Archivos para el tag ‘Jesús Maza’

El museo del poder

Carlos Navarro Antolín | 3 de octubre de 2017 a las 5:00

Caja Negra Sanguino

Estábamos todos preocupadísimos con el futuro del Museo Arqueológico y la ampliación del Museo de Bellas Artes, convertidos ambos proyectos en el nunca visto Canal Sevilla-Bonanza, cuando nos llega uno de esos comunicados envueltos en el celofán de una foto, una simple foto, que son como el caballo de Troya en versión periodística: lleva escondido en las tripas una gran noticia. Ernesto Sanguino se ha empeñado en fundar sin saberlo el museo de la Sevilla de comienzos del siglo XXI. Y lo hace en un lugar privilegiado: la antigua Casa Ybarra, la que fue sede de las oficinas de los barcos que salían del Puerto de Sevilla para las rutas comerciales con América. Sanguino ya tiene en sus filas como consejeros a quienes han manejado el Ayuntamiento capitalino en casi los últimos veinte años: Manuel Marchena y Jesús Maza. Ha fichado a la dupla M&M, dicho sea en la terminología pijo-técnica que la usa usted a la una en la barra del Aero y queda estupendamente mientras se lleva a la comisura una de esas servilletas de hilo con las iniciales de la entidad. No es lo mismo decir que uno ha fichado de consejero “al Marchena” o “al Masa”, pronunciado con ese para que se ajuste al dialecto zoidiano (ese dialecto por el cual Arenas es “Javié”, alguien que enreda es un “enrea” y una situación anormal es “anormá”), que referirse al refuerzo del despacho con la incorporación del dúo M&M. Sanguino nos está dando hecho un nuevo museo para la ciudad, el museo de la Sevilla real, la realísima de antes de ayer por la mañana, el museo del poder, de los tentáculos, de las agendas, de la influencia, del conocimiento del quién es quién, del who is who. ¿Quién deshacía los entuertos durante los doce años de Monteseirín? “Habladlo con Marchena”, decía Alfredo pegándole el trincherazo a los empresarios pelmazos. ¿Quién gestionaba los patrocinios para la final de la Copa Davis que Zoido se encontró como regalo en su arranque de mandato en el glorioso 2011 que terminó en el Waterloo de 2015? “A ver si Jesús puede llamar a…”. Y Maza llamaba a los de siempre, a los cuatro que se llama en Sevilla cuando hace falta guita (sin catavino) y que después, también como siempre, se cobran el favor y te dejan tirados cuando desaparecen los votos.

¿Quién ha mandado más en Sevilla desde los tiempos de Queipo? Manuel Marchena, el último virrey, ora en turismo, ora en Urbanismo, ora en Emasesa, ora en la Agrupación de Interés Económico. Tan fue así que llegó Jesús Maza a tomar posesión del despacho de Marchena, en los albores del período de los veinte concejales, y le preguntaba todos los días al espejito de la suntuosa sede de Escuelas Pías:

–Espejito, espejito, ¿quién manda ahora en Sevilla?

Y le contestaba una voz profunda que alcanzaba desde Escuelas Pías hasta la Plaza Nueva.

–¡Tú no! ¡Manda Marcheeeeeeeeeena!

Maza nunca mandó tanto como Marchena. Eso es cierto. Pero estuvo cuatro años en su despacho y manejó el presupuesto de la joya de la corona de las empresas municipales, Emasesa, la que ni él ni antes Marchena se atrevieron a privatizar. Ya estoy viendo a los turistas bajarse en la antigua estación de Cádiz mientras el guía informa del siguiente destino, señalando con el paraguas de color hortera la placa que anuncia que el despacho Sanguino ejerce el Crowe horwath legal y tributario, que esto está muy bien también para decirlo en el aperitivo de la una, pero que el personal lo que quiere ver son los vuelos de los pájaros, altos vuelos, verlos en acción llamando a Urbanismo para desbloquear licencias, buscando clientes en ultramar como si fueran los antiguos barcos de la Compañía Ybarra, sabiendo cuáles son los vericuetos reales del enjambre de las empresas municipales, lo que se conoce como el know how y que de toda la vida se llama saber conseguir. O su sustantivo: conseguidó, en la terminología del Ministerio… del Interió. Yo, si fuera el gran Sanguino añadiría la leyenda M&M debajo de la del Crowe, que suena a modalidad de gofre en el puesto de Belinda en la entrada nocturna del Tiro de Línea, pero que son Marchena y Maza, Maza y Marchena. Un bético de pro como Sanguino ha fichado a dos reconocidos sevillistas, ejemplo de tolerancia en clave local. Un capataz de prestigio ha fichado a dos aguadores de Sevilla, dos ex responsables de Emasesa, que no falte el agua en su mesa. Sanguino es a los rectores de la AIE lo que Gas Natural o Endesa a los ex presidentes del Gobierno.

Lo que el zoidismo separó lo une ahora Sanguino, fundador del museo del poder. ¿Recuerdan cuando Maza denunciaba que Marchena había vendido el agua del grifo en botellas? Sí, sí, en las conferencias que daba como consejero delegado de Emasesa le guiñaba el ojo a Marchena en los saludos protocolarios, cuarto y mitad de ojana, pero después dejaba pasar los papeles de los resultados económicos de la llamada herencia. Por cierto, a Marchena le encantarán las selectas botellas de agua de Sanguino con el logo del despacho. Son de colección. ¿Serán de agua del grifo, como las que vendió siendo consejero delegado de Emasesa?

Pues, fíjense en las vueltas que da la vida, Maza tiene ahora de compañero de pupitre a Marchena. Yo creo que el que más tranquilo se va a quedar con el super-fichaje de Marchena es Antonio Santiago, el capataz, que dirá que a ver si Ernesto se queda sosegado y no le quita más martillos de las cofradías, que algún malpensado dice que el crowe de Sanguino en realidad consiste en eso: dejar a Antonio Santiago sin ser el capataz de sus cofradías de toda la vida. Qué ciudad, siempre pensando mal. O, lo que es lo mismo, siempre pensando en cofradías.

