Tomares ‘connection’

Carlos Navarro Antolín | 30 de noviembre de 2010 a las 14:36

tomares

Qué tendrá Tomares, qué tendrá, que se han fijado en ella los Celis’ boys. Tomares tiene los huevos fritos con patatas con tomate de Casa Esteban, una hermandad del Rocío que las letras de las sevillanas le cantan (“Los hermanos de Tomares sienten pena y alegría…”), el mejor legado torero de los Bombita, el caserío tradicional y el del american style life con piscina y manguerita dominical, y su cuota de atascos en hora punta que no la arregla ni el teleférico non nato del alcalde José Luis Sanz. Pido un teleférico para conseguir un Metro y tiro porque me toca. Pero Tomares tiene algo, ay Tomares, que la guardia pretoriana de Gómez de Celis, ese político en la reserva activa, le ha puesto los ojos a la localidad. Los chicos de Celis han decidido echarle una mano a la flamante candidata socialista a la Alcaldía, Cristina Pérez Galvez, que aspira a darle la batalla al presidente del PP de Sevilla. Los chicos de Celis no dan puntada sin hilo, se mueven siempre escurridizamente como el que espera rematar a córner y cuando pisan el andén, que lo pisan a diario, no se sabe si entran o salen del Ayuntamiento. ¿No tiene el PP designados sus tutores apócrifos para realizar un seguimiento semanal de diversas localidades donde el partido de la gaviota quiere cerrar la tradicional sangría de votos que lastra sus aspiraciones a la Junta? Arenas y Raynaud en Dos Hermanas, el propio Sanz en los alrededores de Tomares, Zoido en Utrera, etcétera… Pues los chicos de Celis apadrinan a la candidata tomareña, dispuesta a cambiar el sentido de unas encuestas que auguran una mayoría absoluta pepera. Pero por si acaso, no hay que perder de vista la Tomares connection. Ni los huevos fritos. Con su chorrito de vinagre…

La clave está en la camisa

Carlos Navarro Antolín | 29 de noviembre de 2010 a las 19:30

arenas1

Ocurrió el jueves en el Parlamento de Andalucía. Los peperos aprovecharon la cita para cargar contra el gobierno por el feo, feísimo, asunto de Mercasevilla. El mismo Javier Arenas exigió al presidente Griñán que diga “dónde está el dinero” de las pólizas que se han suscrito en Mercasevilla a nombre de personas que no han trabajado nunca en esa empresa. Las crónicas cuentan que el líder de la oposición también planteó si existe algún otro ERE similar y recalcó que la investigación ha de ser promovida “por la justicia y por la administración”. Arenas aprovechó el fuego político parlamentario para recordarle al presidente que presume de transparencia cuando en Andalucía hace quince años que no se constituye una comisión de investigación. Hasta ahí todo normal. La anécdota reveladora se produce cuando Arenas se levanta de su escaño, se marcha a su lugar habitual de descanso fuera del plenario, enciende un cigarrillo rubio y, cuando aún no ha disfrutado de una primera calada honda, ve interrumpida su calma porque se le acerca muy apurado un ex consejero de la Junta con alto mando orgánico y le espeta, entre otras cosas, lo siguiente: “Javier, que sepas que yo ante todo he sido, soy y seré muy honesto. Que sepas que yo entré con esta camisa en el Parlamento y con la misma camisa me iré”. Se ignora lo que pensó Arenas en ese momento. Pero lo que está claro es que la camisa ha debido de salirle muy buena al hombre. El algodón, que no engaña. Como si lo viera.

Los malos aurigas

Carlos Navarro Antolín | 26 de noviembre de 2010 a las 11:55

auriga

Por mucho que un político sonría y se esfuerce en parecer un rey mago los 365 días del año, su propósito de resultar simpaticón y buena gente caerá en saco roto si su equipo se empeña en echar abajo la fachada y dejar ver el interior. ¡Horror! Ahí el político derrapa, se le ven las tripas (las auténticas) y aparece desnudo. “Eres quien eres no sólo por cómo eres, sino por quien eliges como compañeros de viaje. Ellos dicen de tí como si tú fueras el que hablaras”. El peor escenario (ese término que le gusta tanto al politiquerío militante) es el de dejarse acompañar por asesores sectarios, que rozan el talibanismo, que provocan que al jefe le lluevan las críticas por discursos mal escritos, que dividen entre buenos y malos, que toman nota de las obras y dichos de los periodistas como de una nueva brigada político-social con despacho, moqueta y sueldo público, que no dedican las mañanas a trabajar por la ciudad sino a cotillear como sacristanes malos o cofrades con las tardes libres. El político debería fichar buenos aurigas, aquellos hombres que le decían al oído al emperador o al general victorioso las verdades del barquero mientras la masa enardecida los encumbraba en su entrada triunfal en Roma: “Recuerda que eres mortal”. El vencedor llevaba como bastón de mando el cetro de marfil coronado por el águila (¿Sería hoy el No8Do?) y en la otra una rama de laurel o de palmera sobre la cual el auriga, no pocas veces un esclavo, sostenía la corona de oro del más elevado de los dioses. Alguno de los asesores del gobierno local que aún vivaquean por el edificio noble de la Plaza Nueva han sido malos aurigas, muy malos, y se han comportado como verdaderos esclavos, pero de sus limitaciones. Más le valdría al gobernante haber ido solo en la cuadriga en muchas ocasiones. En vez de trabajar por la ciudad, determinados juntaletras consumen las horas opositando a maleteros del nuevo líder, traicionando a quien los puso en la silla y preparando el máster del culebreo para el mandato 2011-2015. Tiempo hay por delante para seguir comentando la nefasta gestión de algunos de estos sectarios a sueldo.

