A Busquets se le queda pequeño el Balón de Oro

Fonsi Loaiza | 25 de octubre de 2016 a las 9:08

busi

POR FONSILOAIZA

“Si ves el juego en sí, el más determinante es Busquets. Su juego es la base del Barcelona” (Johann Cruyff)
“Los que más saben de fútbol son los que más valoran a Busquets. Estoy enamorado de él” (Xavi Hernández)
“Messi es el mejor, el balón va donde quiere Xavi, Iniesta es una mezcla de Messi y Xavi pero todo se reduce en Busquets“ (Mascherano)

Las listas del Balón de Oro siempre desprecian a Sergio Busquets. A pesar de ser sorprendente ya no sorprende en este Premio-Negocio que nadie sabe a qué intereses empresariales responde. Al mercado del fútbol no le interesa un hombre como Busquets. Un futbolista al que nunca se le ha visto hacer un juego superfluo, de cara a la galería o de cara al vídeo resumen de highlights (lo más destacado) en youtube. La posmodernidad ha llegado al fútbol. Los jugadores anteriormente llamados tribuneros, que corrían detrás de una pelota para agradar al público a pesar de que sabían que no llegarían, han sido sustituidos por los highlighteros.

Superficializado el fútbol, venden los jugadores al más puro estilo clic en internet, que juegan a adornarse y a hacer la jugada más destacada del partido. Sin embargo, el fútbol no se puede entender sin jugadores contextuales como Busquets, que eligen siempre la mejor opción, no se adornan, no cometen casi fallos y se sacrifican por todos.
Busquets es un anticuerpo contra el fútbol-negocio. El mediocentro llegó a declarar que ojalá fuera invisible, y el periodista Santiago Segurola lo definió como el secreto mejor guardado del fútbol. El centrocampista catalán no vive de una genialidad a modo de highlight, él juega y aprende en silencio con su intuición, y cuando todos creen tener la respuesta para regatearle, él les cambia todas las preguntas. Por eso Messi lo considera un mago y siempre pide jugar a su lado en los entrenamientos. Sabe que no puede tener mejor aliado, ya que funciona como un reloj perfecto. No falla un pase y es el futbolista que mejor juega un toque del mundo. Trata el balón como si fuera un diamante y se lo ofrece a sus compañeros como una promesa. Una promesa contra la demagogia y un antídoto contra los premios individuales como el Balón de Oro.

Elogiar a Busquets es elogiar al fútbol puro sin Balones de Oro. Al fútbol, que decía Di Stéfano, acabó con la primera secadora de pelo en un vestuario. El centrocampista catalán encarna los valores del juego en un ser humano. Es el jugador tácticamente perfecto y reivindica al equipo como un verdadero estandarte en un tiempo de solistas y de individualismo. Busquets es la metáfora del significado colectivo del fútbol. en su cerebro se encuentra la memoria selectiva de este deporte. Interpreta el juego como ninguno. Controla en su mente: pelota, tiempo, espacio, compañero y adversario. Busquets pasa completamente del Balón de Oro porque prefiere jugar al fútbol. Cualquier premio se le queda pequeño porque él se lo pasaría de primeras a un compañero.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber