Messi frente al pelotón de fusilamiento

Fonsi Loaiza | 21 de abril de 2014 a las 14:34

POR FONSI LOAIZA

Consumido poco a poco por su historia de fatalidades y destino trágico el FC Barcelona ha puesto fin a su época más gloriosa de forma catastrófica: tres derrotas en una semana. La negligencia de la actual junta directiva aceleró el proceso de desintegración. En su día en lugar de atender las súplicas de Pep Guardiola y escuchar sus exigencias deportivas pidió al técnico catalán que convenciera a Neymar para que fichase por el conjunto culé. El técnico catalán tuvo funciones de Presidente en el club de sus amores y de Medalla d’Honor del Parlament de Catalunya cuando a él lo que le interesaba era el instante mágico de los entrenadores obsesivos, la pasión de estar encerrado estudiando a rivales y poder decir: “Ja ho tenim: demà guanyarem”.

Se ha ido descuidando en Can Barça esa cultura del trabajo y el entusiasmo desde la marcha de Pep. Primero por la desgraciada enfermedad de Tito Vilanova, después por el panorama convulso que se encontró el Tata Martino ante el que no ha sabido imponer liderazgo y sobre todo por el papel complaciente de Zubizarreta que ha tirado un año por la borda y no ha mejorado en nada una plantilla con claras muestras de abandono y decrepitud. (2014 ante el Atlético de Madrid sin D.Costa y Real Madrid sin CR7: 7 tiros a puerta, 4 del central fortuito y lesionado Marc Bartra; 2013 ante el Bayern de Múnich: 5 tiros a puerta en la eliminatoria, 3 del central accidental Marc Bartra). Esta junta directiva ha supeditado el modelo de posición al modelo de negocio, el deporte al dinero. Y de tantos negocios que llevaron a cabo desde el palco se acabó por negociar el esfuerzo en el campo. Se abandonó a Abidal, se mal vendió a Thiago Alcántara, se despreció la memoria histórica y se miró por encima a las voces críticas.

Pero llegó Neymar. La gran apuesta de Rosell. Fichaje que se anunció el día de la final de Champions. Medida florentiniana para marcar tendencia en el mundo global con una contratación de relumbrón. Estrella de oropel para el escaparate con el que pensaban hacerse de oro, y un poco más y acaban entre rejas. Neymar empezó por 57 millones y va ya por los 100, el Barça le paga los viajes de sus amigos, su padre gana más que muchos jugadores del equipo y el futbolista cobra 2,5 millones por aceptar jugar donde le diga el entrenador. Esta temporada ha marcado 9 goles en Liga y ha superado por un tanto los registros de Robinho y Kaká en el primer año en el Real Madrid.

El autor de ‘Fútbol a sol y sombra’, Eduardo Galeano, comentó en una charla que a todos loque quieren salvarnos hay que decirles que el único mesianismo en el que creemos es el de Messi porque es el único mesianismo que no es peligroso. En el Barça los altos cargos no lo conciben por su idiosincrasia mesiánica de campos nuevos y resplandores de Qatar. Leo Messi es el mejor futbolista que ha parido el fútbol y el deseo de que falle el más digno de admiración solo se entiende por aquello que explicó Fernando Fernán Gómez: “En España realmente no hay envidia sino desprecio a la excelencia”. Nadie quiere imitar a Messi, quieren verlo frustrado y derrumbado. Sale entonces esa vena retrógrada tan española de disfrutar con el fracaso del genio para poder machacarlo. 

En su viaje al galacticidio la junta directiva ha dejado a Messi como si fuera un pasajero de billete barato: solo con su juicio, sus vómitos y sus lesiones. El enigma ha caracterizado siempre a los grandes cracks, nadie en el club se ha parado a descifrar sus silencios y todavía no se han enterado de que Leo Messi es su único chaleco salvavidas. El día que marca tres goles dan a entender que es un pesetero y el día que no le entra la pelotita que es un vago y solo piensa en Argentina. Messi fue tajante con el cirio que formó el señor Faus: “Ni yo ni nadie de mi entorno hemos pedido nada de mi renovación. No tiene ni idea de fútbol. El Barça merece tener los mejores dirigentes”. Javier Faus, vicepresidente económico, continúa en el Barcelona y representará en mayo al club culé en una cumbre de líderes deportivos en Nueva York. “No se defiende con la boca, no habla, sino que lo hace jugando a fútbol”, declaró Tata Martino.

Leo Messi lleva en 2014 25 goles y 9 pases de gol en 26 encuentros (máximo goleador por delante de CR7 con 20 e Ibrahimovic con 17, y segundo máximo pasador de Europa) después de salir de una lesión de dos meses y el aparato mediático del club lo señala como culpable. ¿Por qué Messi se besó el escudo en el Bernabéu? A Messi lo han puesto frente al pelotón de fusilamiento mientras los culés viven en su Macondo: “En un permanente vaivén entre el alborozo y el desencanto, la duda y la revelación, hasta el extremo de que nadie puede saber a ciencia cierta dónde están los límites de la realidad.” Dicen que uno de los días más importantes en la vida de Pep Guardiola fue cuando conoció al autor Gabriel García Márquez, luego entrenó a un personaje salido del realismo mágico de Gabo, un tal Messi, al que supo leer como nadie y del que mencionó: “Si no marca en un partido es noticia, en dos es crisis. Que juegue mal hasta que termine su carrera. Ya ha dejado algo único”. Guardiola armó un equipo para el argentino desde el primer minuto porque sabe que el fútbol de Leo Messi es como la literatura de Gabriel García Márquez: incuestionable, interminable. Gabo y Messi nunca harían jugadas ni frases de cara a la galería. Ayer lo volvió a demostrar con otro gol ante el Athletic. Esta vez como casi siempre: sin festejar el gol con la tribuna y arropado por todos sus compañeros que saben que no hay otro futbolista como él. Juega sin artificios, para ser querido, y por eso todos los que intentan fusilar a Messi ejecutan una sentencia contra el fútbol.

  • luis

    Bravo!! Buen artículo

  • Mapecu

    Como decía Laly no lo hay

  • MRioslugo

    Excelente y muy acertado tu escrito. Nadie supo interpretar el lenguaje interno de Messi como Pep, y hacer q el genio se expresara futbolísticamente como lo hace. Una verguenza q el club maneje tan mal esta situación y no lo defienda ante los constantes ataques a que es sometido.

  • David Escolà

    Lo has clavado, sin más. Es así y sin poesía, de eso se trata, de contar las cosas y tras ventanas de oportunidades erróneas sólo lo fatídico sucede.

    Nadie espera ganar siempre, pero sí una coherencia continuista en un trabajo que te ha llevado ahí arriba y te permitió en un gran ciclo. Se trata de renovarlo, oxigenarlo, de crear competencia y no clases (se fichan suplentes, en lugar de fichar a gente que disputará la titularidad), siendo así, sin esa lucha, es irremediable acabar así.

    En cuanto a la directiva, como bien dices, se pensó en la administración, muy bien, pero no lo conviertas en algo incompatible con lo que te genera tus ingresos, los jugadores. Esta directiva parece haber crecido desde el odio a sus predecesores, con el ánimo de aniquilar lo bueno que hubo, así no se puede crecer, sin humildad y sin trabajo, condenados al ocaso.

    Creo que ya desvarío, hay muchas cosas y a cual más lógica.

    Un saludo

    Existe el dicho en castellano La práctica hace la perfección, pero ese dicho, en inglés es La práctica perfecta, hace la perfección… bien, si no entrenas con intensidad (ya que no tienes competencia) cómo vas a jugar con intensidad??


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber