Acerca de

Generación del 90. El fútbol me lo enseñó casi todo de pequeño y para mí será siempre una devoción. Escribir es un deporte intelectual y el deporte es una manifestación cultural. Más de personas que de marcadores. Más de historias que de éxitos. Más del periodismo de Panzeri y de los relatos de Talese que de los gritos en televisión. Confieso como el Lazarillo no ser peor ni mejor que mis vecinos, sólo pongo pasión a lo que hago. Creo en el oficio y en ser bueno como Kapuscinski.

Converso con el hombre que siempre va conmigo y a distinguir me paro las voces de los ecos. Simplemente machadiano.