El partido del becario deportivo

Fonsi Loaiza | 13 de junio de 2015 a las 13:05

POR @FONSILOAIZA

Los becarios son la prueba más evidente del triunfo del neoliberalismo y del sálvese quien pueda reinante en nuestros cerebritos capitalistas y neuronas individualistas. Pagar por trabajar. Callar por miedo al paro eterno. Los becarios son la fuerza de trabajo explotada y gratuita por y para los oligopolios de la comunicación.

El becario deportivo llega a la redacción y no sabe qué tipo de partido se va a encontrar. Ha vivido la previa como si fuera la Champions. En los días previos ha visto Primera Plana de Billy Wilder, ha leído el los cínicos no sirven para este oficio de Kapuscinski, se sabe de pe a pa el libro de estilo y ha memorizado todos los deportes que habrá en verano.

Su cuerpo es un zoológico, se entremezclan mariposas en la barriga y pajaritos en la cabeza. Es su Champions particular, la que había soñado desde que era niño y para la que se había preparado a conciencia desde que tenía uso de razón.

—Siéntate por ahí de momento —le dice el jefe, el maestro por el que ha elegido estar allí.

Él se sienta y no abre la boca. Sabe que no existe para los demás y que no va a rascar bola. Sin embargo, piensa que igual puede impresionar. Propone un tema que conoce, y tiene la suerte de que lo más seguro es que se lo publiquen. Se lleva tres noches sin dormir, dos se las pasa enteras en la redacción y el artículo se acaba publicando.

El artículo ha gustado y llegan algunos enhorabuenas. No se podía haber comenzando mejor. Minuto 5 de partido e inicio soñado.

No ha descansado y cree que descansará trabajando. Llega el fin de semana y decide ir a la redacción.

—¿Qué haces por aquí? No hace falta que vengas— le replican.

(Todavía no sabe que esa maldita frase será la que más veces escuchará a lo largo de su estancia)

El becario no entiende porque le hacen esa pregunta y sonríe. Vive en una nube en la que sólo existe su compromiso con el periodismo y con la vida que había soñado: aprender y poder trabajar en lo que no considera un trabajo sino una devoción.

Van pasando los días y cada vez se siente más solo, pero no desiste en su intento. Llega por la mañana y se va por la noche, lee todo lo que cae en sus manos. Lucha. Quiere cantares de gesta y en la vieja redacción sólo se escuchan baladas tristes.

Minuto 45 y empieza a estar cansado de estar descansado y de no tener nada entre manos. Ayuda en lo poco que le piden. Se indigna con lo que ve. Una becaria se ha ido antes de tiempo porque para no hacer nada lo mejor es irse a otro sitio.

—Lo mejor que podríamos hacer es unirnos. Hacer nuevos medios. Escribir en nuestros blogs—, comenta en una conversación entre becarios enfadados.

Los diarios tradicionales han demostrado que solo tienen intereses. Son pesados como el Titanic en tiempos ligeros y están a la deriva como barquitos de papel en el nuevo océano periodístico que se abre con redes sociales, blogs y nuevos medios cooperativos.

—Pasan de los becarios y de la gente y la gente pasará de su mierdas— opina abiertamente.

No quiere contagiarse de baladas tristes y piensa que el deporte femenino es un tema que hace falta reivindicar y por el que merece la pena luchar.

Es por ahí por donde encuentra un hueco para publicar casi todos los días. Siente la adrenalina del día a día y del no parar. Lo da todo y muere por lo que hace. Llegan felicitaciones de todo tipo y de todos sitios (las que menos del lugar en el que está). Está orgulloso de su trabajo, pero no muestra alegría sino desapego hacia la maquinaria de la empresa.

Cuando compañeros de la profesión, amigos y familiares le dicen cómo se lo está currando y que no le dejarían escapar, él sabe perfectamente que el partido está perdido. Le habían censurado un artículo, no había cobrado por nada, le habían reñido, se había saltado jerarquías y había reclamado al defensor del lector.

—A ver si te sustituye una becaria que esté buena—
—Se ha creído que es la polla en vinagre—
—No habíamos tenido nunca antes problemas con ningún becario—, fue de las últimas frases que escuchó antes de marcharse.

Llegó el último día. Era su cumpleaños, el becario no quiso dar más problemas y se fue sin despedirse. Las personas con las que se trabaja no tienen la culpa y les agradecerá todas las innumerables enseñanzas, pero con los medios tradicionales hay que ser combatiente y no agradecido.

Como escribe el gran Pascual Serrano en La prensa ha muerto: ¡viva la prensa! De cómo la crisis trae medios más libres: “Los periodistas de los grandes medios son como los albañiles en la construcción, solo se limitan a poner los ladrillos sin poder elegir el lugar ni la calidad de los materiales”. Serrano se ríe cuando un periodista dice que a él nunca le censuraron. “Probablemente lo contrataron porque sabían que no hacía falta censurarle nada”, explica.

Las empresas tradicionales de opresión, parte de la estafa denominada crisis, se han encargado de eliminar el espíritu crítico a todos los jóvenes becarios que saben que triunfa el servil o el que encuentra un enchufe.

Ramón Lobo da un consejo a los jóvenes becarios: “Lo mejor que os puede pasar es que os echen cuanto antes”. No merece la pena jugar el campeonato de la sumisión. Hace falta rebeldía, salirse del rebaño, saber que todo está perdido y que hay que empezar el partido de nuevo para que entre todos tomemos la bastilla informativa que merece el deporte. Como explica Luis García Montero: “Tener un trabajo no es tener un oficio”. Por eso o intentamos cambiar el periodismo de los medios tradicionales o nos cambiará a nosotros.

El Dios laico

Fonsi Loaiza | 31 de mayo de 2015 a las 1:06

himno

El fútbol es la religión del siglo XXI, por ello le damos especial trascendencia a los rituales y a los himnos sagrados. Ese aire legionario no le hace nada bien al fútbol. Recordemos que incluso Messi fue increpado en Argentina y calificado de pechofrío por no cantar el himno nacional en 2013.

Ayer Messi hizo sonar el himno de la religión del fútbol con su gol ante el Athletic ante el que hasta el nacionalcatolicismo español tuvo que rendirse y claudicar. Las cruces todavía siguen en nuestras escuelas, pero Messi, que mira al cielo buscando a su abuela cada vez que marca y lleva tatuada la Sagrada Familia en el brazo, se ha convertido en nuestro primer dios laico. A Messi no le importa ni la solemnidad ni el rito ni el transcendentalismo. Sólo disfruta jugando al fútbol con la pelota.

Antes de morir el gran escritor Eduardo Galeano dejó grabada una frase que no deberían olvidar en tiempos convulsos los que se aferran ciegamente a una bandera o a un himno: “A los que quieren salvarnos hay que decirles que en el único mesianismo que creemos es en el de Messi, que es el único que no es peligroso”.

I Premio Periodismo Deportivo Digno Dante Panzeri

Fonsi Loaiza | 15 de mayo de 2015 a las 1:06

dante_panzeri

Cambia el rumbo el caminante aunque esto le cause daño, canta Mercedes Sosa en ‘Todo Cambia’. Pero este caminante no dejará las necesarias críticas a la banalización del periodismo deportivo. Los que creemos en otro periodismo para el deporte debemos luchar y mancharnos en el fango. A pesar de correr el riesgo de convertirnos en proscritos y de que nos intenten joder la vida, vale la pena luchar por lo que creemos. Las batallas hay que darlas por el mismo hecho de darlas.

El periodismo deportivo de éxito en España es la selección natural de la ignorancia, el servilismo y la sumisión. Reina la mediocridad. Tomás Roncero cobra cada noche lo que un becario en un año.

Sin embargo, la reprobación continua a esta indignidad de los chamanes de feria hace que las demandas frustradas se basen en la negatividad y no compartan nada en positivo.

Como explica Sergio Levinsky en su magnífico libro El Deporte de informar, hace falta unirse contra “la chantocracia de los que dicen seguir al fallecido Dante Panzeri y sólo evocan su nombre pero sin acciones consecuentes, como un eslogan vacío de contenido que terminaron confundiendo a muchos seguidores del deporte”.

Creo que hay muchas personas dignas que en su parcelita de nobleza y amor propio luchan en silencio contra esta lacra en soledad y sin reclamar nada.

Hace falta escuchar a todos los pequeños héroes que se mantienen coherentes en tiempos de locura y que defienden de alguna manera el deporte digno (juego limpio, fair play y cultivo del honor en boca de Dante Panzeri) en el periodismo por amor a la profesión y sin convertirlo en un cantar de gesta. Tengo y tenemos que aprender mucho de ellos. Iremos publicando entrevistas con ellos. El ganador se llevará una Placa Homenaje distintiva en el mes de diciembre a decisión de un jurado conformado por académicos y profesionales de la materia.

Los diez finalistas son:

. Martí Perarnau. El libro Herr Pep pasará a los anales de la historia por su investigación de campo sobre el entrenador de la época. Su magazine se ha convertido en referente deportivo.
. Verónica Brunati. Su lucha #JusticiaparaTopo ha roto fronteras. Una causa por el periodismo de compromiso.
. Abel Rojas. Ecos del Balón ha experimentado nuevas vías de comunicación a través de las redes y él ha sido uno de sus máximos responsables.
. Diego Barcala. Ha sacado a la luz la revista Líbero y ha demostrado que un periodismo deportivo basado en la reflexión es posible en el mundo del liberalismo.
. Jacobo Rivero. El deporte es el último bastión del machismo fue una de las conclusiones Del juego al estadio que escribió junto al filósofo Tamburrini. Un libro que es bastión del pensamiento deportivo.
. José David López. El Enganche explora las nuevas narrativas del long-form journalism. Todo es posible gracias a su esfuerzo económico, pasional y vital. También desarrolló las historias-guión-producción de Destino Futbol, programas de ESPN.
. Borja Pardo.. Dirige Sphera Sport, uno de los canales independientes salidos de las redes sociales y sus portadas son de diseño vanguardista.
. Aitor Lagunas. Panenka puso la primera piedra para defender otro periodismo cuando nadie creía y persiste con la dignidad de una frase “no le pido al forofo que sea periodista, pero sí al periodista que no sea forofo”.
. José Luis Rojas. Doctor, Académico, defensor del Periodismo deportivo de calidad, el deporte tiene con él alguien que lo defienda con pasión en las universidades de comunicación y letras.
. David Menayo. Luchar por el fútbol femenino en el diario Marca y conseguir que tenga visibilidad es tomar la Bastilla informativa. Él la ha tomado y muy pronto llega el Mundial de Canadá.

Óscar Cano: “Guardiola es el ejemplo contracultural de que no todo está escrito”

Fonsi Loaiza | 11 de mayo de 2015 a las 2:33

oscar-cano-4

Cuando Guardiola pudo haber sido el director deportivo del Barcelona en 2004, Lillo iba a convertirse en el entrenador y posiblemente Óscar Cano (Granada, 1972) en el entrenador del filial. Nunca se sabrá cómo hubiera cambiado la historia del equipo azulgrana. Ahora Cano después de muchas aventuras como técnico y sacar a la luz la biblia para entender el juego de posición del FC Barcelona, presenta el libro Del Bayern de Múnich al Bayern de Pep en el paro del banquillo pero no parado en su rumbo hacia un fútbol mejor desde la honestidad. Óscar Cano lucha contra los tópicos, analiza el partido Bayern – Barcelona desde un punto de vista reflexivo y adelanta conceptos de su nueva obra mientras sueña con poder desarrollar un gran proyecto futbolístico.

Pregunta: Juanma Lillo dice que cuando usted se va a dormir no apoya la cabeza en la almohada como el resto de mortales, sino en un balón. ¿Con qué fútbol sueña?

Respuesta: Cuando uno disfruta con algo suele estar rodeado de gente que tiene las mismas pasiones. Eso hace que durante prácticamente la totalidad del tiempo la pelota sea la protagonista de todo pensamiento, de toda reflexión, de toda conversación. Sueño con un fútbol que nos permita encontrar el placer primario, sueño con jugadores y entrenadores que se nieguen a creer lo que interesadamente quieren hacernos ver.

P: ¿Qué le parece que Lillo no encuentre un equipo para entrenar?

R: Me parece insultante que los mejores no entrenen. En privado, todo el mundo reconoce que Juanma Lillo el que más sabe y el que mejor entrena. Todos sus jugadores consideran una experiencia única ser dirigidos por él. Pero entiendo que debe ser molesto convivir con alguien, que sin querer, desmonte muchas de las mentiras y de los tópicos que lamentablemente invaden codiciosamente este maravilloso juego. El día que le den un equipo medianamente capaz, vamos a reírnos mucho de los impostores, y todos querrán ser afiliados a sus ideas.

P: Dante Panzeri en su memorable Fútbol: dinámica de lo impensado escribió en el prólogo que su libro no servía para nada, que no servía para jugar al fútbol, pero que servía para saber que para jugar al fútbol no sirven los libros, sino solamente los jugadores. ¿Para qué sirve Del Bayern de Múnich al Bayern de Pep?

R: La utilidad del libro no es otra que la de indagar sobre el proceso experimentado por Pep desde la llegada a Múnich. Ha sido un verdadero placer reflejar, desde mi punto de vista, esas luchas internas que Guardiola ha tenido para tratar de conseguir determinados cambios sin que con ellos se malograran las capacidades concretas de sus jugadores. Esa coadaptación ha tenido su manifestación en cada concepto implementado, en cada experimento, en cada victoria y en todas las derrotas. Guardiola ha cambiado al Bayern en la misma medida que el Bayern lo ha cambiado a él.

P: Su último libro fue sobre el Real Madrid de Mourinho. Daba la sensación de que el fútbol iba hacia un lado: el fútbol de Mourinho, y de repente apareció Guardiola para contradecir modelos especuladores. ¿Qué diferencias principales ve entre los dos entrenadores?

R: Mourinho es el que mejor domina todo aquello que son recurrencias dentro del juego, es decir, hace mejor que nadie lo que la inmensa mayoría hace. Pep siente permanentemente la necesidad de cambio, considera que el ser humano es más de lo que muestra habitualmente, cree que el jugador puede ir más allá.

P: ¿Y con Luis Enrique?

R: Luis es un entrenador inteligente que cree firmemente en el trabajo en equipo. Se rodea de personas a través de las cuales se obtiene un contexto de constante debate sobre el juego, el jugador y sus posibilidades. Está más cercano al ideario de Pep, aunque jamás renuncia a algo que pueda circunstancialmente ayudar a ser más competitivos.

P: ¿Puede poner todavía el Bayern de Guardiola en apuros al Barcelona en Múnich?

P: Es muy difícil poner contra las cuerdas a aquellos jugadores que son especialistas precisamente en escapar de esas situaciones. Cuando se consigue organizar a un equipo de tal modo que las virtudes de cada cual se maximizan, es complicado ser batido.

El Bayern juega en su feudo, tiene la base de la selección germana, adornada por jugadores como Lewandowski, Benatia, Alonso o Thiago, y eso es garantía de rendimiento. El Barça está ahora muy “redondo”, mientras que los futbolistas del Bayern han sentido eso de que la posesión no les lleva ahora a tumbar a los mejores de Europa porque curiosamente los equipos que más utilizan el pase necesitan de los desequilibrantes. Sin Robben y Ribery, todo ese fútbol de pases inteligentes no desata la tempestad final frente al marco contrario. Sin jugadores diferentes, inclasificables, es utópico creer que pueden pasar cosas extraordinarias. Y por supuesto, el fútbol es tan grande que cualquier cosa puede ocurrir. Faltaría más.

P: Guardiola dijo que desde jóvenes a los jugadores les dicen que hay que luchar y que hay que ganar, y llegan a Primera sin saber nada del juego. ¿Está de acuerdo?

R: Llegan porque saben jugar, pero les hacen creer que han llegado por otras cosas. Claro que saben del juego, pero tienen enterrado un porcentaje elevadísimo de recursos porque no les dejaron ser protagonistas de su aprendizaje. Eso hace que consideren que lo que va a medir su rendimiento son cuestiones que están alejadas de su cerebro. Luchar y ganar va con la propia lógica de este deporte, no hace falta destacarlo tanto, pero se recalca porque es más cómodo y entendible para todos. Habría que ver qué es luchar y qué es ganar. Igual habría que luchar porque los jugadores tuviesen una autonomía responsable, y así ganar grandes talentos para el futuro de este juego.

P: Las bajas del Bayern merman al equipo, pero Guardiola siempre habla de que la preparación física no existe y que todo está relacionado con el orden sobre el campo. ¿A qué se refiere?

R: Se refiere a que no podemos ver de manera aislada las capacidades del jugador porque nadie las expresa de manera aislada. La clave está en interaccionar de manera conveniente para que todos los procedimientos se realicen ordenadamente sin obviar que se están manifestando como unidad funcional.

P: Cuando Guardiola perdió contra el Real Madrid el año pasado usted dijo que volvería a ganar, y que sería más feliz puesto que lo conseguirá a través de jugadores más próximos a su sensibilidad. ¿Está el Bayern próximo a esa sensibilidad guardiolesca o todavía le falta?

