Archivos para el tag ‘Sevilla-Betis’

Helada en Interior

Carlos Navarro Antolín | 10 de enero de 2018 a las 5:00

serrano_twitter

Gregorio cayó en la trampa invisible de las redes. Pecó de incontinencia. Serrano perdió la oportunidad de quedarse en silencio. A las 08:08 escribió un mensaje con un tono retador, un tuit que puede tener el efecto en un harakiri político. En menos de una hora, los chats internos del Partido Popular eran un hervidero. Se desataron las iras contra el director general del Tráfico. La gestión de la nevada es defendible, los arriolos fabrican argumentarios válidos para casi todo y los hacen llegar de inmediato a los tertulianos. Pero el tono, ese elemento suprasegmental del lenguaje que se enseñaba en el extinto COU, es difícilmente plausible cuando se emplea como lo hizo ayer el ex concejal sevillano. Sobre todo porque comenzó pidiendo disculpas –lo que parecía todo un acierto– y acabó envolviéndose en la bandera carmesí de la ciudad, lo que resultó nefasto para su proyección política. Ese tuit ha dejado al director de la DGT en la cuerda floja entre los suyos, entre la militancia del PP que debe arroparle. Y, sobre todo, ha dejado en jaque al ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, que quiere a Serrano como a un hijo. Ni la polémica por el piso en el arranque del mandato dejó a Serrano en una situación tan delicada como la actual. En aquella ocasión se cebaron con él. Hubo saña. Pocos salieron (salimos) en su defensa ante un ataque basado en acusaciones frágiles y retorcidas.

Era defendible hasta cierto punto pasar el día de Reyes en casa, al igual que la Junta defiende que sus funcionarios pueden trabajar en las suyas para cumplir las sentencias judiciales. La tecnología ofrece todas las ventajas para la conciliación de la vida laboral y familiar. Quizás el director de la DGT sí debió evitar que el ministro estuviera en el palco del Sevilla-Betis a la misma hora en que miles de coches estaban varados en la nieve. Alguien tenía y tiene que hacer de Pepito Grillo con un Zoido con una querencia indisimulada para darse el piro de Madrid a la mínima oportunidad. Serrano se equivocó bien temprano, precisamente cuando se deben tener las ideas más claras. Y ha provocado una helada en Interior, le ha creado un problema a su principal valedor. Ha encendido el partido en un momento de debilidad manifiesta, con Ciudadanos disputándole al PP la hegemonía del centro-derecha español.

En Madrid hay quien ha aprovechado para ir a la caza del sevillano. Son los ajustes de cuentas de siempre por los prejuicios con todo lo que huela al sur, da igual que sea el director de la DGT, la presidenta de la Junta o un torero que viene de triunfar en la Real Maestranza.

Serrano no ha dejado de pagar impuestos, no se le ha sorprendido en una gasolinera con material políticamente inflamable, no ha participado en ninguna organización criminal, ni tiene una colección de visones para su mujer con cargo al erario público. Tampoco se ha llevado a familiares a viajes de Estado. Ni se ha metido a contramano contra la todopoderosa ideología de género, ni le han hecho una fotografía polémica sentado en el sillón del betunero del Palace. Pero, ay, ha empleado un tono retador en plena crispación nacional después, además, de no haber estado afortunado al apuntar a la negligencia de los conductores entre las causas de los problemas generados pro la nevada en la AP-6.

Tal vez olvidó que su jefe –precisamente su jefe– exhibe continuamente su frenética actividad pública en las redes sociales: fotos en el avión, fotos en actos sociales del contenido más variado, fotos saliendo del Ministerio los viernes por la mañana camino del consejo de ministros, fotos de reuniones en el salón presidido por el retrato de Eduardo Dato e, incluso, hasta una foto en una cena en casa de su amigo Benito Navarrete. Zoido ha convertido el Ministerio del Interior en un escaparate de sus acciones como no hacen otros ministros. Estilo propio se llama. Tal vez sólo por eso se debía prever –precisamente en coherencia con la línea de comunicación que ha seguido el Ministerio, llamémosla así– una fotografía de algún responsable de Interior en la sala de control de la DGT el día en que comienza la operación retorno de miles de españoles. ¿O no se sabía con tiempo que ese día se produciría el desplazamiento de miles de ciudadanos por las carreteras? Pues con la misma precisión que se sabe que el Domingo de Ramos cae en domingo.

