Archivos para el tag ‘ciudad’

Las doce uvas de Espadas

Carlos Navarro Antolín | 31 de diciembre de 2017 a las 5:00

Imagen alcalde espadas

1. Fin de la tranquilidad. Los campanadas del reloj marcarán simbólicamente el final de un período de calma para el alcalde de Sevilla. Por condicionamientos electorales, Juan Espadas dejará de disfrutar del ambiente de relajación, al menos exento de polémicas, del que ha gozado desde que alcanzó la Alcaldía con sólo once concejales. Por ahora ha tenido escasos problemas de convivencia con quienes le prestan apoyos políticos, unas fuerzas tan distintas y tan distantes como Ciudadanos y el bloque de Participa e IU. Las fracturas se han evidenciado en muy contadas ocasiones. Ya hubiese querido Manuel del Valle, cuando era alcalde socialista en minoría, haber tenido un arranque de mandato como el del PSOE de este tiempo. Espadas, además, ha contado con la ventaja, enorme ventaja, de tener sumido al grupo mayoritario, el PP, en una crisis interna de larga duración. Esta primera uva tiene cierto aire de despedida de un período que, probablemente, y pese a las dificultades que entraña toda tarea de gobierno, echará de menos en las primeras curvas que, con toda seguridad, le tiene deparado el destino en el primer trimestre.

2. El rearme. El PP tendrá candidato a la Alcaldía esta primavera tras más de un año de una fuerte división interna que provocó un vuelco en el organigrama de poder del partido. Beltrán Pérez, actual jefe de la oposición, se perfila como principal aspirante al sillón de alcalde. En el momento en que sea proclamado como candidato, todos dan por hecho que el tono de la oposición se endurecerá. De hecho, en el último Pleno, celebrado esta semana, el alcalde ya le ha reprochado a Pérez cierta “chulería” en los debates políticos. El PP se rearmará en cuanto tenga un candidato oficial. Tendrá prisas por hacerlo porque el contexto nacional no es boyante tras las elecciones de Cataluña, a lo cual se suma que el partido viene de dos años desperdiciados tras la pérdida cruel de la Alcaldía (60.000 votos menos en cuatro años) y la marcha a Madrid de Zoido como ministro del Interior. El rearme pasará necesariamente por tratar de dejar en evidencia las debilidades de un alcalde en minoría y, por supuesto, en la difusión de cualquier aspecto gris de su gestión. Pérez no es candidato y ya ha amagado con llevar al gobierno ante la Justicia si no facilita determinada información municipal . Conviene recordar que el hoy líder de la oposición fue el látigo de los gobiernos de PSOE e IU. Está más que curtido en estas batallas.

3. El gobierno socialista parece más preocupado por el efecto que tenga en Sevilla el auge nacional de Ciudadanos y por ese previsible rearme del PP, que por la inestabilidad que pueda provocarle en lo que queda de mandato la denominada izquierda radical (Participa Sevilla e IU). El equipo de Espadas no concede mucha capacidad de crecimiento electoral a la marca blanca de Podemos (Participa) y considera que IU tiene su techo en dos concejales, incluso puede acabar fuera del Ayuntamiento. Espadas se entiende a la perfección con Javier Millán, portavoz de Ciudadanos, al que fagocita en muchas ocasiones, en actos en los que comparecen conjuntamente. Queda la duda de si Ciudadanos peca de ingenuidad política, o si simplemente sigue la estela colaboracionista sin complejos que marca Juan Marín en Andalucía al ser la muleta del gobierno de Susana Díaz. Está por ver, por cierto, si Ciudadanos mantiene a ambos dirigentes en la lucha electoral o si, llegado el caso, apuesta por candidatos con perfiles más duros para tratar de rentabilizar tanto en Andalucía como en Sevilla el gran aldabonazo que ha dado el partido naranja en el 21-D catalán.

4. El alcalde se tendrá que defender con mayor frecuencia en 2018 del principal reproche que le hace la oposición: su sumisión al gobierno de Susana Díaz, secretaria general del PSOE andaluz. Tendrá que negociar su tercer presupuesto, el último de un año completo como alcalde. Contará, al menos, con la ventaja de no ser discutido en su propio partido. No es previsible que alguien quiera disputarle la condición de aspirante a la reelección por mucho que los sanchistas hayan conseguido controlar algunas agrupaciones del PSOE sevillano y tener cuota de representación en otras. El PSOE suele respetar a los alcaldes en ejercicio, salvo el caso de Monteseirín, que sumaba ya tres mandatos (lo nunca visto) cuando tuvo que renunciar a la carrera municipal para no acabar como Perico Rodríguez en Huelva. Cada día que pasa, Monteseirín gana en prestigio y se olvidan las aristas de sus años como alcalde, aunque las setas de la Encarnación nos mantengan frescos los peores recuerdos.

5. La principal virtud. Espadas cae bien. Sigue sin generar rechazo. Los sectores conservadores de la ciudad lo elogian ya abiertamente. Se entiende a la perfección con las cofradías, la autoridad eclesiástica y la clase dirigente empresarial. Es hombre reservado y de costumbres sencillas al que difícilmente se le ve en un bar y que proyecta una imagen amable, próxima y de aparente eficacia. Salvo algunas excentricidades, como cuando cumplió el rito de partir una guitarra en la inauguración del Hard Rock Café, o apuestas tal vez desacertadas como la ampliación de la Feria con una consulta ciudadana previa, el alcalde pisa los menos charcos posibles, es poco amigo de polémicas y evita el cuerpo a cuerpo con los adversarios políticos. El PP, precisamente, logró sacarlo de sus casillas en el último Pleno. Tal vez aquello fue un avance de la tensión creciente que marcará el curso político del nuevo año.

Beltrán Pérez informa sobre el presupuesto de 2018

6. Logros materiales. La sexta uva que se tomará el alcalde debe ser la referida a la necesaria agenda de inauguraciones. Una uva que no se le debe atragantar si quiere, al menos, encabezar la lista más votada en 2019. No debe permitirse el lujo de seguir viviendo de las rentas, unas rentas que en este caso vienen del elevado nivel de expectación que generó su antecesor, Juan IgnacioZoido. A Espadas le comenzarán a exigir logros, un mínimo balance material, más allá de la sombra mínima en la Avenida, del más que discutible formato de Feria alargada, de la habilidad con la que rechazó la polémica mezquita de Sevilla Este (una estrategia bien trazada por el alcalde), de mantener el ambiente navideño en las calles incluso sin mapping (con el enfoque religioso, eso sí, más que orillado) y de procurar que la Semana Santa, sobre todo la Madrugada, transcurra sin incidentes

7. Espadas debe afrontar la mafia del taxi. Sobre todo porque él mismo ha reconocido que los sucesos que se repiten en la parada del aeropuerto lastran la imagen de la ciudad. El alcalde no debe permitir por más tiempo situaciones de tensión y violencia de este servicio público en un aeródromo que supera ya los cinco millones de pasajeros al año. ¡Todo cambiaría si Sevilla tuviera un tren entre Santa Justa y San Pablo! Pero carecemos de una infraestructura básica y habitual en grandes ciudades. Incluso Jerez la tiene. Mientras tanto, el Ayuntamiento no puede quedar en evidencia, dar una imagen de impotencia, de no poder hacer más, o simplemente denunciar públicamente (con razón) el déficit de policías nacionales en Sevilla. La actual Delegación de Seguridad, que ha demostrado firmeza, determinación e ideas ante fenómenos tan inmovilistas como la Semana Santa, está obligada a buscar soluciones a un problema que ensucia la imagen de la ciudad desde hace más de veinte años.

8. Otros proyectos. La antigua estación de Cádiz, el mercado de la Puerta de la Carne, la antigua comisaría de la Gavidia, San Hermenegildo, las Naves de Renfe en San Jerónimo, la apuesta anunciada por los terrenos del Puerto… La lista de inmuebles todavía sin uso, o sin ni siquiera expectativa de uso, es considerable. Al alcalde le favorecería cortar alguna cinta antes de mayo de 2019. La coartada de la crisis ya no es válida.

