Ministerio de la Presidencia, es la primera que da opciones al socialista Juan Espadas para ser alcalde, siempre con el imprescindible apoyo de la IU de Antonio Rodrigo Torrijos. Todos los sondeos han dado por segura hasta ahora la primera mayoría absoluta del centro derecha en Sevilla. Pero esta encuesta tan sólo garantiza al PP una victoria en número de votos, un resultado que dejaría a Zoido nuevamente orillado del poder municipal.

El tamaño de la muestra ha sido de mil entrevistas, una cantidad nada despreciable. Al igual que fueron mil en 2007, en las vísperas de las elecciones en las que Zoido debutó como candidato frente al alcalde Monteseirín (PSOE), Antonio Rodrigo Torrijos (IU) y Agustín Villar (PA). En aquel estudio, realizado entre el 9 y el 29 de abril, el CIS únicamente clavó el resultado de los socialistas: 15 concejales. Concedió entre 12 y 13 al PP, nada menos que 3 al PA y entre 2 y 3 a IU. La película terminó con el resultado ya sabido. El PP se fue hasta los 15 con un candidato fogeado tan sólo durante nueve meses. IU logró 3. Y los andalucistas desaparecieron de los despachos de la Plaza Nueva, comenzando una nueva travesía del desierto sin que, por el momento, intuyan el más mínimo oasis. Todo un pinchazo del CIS (no confundir con los pinchazos del CESID, que eso fue otra historia bien distinta). Resulta que, para colmo, el PA ni siquiera aparece en la encuesta del CIS de este 2011. No se pregunta por su candidata cuando sí se incluyen cuestiones sobre la de UPyD. Toda una descortesía. El PA parece el perro flaco de estas elecciones al que ya se sabe que le ocurre con las pulgas. Parece que los técnicos del CIS hubieran castigado a los andalucistas con esa arma que gusta tanto a la Sevilla taurina: el silencio.

La encuesta del CIS supone un impulso para el equipo de Espadas. Un ad calorem. Así ha sido recibida por sus asesores. El partido está abierto. La Alcaldía es posible. Son precisamente dos de los mensajes que más necesita el electorado socialista local. Quién ha visto y quién ve a este PSOE que en Sevilla, nada menos que en Sevilla, se ve obligado a depositar sus esperanzas en que el rival no llegue más que en llegar por sí mismo.

Que el CIS concluya a dos semanas de las elecciones que la mayoría absoluta del PP es posible después de entrevistar a mil ciudadanos (500 de ellos votantes socialistas hasta hace un cuarto de hora) es como para ponerse a pensar. O irse a los coches locos de la Calle del Infierno.

La Feria que beneficia a Zoido

Carlos Navarro Antolín | 5 de mayo de 2011 a las 13:17

Las tres primeras jornadas de esta campaña electoral están eclipsadas por la Feria, una circunstancia hasta ahora desconocida en períodos electorales en esta ciudad. Hay quien defiende que esta campaña nace anulada de origen, que nada de lo que se haga en el arranque tendrá un verdadero eco. Tan sólo el fútbol es capaz de penetrar en el público que vive estos días feriales sin solución de continuidad, ajeno a los telediarios, o en quienes se han marchado a las playas huyendo de todo lo relacionado con la ciudad efímera de las lonas. Con este planteamiento, la coincidencia de la Feria con la campaña beneficiaría al partido más interesado en que todo tenga ya un tono plano: el PP.

Zoido ha pasado de un 2007 en que todo era poco para armar ruido, hacerse notar y buscarse un hueco entre una clase dirigente que le ninguneaba en las declaraciones, a un 2011 en que ha levantado el pie del acelerador para determinados asuntos. El desgaste de ser el primero y tirar del pelotón son funciones para un Espadas al que interesa más que a nadie el ritmo electoral, que el público piense en clave de urna y que no haya ningún acontecimiento de distracción, tareas difíciles en un contexto de Feria y con la sevillana de los 5 millones de parados sonando a toda pastilla. Baste un ejemplo. ¿Qué repercusión puede tener un debate organizado en Sevilla un viernes de Feria por la mañana? Escasa. ¿A quien beneficia más que a nadie el debate? Al PSOE. Haga usted mismo el silogismo deductivo. La conclusión es evidente.

Se da por hecho que si a mediodía del 22 de mayo se registra una participación considerable en los feudos tradicionales del PSOE (Macarena, Sevilla Este y Cerro) puede ser una señal de que los socialistas han conseguido hacer reaccionar a su electorado. Un objetivo al que ya han renunciado en un barrio como Los Remedios, donde varias encuestas vaticinan que los populares no sólo mantienen la hegemonía, sino que son capaces de arañar bastantes votos más. Esta semana han buzoneado el barrio con las propuestas de Zoido de ampliación del real y de su uso durante todo el año. Como en política nada es por casualidad, ahora se entiende el desahogo de aquella socialista que dijo en un mitin que los vecinos de esa zona de la ciudad se levantan a las once de la mañana. Otro error de manual de los socialistas.

Hablando de errores, ¿será verdad que Espadas ya ha considerado inteligentemente la posibilidad de repescar a Rosamar Prieto-Castro si alcanza el poder municipal?

El ruido de cascabeles y el machaqueo de sevillanas benefician, sobre el papel, a quien todo lo apuesta ya por el contacto personal, por ese incesante estrechar de manos e intercambio de sonrisas que tanto gustan al hombre de pueblo que Zoido nunca ha dejado de ser. Pero mal, muy mal, haría el PP en creerse en posesión de una victoria que sólo existe en las encuestas, como mal ha hecho el PSOE en tachar de flojos a los miles de vecinos de un barrio que estos días, precisamente, aguantan los peores efectos de la Feria. No es que se levantes a las once, es que no pueden conciliar bien el sueño antes de las siete.

