Rafinha, la peonza infalible de Luis Enrique

Fonsi Loaiza | 30 de octubre de 2016 a las 18:38

POR FONSI LOAIZA

INF

El exuberante Rafinha es menos sofisticado que su hermano Thiago y a las jugadas que pasan por sus pies no les pone su propio acento. Es un llegador demoledor y él sólo las pone adentro. Todo lo que toca se convierte en gol. Desde el suelo, de chilena, desde fuera del área, cayéndose, zafándose de tres contrarios o de cabeza. No es fácil ser el hijo de un gran exfutbolista como Mazinho y el hermano pequeño de un superdotado técnicamente. Curiosamente Thiago es el jugador con más precisión en el pase de Europa. Sin embargo, Rafinha tiene otro lenguaje para comunicarse en el fútbol. Rafinha es el jugador con más precisión de cara a portería: 6 tiros, 5 goles. Los mismos tantos que Cristiano Ronaldo en Liga, para los que el portugués ha necesitado 45 tiros más. Rafinha tiene más presencia física y es más rápido y directo en sus formas de expresión que su hermano. Si Thiago es el pase, Rafinha es el dibbling y el desmarque. Se viste de peonza y nadie sabe por qué lugar aparecerá.

En el libro Senda de Campeones sobre La Masia escrito por Martí Perarnau se describía a Rafinha como una de las joyas de la cantera del conjunto azulgrana: “En el Juvenil A se alinea de 8, de 10 o de 9. Interior, volante, mediapunta o falso nueve. Cumple allí donde le colocan. Lo hace todo bien y en todas las posiciones que ocupa. Su gran reto consistirá en cumplir las promesas. Ser lo que promete ser. Se mueve como una peonza y su habilidad se convierte en fantasía cuando amaga con el cuerpo”.

Luis Enrique confía plenamente en las capacidades de Rafinha. El técnico asturiano es uno de los artífices del gran momento de forma que vive el centrocampista culé. No en vano fue el jugador de ataque que utilizó en el Celta por delante de Nolito, Orellana, Charles, Santi Mina y acabó siendo el máximo asistente del equipo vigués con 7 pases de gol. Ahora se ha hecho por sus propios méritos con un puesto en el FC Barcelona y apunta a titular contra el Manchester City de Pep Guardiola.

Rafinha fue portero hasta infantiles, y ese déficit academicista de niño lo tuvo que suplir con sacrificio físico. De Luis Enrique habla en ese sentido como un maestro: “Con él aprendí la exigencia física de ser profesional. En uno de los rondos con el Barça B me separó y me preguntó: “¿Estás bien? ¿Te pasa algo?”. Le respondí que no y me dijo: “Pues empieza a correr”.

El Barcelona ha encontrado en Rafinha una bicoca. Como ocurre con Sergi Roberto, el brasileño puede jugar en varias posiciones, y en todas ellas rinde a las mil maravillas. Su bello gol ante el Granada fue decisivo y copa todas las portadas. Se encuentra en un momento de gracia. Es el tercer máximo goleador del conjunto culé en Liga sólo por detrás de Messi y Suárez. Es la peonza infalible del esquema de Luis Enrique.

A Busquets se le queda pequeño el Balón de Oro

Fonsi Loaiza | 25 de octubre de 2016 a las 9:08

busi

POR FONSILOAIZA

“Si ves el juego en sí, el más determinante es Busquets. Su juego es la base del Barcelona” (Johann Cruyff)
“Los que más saben de fútbol son los que más valoran a Busquets. Estoy enamorado de él” (Xavi Hernández)
“Messi es el mejor, el balón va donde quiere Xavi, Iniesta es una mezcla de Messi y Xavi pero todo se reduce en Busquets“ (Mascherano)

Las listas del Balón de Oro siempre desprecian a Sergio Busquets. A pesar de ser sorprendente ya no sorprende en este Premio-Negocio que nadie sabe a qué intereses empresariales responde. Al mercado del fútbol no le interesa un hombre como Busquets. Un futbolista al que nunca se le ha visto hacer un juego superfluo, de cara a la galería o de cara al vídeo resumen de highlights (lo más destacado) en youtube. La posmodernidad ha llegado al fútbol. Los jugadores anteriormente llamados tribuneros, que corrían detrás de una pelota para agradar al público a pesar de que sabían que no llegarían, han sido sustituidos por los highlighteros.

Superficializado el fútbol, venden los jugadores al más puro estilo clic en internet, que juegan a adornarse y a hacer la jugada más destacada del partido. Sin embargo, el fútbol no se puede entender sin jugadores contextuales como Busquets, que eligen siempre la mejor opción, no se adornan, no cometen casi fallos y se sacrifican por todos.
Busquets es un anticuerpo contra el fútbol-negocio. El mediocentro llegó a declarar que ojalá fuera invisible, y el periodista Santiago Segurola lo definió como el secreto mejor guardado del fútbol. El centrocampista catalán no vive de una genialidad a modo de highlight, él juega y aprende en silencio con su intuición, y cuando todos creen tener la respuesta para regatearle, él les cambia todas las preguntas. Por eso Messi lo considera un mago y siempre pide jugar a su lado en los entrenamientos. Sabe que no puede tener mejor aliado, ya que funciona como un reloj perfecto. No falla un pase y es el futbolista que mejor juega un toque del mundo. Trata el balón como si fuera un diamante y se lo ofrece a sus compañeros como una promesa. Una promesa contra la demagogia y un antídoto contra los premios individuales como el Balón de Oro.

Elogiar a Busquets es elogiar al fútbol puro sin Balones de Oro. Al fútbol, que decía Di Stéfano, acabó con la primera secadora de pelo en un vestuario. El centrocampista catalán encarna los valores del juego en un ser humano. Es el jugador tácticamente perfecto y reivindica al equipo como un verdadero estandarte en un tiempo de solistas y de individualismo. Busquets es la metáfora del significado colectivo del fútbol. en su cerebro se encuentra la memoria selectiva de este deporte. Interpreta el juego como ninguno. Controla en su mente: pelota, tiempo, espacio, compañero y adversario. Busquets pasa completamente del Balón de Oro porque prefiere jugar al fútbol. Cualquier premio se le queda pequeño porque él se lo pasaría de primeras a un compañero.

Las relaciones peligrosas de los Arbeloa con el que fuera hombre fuerte de BET365

Fonsi Loaiza | 23 de mayo de 2016 a las 10:56

arber

La crítica en fútbol es tan extraña que quien la practica acaba pareciendo un chalado. Sin embargo como cantan los Chikos del Maíz debemos seguir creyendo en esos locos, en esos corredores de fondo que caminan con la soledad del que huye del rebaño.

Debemos unirnos todos los que hoy luchamos por un deporte libre de corruptos. Somos la inmensa mayoría. Los medios de comunicación deportivos hoy traman contra los aficionados y están a las órdenes de los poderosos. Sólo buscan cobrar de los dirigentes a los que defienden criminalizando a los hinchas en sus programas y hablando de estupideces para dividirlos y estimular sus bajos instintos.

Los medios de comunicación no han informado nada sobre las presuntas relaciones de los hermanos Arbeloa con las casas de apuestas. Hello, empresa de Yago Arbeloa fue patrocinadora de las camisetas de Huracán Valencia en Segunda División B. Un equipo financiado por Yago Perrín, amigo íntimo de los Arbeloa, mánager en España, Latinoamerica y Portugal de la casa de apuestas de BET365 hasta 2015, y que ahora comparte relaciones empresariales con el hermano de Arbeloa en ViriditasVentures.

El hombre fuerte de una operadora de apuestas on-line puso la financiación de un equipo de Segunda B hasta que lo dejó tirado y acabó desapareciendo por impagos unos meses más tarde. Según Francisco Ortí, exjefe de prensa del equipo: “La crisis de nuestro equipo comenzó el 31 de mayo de 2015 justo cuando Huracán se clasificó para las semifinales del playoff y nos confirmaron que Yago Perrín dejaba BET365 y no podía seguir poniendo dinero”.