9. Urbanismo y Medio Ambiente siguen siendo motores oxidados de la ciudad. La imposibilidad de los alcaldes por reformar servicios fundamentales del Ayuntamiento se ha suplido en este caso con la determinación del delegado Antonio Muñoz por hacer ver que se toman decisiones firmes, incluso drásticas, como la supresión del cien por cien de los veladores en la Campana. El vacío de mesas y sillas en un lugar tan representativo del centro comercial es la expresión de que el Ayuntamiento existe, aun a costa de tratar por igual a comercios centenarios y franquicias de quita y pon. El gobierno, al menos, se esfuerza en poner freno al tsunami de mesas y sillas, promover el comercio tradicional frente a la invasión de franquicias y luchar contra el afeamiento del entorno de monumentos como la Catedral. Otra cosa es que los resultados sean dispares. Lo mismo ocurre con la cruzada de Espadas contra los espacios duros. El alcalde presume de ser un defensor del medio ambiente y de promover espacios de sombra y albero con fuentes de agua. Tiene asesores de prestigio en la materia, como el catedrático Enrique Figueroa. Ha logrado suavizar la Plaza de Armas gracias al proyecto privado de Mercadona y a su apuesta por una vegetación más abundante. Pero aún le queda mucho por hacer en zonas áridas del centro y de barriadas alejadas. Todavía se puede suavizar más el entorno de Santa Justa y en Bami aún hay espacios más propios de Moscú que de una capital con seis meses de calor al año. La inhóspita Avenida sigue siendo la herencia incorregible de los años de Monteseirín, la factura de calor que hay que seguir pagando por la obra del tranvía diez años después. Urge cuidar más el centro en todos los aspectos (urbanismo, comercios, transporte, estética…) sobre todo cuando la alarma por el exceso de turismo se ha cobrado ya episodios desagradables en grandes ciudades como Barcelona. En el caso de Sevilla, el número de apartamentos turísticos fuera de ordenación no deja de crecer y de generar nuevos problemas.

10. Los guiños del alcalde a la izquierda radical han sido, por el momento, escasos. De cara a la galería. El decreto de reducción de concejales en los actos religiosos, la transformación del premio taurino del Ayuntamiento en una versión light que reconoce a pintores antes que a matadores, algunos ajustes presupuestarios de escasa relevancia, etcétera. No se ha amilanado al sacar adelante el primer escudo oficial de la ciudad con San Fernando, San Isidoro, San Leandro y el título oficial de mariana. Hay que reconocer que Emasesa ha estado rotunda cuando ha denunciado los abusos de consumo que cometen quienes, precisamente, gozan de condiciones ventajosas por su acreditada situación de pobreza.

Ayuntamiento. El alcalde, Juan Espadas, y el portavoz municipal
11. Empresas municipales. Monteseirín sufrió con Tussam. Zoido soportó una huelga general de Lipasam con impacto en los telediarios nacionales. Espadas goza, por el momento, de una paz social en las principales compañías del Ayuntamiento, donde (recuérdese) ningún sueldo de cargo eventual supera los 60.000 euros, el tope ridículo que se impuso a principios de mandato. Emvisesa se ha reactivado, lo cual no era muy difícil tras la inactividad del mandato anterior. Distinto es el caso del ICAS, donde la oposición barrunta problemas por las cuentas, una polémica que arreciará a lo largo de 2018. La gestión de los dos principales concejales del gobierno, Antonio Muñoz y Juan Carlos Cabrera, estará en el punto de diana de la oposición en cuanto se aproximen las elecciones. Y, sobre todo, en cuanto el PP tenga candidato formal y necesite imperiosamente adquirir relevancia y levantar el vuelo.

12. Espadas entra en un tiempo decisivo como alcalde. La recuperación de algún edificio sin uso y el inicio de la obra de ampliación del tranvía (de San Bernardo a Santa Justa) serán dos objetivos principales en una ciudad que funciona como destino turístico, vende con habilidad su imagen exterior y tiene capacidad para captar congresos de importancia. No será ya la hora de promover difusos ejes de colaboración con Málaga, Córdoba y Granada, sino de los hechos, de convencer a los ciudadanos de que su gestión ha mejorado su calidad de vida. Los sevillanos deben recuperar su confianza en la calle en las grandes concentraciones. El cuerpo de la Policía Local debe ser digno de la cuarta ciudad de España y tratar con respeto a los ciudadanos al mismo tiempo que se hace respetar. Los taxistas deben alcanzar niveles de esmero que los hagan preferibles a otras ofertas privadas. Se debería ir a pie desde la Pasarela a la Plaza Nueva por un itinerario de sombra, los rótulos estridentes deben dejar de contaminar los principales monumentos, Mateos Gago ha de ser una calle cómoda para los viandantes y el alcalde, sobre todo, tiene que ser capaz de reivindicar elMetro ante la Junta de Andalucía. De la Ciudad de la Justicia ya ni se habla, ha quedado claro que cualquier anuncio al respecto es puro humo venteado. Y en cuanto a las rondas de circunvalación y otras infraestructuras o recursos necesarios, la ciudad parece conformarse por ahora con los anuncios a cuenta gotas de los ministros de turno. Doce uvas que despiden un año, un tiempo de calma que el alcalde probablemente no se esperaba ni en su mejor previsión. Espadas reconoce ya que ocho años serían el tope idóneo en el cargo. El desgaste de la política municipal es elevado. Cuatro años más son muchas más uvas. Con sus pepitas dentro.