R: Está más próximo, que duda cabe, pero le falta mucho.Para ganar así, Pep necesita de determinados elementos que ahora mismo no existen en su plantel. La pelota no parte con ventaja todas las veces que él quisiera, o, al menos, esa ventaja es a veces más ficticia que real, hay carencia de centrocampistas que dominen el juego de posición y que sean capaces de conseguir que todos lleguen juntos a invadir el área sin desordenarse y permitir transiciones al rival. Los que llegan desde atrás deben aportar cosas distintas a las que las que aportan Rafinha o Bernat por ejemplo.

Uno ve a Busquets, Iniesta, Xavi, Piqué, Alves o Jordi Alba y comprende las diferencias para jugar bien a ese fútbol dominador. Aun así, es maravilloso ver al hombre contracultural consiguiendo determinadas cosas, observar a Boateng, Lahm, Alaba, Müller o Robben disfrutando del aprendizaje. Por eso Guardiola es un notorio ejemplo de que no todo está escrito.

P: Guardiola en una entrevista con el periodista Santiago Segurola expresó una frase maravillosa: Martí i Pol dice que hay muy pocas verdades en la vida, y si hay alguna verdad es la poesía. Si hay algo lejano a la poesía, es el mundo del fútbol. A veces sus opiniones holísticas son abordadas con cierta reticencia en esta tiranía de lo cuantificable. ¿Le da miedo que lo estereotipen por su vena de escritor y sus inquietudes intelectuales?

R: Los jugadores dicen que exijo mucho, y los que quieren hacerme daño que soy un filósofo. ¿En qué quedamos? Yo disfruto entrenando. No hay mayor placer que ese. Es gracioso que traten de encasillarme en determinados perfiles. Yo también trabajo mucho, analizo a mis rivales, diseño las sesiones y evalúo todo ese proceso. Quizás lo que no creo es que eso sea tan determinante como lo es el hecho de tener jugadores capaces. Es curioso, y seguramente pasará muchas veces lo contrario, pero llevo diecinueve años entrenando y únicamente me han destituido tres veces. Cada vez que me han sustituido no se han mejorado las clasificaciones, sino todo lo contrario, mientras que cuando yo he sustituido a alguien siempre hemos enmendado los registros aunque sea mínimamente. Mientras que tenga la ilusión por escribir voy a hacerlo. No sólo no es incompatible sino que es una manera de no desconectar, de crear contextos para mi labor como entrenador. No olviden que no escribo poesía, ni novela, sino fútbol.

P: Recuerdo que en una de sus presentaciones como entrenador explicaba que usted confiaba más en lo que no da el dinero: ideas y compromiso porque lo único que da resultado es la fidelidad a uno mismo. Esa fidelidad a veces cuesta el trabajo en el fútbol y uno necesita comer. Es difícil ser Bielsa o Guardiola en Segunda B. ¿Qué les dice a los que están dispuestos a entregar su identidad?

R: Cada cual puede hacer aquello que crea que es más conveniente. Creo que se puede “comer” de muchas formas, que precisamente comen mal aquellos que se venden por comer.No se trata de ser Guardiola o Bielsa, no se trata de llevar la contraria ni de querer ser distinto, sino ser uno mismo, de no entregar la dignidad, de no poner precio a lo único que realmente nos pertenece. Precisamente, los que son así son los que mejor comprenden el trabajo colaborativo, los que más trascendencia le dan a la labor en equipo, al juicio de los demás.

ESO, futbolistas y el juez Calatayud

Fonsi Loaiza | 25 de febrero de 2015 a las 11:27

FONSI LOAIZA para interactuar en TWITTER.

“La relación entre el periodista y la estrella de fútbol está muy viciada. Para el periodista comienza a ser difícil la crítica a una estrella, porque te pone el veto. El veto de cinco estrellas te deja sin ventas. Cada vez hay menos mirada crítica. Como periodista, me repugna la idea de no criticar a un futbolista si juega mal. Me parece que el futbolista ha ganado en poder mediático pero ha perdido relación con sus viejas obligaciones como jugador. ¿No hay una tendencia en los futbolistas a derivar responsabilidades sobre otros y a aceptar un papel cómodo sin demasiadas exigencias?” (Santiago Segurola en Fútbol y Pasiones políticas).

“Prohibiría a los futbolistas que lleguen a Primera sin estudios porque su palabra tiene peso y responsabilidad para los jóvenes” (El brasileño Sócrates).

