Archivos para el tag ‘Feria’

Hábleme, señor alcalde

Carlos Navarro Antolín | 15 de mayo de 2017 a las 5:00

Ayuntamiento de Sevilla. El alcalde Juan Espadas, presenta las l

Hábleme de la ampliación del tranvía, señor alcalde. Hábleme, mejor aún, de las futuras líneas de Metro que hay que reclamar ante una Junta despistada que mira al tendido de las primarias del PSOE sin advertir el avieso pitón de la falta de gestión. Hábleme de medidas contundentes para poner orden en la mafia del taxi, que la Feria del taxi ha sido peor que la noche del tío del tambor, no les llevo porque busco turistas. Hábleme de cuándo iremos los sevillanos en tren del aeropuerto a Santa Justa, o de cuándo tendremos sombra en la Avenida de la Constitución o, por poner un ejemplo nuevo y mucho más próximo en el calendario, cuándo la tendremos en el paseo de Marqués del Contadero, que más que un centro de recepción al visitante parece un solarium para turistas que quieren ponerse como salmonetes. Hábleme de las rondas de circunvalación pendientes, de los anillos de cercanías que –paradojas– están cada vez más lejos. Hábleme de la reorganización de la Gerencia de Urbanismo que usted quería que fuera un motor de la ciudad. Hábleme de cuándo habrá inspectores disponibles por las tardes de lunes a viernes y las noches de los fines de semana para luchar contra el ruido. Hábleme de la plantación de árboles, de la colocación de fuentes y del cuidado del entorno de la Catedral. Hábleme de los proyectos para seguir acabando con los espacios duros, con ese urbanismo heredado que pesa como una losa, nunca mejor dicho. Hábleme de la protección de negocios que contribuyen a que la ciudad tenga sello propio frente a la invasión de las franquicias de quita y pon. Hábleme de todos estos asuntos. Y no me hable tanto de la Feria, que usted solito crea el charco con la consulta, se mete en él, no quiere que los demás nos metamos, se enfada si nos metemos y al final nos acaba riñendo. Y todos salpicados.

Ni bolsillo, ni estómago

Carlos Navarro Antolín | 7 de mayo de 2017 a las 5:00

SEVILLA, 05/05/2017.

NO es que los sevillanos no soporten una Feria de seis días ampliada a siete. Es que el concepto que el sevillano tiene hoy de la Feria dista mucho del que se tenía en los años ochenta, cuando existía una clara división entre el mediodía y la noche. Esa separación –de hasta dos y tres horas– para ir a los toros o simplemente para descansar en casa, hacía mucho más soportable los días de una fiesta que, no se olvide, muchos recuerdan cuando comenzaba el jueves. La forma de vivir la Feria hoy es llegar y apurar el día hasta que el cuerpo aguante. Y, claro, el cuerpo exprimido no puede estar rindiendo igual no ya durante seis días, sino durante siete. Y siete días de gasto no hay póliza de crédito que los soporte. Esta Feria alargada para captar madrileños es literalmente insostenible. No hay cuerpo ni bolsillo que la aguante. Necesita de mucho omeprazol y almax, de cuadrillas de relevos entre los camareros, que el jueves estaban ya extenuados en muchos casos. Necesitaría, cómo no, de esa tradicional división entre mediodía y noche que antaño hacia llevadera una fiesta en la que a las seis de la tarde se aprovechaba para limpiar la caseta, reordenar las mesas y recibir de nuevo a unos socios aseados y vestidos de oscuro. Ese corte, esa separación, evitaba muchas borracheras y muchos individuos vivaqueando sin rumbo y con la lengua gorda. Pero el consumo se impone hoy a la vivencia en todos los órdenes (fíjense en la Semana Santa sin ir más lejos) y se trata de eso: de consumir, apurar, exprimir, aprovechar el día de Feria como si fuera el único cartucho.

Ese concepto de Feria en sesión continua soporta ya difícilmente el tercer día consecutivo. El jueves, hasta ahora el día más elegante, se podía coger mesa en primer fila en muchas casetas pasadas las dos y media de la tarde. El viernes ya no había ni plato del día en muchas cocinas. ¿Para qué? Si no había demanda. Y el paseo de caballos, despoblado, era lo más parecido a los vídeos en blanco y negro de la Feria del Prado, pero sin la alta velocidad del cine en blanco y negro.

La apertura de una caseta para turistas es una suerte de engañabobos. Vale como servicio, acudidero para visitantes perdidos, pero no garantiza que se viva la verdadera Feria, fiesta eminentemente particular, que no excluyente, lo cual se debe afirmar sin ningún complejo. Vivir la Feria de verdad –no nos engañemos– exige estar integrado. Y para eso se necesita algo de tiempo, cosa de la que la industria turística no dispone, pues se trata de vender paquetes, experiencias exprés y otras gaitas. La caseta para turistas es un bar en el real con estética de eso: de caseta. Aceptamos caseta para turistas como medio para captar el verdadero sentido de la fiesta porque, al fin, de lo que se trata es de hacer caja. Aceptamos media hora de taconeo, dos raciones de calamares con textura de neumáticos y autobús en la puerta como espectáculo genuinamente flamenco. La caseta para turistas recuerda a aquel centro de la interpretación de la Semana Santa que Monteseirín quiso construir y que, por fortuna (y ducados), la crisis se llevó por delante. Aquel engendro contemplaba en su oferta un simulador de bullas para que el turista se hiciera una idea de la pericia del sevillano a la hora de moverse en las aglomeraciones. Si aquello hubiera prosperado tendrían que haberle incorporado el servicio premium del simulador de las estampidas.

Malos tiempos para lo políticamente incorrecto, malos tiempos para decir que la Feria de Sevilla es una fiesta privada, para los sevillanos y que si se quiere vivir de verdad ha de ser de la mano de uno de ellos. Malos tiempos para explicar que caseta viene de casa y que en casa de cada uno entra quien desea el dueño. La Feria es víctima del pensamiento lanar, del buenismo, de la teoría de la participación por la participación como valor supremo.

Que le pregunten al vasco afincado en Sevilla que osó acercarse a tocar las andas de la Virgen del Rocío sin cumplir la norma no escrita de pedir la venia a un almonteño. Sufrió literalmente un mordisco. Montar una caseta cuesta un dinero que miles de sevillanos pagan en cuotas a lo largo del año con su esfuerzo y sus ahorros. Son los sevillanos con su esmero personal los que montan la fiesta, nada hay de lo que avergonzarse por ello. Y son los sevillanos los que han integrado siempre a miles de visitantes sin imposiciones pseudodemocratizantes.

Esta Feria alargada ha generado 1.700 asistencias sanitarias sin ninguna tragedia, lo cual nos lleva también a una conclusión: la Feria es una organización perfecta, un ejemplo de convivencia en el que, pese a las horas de ingesta de alcohol y a la combinación de públicos muy diversos, no hay que lamentar ningún suceso. ¿Por qué sí ocurre, en cambio, en la Semana Santa? Porque en la Feria nadie se ve excluido, ni siquiera la legión de gente carente de educación, que se refugia en el alcohol en un espacio limitado (el real) y ultravigilado. Y en la Semana Santa hay demasiado público que deambula sin importarle nada de cuanto ocurre en una fiesta religiosa que no ofrece atractivos alternativos para pasar tantas horas en la calle. Preocúpese el gobierno de analizar, mimar y blindar la Madrugada, y deje la Feria como estaba hasta el año pasado, que ya de por sí era larga por el concepto de sesión continúa con el que se vive hoy. Nadie aguanta siete días de Feria seguidos ni dos subidas al ratón vacilón.

Los viejos tiempos de la Holiday

Carlos Navarro Antolín | 4 de mayo de 2017 a las 5:00

Sev.

LA Holiday no es ya la discoteca a la que Aznar acudía a relajarse tras los mítines en el Parque de los Príncipes de aquellos años noventa donde las gradas estaban pobladas por clientas rubiancas de la extinta Nova Roma y fogosos estudiantes de Derecho. El PP tampoco es ya el de aquellos años. Mucho han cambiado la discoteca y el partido. Todo ha cambiado. O casi todo. Salvo el incombustible Javié (Arenas), de aquellas noches de la Holiday no queda nada. Ni casi nadie en la escena pública. Pero los símbolos tienen su fuerza. Tal vez por eso los críticos del PP quisieron brindar por la victoria en el mismo local de la Holiday, que aún mantiene el nombre, sólo el nombre, pero nada más, como ocurre con la Óptica Rodríguez del Valle, qué detalle. Brindaron como en los grandes años de Felipe Rodríguez Melgarejo, dueño del histórico negocio que hoy está arrendado a otros hosteleros. Veinticuatro votos, sólo veinticuatro votos de diferencia. Veinticuatro caballeros le bastaron a San Fernando para conquistar Sevilla. Y hasta hoy. Veinticuatro nazarenos con cirio verde llevan los tramos del Cristo de la Vera-Cruz en su recuerdo. Veinticuatro es un número con fuerza en la historia de Sevilla. Con San Fernando debió entrar ya Arenas al frente del PP, además de José Joaquín Gallardo en el Colegio de Abogados, Paco Vélez en el Consejo y Cañete en Aprocom.

Arenas no fue a la Holiday con su fiel muchachada. Él es más de mediodía. Por eso citó a los leales al día siguiente. Había que zamparse un arroz. El arroz de la victoria. El almuerzo fue en la discreta planta alta de Antares, el club donde antaño jugaba al pádel con Zoido y compañía. Zoido está hoy de ministro del Interior, estrenado de nuevo condición de abuelo y pendiente de las votaciones para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado. Arenas pagó el café o la copa, según la elección de cada comensal. Pero el arroz se pagó a escote: 25 euros del ala. Presidió la mesa el gran anfitrión, el lince de la derecha andaluza, el ciprés de la sombra alargada, el que ha logrado ganar por enésima vez una batalla interna, que es su gran especialidad, el plato estrella de la casa. Y a la vera del maestro se fueron sentando Virginia Pérez, Beltrán Pérez, Rafael Belmonte, Rafael Salas, Patricia del Pozo, Macarena O´Neill, la concejal Evelia Rincón, el concejal José Luis García, Luis Panigua, María Eugenio Moreno (Huévar), Isabel Díaz (Olivares) y Eloy Tarno, esposo de Virginia Pérez.

La presidenta electa del PP se dio ayer un baño de masas por el real de la Feria, escoltada por Beltrán Pérez. El comité de derechos y garantías tiene que resolver aún una denuncia firmada por José Miguel Luque a cuenta del recuento en una mesa de Dos Hermanas. Pero con las felicitaciones públicas de Zoido y Maíllo a los ganadores, pocas ganas habrá en Génova de seguir avivando el fuego. La Pérez tiene que coser un partido donde hay poco hilo, casi ningún dedal y muchas agujas. Tendrá que controlar su propia fuerza, saber pasar de la condición de ariete a la de balanza del equilibrio. Transformarse, como ha hecho la Holiday, para no morir de éxito. Los abrazos en la Feria son gratis. Como los tuits de enhorabuena. El arroz se paga. Javié solo da café.

El alcalde irritado

Carlos Navarro Antolín | 25 de septiembre de 2016 a las 5:00

JUAN ESPADAS VOTA LA CONSULTA SOBRE LA FERIA
SE ha tambaleado el pedestal de su trabajada fama de técnico riguroso, alejado del humo del puesto de las castañas urbanísticas. El alcalde Juan Espadas se ha metido él solito en una bulla de Feria en pleno septiembre. Le han birlado la cartera de hombre serio, le han despojado de la coraza de político gestor, de la imagen de ejecutivo que saca 25 horas al día y que jamás se salpica del irreversible barro de las frivolidades.

Se ha irritado a golpe de telediario nacional, de los informativos rapaces que buscan la carroña del ceceo y el sobrepeso para mantenernos condenados a la estética estereotipada de pueblo inculto, indolente, conformista y anestesiado. El gran técnico del PSOE de Sevilla, amamantado y criado en los despachos de la Junta, lápiz, calculadora y cartabón, ha hundido a la ciudad en el pozo de las banalidades, caseta, jolgorio y vino. Su bien elaborada fama de gestor, de hombre de despacho, de silencio, temple y mando, de flexo y folios ordenados en una carpetilla para cada asunto, se ha desmoronado como un castillo de arena a la primera ola embravecida del mandato: la consulta sobre la Feria.

Juan Fernandez-Rodríguez García del Busto, el alcalde de frac en las grandes solemnidades que era hermano de Pasión, trasladó la Feria del Prado a los Remedios. Y Juan Espadas nos lleva a las urnas cibernéticas para preguntarnos por su fecha de celebración. Espadas se ha irritado cuando se ha visto colocado deliberadamente en la casilla de salida de los alcaldes de corte populista, se ha sentado en ese velador de la política local que está cargado de cacahuetes y cerveza fresquita, esas mesas donde se arregla el mundo a golpe de tirador. “No es lo que parece”, pretende explicar sin éxito el alcalde. Él, al que difícilmente se sorprende en un bar ni siquiera después de un Pleno, quedará en el recuerdo como el alcalde que convocó el plebiscito de la Feria. El alcalde irritado porque llevó a Sevilla a los telediarios un mes de septiembre a cuenta de una fiesta, otra más. El alcalde que siendo líder de la oposición quiso bautizar a Zoido como el superalcalde de las fiestas mayores y que está ya como el propio Zoido: colocando las fiestas mayores en el centro del debate político, talando árboles y promocionando procesiones magnas, el hat trick justamente contrario de su ideario.

Tanto pregonar sostenibilidades, transversalidades y reformas estructurales en el pregón cotidiano de las idioteces vacuas de la oratoria política actual, para, al final, colocar los farolillos (y farolillas) a destiempo y con el viento en contra. Se cuidó de no acudir a presidir el balance de la pasada Semana Santa, su mayor logro de gestión hasta ahora, para no inmiscuirse en los asuntos costumbristas, de acuerdo con el tacticismo de salón tan del gusto de los gobernantes de hoy. Se ausentó por conveniencia, para no parecer un alcalde folclórico, y ha terminado al poco tiempo pinchándose al tocar la rosa de la Feria. El alcalde se irrita y atribuye toda la polémica “a dos o tres mentes estrechas”.

Tanto trabajarse el eje turístico con los alcaldes de Málaga, Granada y Córdoba, y tanto vendernos hasta una aventura galáctica (¿Recuerdan cuando Sevilla iba a acoger un congreso de la agencia espacial europea?), para al final quedarnos condenados al fotocol del caballito de plástico, clavel de solapa y sombrero de ala ancha.

El golpe ha sido duro por imprevisto. Espadas, un tipo en apariencia muy alejado del perfil de Zoido y más próximo al de Manuel del Valle, se ha visto sobrepasado por los efectos de su propia decisión. La ciudad banalizada. Ya le ocurrió al trascender que el Ayuntamiento alquila monumentos y plazas públicas de la ciudad para cuchipandas de alto copete, una decisión de su gobierno tan legítima como discutible. Se irritó al ver las recreaciones virtuales de una Plaza de España, una Puerta de Jerez o un Monasterio de Santa Clara con mesas altas y taburetes. El patrimonio histórico rentabilizado con fines hosteleros. La ciudad convertida en un gran velador, la ciudad preocupada por la fecha de la Feria en los coletazos del verano. La política de hoy es márquetin. Y el márquetin tiende a la reducción, a la injusta simplificación. Yeso irrita al alcalde, que corre el riesgo de ser el cojo del desfile, convencido de ser el único que lleva el paso correcto.

Espadas reabrió la caseta municipal, tras los años de la austeridad de escaparate impuesta por Zoido, para ganar la gloria efímera de un titular de prensa. Nadie lo criticó. Espadas ha confirmado su participación como Baltasar en la cabalgata del centenario, invitado por el Ateneo. Su presencia en el cortejo está más que justificada. Pero Espadas debe entender que debutar en las consultas populares preguntando por la Feria lo coloca como un alcalde con pies de barro en el ya de por sí lodazal de la política de hoy.

Los árboles cayendo y el sevillano votando si quiere un día más de juerga oficial. Las nuevas líneas de Metro desapareciendo y el sevillano distraído con el sonido del sonajero de la consulta ferial. Los veladores creciendo como adosados del Aljarafe en tiempos de bonanza y el sevillano celebrando que el pescao frito de un sábado será de mejor calidad que el de un lunes.

El alcalde de escuadra y cartabón, que se había ganado el respeto de la derecha sociológica, anda perdido en la bulla. Yde la bulla sólo se sale con calma, apretando la cartera con una mano y esperando a que se organicen las dos corrientes en sentidos opuestos. Hay quien dice que todo no es más que la maldición de Carretero. Como el Benfica con Gutmann.