Hábleme, señor alcalde

Carlos Navarro Antolín | 15 de mayo de 2017 a las 5:00

Ayuntamiento de Sevilla. El alcalde Juan Espadas, presenta las l

Hábleme de la ampliación del tranvía, señor alcalde. Hábleme, mejor aún, de las futuras líneas de Metro que hay que reclamar ante una Junta despistada que mira al tendido de las primarias del PSOE sin advertir el avieso pitón de la falta de gestión. Hábleme de medidas contundentes para poner orden en la mafia del taxi, que la Feria del taxi ha sido peor que la noche del tío del tambor, no les llevo porque busco turistas. Hábleme de cuándo iremos los sevillanos en tren del aeropuerto a Santa Justa, o de cuándo tendremos sombra en la Avenida de la Constitución o, por poner un ejemplo nuevo y mucho más próximo en el calendario, cuándo la tendremos en el paseo de Marqués del Contadero, que más que un centro de recepción al visitante parece un solarium para turistas que quieren ponerse como salmonetes. Hábleme de las rondas de circunvalación pendientes, de los anillos de cercanías que –paradojas– están cada vez más lejos. Hábleme de la reorganización de la Gerencia de Urbanismo que usted quería que fuera un motor de la ciudad. Hábleme de cuándo habrá inspectores disponibles por las tardes de lunes a viernes y las noches de los fines de semana para luchar contra el ruido. Hábleme de la plantación de árboles, de la colocación de fuentes y del cuidado del entorno de la Catedral. Hábleme de los proyectos para seguir acabando con los espacios duros, con ese urbanismo heredado que pesa como una losa, nunca mejor dicho. Hábleme de la protección de negocios que contribuyen a que la ciudad tenga sello propio frente a la invasión de las franquicias de quita y pon. Hábleme de todos estos asuntos. Y no me hable tanto de la Feria, que usted solito crea el charco con la consulta, se mete en él, no quiere que los demás nos metamos, se enfada si nos metemos y al final nos acaba riñendo. Y todos salpicados.

Una señal imperdonable

Carlos Navarro Antolín | 10 de enero de 2016 a las 5:00

catedral
LA misma ciudad que entierra los contenedores en el casco antiguo por motivos estéticos –que hay que ver la manía de cientos de alcaldes de España por meter bajo tierra los cubos de la basura como si se tratara del vellocino de oro de la gestión municipal– consiente que los alrededores de su primer monumento huelan a heces de caballo y fritanga, presenten la tonalidad multicolor de los asientos de sus bares (naranjas, amarillos, grises), sufran espacios intransitables y, como puntilla certera, coloquen señales de tráfico donde más daño se provoca a la perspectiva de una de sus particulares joyas. ¿Se puede afear aún más el entorno de la Catedral de Sevilla? ¿Es posible provocar una degradación mayor? Sin necesidad de estar revestido con camiseta ni de alzar el puño, se puede contestar con la resignación de un ejército vencido: sí se puede, claro que se puede. La señal de dirección obligatoria hacia la izquierda rompe una de las vistas más preciosas de la Catedral, la que permite recorrer la calle Hernando Colón con la Puerta del Perdón en lontananza, recreando la traza urbana del mercado de la seda que ambientaba los alrededores de la antigua mezquita al ser uno de los escasos vestigios del primitivo templo musulmán.

La normativa de rótulos reversibles, los preceptos sobre las reformas no agresivas y el blindaje de los elementos dignos de protección se quedan en papel mojado, con el mismo nivel de seguridad que ofrece la cerradura de la hucha de un crío. Los proyectos de cascos urbanos habitables y otras monsergas terminológicas perecen en el discurso de carril del político de turno, sin que nadie examine con el paso de los años qué fue de aquellas buenas intenciones que un día fueron venteadas y sacrificadas en el altar del cortoplacismo del programa electoral de un partido. Queríamos abrir la Catedral de noche, como en Córdoba, y aún no hemos sido capaces de respetar su fachada exterior, de crear una conciencia en los ciudadanos que provoque el grito de Münch ante semejantes tropelías; que genere en los empresarios de la hostelería un sentido de la responsabilidad que les mueva a cuidar la estética del edificio que, al fin, genera su clientela; que obligue a la autoridad eclesiástica a ser más exigente con los poderes públicos, como cuando en los años noventa clamaba contra los humos de los autobuses de Tussam que ennegrecían las portadas de la Avenida. Qué ironía se aprecia ahora con la nitidez del paso de los años. Mientras el Estado invertía millones en limpiar las fachadas de la mugre provocada por los tubos de escape de los autobuses urbanos, el Ayuntamiento sentaba las bases para convertir la Avenida de la Constitución en una sucesión de obstáculos y cachivaches, en un escenario despersonalizado, con una hostelería carente de carácter genuino, mimetizada con la de cualquier población de medio pelo; en un lugar inhóspito, fruto de las ansias de notoriedad de un alcalde en años de vacas gordas.