El caso debería haber trascendido en los medios pero fue silenciado. BET365 es una de las mayores financiadoras de los medios de comunicación deportivos y existe una red de complicidades que se ha ido tejiéndose a base de contratos. ¿Cómo iban a desvelar las reglas del juego que los hacía ricos? Se han establecido unos intereses comunes por el que los periodistas dejan de ser críticos y pasan a ser bufones.

La relación de los Arbeloa con Yago Perrín debería estar siendo investigada también por Javier Tebas. Tenía pensado mandar un correo a la Liga por este caso flagrante cuando de repente entré en el dominio de la empresa de Tebas y me encontré que aparecía el nombre del hermano de Álvaro Arbeloa. Cuando lo publiqué en twitter fue borrado y mi historial hackeado.

El tema del dominio era lo de menos. Los hermanos Arbeloa atacaron desacreditándome y sin responder a lo referente con BET365. Tuiteros como @DrZurdo que están a sueldo por la empresa de los Arbeloa y que crean campañas a través de las redes sociales empezaron a insultarme. Una técnica explicada en el libro La desfachatez intelectual: “Se ventilan las cuestiones con trifulcas estériles en términos personales mediante el sarcasmo sin un verdadero intercambio de razones”.

‘Mil y una formas de hacer el ridículo, por Fonsi Loaiza’, escribió Arbeloa en su twitter. Sin embargo nada respondían sobre sus relaciones con BET365. El 18 de octubre de 2010 Yago Perrín escribó un tweet a Arbeloa en el que explica que sabe sus inversiones: “No sé si darte la enhorabuena por el partido del Málaga o por tus inversiones en Internet”.

De las mil y unas formas de tener en cartera a 8.000 tuiteros y de cómo un futbolista tan vulgar como Arbeloa se ha convertido en un icono del madridismo y una leyenda del fútbol como Casillas ha sido defenestrado en las redes sociales no sabremos nada.

Los medios de comunicación y los equipos de fútbol son los juguetes de los dirigentes multimillonarios. Florentino a través de medios propagandísticos maltrató a un mito del fútbol mundial como Iker Casillas y encumbró a icono del madridismo a Álvaro Arbeloa, un futbolista que va de valiente pero que no se atreve a aclarar su relación con el que fuera hombre fuerte de BET365.

Anunciar casas de apuestas es fomentar el fútbol-negocio corrupto

Fonsi Loaiza | 6 de mayo de 2016 a las 17:49

misapues

En la era de la privatización de todo la expresión ‘venderse’ ya no se utiliza. Hemos renunciado a esta expresión de resistencia porque el capitalismo se ha inyectado en nuestras venas y nos ha arrebatado el alma combativa. Como explica César Rendueles: “Ninguna civilización ha sido tan idiota como apostar su propia supervivencia material a la ruleta comercial”.

Los periodistas nos hemos convertido en mercenarios de la palabra y hemos olvidado que somos útiles para la sociedad y que nuestro deber es estar volcados al bien común. Infinidad de hinchadas (palabra que detesta una parte de la gauche divine y su superioridad moral hacia el fútbol) lo necesitan para cobrar presencia en la esfera pública. Los periodistas deportivos comprometidos no salvaremos a nadie, todos nos salvamos juntos, pero podemos ayudar a esas comunidades de aficionados a organizar mejor sus conocimientos para que se puedan organizar mejor a sí mismas. El entrenador Ángel Cappa argumenta que “el fútbol ha cambiado sus valores. El capitalismo se ha apropiado de él. Cuando pusieron las apuestas yo ya no sé si un jugador o un árbitro se equivoca. Ya es imposible saberlo”. Nos toca ponernos el mono de la lucha y recuperar el fútbol popular y democratizarlo.

Considero a Axel Torres un gran profesional. Me parece un hombre honrado y una demostración de que dentro de los grandes medios de comunicación siempre hay gente decente que intenta en su parcelita de dignidad hacer las cosas con diligencia. Sin embargo no comparto para nada que se preste a ser la cara visible de una casa de apuesta. Según el profesor Diaz Nosty “los periodistas que trasladan su credibilidad (Axel Torres la tiene por tratar el fútbol con rigurosidad) a un producto comercial incurren en la degradación más absoluta que puede alcanzar la profesión periodística”. A los periodistas como Axel Torres los necesitamos comprometidos de nuestro lado sin venderse para generar un contrapoder. Ha llegado la hora de dejar de ser cómplices de esta estafa que solo beneficia a una élite y que convierte el deporte en mafia legalizada contra los aficionados.

La mayoría de casas de apuestas tienen sociedades opacas en paraísos fiscales y nada se sabe de sus propietarios. Pueden desarrollar actividades que son legales en un país e ilegales en otros y sirven como lavado de dinero negro. Diversas organizaciones criminales utilizan estas plataformas para blanquear capitales a escala global. Sin embargo, la incitación a la ludopatía por parte de los periodistas es tremenda. Los anuncios no tienen ningún tipo de regulación y aparecen en entornos que favorecen el juego descontrolado como los descansos de los partidos de fútbol.

Ante este panorama desolador resulta normal que la Asociación Española de Periodismo Deportivo entregara hace un mes un premio a una casa de apuesta, Sportium, que a su vez es patrocinadora de la Liga y del programa deportivo El Chiringuito, cliente de la empresa de comunicación del hijo veinteañero del presidente de la Liga. Así queda la corrupción repartida en casa.

El amaño en el fútbol moderno es casi total y necesitamos descontaminarlo. Mucho miramos a los corruptos y muy poco a los principales corruptores, como las casas de apuestas. Anunciarlas es fomentar su preponderancia antidemocrática en el fútbol.

Leicester o el odio al fútbol negocio

Fonsi Loaiza | 3 de mayo de 2016 a las 11:26

POR FONSI LOAIZA. EN TWITTER @FONSILOAIZA

El Leicester ha sido una patada al fútbol moderno. Es un ejemplo de que cuando se cree y se trabaja, se puede. Su juego no marca una época pero su pasión marcará la vida de sus hinchas. Nadie daba un duro por este equipo británico. Ha sorprendido al mundo entero con su fútbol directo. Es el tercer equipo de Europa que más balones juega en largo y ha aprovechado sus armas para hacer historia con el título de la Premier. No ha tenido nada a su favor, los árbitros no lo han beneficiado (sustituyeron al colegiado del Stoke – Tottenham por ser fan del Leicester) y los poderes fácticos del deporte no lo querían en la Champions y por eso venden la idea de una Liga Europea cerrada.

El equipo de Ranieri nos ha demostrado que el fútbol es el deporte preferido de la gente humilde en todos los continentes porque no siempre ganan los más poderosos. Gracias al equilibrio en el reparto televisivo el Leicester ha podido competir. No olvidemos que cobra cada día por derechos de TV dos veces más que el Atlético de Madrid y diez veces más que el Eibar. En España esta gesta es imposible que suceda por culpa de Tebas y sus secuaces.

El Leicester es una oda al fútbol de abajo y puede ser empleado como una resistencia contra el fútbol negocio. Sin embargo no deberíamos permitir que un solo árbol no nos deje ver el bosque completo. Los periodistas no debemos esconder las relaciones de poder para tener historias más vendibles. Debemos contar quiénes son los propietarios del club. Los jugadores y los dirigentes del Leicester no son de clase trabajadora. Pertenecen a la élite. El delantero Ulloa ha aparecido en los papeles de Panamá, los jugadores cobran sueldos superiores a los 600.000 euros y su presidente es un magnate billonario tailandés con negocios opacos y dinero oscuro. Uno de esos dirigentes que entran en el fútbol para esconder sus fechorías y ganar en visibilidad. Cuando las cosas empeoren desaparecerá del mapa…

Ahora el fútbol business está utilizando al equipo como un refugio para seguir haciendo negocio. Y ya aprovecha al Leicester para beneficiarse del éxito y adormecer a las masas. El triunfo del Leicester debe conllevar una reacción de los hinchas y no una masturbación. Debe servir como estandarte para movilizarnos para democratizar el fútbol, desmercantilizarlo y que sea un deporte en manos de los aficionados y no el patrimonio de unos pocos privilegiados. Para ello hay que comprometerse con el fútbol de nuestros barrios y de nuestras ciudades y no sólo consumir en silencio la bonita historia del Leicester sentados en el sofá.

Los periodistas somos muy malos

Fonsi Loaiza | 20 de abril de 2016 a las 8:57

POR FONSI LOAIZA, EN TWITTER @FONSILOAIZA

Luis Enrique no es agradable con la prensa deportiva, no recoge Balones de Oro, no le gusta invitar a comidas a los periodistas ni hablar sobre los árbitros. No es un técnico accesible para los medios de comunicación y su forma de ser no sirve para rellenar panfletos ni para vender diarios. Le gusta pasar el tiempo libre con su familia en casa o montado en una bicicleta con los amigos por la montaña. El técnico del FC Barcelona rehúye el foco mediático y detesta el periodismo vendido y servil.

Luis Enrique no es rentable para la industria comunicativa, no le gusta ponerse medallas, odia las excusas y no se ha creado ningún personaje para esta época multimediática. Tiene amor por el juego y desprecia todo lo que le fueron añadiendo los medios para convertirlo en negocio. Y quizá por eso no haya tenido el reconocimiento que se merecía un entrenador con cinco títulos y todos los récords en su primera temporada en un grande de Europa.

Dicen algunos que actúa como Mourinho, y del técnico portugués tiene buen concepto como líder. “Envidio y elogio de manera desmesurada a Mourinho por su capacidad para conquistar al grupo. Sus jugadores morirían por él”, decía el asturiano. Ha tenido trifulcas con la prensa. En su época de jugador en el Real Madrid rompió una cámara que pagó por voluntad propia después de que reconocieran que le querían pisar. No le gusta que nadie pase por encima de él y de vez en cuando comete excesos y pierde la compostura como con un periodista de Diario Gol.

Todo el gremio del periodismo ha salido a defender al periodista Víctor Malo como si de una secta se tratara. Considero que ser periodista no es sentirse parte de un clan sino sufrir la soledad del que huye del rebaño, perseguir la injusticia y denunciar la mentira. Cuando un periodista engaña a sabiendas está estafando y el periodista Víctor Malo engañó en su artículo sobre la preparación física diciendo que Luis Enrique había señalado a su preparador físico.

El técnico confía plenamente en su equipo técnico. Es increíble ver cómo los periodistas deportivos no persiguen la mentira de sus compañeros ni las tropelías contra los aficionados, pero se defienden entre ellos con uñas y dientes como hacen con el poder. Sin embargo maltratan al que le dice verdades. En cuanto uno se sale un poco de las líneas del pensamiento único van a por él.

Admitámoslo. Lleva razón Luis Enrique cuando dice que muchos medios de comunicación faltan el respeto a profesionales. El periodismo deportivo está en un momento pésimo. Somos muy malos. No incrementamos la salud democrática del deporte ni aumentamos la cultura de los aficionados. Nuestras mentiras tienen inmunidad. Podemos llamar malos a árbitros, jugadores, entrenadores e hinchas. Somos parte de un sistema mafioso en el que el fútbol ha sido robado a los hinchas por los dirigentes. Podemos recuperarlo si tenemos el valor de proclamar que somos muy malos para el fútbol y que hay que resetear el periodismo, hacer limpieza y empezar de nuevo por una comunicación del bien común en el deporte.

Publicar en el Sport

Fonsi Loaiza | 31 de marzo de 2016 a las 0:40

publicarsport

El último artículo que he escrito sobre el Barça y el feminismo ha tenido muy buena acogida por el público, pero ha tenido algunos reproches por haberlo publicado en el diario Sport. Los entiendo y los celebro porque eso quiere decir que me siguen personas críticas y concienciadas que quieren cambiar el degradante periodismo deportivo actual.

No comparto la mayoría de las ideas transmitidas en los diarios deportivos hegemónicos, a los cuales critico merecidamente en infinidad de ocasiones. Además creo que su hegemonía está en cuestión ya que han perdido la credibilidad. Han dejado de lado la esencia del deporte y han apostando por la banalización del mismo. Por eso los aficionados ya no creen en ellos.

El único camino que tenemos ante este panorama desolador es el de la construcción de un verdadero contrapoder que sobrepase a los medios de comunicación tradicionales. La comunidad del deporte necesita medios democráticos y periodistas comprometidos. Esta cuestión se ha de formular en clave colectiva para generar entre todos un periodismo deportivo del bien común y no del negocio de unos privilegiados.

En este sentido, no creo que el combate se gane luchando como monjes dogmáticos y onanistas formando parte de una minoría heroica sino convenciendo a la inmensa mayoría. A veces mal pensamos que cuanta menos gente nos lee más razón llevamos. Yo quiero que mi mensaje lo escuchen no sólo los jóvenes estudiantes de periodismo (para ello me doctoro) también los que compran el Sport, los que ven El Chiringuito y las mujeres que cambian de canal cuando aparecen los deportes machistas en las noticias de TV. Si queremos un verdadero cambio necesitamos el acompañamiento del mayor número de personas. Y para ello hace falta persuadir con argumentos progresistas que luchen en todos los espacios del discurso, también en estos aparatos comunicativos.

Además dentro de los medios de comunicación tradicionales hay siempre honrosas excepciones que en su parcelita de dignidad hacen cosas magníficas. También debemos hacerles ver que deben dar un paso al frente y posicionarse en contra de la deriva que han tomado los medios en los que trabajan.

Es importante que nuestro mensaje no sea cooptado. No podemos acabar pareciéndonos a lo que criticamos. Lo primero que hice al ver el espacio que tenía mi artículo y el culo de Miley Cyrus en la web fue decirlo públicamente. El propio Ernest Folch, director del diario, me dijo que necesitaban fiscalización y una crítica fuerte y que no me cortara un pelo. Para escribir en el Sport no me pidió que cambiara, me dio libertad. Se lo agradezco. Otros tienen miedo y censuran. No sólo depende de mí publicar en el Sport sino de directores que se atrevan a publicar mis artículos. Y seguiría publicando si me dejaran hacer el periodismo que me gusta y siento. Como dijo el gran Dante Panzeri: “Me hago responsable de lo que escribo y no de las empresas en las que escribo”.

Cómo marca goles el fascismo a través de los medios deportivos

Fonsi Loaiza | 19 de marzo de 2016 a las 13:09

POR FONSILOAIZA

racismo

Surgen los monstruos en la mayor crisis humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial. Mientras el mundo viejo no termina de morir y el nuevo tarda en aparecer, el fascismo se propaga por Europa. Las humillaciones a mendigos se han extendido a lo largo y ancho del viejo continente en la semana de Champions y Europa League. Los episodios se han ido repitiendo por grandes capitales europeas. Han quemado billetes en la cara de mendigas en Madrid, se han meado encima de ellas en Praga y les han tirado monedas como si fuera maíz para palomas en Barcelona. El fiel reflejo de la Europa más ruin e insolidaria.

El deporte en general y el fútbol en particular son los mejores entrenamientos que tenemos para conocer a los pueblos. Nada espejea mejor a nuestras sociedades. La idea de la Europa fraternal está muriendo y se observa en penosos comportamientos y actitudes en los partidos de fútbol que congregan a miles de personas. El fascismo está metiendo goles por toda Europa. Las malditas élites siempre acaban refugiándose en él para engañar a los pueblos, para defender sus privilegios, para demonizar a las clases populares de otros lugares para acabar dividiéndolas. El deporte es lo primero que empieza a utilizar el fascismo como propaganda y los medios corporativos españoles le están haciendo el trabajo sucio.

Los medios españoles han dado asco y vergüenza con la xenofobia y el chovinismo mostrado con el tema del dopaje y Rafa Nadal, que se defiende mejor solo. Los periodistas nos dicen ama a tu país, a tu selección y a tus deportistas pero odia a Francia, convirtiendo así una lacra como el dopaje en patriotismo barato de pandereta. Nada dijeron cuando se rompieron las pruebas de las Operaciones Galgo y Puerto ni de que la USADA (Agencia Antidopaje de EEUU) demostrara que España era pionera en dopaje y que la mayoría de deportistas que se dopan acuden regularmente a nuestro país para obtener sustancias prohibidas.

Las lamentables imágenes de los aficionados del PSV en Madrid burlándose de mendigos nos trajeron a la mente la representación dantesca del periodista Manolo Lama en Deportes Cuatro hace seis años haciendo exactamente lo mismo. Una acción con la que hubo impunidad. Algunos tienen inmunidad por servir a los amos de la comunicación. El periodista deportivo ha ganado en todo este tiempo más de 10 millones de euros y su programa ha sido multado con más de 600.000 euros por publicidad encubierta.

O se echa abajo todo este entramado mediático y se destruyen estos medios corporativos para sustituirlos por otros que defiendan la comunicación como un bien público, o el deporte seguirá en manos de privilegiados, que quieren a bufones en la TV para continuar lucrándose de un sistema delictivo.

Ahora mismo se está persiguiendo a todos los aficionados al fútbol. Los precios de las entradas, el fútbol moderno, las SAD, el reparto televisivo no son de izquierdas ni de derechas, sino de estafadores y de estafados. Los dirigentes nos han robado el fútbol y lo han convertido en un mezquino negocio en el que participan como organizaciones criminales. Los dirigentes son inteligentes y hacen un gran trabajo para sus intereses. Saben cómo dividirnos a los aficionados en los medios corporativos. Por eso criminalizan a todos los hinchas.

El único camino para avanzar contra el fascismo es unir a todos los hinchas en torno a la declaración de los derechos humanos y que los nuevos medios generen amor por la cultura del deporte y siembren un nuevo modelo democrático. Woody Ghutrie llevaba en su guitarra: máquina de matar fascistas. El fútbol puede ser el arma que mate al fascismo en Europa o el arma que utilice el fascismo para volver a matar en Europa. La izquierda tiene que dejar de ver el fútbol de manera clasista como un lugar para bárbaros.

Debemos mirar el deporte con los ojos de Mandela. Él supo matar el fascismo a través del deporte.

Retratados por los futbolistas

Fonsi Loaiza | 10 de febrero de 2016 a las 12:18

Después de que Dani Alves y Neymar se rebelaran contra la ignorancia de ciertos “periodistas” y abrieran la espita de las críticas, los futbolistas Casillas, Piqué y Morcillo han continuado incendiando las redes sociales. Incluso han dado lecciones de ortografía. Los jugadores han dicho basta. Han empezado a rebelarse contra la estupidez y la mentira. Y esto es sólo el inicio porque ya no necesitan a los medios tradicionales para comunicarse con los aficionados.

morci

morci2

El fútbol necesita toda la inteligencia de los jugadores para que sea un elemento cultural en manos de aficionados y no un mero negocio de la clase privilegiada. Por eso los profesionales han de instruirse, formarse y concienciarse.

El periodismo deportivo no ha cumplido su tarea de contrapoder. Salvo honrosas excepciones, se ha convertido en el sindicato del crimen contra las aficiones. La prostitución intelectual y la incultura abundan en los medios de comunicación.

A día de hoy el poder mediático es un poder tóxico para las gradas y para las personas que sienten el fútbol como un deporte. Los del negocio-basura han quedado retratados y al desnudo. Sólo quieren que consumamos mierda.

Hace falta una alianza entre aficionados, deportistas y periodistas. Nos toca convertir la información deportiva en patrimonio de todos, compartiéndola y poniéndola en común entre todos.