Cayo Lara, el atún rojo y las contradicciones

Carlos Navarro Antolín | 26 de junio de 2015 a las 5:00

Foto CAYO LARA
La política es el mundo de las contradicciones. Es lo que pasa con las etiquetas, que duran menos que las del bañador comprado en julio. Toda la vida trabajando una línea hasta que el dependiente de textiles responde sin acritud: “No señora, nos está entrando ahora el cuadro, pero no nos queda género de lunares”. Y si entra el cuadro, ya se sabe: a lucir cuadros. Al PSOE le ha entrado ahora la bandera de España, que pareciera que Pedro Sánchez se ha escapado de la magnífica serie La Transición, de Victoria Prego, con Santiago Carrillo agarrado al atril con tripleta de enseñas nacionales de fondo y el humo ascendente de tabaco negro. Y ahora todos con convulsiones porque Pedro saca la rojigualda sin que haya partido de la selección. ¡Qué contradicciones!

En Sevilla vivimos nuestras propias contradicciones. En Becerrita, santuario del atún rojo, Cayo Lara toma asiento sin segundas. Ni por lo de rojo, ni mucho menos por lo de atún, bonito. En Becerrita no hay precisamente tapas a un euro, ni cerveza en plástico mitinero de domingo por la mañana para arañar segundos de telediario. Uno entra en Becerrita con la esperanza de recibir un saludo de Arenas o de Moreno Bonilla (Llamadme Juanma, por favor), pero se encuentra con el líder rojo, el tuitero infatigable, el busto parlante de IU en la carrera de San Jerónimo, ese señor serio y espartano que a la hora del yantar ya se sabe: a yantar, a yantar que la cocina del Becerrita la van a cerrar. Sevilla se nos va, se nos está yendo por del desagüe de las contradicciones. Cualquier día está don Cayo desayunando picatostes una mañana de 15 de agosto en el Aero, junto al canónigo Pedro Ybarra, o remojándose en la piscina social del Labradores, que el hombre con lo de “social” y lo del “labradores” se puede creer que allí se bañan Cañamero y sus mariachis.

Si ya lo advirtió un mensaje de móvil el día de la constitución del nuevo Parlamento de Andalucía: “Todo siguel igual. El de Ciudadanos, Juan Marín, acaba de entrar en Becerrita en sus primeras horas como diputado”. ¡Ole, Marín! Con el comer no se juega. El atún rojo une. El atún rojo vertebra la clase política. Blas Infante es al cabo una parada de Metro.

Y no se vayan todavía, porque aún hay más. El consejero delegado de Emasesa, Jesús Maza, hombre de confianza de Zoido en las empresas municipales, se arrima esta semana a Juan Espadas más que un maniguetero al paso. Lo canta la foto, que aquí nada nos inventamos. Qué mirada de afecto, que lección de convivencia, qué ejemplo de normalidad institucional en el traspaso de competencias. Cualquiera diría que han reservado mesa… en Becerrita. Maza es pez que navega con habilidad en todas las aguas. Como Cayo Lara, que con una mano coge el megáfono y con la otra la servilleta de hilo. A Dios rogando y con Maza charlando. ¿Y los del PP de Sevilla? Como Armada. Ni están, ni se les espera. Eso explicaba la mar de bien Victoria Prego en La Transición de rojos. Y de atunes. Lo dicho: esto se nos va.
Entrega de premios del Concurso de Emprendedores Universitarios de Grupo Joly. En la sede de la EOI en la Cartuja

La fiesta marbellí del gerente de Lipasam

Carlos Navarro Antolín | 18 de noviembre de 2014 a las 13:16

LIPASAM PREMIOS
Desde el minuto uno se supo que no era un gerente del montón. Por sus hechos los conoceréis. Y Francisco José Juan, gerente de Lipasam, acumula ya varios. En noviembre de 2011, en las primeras curvas del mandato, un pariente suyo fue multado en una botellona. Se adelantó y se encargó de que el propio Ayuntamiento difundiera la sanción y el cumplimiento de los correspondientes trabajos sociales. Como uno más, sin distinciones ni tratos de favor. En julio de 2012 escribió un correo electrónico para felicitar a toda la compañía por el acuerdo alcanzado con los cocheros de caballo para que las bestias lleven pañales. ¿Recuerdan aquella gloriosa perla? “Nos reunimos con ellos [los cocheros] por primera vez en un bar del Barrio León, reunión de la que mi hígado aún guarda recuerdo, no entremos en más detalles”. Tenía razón Paco Pepe. Lo mejor es hacer como con el Laredo: no entrar. La salvaje huelga indefinida de Lipasam reveló los bueyes con los que ara este gerente tan eficaz y trabajador como políticamente incorrecto. Porque Paco Pepe, justo es reconocerlo, es de los que se faja en primera línea de la calle Sierpes en la medianoche del Viernes Santo, caminando entre la basura que dejan los señores de la carrera oficial tras pasar la Virgen de la Merced para que la vía pública esté lo más presentable posible cuando llega la Madre y Maestra. Y allí está Paco Pepe al frente del dispositivo como lo está una tarde de Feria cuando otros andan mangando invitaciones de caseta en caseta. Quizás por ser como es se quemó con los sindicatos y el gobierno tuvo que buscar otros interlocutores para atajar aquella huelga. No faltaron en el PP quienes exigieron al alcalde su cese como medida de fuerza. Y otros, como Jesús Maza, consejero delegado de Emasesa, defendieron su continuidad. Su cese hubiera sido injusto e interpretado por algunos bravucones sindicales como una medida de debilidad.

El problema de Paco Pepe es haber pasado por taquilla con dinero público para recoger un premio de excelencia de una organización digamos que difusa con sede en La Coruña, donde están puestísimos en la excelencia de la gestión de Lipasam. El último amigo que vino de Galicia no traía morriña, sino una conversación tela de pesada sobre los coruñeses y el frenético interés que pusieron en saber los modelos de productividad y gestión de Lipasam cuando se enteraron de que era sevillano. Por las que hilan…

La coartada es que con 4.700 euros se paga, oh casualidad, la difusión del premio. ¿Pero si la foto de Paco Pepe recogiendo la estatuilla de manos de un tío con pajarita la han dado casi todos los periódicos locales como información del día sin necesidad de efectuar ningún pago? Esto recuerda a aquellas reuniones de los años ochenta que se convocaban en hoteles para mostar los contenidos de una nueva enciclopedia “sin compromiso” y con regalo asegurado por el mero hecho de asistir. Muchos incautos picaban, acudían y acababan comprando esos tomos con letras doradas en el lomo que quedan estupendamente en el mueble del salón: La España salvaje, la Segunda Guerra Mundial, Atlas geográfico del Mundo, El Diccionario de la Naturaleza, Enciclopedia Temática Interactiva, Vida Sexual Sana, etcétera.

Lipasam ha pagado 4.700 euros por una foto con un tío con pajarita y cinco cubiertos en una cena marcada por el glamour en el Hotel Villapadierna. Porque no fue sólo: se llevó a cuatro acompañantes a los que quiso premiar por su esfuerzo. Es verdaderamente emocionante cómo hay jefes que pasan por generosos al derramar la gracia de ciertas dádivas sobre sus subordinados, pero con pólvora del rey, claro. Paco Pepe picó el cebo. Acudió al hotel marbellí y se vino cargado con la enciclopedia, pero pagada con dinero público, que no es de nadie, como dijo aquella mente preclara del PSOE que llegó a ministra. Al menos, es de esperar que su hígado no haya sufrido. Y que las letras doradas luzcan bien en la vitrina de las empresas municipales. Ay, la vanidad. ¿O será microvanidad por aquello de la micropolítica? Si Torrijos paga por recibir un premio de estas características, lo crucificamos. Y ni le ponemos un cirineo para subir la cruz hasta el Gólgota. Pero 4.700 euros no son nada. Ni de nadie.

Zoido, la hora de los halcones

Carlos Navarro Antolín | 23 de marzo de 2014 a las 5:00

Algunos ajustes, pequeños cambios. Lampedusa en el gobierno local. El alcalde no es hombre de aventuras. Queda un año para las elecciones municipales y ya ha avisado a su grupo municipal de la necesidad de ir planteando algunas estrategias. Es la hora de ir forjando algunas decisiones, de elaborar el mensaje con el que se intentará un segundo asalto al poder, de tener prevista la defensa frente a posibles imputaciones judiciales de miembros del gobierno y de desanillar a algunos halcones, los mismos que le ayudaron a alcanzar la Alcaldía por medio de tres vías: la denuncia reiterada (a veces histriónica, a veces en los juzgados) de irregularidades del gobierno de PSOE e IU, la proyección al máximo de su figura personal y el aprovechamiento de una coyuntura política nacional marcada por la caída libre en la que se hallaba el PSOE de Zapatero. Una vez con el poder absoluto en el Ayuntamiento, los halcones dieron paso a los gestores. Acabada la contienda, Zoido no dudó en poner al frente a hombres de paz, a perfiles muy técnicos para gestionar el presupuesto. Los políticos puros y duros quedaron relegados a papeles secundarios, muy bien maquillados en algunos casos, pero de escaso brillo. No nos engañemos. Y algunos quedaron muy desencantados. Al alcalde difícilmente le oirán hablar de cuestiones de partido, de estrategias, de nombres al alza o de nombres a la baja y mucho menos de quinielas para la próxima lista electoral. Son asuntos que le provocan una verdadera incomodidad, huye de ellos como el perro del agua. En la Feria de Abril de 2012 le preguntaron por las intenciones de unos jeques árabes que acudieron a la ciudad con la vista puesta en unas inversiones. Ni mú. “¿A ti te gusta que el alcalde de tu ciudad sea discreto, verdad?” A pesar de ese hermetismo, de ese deseo de no provocar heridas por alguna de las decisiones que ya tiene en mente y de esa intención siempre imposible de tratar de quedar bien con todo el mundo, en este último año hay algunas claves que resultan ya nítidas en la Plaza Nueva.

Poder absoluto. El PP de Sevilla acaba de salir derrotado (¿Humillado?) del último congreso regional. Todos se han caído en favor de Málaga. Pero hay caídas de bruces en el asfalto y caídas en una entreplanta. Zoido se ha caído en la entreplanta de una poderosa Alcaldía. Es el más fuerte de su partido en Sevilla. Tendrá absoluta libertad para confeccionar la lista, sin un Arenas ya que le cuele a uno de esos independientes con los que demostrar su influencia. Sevilla es su fortín. Ynada indica que el líder regional, Juan Manuel Moreno Bonilla, quiera empezar con mal pie en la provincia que le recibió ese frío que es marca de la casa hispalense.
JORNADA TECNICA GRUPO JOLY. DEPURACION DE AGUAS RESIDUALES EN ANDALUCIA: PERSPECTIVA ACTUAL Y NUEVOS RETOS. JAVIER LANDALanda se cae. El número dos del glorioso mayo de 2011, el de los 20 concejales, no repetirá en la lista electoral de 2015. Ha sido un fiasco. Es delegado de Relaciones Institucionales, presidente del Pleno y cabeza política del Real Alcázar. Zoido le ha ido recortando las competencias. El alcalde ha tenido que externalizar la captación de inversiones después de que el catedrático acabara enfrentado con el economista Rafael Salgueiro, hombre clave en la Zona Franca. Landa le ha generado a Zoido más problemas que soluciones. Aún se recuerda cuando expulsó a un fotógrafo profesional de un Pleno y hasta el conflicto generado con el Curso de Temas Sevillanos al negarle la cesión del Alcázar. ALanda lo metió Javier Arenas con la vitola de decano de la facultad de Económicas y para responder a los fichajes de la sociedad civil que acababa de hacer el PSOE para la lista de Juan Espadas. Landa no ha dado el resultado esperado en varias de las negociaciones que se le han encomendado. Y su participación en primera fila en algunos actos del partido no le computarán como méritos. Lo que sí gusta es que la presidencia del Pleno siga recayendo en alguien que no haya tenido cargos políticos con anterioridad por aquello de que el perfil sea lo más neutral posible. Es muy probable que el nuevo número dos proceda del actual equipo. El gran auriga del alcalde es el concejal Gregorio Serrano. Y entre las mujeres, María del Mar Sánchez Estrella, que es quien ocupa la presidencia delPleno en ausencia de Landa. En cualquier caso, nunca se olvide que Zoido es reacio a designar un vicealcalde. Ni siquiera tiene hoy un concejal de Presidencia, a pesar de que lo contemplaba en el programa electoral. En el corral de Zoido, el único gallo es él. La escuela de Arenas se nota en uno de sus principales discípulos.