El tuit de Serrano ha tratado de buscar en legítima defensa el punto débil del argumento de sus atacantes: su condición de andaluz que vive la vida con sana alegría, su condición de cofrade sin complejos, e incluso su afición a los toros. Pero Serrano erró en el tono. Hasta vicesecretarios como Maroto le afearon ayer públicamente su falta de humildad, prueba de la fuerte contestación interna que ha provocado su airada reacción en Twitter.

Quizás, de nuevo, se comprueba que Serrano no es un político al uso. No es alguien criado en el aparato desde joven. No necesita de la política para mantener su nivel de vida. Está en ella por vocación y, sobre todo, por amistad y lealtad con el jefe, Juan Ignacio Zoido. Serrano forma parte de ese círculo de confort del ex alcalde de Sevilla y hoy ministro del Interior. De carácter muy sociable y con un agudo sentido del humor, Serrano supo ganarse la confianza de Zoido a su llegada al Ayuntamiento cuando lo tenía todo en contra, pues Serrano venía de ser el favorito del líder anterior, Jaime Raynaud, un solvente y veterano diputado autonómico que controla los áridos temas de urbanismo como pocos políticos pueden presumir. Pasó de ser el favorito de uno a serlo de otro tras pasar su particular travesía del desierto. A Serrano le cuesta el dinero su condición de político, casi tanto como terminar de aprender ciertas normas del orden políticamente correcto y, sobre todo, del sentido de la oportunidad. No era el momento de parapetarse en la ciudad de Sevilla. Bastaba con pedir disculpas desde el principio, como cuando se produjo la bajada de guardia del gobierno del PP en el Ayuntamiento en la Madrugada de 2015, cuando hubo cofradías arrasadas y la cúpula del ejecutivo local estaba desaparecida. Una disculpa rápida, a tiempo, es la mejor defensa. La más certera. Una foto en un palco de fútbol cuando hay miles de conductores atrapados en la nieve es un tiro en el pie. Un tuit inoportuno puede marcar el final de una etapa en la política de hoy. La culpa no es de la nieve. Ni de los Reyes Magos. Ni de ser de Sevilla. La culpa es del tono empleado en una política fuertemente marcada por la comunicación y estrechamente condicionada por el márquetin. En la política de hoy se puede gestionar mal e incluso trabajar poco. Se puede hasta robar, que casos hay de indultos en las urnas de políticos más que sospechosos. Pero el personal no perdona el tono indebido después de una jornada de desatinos múltiples con tal de no pedir disculpas desde el principio. Y eso que Serrano es de largo el miembro del equipo de Zoido que más trabaja, el que más se pringó en la etapa municipal con el ERE de Mercasevilla y las disoluciones de Sevilla Global y la televisión local. El que sufrió pintadas en su casa. Pagó cara su etapa municipal.

La foto esta vez era la del ministro metido con los pies en la nieve junto a su director general de Tráfico y su jefe de gabinete mientras reciben las explicaciones de la Guardia Civil y de los altos mandos de la Unidad Militar de Emergencias. Alguien, otra vez, confundió al ministro. O nadie se atrevió a decirle al ministro lo que por su bien hay que decirle: un titular de Interior no pinta nada en una fábrica de polvorones o en la entrega de un premio de una constructora. O la curia no protege a este Papa, o el Papa no se deja proteger. Claro que se puede trabajar fuera del despacho. Hasta Alfonso Jiménez, maestro mayor de la Catedral, lo hacía cuando controlaba al Giraldillo enfermo desde su teléfono móvil. Y seguía al minuto los movimientos de la veleta sin estar en Sevilla. Zoido aún busca la forma de controlar Sevilla estando fuera de ella. Pero aún no ha podido monitorizarla.

 

ZOIDO PRESIDE EL PLENO DEL CONSEJO SUPERIOR DE TRÁFICO