Dictadura y trama mediática en el fútbol

Fonsi Loaiza | 19 de enero de 2016 a las 17:11

viol

Sígueme en twitter. @FONSILOAIZA

Denuncié a Josep Pedrerol ante la Asociación de Consumidores de Medios Audiovisuales el pasado mes de septiembre y es dicha institución la que deberá tomar las medidas pertinentes. El caso está todavía en stand by y ha tenido cierta repercusión. Apareció en Iusport, la web del derecho deportivo en España. Y el entrenador Javier Clemente puso en su cuenta de twitter que Pedrerol tenía bastante miedo porque lo estaban investigando. Es difícil que cierren el programa. Decía Galeano que la justicia es como las serpientes y sólo muerde a los descalzos, pero al menos algo hemos conseguido.

El compromiso ético del periodismo es el compromiso con la verdad y creo fervientemente que el programa El Chiringuito está fuera de toda legalidad vigente, ya que vulnera el derecho fundamental de los ciudadanos a la información. Pedrerol parece que tiene derecho a mentir. Si un carnicero vende carne podrida en su establecimiento comete un delito y cierran su carnicería. Sin embargo, Pedrerol puede vender información podrida aunque afecte gravemente a la salud democrática del deporte.

No me gustan los ataques ad hominem. Pero realmente es un cadáver periodístico, que se niega a ser enterrado, y que su momia pulula en los canales de televisión, como si fuera una marioneta de Florentino Pérez. Es una costumbre extendida en el sector. Muchos de su estirpe no son periodistas, son vividores del periodismo que se prostituyen intelectualmente. Porque una cosa es vivir del periodismo y otra bien distinta es ser periodista. Es un hábito que llega a las televisiones de ámbito público. Ahí vemos a Siro López en las públicas catalana y española o a los ínclitos de la mentira Manolete y Roberto Gómez.

La verdad que no tengo miedo al ruido que pueda hacer la trama mediática existente entre palcos de fútbol y platós de televisión contra los hinchas de los equipos. Tengo miedo al silencio de algunos aficionados que siguen viendo estos programas degradantes contra sus clubes. Tengo miedo al silencio de compañeros de profesión y al silencio de becarios que se callan por temor al paro eterno y a la precariedad absoluta.

Ha llegado la hora de despertar. La hora de apelar a la dignidad y a la honestidad. La hora de ser luchadores conscientes y dejar de ser cómplices de esta estafa que sólo beneficia a una élite corrupta, que busca ansiosamente sus intereses de poder y capital. Una élite que ha convertido el deporte en un sistema inmoral. En cleptocracia, en un gobierno de ladrones. Y por eso, esta élite de privilegiados quiere a los bufones de su corte en los programas de TV. Por tanto, tienen que comprar a periodistas para que no se hable de lo que roban a los aficionados. Un ejemplo es el de Eduardo Inda que ha fichado para su diario a Javier Iglesias, persona que reconoció en juicio de la Trama Púnica que Florentino les pagaba para contrarrestar la información negativa.

Los periodistas debemos canalizar toda la fuerza que tiene el deporte para ser una sociedad más culta. Estamos para servir a los hinchas porque sin ellos nada es el fútbol. Estamos para contribuir y ayudar al conocimiento de las diferentes comunidades de aficionados.

Por eso, creo en las mujeres y hombres de bien que son destructivos del mal. Y digo primero a las mujeres porque sin feminismo no habrá revolución en estos tiempos y el deporte es el gran bastión del machismo. Estos programas cosifican a la mujer y la convierten en un objeto sexual. Es una enorme noticia que aparezcan TTs contra el Chiringuito, que personas desde abajo construyan nuevas formas de comunicarse y que gente de arriba como Dani Alves o Jackson Martínez se indignen con la basura y mentiras que fabrican programas y diarios. Debemos aprovechar que ahora los periodistas no hablamos a una masa, sino que hablamos con personas individualmente y podemos interactuar con ellos.

Los programas que denunciamos son los que producen la violencia. Las instancias gubernamentales se equivocan al no ir a las causas sino a las consecuencias. La violencia no se erradica confiscando pancartas, megáfonos y tambores en las gradas ni haciendo cacheos al entrar en los estadios. Los verdaderos vándalos llevan micrófonos y están en los platós. Unos vándalos que sólo sirven como payasos en una dictadura mediática. Una trama para que la élite de los palcos le arrebate el fútbol a la gente que de verdad lo ama.