Pocas bajas. De acuerdo con el estilo Zoido, no están previstos más de dos o tres cambios en la lista. Nueve de los diez tenientes de alcalde repetirán salvo sorpresas. Todos, menos Landa. A la concejal Evelia Rincón le pueden ofrecer un puesto en el organigrama municipal, pero es posible que fuera de la lista electoral ysiempre que se alcance de nuevo el gobierno. La satisfacción con la delegada de Hacienda, Asunción Fley, es máxima, por mucho que no sea un ejemplo de comunicación política. Maximiliano Vílchez sigue representando al hombre sin pasado en cuestiones urbanísticas, lo que supone una garantía para el alcalde, aunque ha tenido crisis de fe por las que ha querido dimitir en alguna ocasión. Fley y Vílchez son los dos grandes gestores del ejecutivo, los tecnócratas que nunca serán reclutados para la trinchera política, pero que son claves para el modelo de gobierno de un alcalde que tampoco procede de las bases electorales: “Yo nunca he estado en Nuevas Generaciones”, dijo en un acto público delante del mismísimo Moreno Bonilla.

El aparato del partido. La mayoría de los componentes del comité de campaña de 2007 y 2011 repetirán como tales. La figura del presidente del PP de Sevilla, Juan Bueno, quedará dedicada a dos frentes que desbordan a cualquier político: la Delegación de Seguridad y Movilidad y la campaña electoral en los 104 municipios de la provincia, donde el PP sigue sin crecer lo suficiente como para soñar con los 55 diputados que le darían el acceso a San Telmo. A Zoido le interesa la paz sindical que ahora mismo se vive en la Policía Local, donde el ambiente se ha calmado tras la llegada de un político como Bueno y la marcha obligada del edil no electo Demetrio Cabello por aplicación de la Ley de Grandes Ciudades. Ironías del destino, a Zoido le ha terminado beneficiando el pronunciamiento del TC que declaró inconstitucionales los ediles a dedo por mucho que tuviera en alta estima al ex comisario de la Policía Nacional.

¿Imputados? Nunca hay que olvidar que la juez Alaya sigue adelante con la instrucción del caso Fitonovo, que investiga un posible cohecho en la adjudicación de contratos en Medio Ambiente, Parques y Jardines. El secreto del sumario –que va para nueve meses– no ha impedido que haya trascendido por un error de la magistrada el pinchazo de los teléfonos de varios miembros del Ayuntamiento. Entre ellos, todo indica que los de dos concejales del gobierno. ¿Cesaría Zoido de manera fulminante a un concejal de su gobierno si resulta imputado? Depende, dicen en el PP. La reacción pasaría por estudiar a fondo el auto de imputación. Se parte de la base de que no es lo mismo una imputación a cargo de la Guardia Civil (como la que recae ahora mismo sobre Joaquín Peña, el director general de Medio Ambiente que fue destituido de forma fulminante en cuanto trascendió la implicación en el caso) que una imputación a cargo de la juez, en la que pueden entrar muchas variables. Cualquier tibieza en la reacción podría pasarle factura a un alcalde que hasta ahora ha sido especialista en zanjar polémicas con cierta celeridad (enchufes de familiares en los distritos, azulejo en la zapata de Triana, proyecto de instalación de un helicóptero en Los Bermejales, etcétera).

Urbanismo. Zoido se enfrenta al último año de gobierno con el ambiente caldeado en la Gerencia, lo que tiene influencia directa en proyectos que pretende acelerar para su rentabilización electoral. Ningún empleado público firma ya licencias con la alegría de épocas pretéritas después de haber visto a varios compañeros hacer el paseíllo en los juzgados por diversos casos, amén de la propia cúpula de la Gerencia, imputada en el caso de la venta de los suelos de Mercasevilla. Para más inri, el alcalde afronta estos meses la renovación a la baja de un convenio colectivo que ha sido calificado como uno de los mejores de Europa.

 

Zoido y Beltran Perez ante de su comparecencia por la dimision d¿El sexto hombre para la campaña?

Cachorro preclaro que fue del partido, lleva meses detrás del burladero político a la búsqueda quizás de un perfil plano (¿gris?) para los tiempos de zozobra que supone el horizonte electoral en cualquier formación política. Puede ser el sexto miembro del comité de campaña, pues se le reconoce nobleza, olfato político y esas cualidades propias de quien está muchas horas en la calle. Metió el pie en el área en los años de la dura oposición y, al igual que Curro Pérez, no recibió la recompensa esperada.  El hoy portavoz del gobierno (Curro Pérez) quería ser delegado de Urbanismo. Yel hoy delegado de Participación Ciudadana (Beltrán Pérez) quería ser portavoz del gobierno. Los dos halcones,  pese a ser tenientes de alcalde, se quedaron desdibujados en un gobierno tan extenso como fuertemente presidencialista. Zoido movió las fichas con el aval de un resultado histórico y nadie rechistó. Por su propia personalidad, el alcalde evitará cualquier feo o gesto que suponga una marginación pública. Pero a los finos observadores no se les escapa un detalle: no incluyó a Beltrán Pérez ni en la ejecutiva regional que él presidió, ni en la que ahora lidera Moreno Bonilla donde el alcalde tuvo su cuota sevillana. Ysí se acordó de Alberto Díaz, Gregorio Serrano, José Miguel Luque, Curro Pérez y Jesús Maza.

 

Entrevista con el delegado de Fiestas Mayores, Gregorio Serrano.Los fijos en un comité de campaña

Los concejales Gregorio Serrano y Curro Pérez; el jefe de gabinete, Alberto Díaz, el vicepresidente de las empresas municipales, Jesús Maza, y el director de Comunicación del Ayuntamiento, Santiago Martínez-Vares (auténtica pesadilla del PSOE en la pasada campaña), tienen plaza fija cuando suena el tam-tam electoral. Habrán de saber hacer llegar al electorado varios mensajes en el año que resta. Las alusiones a la herencia recibida de Monteseirín y Torrijos trufarán un discurso (deuda oculta y rosario de proyectos bloqueados) al que habrá que sumar varios cortes de cinta relacionados fundamentalmente con la iniciativa privada (todo lo vinculado con la reconvertida Ciudad de la Imagen en el Higuerón Sur) y la difusión de los logros conseguidos, fundamentalmente en la puesta en orden de las cuentas municipales. La Navidad de 2014, la última previa a las elecciones, tendrá especial importancia. Pueden venir ayudas extras de los frentes judiciales que tiene abiertos, por ejemplo, el ex portavoz de IU, Antonio Rodrigo Torrijos (venta de los suelos de Mercasevilla e irregularidades en la lonja), al igual que se pueden producir tropiezos serios con la instrucción del caso Fitonovo, que ya se cobró la destitución de un director general de la era Zoido.

La exaltación de lo obvio

Carlos Navarro Antolín | 23 de octubre de 2013 a las 11:33

cajanegra_zoido1

Cuatro colaboradores clave para año y medio de mandato, para pisar el acelerador y no perder impulso político. El alcalde, que ha perdido ya ese barniz de tensión una vez que se ha liberado de la aventura regional, se apoya más que nunca en cuatro de sus colaboradores más próximos. Se trata de una especie de gabinete oficioso que trata de sacar adelante proyectos e iniciativas. Este particular staff de Zoido está formado por Alberto Díaz, su jefe de gabinete, persona que en la práctica hace las funciones del concejal de Presidencia incluido en el programa electoral y que nunca fue designado por un alcalde que jamás oficializa un número dos;  Maximiliano Vílchez, delegado de Urbanismo y Vía Pública, al que parece que se le ha pasado la racha de querer dimitir los días impares y los pares; Asunción Fley, delegada de Hacienda y Administración Pública, la más regular en el gobierno, que no consiente intromisiones de otros asesores y que logra siempre que Zoido le conceda todos sus caprichos, ora un director general anarquista, ora la fusión de dos direcciones generales con una subida de sueldo que ha dado munición al PSOE para la crítica política; y Jesús Maza, vicepresidente de las empresas municipales, el hombre del dinero en un Ayuntamiento sin dinero y que conecta (sin k) con la escuálida clase económica andaluza. Dos concejales y dos técnicos para dar impulso al gobierno en temas clave, para reducir al máximo los tiempos de gestión.

Ocurre  que en el PP hay quienes se plantean si este gabinete oficioso tiene asumido que en año y medio ninguno de los grandes proyectos de la ciudad entrará siquiera en fase embrionaria. Todo lo que se diga desde tribunas oficiales sobre la Ciudad de la Justicia, la SE-35 o futuras líneas de Metro no son más que balas de fogueo en el blablablá de la política. Ya sería un éxito si se logra inaugurar antes de las elecciones el mercado gourmet de la Lonja del Barranco, antes de que pase a la lista de proyectos bajo el título ¿Qué pasó con..? Ahí entrarían las piscinas junto al río (el llamado Paseo del Arte), los aparcamientos o la recuperación del mercado de la Puerta de la Carne o de las antiguas naves de Renfe en San Jerómimo.

Por eso hay quienes consideran que este nuevo núcleo duro del alcalde no debe más que esforzarse en la gestión y defensa de lo obvio, en la venta de lo cotidiano, jugando la carta de que el electorado es plenamente consciente de la situación y que bastaría con que Zoido no meta la pata: ni una foto en el betunero, ni colocaciones de afines en los distritos. Será por eso que se multiplican los anuncios de podas de árboles en los barrios, hasta tal punto que las tijeras podadoras son un símbolo ya del zoidato; se repiten las notas oficiales con los servicios de refuerzo de Tussam (¿Acaso no es natural que en una ciudad de 700.000 habitantes se prevea una subida en la demanda del transporte?), se reparten collares de flores cada vez que llega un crucero, se lanzan las campanas al vuelo cuando se contrata una cuadrilla de peones de limpieza en los colegios, se dan a conocer las estadísticas mensuales de los turistas en la solemnidad palaciega de los salones altos del Ayuntamiento o se publicita la mera concesión de la licencia urbanística de un proyecto. Zoido no puede hacer más, ni se va a encontrar todos los días con que la Junta le eche un flotador para salvar un proyecto como el acuario que lleva ya tres lustros pendiente y que, ironías del destino, traerá a la ciudad de los pájaros (y pájaras) el primer tanque de tiburones. A falta de tanque de tormentas, buenos son los tanques de escualos.

La venta de lo obvio, de la política de infantería, tiene un complemento que es marca de la casa: la exaltación de la normalidad recuperada, el vellocino de oro de una vida municipal sin sobresaltos. Una normalidad que al primero que beneficia es al propio alcalde, gracias a la cual, por ejemplo, los viajes de sus colaboradores no son ya motivo de polémica. Jesús Maza acaba de estar en China invitado por una multinacional con cuya implantación en la capital andaluza se sueña, y Gregorio Serrano ha estado en Argentina para participar en un foro de ciudades magallánicas, que Magallanes es algo más que un bar de copas de la calle Arfe. Ahora se ve normal lo que antes provocaba escándalo y se tildaba directamente de mangazo. Será un efecto más de la pax zoidiana, tiempo litúrgico que anestesia el más mínimo atisbo de polémica.

Aunque nadie lo reconozca oficialmente, Zoido tiene bien elegidos a sus cuatro magníficos para el tramo final de mandato. Es lo que tiene el poder, que la foto real de las fuerzas e influencias nunca coincide con la oficial. Aquí los únicos fijos son los tiburones. Los demás son discontinuos.

Barranca, el ausente en el balance de Zoido

Carlos Navarro Antolín | 23 de mayo de 2013 a las 5:00


¿Dónde estaba el Defensor cuando Zoido hizo su balance? No nos referimos al Cura Chamizo, que estaba el martes almorzando con el socialista Alfonso Rodríguez Gómez de Celis en El Copo y al que ya le están buscando sustituto. A Chamizo se lo buscan, no a Celis. Aunque si La que Manda en el PSOE pudiera, ya le hubiera buscado también sustituto a Celis, ¿verdad Alfonso? Pero no nos desviemos de la ruta, que el Defensor al que echamos en falta en el Salón Colón no fue al cura que más visita el Cairo (el bar, no la capital egipcia), sino a José Barranca, el Muy Incómodo Defensor de la Ciudadanía que canta las verdades del barquero en su informe anual que lee ante el Pleno en los diez minutos recortados que le concede Landa, ¿pero anda o no anda este Landa? Ojú.
¿Se olvidó la derecha de invitar a Pepebarranca a un acto tan preparadísimo? Ponemos cara avinagrada de Mouriño: ¿Por qué? Si estaban todos los gerentes de las empresas, con Jesús Maza por delante, recién lesionado y todo, yendo el hombre con las muletas que le van a dejar sin chaqué y sin farol de mano junto a la Custodia el Jueves de Corpus. Si estaban varios directores generales, incluido Joaquín Peña, al que ya le han perdonado que un día osó presidir el PP de Sevilla sin la bendición del aparato. Si estaban los directores de distritos, el personal de confianza del Alcázar, el gerente de Urbanismo, Petronio de las caracolas cartujanas; el gerente de la Agencia Tributaria que puso el PSOE y que el PP ha respetado, estaba hasta el concejal Pepelu con nuevo look de ejecutivo de Banesto tras haber acompañado a la carreta de Sevilla Sur con estética de jornalero del SAT… Qué mala pata que no vimos al bueno de Pepebarranca, el comandante de Caballería que cuenta los baches de la calle Cuna, que atiende a quienes reclaman el piso que les prometió Zoido en campaña, que le echa lo que hay que echarle para decir que la Policía Local no es amable con el ciudadano, que asume tantas tareas ingratas desde la independencia. Jugábamos a buscar a Wally en los oropeles del Salón Colón y Wally no estaba. Sería que andaría por la bulla de los codazos de los agradadores del poder, pero no lo vimos. Cosas de la miopía, de la que últimamente hay una oleada de casos en la Sevilla donde nadie ve nada. ¿Pues no dijo el presidente del Consejo que no vio la que se montó entre Los Panaderos y La Lanzada? ¿Pues no dijo la autoridad eclesiástica el día del vía crucis fallido que no había visto la salida desafiante del paso de Torreblanca? No vimos a Barranca como no vemos a los inversores que han de llegar a la ciudad, que deben ser como los del celebérrimo Pregón, inversores que vienen “pero nunca pasan”. El alcalde explicó las ausencias de Gregorio Serrano y Asunción Fley, apagando fuegos en Fibes; agradeció la labor de los diez mil trabajadores del Ayuntamiento, destacó la tarea de algunos gerentes que se encontraron telarañas empadronadas en las cuentas, se hartó de referencias personales, siguiendo su estilo campechano; pero, ay, no dijo nada de Barranca. ¿Lo han borrado del mailing? ¿Será que no ha elaborado un informe de 109 folios sobre los problemas de la ciudad? ¿Serán acaso los fríos que emite el ventilador del poder cuando está escocido? Será que nos afecta la miopía que asuela la ciudad.

Las cacas de los perros, el segundo gran reto de Paco Pepe

Carlos Navarro Antolín | 24 de abril de 2013 a las 18:36


La derecha que nos gobierna sigue fiel a la política de infantería. A falta de perras en la caja, perros en las calles. Muchos perros. Muchísimos. Pero pintados en las señales. Guau, guau. La Policía es la que multa, pero sabemos que el gerente de Lipasam, el nunca bien ponderado Paco Pepe, no ha tardado un minuto en afrontar el segundo gran reto de esta sociedad municipal: la cruzada contra las heces caninas. Hasta hay un protocolo de actuación (toma del frasco…) para que los inspectores de Lipasam y los policías locales colaboren contra esta lacra que pone de los nervios a los viandantes. Primero fue sellar la paz social después de nueve días de huelga de limpieza, aquellas horas en las que a punto estuvimos de estrenar el botafumeiro hispalense en la Plaza Nueva, con Jesús Maza y Maximiliano Vílchez (Vírrrsheee, para la edil Medrano) como tiraboleiros de privilegio para matar el olor a basura como se mata el olor a sudor del peregrino. La derecha nos exhibe a un perro en una señal con la que ocurre como la torre del pueblo de Juan Ramón. Vista de cerca parece la Giralda vista de lejos, pero en versión de prohibición que mirada de cerca parece cierto cartel de la temporada taurina visto de lejos, con aquel toro estreñido que acababa de meter los cuartos delanteros en un enchufe. ¿Y por qué no han puesto a un perro haciendo aguas menores? ¿Acaso no se sanciona también el pipí de perro? El PSOE puso a principios de siglo aquellos pipicanes que provocaron risas malévolas, porque las malas lenguas decían que se sorteaba un fin de semana en Rota entre los amos de canes que los usaran. Estudios de los apócrifos servicios secretos municipales aseveran que ciertos pipicanes fueron utilizados más por los amos en noches de botellonas que por las mascotas, con guasa incluida a la hora de activar la cisterna. Y estudios oficiales determinaron que en Sevilla sólo había un pipican por cada 12.500 canes. Ni había pan para tanto chorizo ni pipicanes para tanto perro. ¡La del pipican sí que es una ratio que no hay consejería de la Junta que la arregle! A punto estuvimos de asistir a la botadura del Observatorio del Pipican. Pero se cayó el mercado inmobiliario… y los pipicanes. Y ahora el PP de los 20 concejales y la tiesura le echa a las cacas los redaños que no exhibe contra las sillas de los chinos en Semana Santa. A ver si Paco Pepe nos da la ratio más buscada: la del número de amos de perros con educación y vergüenza que impiden la presencia en la vía pública de esa catalina que ni es santa ni necesita restauración. De los pipicanes del PSOE a los perros sin trapío del PP. Política de ladrido. Guau, guau.

