Un fascista en traje y corbata gobierna nuestro fútbol y se lo roba a los aficionados

Fonsi Loaiza | 2 de octubre de 2015 a las 17:00

ultra

Javier Tebas Medrano es uno de esos personajes siniestros que se han subido al tren de la política del fútbol porque fueron vagones de cola en la política. Tebas militó en Fuerza Nueva y fue Jefe Provincial de Fuerza Joven en Aragón, las juventudes de la formación de extrema derecha, que defendía actuar con la gallardía y la energía necesarias para defender los valores de la patria. ¿Se imaginan en Alemania a un expolítico nazi dirigiendo la Bundesliga? El actual presidente de la LFP no reniega de su pasado: “No estoy arrepentido de haber militado y mi pensamiento, sentimiento y valores por España son los mismos”.

La Liga española está dirigida por un señor fascista confeso, que hace todo lo posible por cargarse el fútbol, y que teme las manifestaciones populares de los aficionados. Tebas no apoya la democracia y excluye a los destinatarios del fútbol dejándolos sin posibilidad de expresarse. Lo próximo que quiere hacer es denegar el acceso a aficionados visitantes con indumentaria de sus equipos. Tiene el discurso franquista inyectado en sus venas. Mientras dice que los grupos radicales mezclan el fútbol y la política, él comenta que si se rompe España, se rompe la Liga y que si Cataluña se va de España sus jugadores serían extracomunitarios. Él nunca ha parado de hacer política, política franquista, a partir del fútbol y el control de los medios. Emplea el clásico ‘No hagan política, que ya la hago yo por vosotros’.

El ego de Tebas es tan grande que no cabe en los estadios. Por eso los ha vaciado. Para seguir saqueando el deporte con la complicidad de los periodistas ante esta putrefacción. Tebas tiene una estrecha relación con José Ramón De la Morena. La hija del director de El Larguero trabaja en el departamento de Proyectos Estratégicos de la LFP y en la Dirección Ejecutiva del Proyecto LFP World Challenge, anteriormente trabajó como analista financiera en Nueva York para Dragados, filial de ACS de Florentino Pérez.

Tebas ha sido defensor de chorizos como Lopera, Del Nido, Ruiz Mateos o Piterman, al que eximió de responsabilidades porque “bastante tenía con entrenar”. Los clubes pequeños no se pueden quejar de sus tropelías, basa su poder en el sometimiento: amenaza con sacar cadáveres del armario, ya que controla los tentáculos y las cañerías del fútbol. Se llevó en torno a 200.000 euros por cada club al que asesoró en Ley Concursal y cobraba a los clubes 45.000 euros mensuales porque supuestamente defendía un reparto justo de los derechos de la televisión.

Ahora los dirigentes de los clubes españoles han decidido subirle el sueldo un 25% por su “buena gestión”. El sueldo de Tebas, sin contar las dietas, pasará de 340.000 euros anuales a 425.000 euros.

En las tres temporadas que lleva como presidente en la Liga solo se han llenado 26 estadios. En ese tiempo la Bundesliga (281) y la Premier (227) han superado los 500 estadios llenos. Además, la diferencia entre el que más cobra y el que menos por los derechos de televisión (Barcelona 160M€ – Eibar 13,8M€) es abismal, comparada con las de la Premier (Chelsea 138,6M€ – Queens Park Rangers 90,8M€) y la Bundesliga (Bayern 50,6M€ – Paderborn 19,9M€).

Javier Tebas intenta lavar ahora su imagen diciendo apostar decididamente por el fútbol femenino y la transparencia. Cuanto menos sospechoso. ¿Sabrá Tebas cuánto gana el equipo campeón de la Liga femenina? 1.352€. Casi lo que mismo que cobra él al día por el cargo que ocupa por saber medrar (1.164€). ¿Transparencia? Como le recriminó en su día el periodista Javier Ares es justamente la persona que mejor está viviendo a costa del fútbol debido al descontrol que existe.

Y es que el fútbol vendió su alma al diablo con las SAD para volverse 100% empresarial. Los empresarios se adueñaron del fútbol y se lo robaron a la gente por completo, quitando de en medio al aficionado de la gobernanza de los clubes. Hace falta ir recuperando los clubes para un fútbol popular y de integración. Como dice la Federación de Accionistas y Socios del Fútbol Español (FASFE) la solución está en las gradas. Y es que aunque le pese al fascista de traje y corbata, las aficiones son lo único insustituible del fútbol porque hay fútbol sin democracia, ni patria sin pueblo.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber