Archivos para el tag ‘Cecop’

El precio de vivir la calle

Carlos Navarro Antolín | 3 de septiembre de 2017 a las 5:00

CALLE ASUNCION

Cuánto más se manifiesta la idiosincrasia de una ciudad en la calle, más difícil es blindar los espacios públicos y más complejo resulta hacerlo en las horas de máxima concentración de personas. El Ayuntamiento ha fortificado las principales calles de la ciudad en tiempo récord: macetones, vallas, mayor presencia policial, agentes del cuerpo local con chalecos antibalas… Y al mismo tiempo ha culminado la actualización del informe sobre la proliferación de acontecimientos públicos, un estudio que demuestra que las convocatorias multitudinarias se han disparado un 300% desde 2004 y, sobre todo, no dejan de aumentar en los últimos tres años. El trabajo de seguimiento incluye el recién terminado agosto. Sevilla vive la calle a tope. Con intensidad. La ciudad estaba mirando con preocupación la próxima Semana Santa, sobre todo la Madrugada, cuando los atentados de Barcelona han forzado a las autoridades a trabajar de forma inmediata con una visión global. El problema no está sólo en la Madrugada, ni siquiera solamente en las grandes fiestas. El problema se extiende ahora a todo el año y de forma muy especial a los fines de semana. El calendario de actos públicos con elevada participación ciudadana es difícilmente abarcable por los cuerpos y fuerzas de seguridad. La misma ciudad acoge en este inicio de curso, por ejemplo, un concierto de Hombres G, una coronación canónica, una feria taurina, partidos de fútbol internacionales… A la degradación de la convivencia urbana –creciente en los últimos años, y que en el caso de Sevilla ha cristalizado en la popular noche del Viernes Santo– se ha sumado la psicosis de la amenaza yihadista, una sensación de miedo que vertebra ahora las grandes urbes. El miedo es un estado de ánimo colectivo potenciado por sucesos de los que se ha sido testigo directo o por los medios de comunicación: cuando ocurrió el fuego de Doñana estaban muy recientes las imágenes del fuego en Portugal, cuando el público corría en la Madrugada tenía frescas las imágenes del camión de Niza. La ciudad de Sevilla ha vivido también episodios de tristeza colectiva, como tras los asesinatos de Alberto Jiménez Becerril y su mujer (1998) y el repentino fallecimiento del futbolista Antonio Puerta (2007).

Las autoridades, conscientes de que la seguridad es una percepción subjetiva, tratan de frenar la sensación de pánico con una estratégica exhibición de los agentes en lugares de alto tránsito peatonal. Basta un paseo por la Avenida de la Constitución para sentir que vivimos en una continua víspera de la boda de la infanta Elena (marzo de 1995), pero sin gallardetes ni iluminaciones especiales de estilo Camelot.

El pánico es una cerilla encendida en un pajar, un persianazo que es confundido con un camión enloquecido irrumpiendo en una vía urbana, un grito adolescente que inicia una algarada, una situación de perenne vulnerabilidad con la que grandes ciudades han de convivir y que han de superar a base de una suerte de educación colectiva que exige serenidad y tiempo. El miedo nos iguala, nos convierte en ciudadanos en continua guardia, en sociedades que sufren una situación de jaque permanente, en vecinos precavidos que sin motivo racional aparente evitan una calle, sortean una avenida o rechazan el acceso a unos grandes almacenes.

El macetón –icono de la seguridad del tiempo que nos ha tocado vivir– impide la irrupción de vehículos con terroristas al volante en zonas de elevada afluencia de público y el acceso directo en coche a edificios de alto valor histórico-artístico: la Catedral, el Alcázar, el Archivo de Indias. Pero los puntos sensibles de una ciudad como Sevilla no se limitan al centro histórico. Ni son fijos. Hay un sinfín de aglomeraciones itinerantes (procesiones, vía-crucis, traslados, manifestaciones, cabalgatas) y de espectáculos de alto riesgo (conciertos, partidos de fútbol, incluidos los internacionales) que en su mayoría se concentran en los días de la semana con menor número de agentes disponibles, como se refleja en el estudio. El aumento de acontecimientos masivos no se ha registrado progresivamente todos los días de la semana en los últimos tres años, sino de forma especial y pronunciada los sábados (un 14,%%) y los domingos (un 24,5%).

El Ayuntamiento insiste desde hace meses en que necesita convocar nuevas plazas de agentes de la Policía Local: entre 200 y 300 más. El cuerpo envejece, sufre las contingencias propias de cualquier colectivo y se asegura reiterdamente que no da para más. El gobierno exige que el Estado levante las restricciones impuestas en los años de crisis. Aquí aparece inevitablmente la política. O se permite la convocatoria de oposiciones, o se da el visto bueno para que la Intervención General apruebe el pago de más horas extras. Las administraciones locales se quejan de estar asfixiadas por la tasa de reposición cero. Aprovechan la actual coyuntura para apretar al ministro Montoro. En este nuevo estudio del Ayuntamiento de Sevilla, en el apartado de las conclusiones, se advierte que ya ha habido que rechazar numerosos eventos al no disponer de agentes de la Policía Local, se ha puesto en práctica un protocolo de ahorro y se ha intensificado el cobro de tasas. Aun así, el estudio concluye que el ahorro no se percibe porque las convocatorias de eventos se han disparado en los últimos años. Como curiosidad, cuando se registra un leve descenso de las procesiones se aprecia un aumento de las cruces de mayo. El estudio revela que se han reducido los actos de carácter reivindicativos (de 540 a 477). En los últimos tres años sí han aumentado los eventos calificados de cultos, romerías, traslados y vía crucis. También lo han hecho los culturales (de 423 a 634) y los deportivos (de 100 a 118).

El gobierno local clama para que el Estado le permita gastar dinero en una macroconvocatoria de plazas para la Policía Local. El discurso político asegura que el dinero está en el banco pero el Ayuntamiento está atado por las medidas de contención que entraron en vigor con la crisis. La ciudad hace cada vez más uso de la calle, los datos revelan que vive con intensidad de puertas hacia afuera. La autoridad que rechaza convocatorias por falta de agentes es la misma que promueve una Feria de formato largo para que la fiesta alcance dos fines de semana en lugar de uno. Otras voces no discuten que hacen falta más agentes, pero apuntan a la necesidad de cambiar el esquema de trabajo de los agentes, de arbitrar turnos específicos para los fines de semana o de repercutir el cobro de los servicios especiales a las entidades convocantes.

La seguridad tiene un precio económico y un coste social que se traduce en incomodidades y restricciones. Los macetones por el momento han salido gratis para las arcas municipales y no han causado un efecto antiestético en los edificios próximos. El siguiente paso será la adquisición de videocámaras, lo que conllevará nuevas negociaciones con el interventor, y continuar con la reivindicación política de más plazas policiales. Los atentados de Cataluña son la coartada perfecta, el cheque en blanco para los cambios sin necesidad de debates previos. Mientras dura la sensación de miedo, nadie alza la voz contra un macetón. Sevilla ha perdido la cultura de la bulla en el peor momento, ha dejado de confiar en sí misma cuando más fácilmente cunde el miedo. Y en los años en que precisamente sus actos multitudinarios han aumentado un 300%: de 2004 a 2017.

eventos masivos

Una silla, un voto

Carlos Navarro Antolín | 10 de febrero de 2011 a las 19:17

sillas_arenas

En una sociedad acostumbrada a vivir a ritmo de scoop no sorprende en absoluto que se adelante todo. Nos venden mantecados en octubre o biquinis en abril. Vemos el cartel de la Semana Santa antes de que se presente (ojú, la de consejeros con vocación de inspector Gadget que hay en San Gregorio), los trajes de flamenca en los escaparates con el humo de las castañas y a los políticos a velocidad de campaña electoral cuando queda un año para los comicios. Todo se adelanta. Sufrimos una anticipación continua. Y, claro, de acuerdo con estos tiempos en que vivimos vertiginosamente, con un cohete justo donde usted está pensando, so pecador, hoy se ha reunido en el Salón Colón la mesa de coordinación de la seguridad para las fiestas de la primavera. ¡Pero si estamos a 10 de febrero! Claro, pero se trata de dar imagen de frenética actividad. Usted haga como el que escribe, usted haga como el que pinta, usted haga como el que piensa, usted haga como… Por algo los expertos en la materia dicen que en cuestiones de seguridad lo importante es aparentar, conseguir que en la masa cunda la sensación de que todo está bajo control. Usted haga como el que coordina, como el que controla todo…Y estábamos en esas, coordinando que es gerundio, cuando el alcalde se ha despachado con que esta Semana Santa habrá sillas en zonas distintas a la carrera oficial, asientos especialmente instalados para minusválidos. Un pajarito (o pajarraco) nos sopla que la idea era del candidato Juan Espadas (PSOE), al que por cierto le encanta ver la Semana Santa en unas sillas de la calle Sierpes. Desde aquí le alabamos el gusto con 0’0 de ojana. Y Alfredo (como le gusta que le llamen) le habría pisado la propuesta al candidato. La discusión sobre quién debía vender el tema y sacarle rédito político se la dejamos al Gran Lucre, que para eso está en su despacho de la planta alta del Ayuntamiento con sus estrategias mediáticas y no mediáticas. Aquí lo que importa ahora es abrir la caja negra de esta interesante propuesta y sacar la identidad de quién tiene el copyrihgt de la idea de las sillas de la carrera oficial apócrifa: Rafael Pérez, director del Centro de Coordinación Operativa del Ayuntamiento. No pierdan de vista su nombre. Una silla, un voto. Seguiremos comentando…

El desayuno es algo muy serio

Carlos Navarro Antolín | 15 de noviembre de 2010 a las 15:05

suceso1La sociedad debe estar enferma cuando el personal es capaz de seguir desayunando a pesar de que a su misma vera alguien esté comprando la papeleta de sitio para el último tramo del paso de la Canina. Ha ocurrido esta misma mañana en un bar del centro de la ciudad. Poco antes de las 11: 45 horas se desploma en la barra de una cafetería un cliente de poco más de 70 años. Los camareros, descompuestos, localizan a un médico a voces. Acuden también un sanitario de una consulta cercana, el mismo director del Cecop en persona y, algunos minutos después, dos ambulancias del 061 con el correspondiente corrillo habitual de curiosos, viandantes y morbosos que acuden al sonido de las sirenas. Los cuerpos cortados, los camareros con los rostros pálidos, el sube y baja de las manos del masaje cardíaco golpeando las entrañas de los testigos… Una escena que supone un mazazo para la conciencia. ‘No sabéis cuándo ni cómo’. La botella bocabajo del suero, los monitores improvisados junto al frigorífico de los helados, la pastilla de urgencia debajo de la lengua, más masajes cardiacos, el bar convertido en una suerte de UVI … Y un señor que no perdona el rito de su café y su tostada, que echa una mirada a su alrededor, paga su desayuno y se marcha sorteando los botiquines y la bombona de oxígeno que estaban el suelo, todo lo cual sin el más mínimo interés por cuanto acontece. Llega la Policía Local, desaloja el establecimiento y le llama la atención a un hombre que se asoma por la ventana para interesarse por la evolución del paciente. “Oiga, ¿no le parece que ya está bien?” Curiosamente, la agente acaba de reñir al primer médico que lo atendió. El médico se marcha cabizbajo, no entiende nada. Localizan a la hija del hombre caído: “Su padre está en parada. Sí, sí… Está en parada”. A las 12:20 se produce un gran alivio: “¡Recupera pulso, recupera pulso!” Ocurrió en el centro. Hoy mismo. Hace un rato. Uno se jugaba la vida, mientras otro se tomaba su tostada sentado en un taburete. La sociedad debe estar enferma. Que llamen a un médico, pero que no le riñan, por favor.