Tócala otra vez, Juan Ignacio

Carlos Navarro Antolín | 9 de febrero de 2013 a las 5:00


Zoido ha escapado la mar de bien después de once días de huelga de limpieza. Es el alcalde que ha sacado más concejales y el que ha soportado la huelga más larga. Estuvo hábil al delegar en Jesús Maza gran parte del peso de las negociaciones en detrimento del gerente de la empresa, Francisco José Juan, achicharrado en el frente cotidiano. Los sindicatos deberían entrar ahora en fase de meditación junto al Tíbet, porque no han jugado bien determinadas cartas. Parece que en ningún momento calcularon sus puntos débiles: la paga de 1.400 euros por no faltar al trabajo y una plantilla en la que entre fijos y eventuales, entre padres, hijos y otros parientes, hay más coincidencia de apellidos que en la Real Maestranza. El Ayuntamiento ha sacado lo que pretendía: la reducción del 5% en coste de personal. Aunque ha cedido en parte en la forma de hacerlo, pues las dos horas y media de más que ahora hay que trabajar no se aplicarán en días de descanso, sino en las jornadas ya laborables.
La eliminación de la denominada bolsa de absentismo, que se nutría del dinero sobrante del plus que premia la asistencia al trabajo, es una primera medida obligada con efecto en las retribuciones, pero que a la larga mejora la imagen de los trabajadores. Lo de cobrar por no faltar al trabajo erosiona mucho más esa imagen que tanto preocupa ahora a los sindicatos que la difusión de la cuantía de sueldos pagados con dinero público. En la inminente negociación de un nuevo convenio laboral en Lipasam habrá que sopesar la supresión total de tan sonrojante incentivo. Y no se pierdan la guinda de la huelga. Que en veinticuatro horas cambie tan radicalmente el resultado de una votación sobre un mismo acuerdo por el mero hecho de que pase de votarse a mano alzada a hacerlo en secreto es como para que los sindicatos evalúen bien su verdadero grado de implantación entre el colectivo de trabajadores. Con el antifaz puesto, ya no había tantas ganas de huelga. Casi ninguna.
A Zoido habría que aplicarle ahora la máxima de los abogados: olvida tan pronto tanto tu victoria como tu derrota. Ahora tiene ante sí las reivindicaciones de la Policía Local, cuyo sindicato mayoritario anuncia sin reparo alguno que puede haber acciones de protesta en el vía crucis de la Fe o en la maratón. La lista de alcaldes que en España han tropezado con los cuerpos de la Policía Local es larga. Basta preguntarle ahora a Monteseirín en privado por su experiencia con este cuerpo, que no se olvide que vela por la seguridad. La percepción inequívoca es que o se pasa por taquilla con la Policía Local, o problemas asegurados. Y el caso es que al sindicato no le falta razón cuando recuerdan todo lo que les prometió el alcalde bajo las lonas de una caseta. La política tiene esa evocación del mito de Sísifo. Cuando Zoido eleva la piedra de Lipasam hasta la cima, se cae la piedra de la Policía Local hasta la sima. Y la banda municipal se mete ahora en el circo cual abuela fumadora. Tócala otra vez, Juan Ignacio.

Adelante la caballería

Carlos Navarro Antolín | 5 de febrero de 2013 a las 5:00


Sevilla tiene un olor especial canta la copla de Lipasam, que no es más que la melodía que nos distrae de lo esencial. No es más que la tinta que suelta el calamar Zoido (con tentáculos en la Plaza Nueva y San Fernando) para despistarnos de una maniobra más de esta derecha montaraz y despiadada que pretende privatizarlo y liberalizarlo todo. Absolutamente todo. Primero fueron los horarios de las tiendas del centro y ahora quieren liberalizar el paseo de caballos, timbre de gloria de la Feria de Sevilla, blonda y mantilla. Hala, como en la versión masculina hispalense de la liberal Esperanza Aguirre, el superconcejal Gregorio Serrano decretará la libre circulación de los 1.200 carruajes que se han acreditado para la Feria de Abril de 2013. Este año tendremos doscientos coches menos, razón por la que Serrano suprimirá la división entre matrículas para días pares y matrículas para días impares que instauró la izquierda ilustrada. Como cada vez quedan menos carruajes para cubrir tantas hectáreas de adoquines, Serrano quiere que los mismos coches pasen una y otra vez por las mismas calles, cual moritos de Queipo de Llano pero en el pescante y con sombreros de ala ancha. ¡Ja! Aquí estaba la agenda oculta del PP de Zoido, envuelta en papel de regalo como el perfume Eau de Lipasam que aromatizará el vía crucis de la fe como esto no lo arregle el Ayuntamiento con Maza de Jesús, Jesús cómo pesa la maza de esta huelga. Entre contenedor quemado y papelera boca abajo, Serrano nos ha metido los 1.200 carruajes por la portada. Se acabaron esos constructores cabreados porque se reducían a la mitad los días que cada carruaje podía entrar en el real. Menudos disgustos se llevaba Rafael Carretero cuando explicaba a sus amistades que no podía hacer nada para duplicarles la matrícula. Hasta amistades ilustres se perdieron por este asunto. En época de guerra, los tanques a la calle. En época de crisis, los carruajes a la calle. Si hay menos, pues que den más vueltas. Política de tiovivo. Como el speaker del Pentecostés rociero, Serrano ha dado la orden desde el alminar de las Fiestas Mayores: “¡Adelante la caballería!”