El alcalde tiene quien le escriba

Carlos Navarro Antolín | 23 de noviembre de 2010 a las 19:09

alcalde_policias

Por fin. Hace poco más de un año que el alcalde es otro cuando abraza los atriles. De aquel Monteseirín que metía la pata con el laicismo y otros argumentos para pegarse el tiro en el pie en los actos de imposición de medallas a las vírgenes, al alcalde de hoy que cita al toro de la minoría rebelde de la Policía Local de frente en el día señalaíto para el cuerpo en el Lope de Vega. Se nota que el alcalde tiene nuevo escribano desde hace un tiempo. O nueva escribana. Que el de antes, magdaleniense y que no la olía, no daba pie con bola y lo condenaba a discursos vacíos o que le provocaban una lluvia de críticas. Y el de ahora, o la de ahora, le toma el pulso a la calle, le orienta y, cuando menos, no le hace caer en el ridículo, que es lo que más necesita este alcalde en su tramo final, cuando ya aparece como un pato cojo en versión americana al que no se debe disparar por cuestión de tacto.  Monteseirín ha llamado esta mañana a las cosas por su nombre: “Estamos al lado de los policías locales que han visto reventadas sus taquillas, robada su uniformidad y su defensa, e incluso su equipo de transmisiones. Y, cuando iban a cumplir con su obligación, cuando iban a trabajar para los sevillanos que son quienes pagan su sueldo, se han visto insultados y agredidos. Y todo eso ¡en las propias dependencias de la jefatura de la Policía Local! No tengo palabras. Sinceramente, no tengo palabras”. Aquí es cuando la grada suelta un “¡Bieeeeeeeeeeeeeeeeen!” El alcalde hasta ha denunciado el “gamberrismo” de una minoría del cuerpo. Pues claro que hay palabras, don Alfredo, claro que las hay. Que ahora sí tiene usted quien le escriba y no le equivoque. Y antes tenía usted un juntaletras que es mejor que se dedique al humo de los planes estratégicos y otras majaderías que sólo sirven para dar titulares de prensa cuando la gente llega a fin de mes. Y ahora no se llega a fin de mes, los planes de la Señorita Pepis ya no sirven y hay que tener al lado a los que te quieren de verdad y no te buscan problemas gratuitos.

SOS: No hay papel higiénico en el Ayuntamiento

Carlos Navarro Antolín | 22 de noviembre de 2010 a las 14:22

papel
Ya lo dijo hace unos años un alto directivo municipal procedente de la empresa privada: “Esto del Ayuntamiento es horroroso. He tenido que firmar hasta seis papeles y esperar más de una semana para conseguir un paquete de folios”. Cabe preguntarse cuántas circulares hay que tramitar para que simplemente haya rollos de papel higiénico en los aseos municipales, tanto de la planta alta como de la planta baja. Enseña el lenguaje figurado que en tiempos de crisis alguien se enriquece vendiendo pañuelos mientras todos lloran. Pues cuando falta el papel higiénico en las dependencias municipales, el pañuelo de papel se cotiza a precio de oro (del tesoro del carambolo). Que se lo pregunten a los concejales del gobierno y de la oposición, que la falta de papel a todos iguala. Salían los señores capitulares del pleno del pasado viernes y no había un maldito papel con el que secarse las manos, por no poner otros ejemplos fácilmente imaginables. Hoy lunes ya no quedan ni los cartones desnudos de papel. Si falta papel higiénico en la sede noble del Ayuntamiento, qué no ocurrirá en esos distritos tan alejados de los oropeles del centro. ¿Hay rollos de papel el registro central de la calle Pajaritos? ¿Y en las empresas municipales? ¿Y en las propias oficinas de Gobierno Interior en Méndez Núñez? ¿Y en Mercasevilla? Ojú. ¿Se imaginan que en Mercasevilla ya no quedara ni papel para secar las lágrimas o limpiarse eso en lo que usted y yo estamos pensando? Qué buen titular saldría…Es hora de que la sociedad civil se movilice, que cada ciudadano lleve un rollo de papel higiénico a la Plaza Nueva en un adelanto del espíritu navideño. Un sevillano, un rollo. Y no se olviden de las criaturitas de la oposición que anidan en el palomar de la planta alta. Ellos también existen.

Celis coge aire

Carlos Navarro Antolín | 18 de noviembre de 2010 a las 19:58

celis

Era el heredero natural. El príncipe. El llamado a recoger el testigo del alcalde. El discípulo amado de Alfredo (“Llamadme así, simplemente Alfredo”). Por su brillante futuro brindaron de pie con la copa en alto, “Por el próximo alcalde de Sevilla, ¡por Alfonso!”, que estos ojitos lo vieron. Pero se fue. Se lo llevaron. Lo metieron en esa reserva activa a resguardo de la pólvora que se dispara a escasos meses de las elecciones. ¿Se fue por falta de arrojo político o simplemente porque no lo dejaron seguir? Teorías hay para todos los gustos. El caso es que ahora tiene oficialmente un tentáculo en Madrid. De la Consejería de Obras Públicas al PSOE en Madrid. Del Tiro de Línea a Ferraz. Ahora se dedicará a elaborar eso tan rimbombantemente denominado programa marco de los socialistas para las elecciones municipales. Y ya es seguro que se trae a ZP el 13 de febrero a Sevilla con tal motivo. Gómez de Celis coge aire. Sus leales, que los tiene, también. Seguro que algunos respiran aliviados al saber de esta nueva encomienda. Porque Celis no ha dejado de moverse durante su reserva activa. Nunca. Algunos sueñan con su fantasma vivo por el Salón Colón…

Los bajos fondos de la política

Carlos Navarro Antolín | 18 de noviembre de 2010 a las 13:26

moriña

Será cosa de los cambios de ciclo y de la necesidad de hacer méritos ante el próximo jefe de la tribu. O tal vez simplemente del tiempo, que por fin sopla por toda la ciudad el aire frío de la Puerta de los Palos. Matacanónigos. Cuando el grajo vuela bajo, el político insulta. ¿O ni siquiera se le debería llamar político? El repertorio de descalificaciones que el neoconcejal Lobato, delegado de Bienestar Social (en la imagen, a la izquierda), dedicó al líder de la oposición revela fundamentalmente dos cosas: tiene nervios y carece de recursos. La política toca sus bajos fondos cuando florecen determinados epítetos, cuando el discurso se basa exclusivamente en adjetivos descalificativos para con el rival, cuando no hay más argumentos que la erosión por la erosión del contrario. Sabemos que la lista de grandes oradores del parlamentarismo español no se nutrirá con ninguno de los actuales miembros de la Corporación municipal, pero de ahí a asistir a un discurso chusquero hay un tramo. O debería haberlo. No imagimanos a un socialista como Manuel del Valle diciendo como único argumento de reacción política ante el avance del adversario que el portavoz de un grupo de la oposición es “ruin, barriobajero, mísero y carece de nobleza”. Ni tampoco a José Rodríguez de la Borbolla o a la actual presidenta del Pleno, Rosamar Prieto-Castro, por poner un ejemplo de la actualidad. También extraña que el portavoz del PSOE municipal, Alberto Moriña, comparta esa forma reprobable de intento por desgastar al rival. Ayer compareció junto a Lobato. El estilo de Moriña parece otro: moderado, amable sin caer en la ingenuidad, contundente en su justa medida y abierto al consenso. Es de esperar que no cambie. Y no baje nunca a los sótanos de la política, donde el aire es frío y el vuelo bajo.

Mercasevilla: Ha sido posible realizar la conexión

Carlos Navarro Antolín | 16 de noviembre de 2010 a las 19:10

Martes por la mañana. El periodista marca el teléfono móvil de Antonio Garrido Santoyo, responsable de política municipal del PSOE de Baeza.

antonio garrido

Antonio Garrido Santoyo

-Buenas tardes, Antonio. Le llamo desde Sevilla para una consulta muy específica. ¿Es verdad que ha cobrado ud. del ERE de Mercasevilla más de 100.000 euros sin haber trabajado nunca en la empresa?

-No le oigo bien…

-¿Que si es cierto que ud. ha cobrado como prejubilado sin haber trabajado en Mercasevilla tal como acaba de denunciar el PP?

-[Información gratuita de Orange. Ha sido imposible realizar la conexión].

Minutos después, el periodista telefonea al intermediario que, en oficinas de la Junta, negociaba las presuntas comisiones ilegales en el caso Mercasevilla, Juan Lanzas.

-¿Juan Lanzas, por favor?

-Sí, dígame, dígame…

-Mire, quería saber si usted tiene conocimiento de que el señor Garrido Santoyo ha cobrado como prejubilado de Mercasevilla sin haber trabajado nunca en esta empresa.

-Puede ser…

-¿Es posible entonces, no?

-Bueno, no sé… Perdone, pero es que estoy reunido. No puedo hablar ahora. [La línea se corta bruscamente]

La tercera llamada del periodista es al alcalde de Baeza, el ex consejero de Agricultura y Pesca de la Junta, Leocadio Marín. Con toda corrección, el alcalde confirma que Garrido es miembro de la ejecutiva local del PSOE. Incluso refiere que Garrido ya se jubiló de su trabajo en una conocida empresa aceitera. La pregunta inmmediata: ¿Pero este hombre no se prejubiló en Mercasevilla, como demuestra la documentación que obra en poder del juzgado? Está claro que la jubilación es ese tiempo alegre para el disfrute, esa jubilatio que decían los clásicos. Y algunos la disfrutan dos veces. Los silencios hablan. Ha sido posible realizar la conexión.

El desayuno es algo muy serio

Carlos Navarro Antolín | 15 de noviembre de 2010 a las 15:05

suceso1La sociedad debe estar enferma cuando el personal es capaz de seguir desayunando a pesar de que a su misma vera alguien esté comprando la papeleta de sitio para el último tramo del paso de la Canina. Ha ocurrido esta misma mañana en un bar del centro de la ciudad. Poco antes de las 11: 45 horas se desploma en la barra de una cafetería un cliente de poco más de 70 años. Los camareros, descompuestos, localizan a un médico a voces. Acuden también un sanitario de una consulta cercana, el mismo director del Cecop en persona y, algunos minutos después, dos ambulancias del 061 con el correspondiente corrillo habitual de curiosos, viandantes y morbosos que acuden al sonido de las sirenas. Los cuerpos cortados, los camareros con los rostros pálidos, el sube y baja de las manos del masaje cardíaco golpeando las entrañas de los testigos… Una escena que supone un mazazo para la conciencia. ‘No sabéis cuándo ni cómo’. La botella bocabajo del suero, los monitores improvisados junto al frigorífico de los helados, la pastilla de urgencia debajo de la lengua, más masajes cardiacos, el bar convertido en una suerte de UVI … Y un señor que no perdona el rito de su café y su tostada, que echa una mirada a su alrededor, paga su desayuno y se marcha sorteando los botiquines y la bombona de oxígeno que estaban el suelo, todo lo cual sin el más mínimo interés por cuanto acontece. Llega la Policía Local, desaloja el establecimiento y le llama la atención a un hombre que se asoma por la ventana para interesarse por la evolución del paciente. “Oiga, ¿no le parece que ya está bien?” Curiosamente, la agente acaba de reñir al primer médico que lo atendió. El médico se marcha cabizbajo, no entiende nada. Localizan a la hija del hombre caído: “Su padre está en parada. Sí, sí… Está en parada”. A las 12:20 se produce un gran alivio: “¡Recupera pulso, recupera pulso!” Ocurrió en el centro. Hoy mismo. Hace un rato. Uno se jugaba la vida, mientras otro se tomaba su tostada sentado en un taburete. La sociedad debe estar enferma. Que llamen a un médico, pero que no le riñan, por favor.

Las medallas de Juan Palomo

Carlos Navarro Antolín | 12 de noviembre de 2010 a las 11:44

alcalde-y-premiados

Están Las Medallas de Argüeso, caldo sanluqueño que baña las ferias. Están las medallas olímpicas, melodías de triunfo cuatrianuales frente al televisor. Están las medallas rancias, que huelen a naftalina de chaqués estrechos en el Corpus. Están las medallas modelo lamparón, que el cebralín termina siempre por aumentar con regalo de cerco incluido. Y están las medallas de Juan Palomo, como la que la Delegación de Convivencia y Seguridad (antes Seguridad Ciudadana) dará este mismo año a dos de los miembros del gobierno actual. Sin reparo alguno. La concesión de la cruz blanca de la Policía Local a tres de los ex delegado del ramo estárá más o menos justificada, según los casos y opiniones, pero Curro Rodríguez (PSOE), Manuel García (PP) y José Gallardo (PSOE) hace muchos años, más de veinte en el primer caso, que dejaron la dirección y coordinación política de este cuerpo de seguridad local. Pero Francisco Fernández es el actual delegado de Movilidad y portavoz adjunto del PSOE. Y Nieves Hernández está al frente de Hacienda, Comunicación y ejerce nada menos que como portavoz del gobierno cada semana ante los medios de comunicación. Cuando menos, no está bonito eso de que el gobierno imponga condecoraciones a dos de sus miembros. Llena ahí, pero que sea de Las Medallas (de Argüeso).