Rescoldos de una visita con silenciador

Carlos Navarro Antolín | 22 de abril de 2016 a las 5:00

FERIA.PEDRO SANCHEZ
“No, lo peor no fue que se nos avisara de la llegada del secretario general un día antes. Hicimos lo que pudimos, prepararle el encuentro con la presi en la caseta de la SER y la posterior visita a la de UGT. No está mal, ¿no? Te recuerdo que el aviso nos llegó la mañana del martes. Sí, ya sé que es un secretario general… Lo peor fue que cuando el hombre se bajó del coche junto a la portada y no había nadie para recibirle: ni de la Junta, ni del Ayuntamiento, ni del propio partido. Vamos, que si llega un poquito más temprano se cruza con el tío del hielo. Por eso me dicen que telefoneó a Gómez de Celis, que estaba por allí desde temprano por una reunión familiar y tardó dos minutos en llegar para que el hombre no fuera solo. A mí lo de Pedro Sánchez y Celis en Andalucía me recuerda cuando el Rey le preguntó a Suárez cuántos monárquicos había en España además de ellos dos. ¿Cuántos partidarios tiene Pedro Sánchez en Sevilla? Pues dos. Alfonso Rodríguez Gómez de Celis y… el propio Pedro Sánchez cuando en Sevilla está. Tienes razón, por mucho que nos llevemos mal con el secretario general, por mucho que le tengamos retirados los embajadores, no deja de ser eso: el secretario general de nuestro partido. Ni un selfie de la presidenta con él en la Feria, ni un selfie del alcalde, ni una visita a la Caseta Municipal. Y encima le ponen un plato de sushi en el aperitivo de la foto para general guasa de las redes sociales, donde se dedicaron a ampliar las fotos para que se vieran con claridad las viandas japonesas. Te reconozco que la cosa no salió bien. Faltó la cortesía debida. Alguien del aparato regional pudo ir a esperarlo a Santa Justa para llegar juntos a la portada. No costaba nada. Tampoco nadie de la Junta ni del gobierno de la ciudad lo acompañó a la caseta de la UGT. ¿Qué trabajo costaba arroparle un poquito? Pero, claro, si no lo puede ver por aquí ni en pintura, ¿cómo se le va a querer ver en plena Feria? Lo peor no fue el sushi ni el vacío que se le hizo, lo peor fue que el silenciador fue un clamor. Y creo que de eso ninguno salimos bien parado. Ni el que tuvo la ocurrencia de poner sushi”.

El retorno del Plan E… A la Feria

Carlos Navarro Antolín | 3 de abril de 2016 a las 5:00

casetaPlanE
Se cebaron con Zapatero por negar la crisis y se volvieron a cebar después cuando sacó del armario de las medicinas del Estado aquel placebo llamado Plan E que puso a los parados de toda España a parchear aceras. El Plan E fue el torniquete de urgencia con el que Zapatero pretendió tapar la hemorragia del muslo sangrante de la economía nacional, atravesado por el pitón de la caída de Lehman Brothers en agosto de 2008. Aquellos 8.000 millones de euros libraron unos meses del paro a 410.000 españoles en 2009, cuando lo peor estaba aún por llegar pese a que la partida fue aumentada en 2010 hasta más de 12.000 millones. Y lo peor era el año 2011, un toro que esperaba avieso en los corrales del calendario. Aquel 2011 disparó las cifras del paro y llevó a los platós de televisión a medio cuerpo de profesores de Economía de las universidades españolas. No había tertulia que no tuviera su economista de guardia con el fotocol de la universidad privada o la placa de la consultora de turno a sus espaldas. Los delegados de Urbanismo de los ayuntamientos fueron reyes magos durante algunos meses al repartir contratos de reparaciones urbanas, gastos no productivos en la mayoría de los casos.

Sólo los carteles para anunciar las obras costeadas por el Gobierno de Zapatero costaron 37 millones de euros. Y quien no puso el cartel tuvo que pagar una multa y devolver el dinero de la subvención. Los carteles eran los incensarios con los que el gobierno se rindió culto a sí mismo para quitarse de encima la mala fama de haber negado la crisis durante meses. Cada cartel costó casi 2.000 euros. Hasta el Tribunal de Cuentas dejó en evidencia la inutilidad de aquel Plan E con el que Zapatero quiso zafarse de su estigma de irresponsable a costa de disparar el déficit público. El Plan E fue un analgésico de corto alcance que no evitó que España se quedara al borde del rescate. Los ayuntamientos reconocieron que tuvieron que adjudicar proyectos a toda prisa, sin tiempo para hacer las cosas con cabeza y criterio. Al menos queda el consuelo de que ocho año después ya no está el nefasto Zapatero, pero los carteles de aquel Plan E siguen siendo útiles para garantizar la seguridad de las casetas de la Feria de Abril en los meses de montaje, cuando el real está cargado de instaladores, electricistas y montadores de urinarios. El casetero responsable e inteligente reutiliza el material del Estado con la diligencia de los buenos padres de familia. El Tribunal de Cuentas no olió que en esos dos mil euros estaba el uso de los carteles como planchas para clausurar las casetas y ahorrar en seguridad privada o en uno de esos vigilantes que no están dados de alta y que encima te montan una fogata para aguantar la noche al relente. ¡Con el peligro que tienen esas fogatas! ¿No se utiliza el periódico de ayer como envoltorio? ¿No se usa la túnica de nazareno del niño para vestirlo de paje en Navidad? ¿Verdad que el cartón de los rollos de papel higiénico es multiusos? Pues a reutilizar los carteles del Plan E de Zapatero como homenaje al presidente del Gobierno que quitó el tabaco de los bares y dejó España como los zorros, pero disparó los metros cuadrados de aceras nuevecitas. Benditas aceras. Acabaremos echando de menos las aceras. Pero siempre nos quedará la Feria como el Plan E que rescata la mente del sevillano de su realidad cotidiana: días para olvidar, para el escapismo fugaz, para llorar tal vez porque acabó la Semana Santa. Cada cual busca en la Feria su placebo.

El gesto de un señor llamado Padilla

Carlos Navarro Antolín | 26 de abril de 2015 a las 5:00

padilla
EL torero jerezano leyó este periódico el pasado octubre, cuando rememoramos el sexto aniversario de aquel siniestro cuya víctima se llama Livia Caro. Ella tenía 30 años y quedó mutilada a las 7:45 del 15 de octubre de 2008, cuando cruzaba por un paso de cebra y un camión se la llevó por delante en el desbarajuste de tráfico provocado por la obra de construcción del Metropol Parasol. A Juan José Padilla se le quedó grabada la historia de superación personal de una joven que jamás se ha instalado en la queja. Padilla estaba ayer anunciado en los carteles de la Feria. Era su única tarde en el abono abrileño. Se hospedaba en la habitación 604 del Hotel Colón, como los grandes toreros en las citas de relumbrón. Por la mañana pidió al abogado Joaquín Moeckel que localizara a aquella chica del artículo de prensa para invitarla a ella y a sus padres a vivir junto a él una tarde tan especial en la carrera de un matador: desde que el torero se viste en la intimidad de la cuadrilla y sus colaboradores, hasta que sale a la plaza. Livia llegó al hotel con sus padres: el escritor y poeta Joaquín Caro Romero e Inmaculada Rodríguez, aquella niña interna de las Hermanas de la Cruz que fue madrina de la coronación de la Virgen de la Esperanza.

Padilla les invitó también a ver la corrida, en el tendido 5, a la vera de la barrera que se adorna con los capotes de paseo de los matadores. Dedicó a Livia la faena de su segundo toro. Caro Romero, quién lo diría, volvió a la Maestranza en la que tantos años firmó crónicas taurinas que eran pura literatura. A Padilla le falta el ojo izquierdo, tiene reducida la sensibilidad en el rostro y un oído destrozado por aquella terrible cornada que sufrió en Zaragoza. Lejos de caer en depresiones, coger la puerta de atrás y quedarse en una finca maldiciendo la mala suerte, Padilla fue el líder en la estadística del escalafón taurino de la temporada pasada. Yla actual temporada la ha comenzado saliendo a hombros en la Feria de la Magdalena.

Livia no fue con las manos vacías al encuentro con el torero que se ve reflejado en su espíritu de superación. Livia le agradeció el gesto con el obsequio de dos reliquias de Madre María de la Purísima. Ella no sólo combate cada día su minusvalía desde aquella mañana de 2008, también ha tenido que luchar contra un tumor. Nunca se ha venido abajo ni acepta comentarios que induzcan a la compasión. “Soy una persona de mucha esperanza”. Cada día va a la piscina a fortalecer los músculos, sostenida por su madre, aunque muchos creemos que es la hija la que mantiene a la madre.

Ni el atropello, ni la minusvalía. Ni la cornada de un toro, ni la de un tumor. Hay ciudadanos ejemplares para cualquier urbe, vecinos de los que estar ogullosos porque no se arrugan ante la adversidad. En esta sociedad insatisfecha que parece medirlo todo en función del concepto de calidad de vida, hay gente que no se pregunta si su vida tiene calidad, ni se entristece los lunes, ni los primeros de septiembre. Lidian el toro que les ha correspondido en suerte.

La lista de Zoido, el ruán de la Feria

Carlos Navarro Antolín | 23 de abril de 2015 a las 5:00

Feria 2015, Caseta del Ayuntamiento
LA confección de las listas electorales son como la mayoría de las novilladas de verano. Interesan a la Banda de Tejera, a tres maestrantes sin ganas de playa y a cuatro chinos engañados. Pues eso. Las candidaturas interesan a los que la componen, a cuatro periodistas y a los conserjes de las sedes para orientarse a la hora de reforzar el saludo o reducir las florituras. Espadas hizo los deberes de la lista antes de cuaresma. Dijimos entonces que no sabíamos si darle la enhorabuena o el pésame. El hombre defiende con buena fe a su número cuatro, una militante agreste que ahora sólo provoca dolores de cabeza en el Grupo Socialista, pero la cefalea será de toda la ciudad como Espadas consiga ser alcalde. A Espadas hay que animarle, porque el partido le ha puesto su cruz. Y el hombre la lleva con la resignación de un penitente de barrio que nunca ve la hora de la entrada.

Zoido ha sacado su lista con las primeras pijotas en los peroles de esa preferia que tanto le gusta. Hay concejales que se enteraron en los mentideros del numerito que les correspondió en la tómbola del mérito que instalan todos los partidos políticos cuando se oye el tam-tam electoral. No pocos de esos concejales se han enterado por las redes sociales. Este año ni siquiera ha habido rueda de prensa en la sede del PP para que Juan Bueno, presidente provincial, cante los números como un camarero con oficio canta las tapas. La lista de Zoido de 2015 es de ruán. Todos callados, no vaya a ser que pregunten por Rato. Y que siga la Feria. Cuanto menos se hable de la lista, mejor. La lista del PP es como las carreras de la Madrugada. Se echa encima un trapo negro como se echa sobre la jaula del canario a ver si se duerme. Pío, pío. ¿Y Pía? Pía Halcón va de diez en la lista, qué pelotazo ha pegado Doña Pía. De ser la 19 en 2011 a nada menos que la diez en 2015. Y eso que casi le da un sopitipando hace cuatro años cuando se vio de concejal sin esperarlo. Lo de Pía sí que ha sido un adelantamiento en toda regla. Del pifiazo que pegó en Bellavista como delegada al territorio amigo de Nervión, donde ya se ha visto ella más cómoda estos años. De oca a oca y me ponen la diez porque me toca. Y no como Curro Pérez, afilado portavoz del gobierno, que me lo tienen en la lista como el caballito del Tío Vivo, ahora subes, ahora bajas. A Curro Pérez no de la dan el pésame, le dan la biodramina para los mareos.

Esta Feria hay gente que para a los concejales del PP por la calle y casi le dicen eso tan sevillano del te acompaño en el sentimiento. Dentro del PP, pero bien dentro, hay quien consideraría la cifra de 14 concejales como un buen resultado. Manuel del Valle perdió seis en 1987 y siguió siendo alcalde. Después lo quitaron y se quedó con la miel de la Expo’92 en los labios. Por si acaso, algunos se beben esta Feria con el espíritu del beso: como si fuera la última vez. Pero no todos. Javier Landa es la prueba de la resurrección. El catedrático le ha hecho un tururú a los chicos de la sede. Landa ha aguantado más que un buzo bajo el agua. Y la Banda de Tejera se ha arrancado a tocarle un pasodoble por haberse quedado con los pies plantados en la Plaza Nueva, impasible durante meses ante la mirada aviesa del morlaco de la lista. Y los cuatro chinos se hartan de aplaudir.

Casetas de utilidad pública y social

Carlos Navarro Antolín | 22 de abril de 2015 a las 12:42

CASETA DE FERIA EN LAS NAVES DEL BARRANCO
SEVILLA está sentada, que no sedente, en un gran velador desde el que ve pasar el tiempo con su liturgia de fiestas, calores, fríos, políticos de quita y pon, alegrías, penalidades, fracasos, algún éxito rotundo y muchos trofeos de mediopensionista. Sevilla se lo traga todo por esa gran boca que no es de Metro. Sevilla es una boa por cuya boca entra el humo de proyectos irrealizables. Un día nos vendieron puentes con lunares, otro día catamaranes para ir a la Feria. Un día nos contaron que tendríamos playa propia, y otro un gran mercado de flores como Barcelona. Un día nos emborracharon en la primera taberna de una carrera olímpica, y otro nos dijeron que cambiando el PGOU también lo haría el destino de nuestras vidas, el errático rumbo de la urbe que no sabe evolucionar si no es chicotá en chicotá, del 29 al 92 y pararse ahí.

Hace poco tiempo nos vendieron un mercado gourmet en la Nave del Barranco, ubicada en una parcela que tenía asignados usos socioculturales en el Plan General, ese documento que es como los principios: se cambian a conveniencia. Un ardid permitió al actual gobierno local asignarle a la finca usos de utilidad público y social. ¿Y cuáles son los usos de utilidad pública y social en Sevilla? ¡Los bares, idiota, los bares! Y ahí está el gourmet de la sacrosanta Lonja donde si usted no ha ido aún, es que no es nadie en Sevilla. A la lonja hemos de ir, como a Pamplona. Y se va a hartar usted de levantarse de la mesa más que en la mili, con su bandejita, sus servilletas y su pieza de pan. Si quiere una segunda cerveza, a pasar de nuevo por el circuito, como un moro de Queipo. A esta lonja que dice Zoido que genera riqueza le han puesto ahora unas casetas feriales, unas protuberancias como la del sombrerito del tranvía, que estos días es un tranvía tocado, como los seises. Esta lonja ha crecido, como crece el caserío del centro con áticos retranqueados. El aumento del terreno cubierto de la Lonja del Barranco a costa de casetas debe ser una muestra del urbanismo productivo que pregonaba Monteseirín. Zoido usó al límite el PGOU para poner una ristra de bares en el interior de las Naves del Barranco. Y ahora que es Feria, unas cuantas casetas piratas. ¿No hay cofradías piratas? Pues también existen casetas piratas para que los madrileños sin techo no se queden sin ración de jarana, tratando de buscar a Carlos Herrera para hacerse la foto con el teléfono móvil. Eso sí que es de utilidad público y social: una foto con Herrera. ¿O no?