Los sevillanos de Zoido en la ejecutiva regional: ausencias y presencias

Carlos Navarro Antolín | 26 de julio de 2012 a las 5:00

ZOIDO no ha dudado en integrar en la ejecutiva regional del PP andaluz a determinadas piezas que considera claves en su gestión diaria como alcalde de Sevilla, el cargo que está obligado a revalidar en 2015 antes de pensar siquiera en otras empresas. En la selección realizada se ven claras algunas apuestas. Yen las ausencias, cómo no, la confirmación de algunas sospechas o posibles maniobras con vistas al congreso del PP sevillano, que se celebrará el último fin de semana de septiembre o el primero de octubre. El ingreso en la ejecutiva regional se puede producir por tres vías: ser parte de la lista formal de vocales que plantea el candidato a la presidencia (gozando de la legitimidad de los votos del congreso y de la seguridad de no poder ser removido del puesto), ser designado directamente por el presidente (en cuyo caso el elegido puede ser cesado en cualquier momento)u ostentar algunos de los cargos orgánicos o institucionales que da acceso directo al comité (presidentes provinciales, secretarios generales, diputados, senadores, etcétera).

Al margen de los equilibrios territoriales y de la apuesta por un sevillano –José Luis Sanz– como secretario general del PP andaluz, Zoido cuenta con otros siete sevillanos en el comité ejecutivo que preside desde el pasado congreso de Granada. Sólo uno de ellos, Juan Bueno, tiene la condición de miembro nato al ser secretario general del PP sevillano. Y casi seguro será el próximo presidente del partido en Sevilla con Eloy Carmona como secretario general. Los seis restantes responden a un juego de apuestas y equilibrios que revelan que Zoido quiere establecer determinadas conexiones entre la calle San Fernando y la Plaza Nueva.

El hombre de las empresas municipales, Jesús Maza, vicepresidente de la Agrupación de Interés Económico (AIE) del Ayuntamiento y consejero delegado de Emasesa (la joya de la corona de las sociedad municipales) ha entrado en la ejecutiva como secretario de área. Nunca había tenido cargos orgánicos en el PP. Hace años ya lo advirtió un colaborador de Zoido: “Para nosotros es importante que Maza esté contento, porque Maza es importante para Zoido”. De hecho, este profesional procedente de la empresa privada ha estado integrado en los dos equipos de campaña de Zoido (2007 y 2011).

Miguel Contreras, gerente de Emvisesa, es también nuevo secretario de área. Conoce sobradamente determinadas entrañas claves del PP andaluz, porque fue su gerente en una anterior etapa. Los dineros estarán controlados. Y Zoido contará así, además, con otro puente tendido entre la sede de San Fernando y el organigrama de las empresas municipales, donde se gestionan los principales presupuestos.

Alberto Díaz, criado en las Nuevas Generaciones del partido, es uno de los nuevos vicesecretarios generales. Es el jefe de gabinete del alcalde, por lo que se lógico por razones de operatividad que sea la misma persona la que controle ambas agendas: la del partido y la del Ayuntamiento. Es el hombre que ejerce la virtud de decir que no, que filtra las reuniones e innumerables llamadas y que está siempre pegado al teléfono, sea en el despacho o fumando en el andén.

Curro Pérez, portavoz del gobierno local, regresa en cierta manera a sus orígenes al ser el nuevo coordinador de formación del PP andaluz. Hay quien ve en esta designación una suerte de compensación por estar infravalorado en el Ayuntamiento, donde es portavoz del gobierno (pero en un ejecutivo presidencialista, nunca se olvide) y delegado de Triana. Estas dos responsabilidades parecían poco para quien fue jefe de campaña en 2007 y se fajó en los temas de urbanismo en los años de la dura oposición.

Y la apuesta más llamativa y hasta ahora poco sonada es la de José Miguel Luque, el discreto delegado de Cerro-Amate, un fortín socialista donde hay coincidencia entre sus compañeros en que su labor desde la oposición fue clave para crecer en votos en 2011. Aquellos resultados fueron premiados con su ingreso en la junta de gobierno del Ayuntamiento como teniente de alcalde. Es también secretario del grupo popular, donde asume labores grises enormemente valoradas por el alcalde, de ahí que lo quiera tener cerca en la ejecutiva.

Gregorio Serrano es el concejal más próximo en lo personal (con todo lo que eso supone), concentra cuatro parcelas de poder en el Ayuntamiento y a nadie ha extrañado que el jefe lo haya incluido por designación directa en la ejecutiva. Otras personas del círculo íntimo no han sido llamados, como pueden ser los casos del delegado de Urbanismo, Maximiliano Vílchez, y la delegada de Cultura, Mar Sánchez Estrella. Otros perfiles muy políticos del gobierno local como Beltrán Pérez, que estuvo en el comité de campaña de 2011 y que podría haber entrado perfectamente en la ejecutiva, tendrán que esperar al congreso de Sevilla para coger tajada orgánica de poder en el nuevo orden del PP. Un dirigente reconoce lo siguiente: “Esto de la ejecutiva tiene una importancia relativa, como el orden de las listas, pero es verdad que este jefe no da puntada sin hilo”. Y en política casi todo es susceptible de ser interpretado.