La fealdad ha hecho metástasis en los aledaños de la Catedral, con el consentimiento del poder civil, sabedor de que el cuidado del patrimonio no genera votos, y el silencio del poder eclesiástico, más preocupado en no causar el más mínimo conflicto, en no tener roces, en no dar lugar al qué dirán. Un día se cerró el Patio de los Naranjos al libre acceso del público. Nadie dijo nada, cuando era la plaza pública más hermosa de la ciudad, convertida desde entonces en lugar de relax para turistas con callos, en el final al aire libre de la visita de pago. Otro día llegaron las losas de pizarra, que se resquebrajaban a golpe de casco de caballo. Alguien se metió el dinero en el bolsillo con la venta de las losas gallegas. Nadie dijo ni mú, nadie asumió responsabilidades. Nadie sabe dónde están las losas de Tarifa. Con el paso del tiempo, cientos de veladores y decenas de freidoras y paelladores a toda potencia marcan los alrededores del principal atractivo de la ciudad. Entonces, hace muy poco tiempo aún, sí hubo un alcalde que admitió que había que abrir la mano con los bares para generar alivio en plena crisis económica, hacer la vista gorda en una suerte de dejar que la muchachada bebiese un poco más de la cuenta y se burlase de la vaquilla pues eran las fiestas del pueblo y por una vez no pasaba nada. Y prometió, horror de los horrores, que un concejal se dedicaría expresamente al cuidado del entorno de la Catedral. Se trataba del mismo concejal que estaba esos meses rehabilitando (es un decir) una casa catalogada de la calle San Fernando, interviniendo sin licencia, cargado de denuncias vecinales y con un dictamen contrario de varios arquitectos, entre ellos el prestigioso Rafael Manzano. Como si el problema de la Catedral fuera de concejales, de mesas o de comisiones. ¿Saben, por cierto, en qué estaba convirtiendo la casa? En un bar, naturalmente.

Sevilla le ha perdido el respeto a la Catedral, a la que tiene como hija desahuciada, o madre envejecida orillada. Ni se respeta ni se quiere aquello que no se conoce. Esta señal de tráfico, clavada como un rejón en la ruda piel de pizarra y que destroza la contemplación de la Puerta del Perdón, simboliza la falta de mimo de una ciudad por su acervo histórico, deja en evidencia la labor de las comisiones de patrimonio, que tan sesudamente hablan de las “contaminaciones paisajísticas” cuando se ponen serias ante el débil (traslado de la fuente de la Encarnación) y mansas ante el fuerte (mamarracho arquitectónico de la calle Santander).

Esta señal evidencia el carácter de una ciudad que superó la prueba del nueve de la indolencia la mañana en que desmontaron el Giraldillo y nadie se dio cuenta. Daba igual. Es el escupitajo chulesco que la ciudad echa desde la cubierta del barco en días de viento contrario. El salivajo se le acaba estampando en la cara como un bumerán que castiga su altanería. La ciudad cree seguir siendo la más bella, con el mejor río y los monumentos de valor más incontestables, mientras aumentan los pastiches, las ratas pueblan los paseos fluviales y los monumentos acaban caricaturizados. Sevilla es feliz en su postal, cuando en realidad es una señora venida a menos que cada día necesita más intervenciones de cirugía y más horas ante el tocador para convencerse de que está presentable.

La polución generada por los autobuses de Tussam debilitaba la piedra de la Catedral en los años noventa, hasta caerse a cascotes en un proceso de arenización alarmante. La cochambre de diversas características que hoy la rodea como un cinturón de colores chillones, la despelucha como un perro abandonado, carente del cuidado cotidiano, en un proceso de chabacanización notorio. Los canónigos que en su día cerraron el Patio de los Naranjos alegaron falta de seguridad. Tal vez hoy deba seguir cerrado. Por ignorancia de sus usuarios.