Sigamos sentados en el velador, que de vez en cuando aparecen casetas junto al Puente de Triana. Y algún día hasta nadaremos en una playa artificial sin haber guardado antes la ropa en la lonja de los sueños. Porque las ciudades sin cautela son como las boas: se lo tragan todo. Y después viene el corte de digestión.
Fotos de las casetas de feria de la Lonja del Barranco, casetas

Tita Astolfi, el fichaje oculto de Moreno Bonilla

Carlos Navarro Antolín | 29 de mayo de 2014 a las 20:43

bonilla1
Si las grandes reformas se hacen en agosto o en las vísperas de festivos, el incombustible líder del PP andaluz realizó un fichaje estelar para su ejecutiva regional en pleno Viernes de Dolores, cuando Andalucía se debate entre los cirios y la playa con el eje vertebrador del desempleo, que es el que verdaderamenre hilvana las ocho provincias y no el Ideal Andaluz, cuyo autor ha quedado reducido a parada de Metro en la que algunos jóvenes echan por tierra al célebre notario al quitarle el apellido.

-Me bajo en Blas.
-¿El de la fiesta?
-No, Blas es la parada que hay antes de la de Plaza de Cuba.

Aquel día de cuaresma en Granada, en eso que el consumo interno de los partidos tiene bautizado como la junta directiva regional, Juan Manuel Moreno Bonilla (“Ponedme como Juanma Moreno en las informaciones, por favor”) metió a dedo en la ejecutiva a Teresa Astolfi González-Moguena, más conocida como Tita Astolfi, asesora del Ministerio de Asuntos Exteriores, especializada en las relaciones con la Unión Europea y gran protegida de Jorge Moragas, el tío de la mochila que va siempre detrás de Rajoy y que cuando vino al último congreso del PP andaluz de la renovación (risas en off) se hizo organizar un jolgorio flamenco en Bormujos como fin de fiesta. Óle, arsa, cómo le gusta al peperío nacional conocer la Andalucía de la segunda modernización. Pero a don Jorge hay que decirle que los domingos por la tarde no son para el taconeo, sino para planchar la ropa del colegio y oir el carrusel deportivo. La gran clave es que ya tenemos a Tita en el PP andaluz, ¿quién dijo que Moreno Bonilla no hacía cambios en el partido? Como los bonilleros se quejan en privado de la falta de cariño de los peperos sevillanos, Moreno se ha dejado asesorar por el tío de la mochila, que influye tela en el PP y en algunos empresarios de reconocida notoriedad que le montan el sarao de palmas y tacones.

-No diga usted que en Sevilla no quieren a Bonilla, hombre. En Sevilla tienen sus razones para estar dolidos. Cuando viene el presidente gallego, Alberto Núñez Feijoó, Bonilla no avisa a Zoido para la foto, ¿verdad? ¿Se acuerda usted de esa visita del gallego en las vísperas de la campaña electoral? Pues dejaron fuera a mi alcalde.
-Claro que me acuerdo. Por eso Zoido no le dio cobertura a Bonilla en Feria. Y Bonilla fue el típico malagueño sin caseta, mascullando sobre los chicos de Zoido: “¡¡¡Marrrrrditos roedores!!!”

La pasada noche electoral, la foto de familia de los peperos andaluces era un cuadro del Greco. Ni un presidente provincial respaldando al jefe regional, ni el alcalde de Sevilla ni el bueno de Juan Bueno. Casi llaman al señor de seguridad de la puerta para que hiciera bulto. Después de algunos feos, el sector sevillano no estaba por la labor de escoltar a Moreno Bonilla en la paparruchá que dijo sobre la victoria electoral en el continente (eso no lo mejora ni Leire Pajín) y sobre el objetivo cumplido del PP andaluz en las elecciones (Dios le conserve el oído). Pero ya tenemos a Tita, comienza el despegue de la derecha andaluza. ¡Pista, pista!
Astolfi1