Ojo, un político regresa a su oficio

Carlos Navarro Antolín | 28 de abril de 2011 a las 19:06

Esto sí que es una noticia. La noticia. El hombre muerde al perro. Una delegación de científicos de Wisconsin llegará a Sevilla esta misma semana para estudiar el fenómeno. Resulta que un político renuncia a más de un año de mullido sofá que le restaba en el Parlamento de Andalucía. A los pocos meses de dimitir consigue un trabajo relacionado con su profesión. Nada de ser refugiado (colocado y/o paniaguado) en fundaciones, chiringuitos o entidades creados ‘ad hoc’ por el partido, ni nada de patadas para arriba en clase club del AVE. Vuelve a ejercer de lo suyo en el sector privado, sin coche oficial y sin otras comodidades. ¿Usted conoce a alguien de esta guisa? Claro que no, pues por eso vienen los señores inteligentísimos de Estados Unidos, ¿o se piensa usted que vienen a la Feria, so desconfiado? Ayer mismo nos llegó la confirmación de que la ex consejera de Gobernación y Justicia, Evangelina Naranjo, ya está trabajando en una empresa con sede en el Aljarafe, cuyo objeto social está relacionado con su profesión como ingeniero técnico agrícola. Aprended, hijos míos del PSOE. Aprenden, hijos míos del PP. Aprenden a saber irse de la política, a regresar al oficio que se tuvo antes de ejercer la actividad pública. Claro que para eso hay que tener un oficio, una carrera, una formación, una etiqueta de anís del Mono enmarcada en el dormitorio, un algo más que lo reza en el DNI de muchos de nuestros representantes: ‘Pelota de Griñán, antes de Chaves’ o ‘Maletero de Arenas’, según los casos. Me da a mí que esta Evangelina, que retiene su cargo de secretaria general del PSOE de Miraflores, recibirá en poco tiempo las llamadas de muchos compañeros (y compañeras) preguntando: “¿Y lo tuyo como se hace, Eva? Porque lo de aquí se acaba como se acabó la Mirinda”.

Independientes ‘deluxe’

Carlos Navarro Antolín | 12 de abril de 2011 a las 19:39

zoido_lista

El núcleo duro del grupo popular en el Ayuntamiento ha tenido que ceder los principales puestos a los independientes. Parece un núcleo de cangrejeros, ahora que se acerca la Semana Santa. El PP ha hecho como el PSOE: abonarse al brillo que supuestamente irradian aquellos que no tienen carnet en una coyuntura donde la clase política está desprestigiada. Lo mejor del caso pepero es que se llevan consigo a una funcionaria de la Junta y a otra del Ayuntamiento. El funcionariado parece vaticinar el vuelco político y le ha perdido el miedo a pronunciarse a favor de ese centro-derecha tradicionalmente orillado del poder autonómico y que no huele poder municipal desde 1999. Zoido ha colocado en puestos preferentes a sus independientes deluxe. El 2, el 4, el 6 y el 17. Entre estas incorporaciones y la paridad, algunos de los Zoido’s boys han tenido que ser generosos y dejar paso a los fichajes externos. Cuando uno lleva cuatro años sufriendo las goteras del palomar tiene que tener guasa eso de que los principales sillones se los lleven los de fuera…

El portavoz adjunto del grupo municipal, Beltrán Pérez, pasa del 6 al 7. El concejal Gregorio Serrano, del 9 al 10. Y el otro portavoz adjunto, Francisco Pérez, que ocupó hace cuatro años de forma simbólica el puesto 14, en esta ocasión se ha quedado en el 11. No son los únicos que retroceden, pero sí son ese núcleo duro que, en su mayoría, debe desempeñar tareas de gobierno si el PP logra la mayoría absoluta. Por cierto, ¿por qué le llaman “mayoría suficiente” cuando quieren decir “mayoría absoluta”?

Independientes ‘deluxe’
El ‘núcleo duro’ del grupo popular en el Ayuntamiento ha tenido que ceder los principales puestos a los independientes. Parece un núcleo de ‘cangrejeros’, ahora que se acerca la Semana Santa. El PP ha hecho como el PSOE: abonarse al brillo que supuestamente irradian aquellos que no tienen carnet en una coyuntura donde la clase política está desprestigiada. Lo mejor del caso ‘pepero’ es que se llevan conisgo a una funcionaria de la Junta y a otra del Ayuntamiento. El funcionariado parece vaticinar el vuelco político y le ha perdido el miedo a pronunciarse a favor de ese centro-derecha tradicionalmente orillado del poder autonómico y que no huele poder municipal desde 1999. Zoido ha colocado en puestos preferentes a sus independientes ‘deluxe’. El 2, el 4, el 6 y el 17. Entre estas incorporaciones y la paridad, algunos de los Zoido´s boys han tenido que ser generosos y dejar paso a los fichajes externos. Cuando uno lleva cuatro años sufriendo las goteras del ‘palomar’ tiene que tener guasa eso de que los principales sillones se los lleven los de fuera…
El portavoz adjunto del grupo municipal, Beltrán Pérez, pasa del 6 al 7. El concejal Gregorio Serrano, del 9 al 10. Y el otro portavoz adjunto, Francisco Pérez, que ocupó hace cuatro años de forma simbólica el puesto 14, en esta ocasión se ha quedado en el 11. No son los únicos que retroceden, pero sí son ese ‘núcleo duro’ que, en su mayoría, debe desempeñar tareas de gobierno si el PP logra la mayoría absoluta. Por cierto, ¿por qué le llaman “mayoría suficiente” cuando quieren decir “mayoría absoluta”?