El juez de menores de Grajuez-calatayudnada, Emilio Calatayud, ha sido galardonado merecidamente con la Medalla de Andalucía. Un magistrado ejemplar que apuesta por quitar las condenas a los jóvenes delincuentes a cambio de sacarse el graduado escolar. Hacen falta más jueces como él, valientes y honestos, que doten a nuestro país de garantías cívicas desde los tribunales con la máxima de Concepción Arenal: “Odia el delito, compadece al delincuente”. Sus sentencias ejemplares hacen que todavía creamos en la justicia en estos tiempos inciertos de injusticias.

Dice Emilio Calatayud que “somos el país más tonto y bruto de Europa porque a los políticos les interesa para manejarlo mejor”. Él cada año condena a una media de 20 jóvenes a aprender a leer, y explica que la condena más dura para un joven delincuente es sacarse la ESO. Además de aleccionadora es una sentencia efectista al lograr que el 80% no vuelva a reincidir de adultos.

Me ha hecho recordar aquella defenestrada propuesta que impulsé para Podemos Deporte de que los jugadores se sacaran la ESO para ser profesionales. Una propuesta que emanaba de la Uruguay de Mujica (donde se implantó el programa social ‘Gol al futuro’, el cual exigirá tener el título de secundaria para poder participar a los jugadores de 1ª y 2ª), del brasileño Sócrates, que demostró al mundo que los futbolistas unidos tienen más poder que sus jefes corruptos, y del espíritu aleccionador de Emilio Calatayud. Ya que como declara la Carta Internacional de la Educación Física y el Deporte de la UNESCO:  “El deporte, dimensión esencial de la educación y de la cultura, debe desarrollar las aptitudes, la voluntad y el dominio de sí mismo de cada ser humano y favorecer su plena integración en la sociedad. Se ha de asegurar la continuidad de la práctica deportiva durante toda la vida, por medio de una educación global, permanente y democratizada”.

Además el Real Madrid pudo fichar al noruego Odegaard, menor de 16 años y que cobra el salario mínimo interprofesional (757€) cada hora y 20 minutos, amparándose en la excepcionalidad de una regla de la FIFA con la educación: “Garantizar al jugador una formación académica o escolar, o una formación o educación y capacitación conforme a su vocación, que le permita iniciar una carrera que no sea futbolística en caso de que cese en su actividad de jugador profesional”.

socriOtro de los puntos básicos de esta Carta de la UNESCO dice así: “Los medios de comunicación de masas deberían ejercer una influencia positiva en el deporte. Toda persona que se ocupe de ellos ha de tener plena conciencia de sus responsabilidades ante la importancia social, la finalidad humanista y los valores morales que el deporte encierra”.

No supe gestionar bien toda la marabunta mediática de aquellos días, no estuve a la altura de las expectativas que generé y no supe explicárselo a la gente en el marco de unos medios que conozco perfectamente, pero que ingenuamente pasé por alto por completo.

Si para el respetable Emilio Calatayud sacarte el graduado te quita la pena, decir en algunos medios que todos los jugadores profesionales (con salarios mínimos anuales de 129.000 euros  en 1ª y 64.500 euros en 2ª) se deberían sacar la ESO te convierte en delincuente. Los futbolistas de élite, como millonarios prematuros que son, tienen todos los lujos en la sociedades capitalistas, pero nadie les explica sus deberes y obligaciones en una democracia. La mayoría de periodistas deportivos reciben entradas y filtraciones de manos de futbolistas y sólo pueden entrevistarlos si besan sus pies. Si rechazas un pase, si criticas lo que ves, te estás condenando. Serás visto para siempre como un bicho raro y como un sobrado, y no podrás trabajar nunca de lo que siempre amaste porque ellos llegaron antes y pusieron antes sus leyes en un deporte sin ley.

Porque no hay un lugar donde habite más la casta, necesitamos un juez Calatayud para que nuestro deporte vuelva a ser del pueblo y de su gente.

Bye-Bye, La Goleada

Fonsi Loaiza | 10 de febrero de 2015 a las 1:38

“Huye de los montajes. Son una situación imposible y ellos establecen el marco. No puedes controlar el uso de la palabra ni plantear tu caso sin que se te respete lo suficiente para tomarte en serio. Si el juego está trucado de antemano, no juegues”

(No pienses en un elefante, George Lakoff)

He estado unos meses sin ser yo mismo. Sin ponerle la pasión que me caracteriza a las cosas que hago. Sin escribir por necesidad fisiológica. Pero ya pasó la tempestad. Después de estar  muy jodido anímicamente, estoy plenamente recuperado de todas las lesiones producidas por mi estrambótico paso por los medios de comunicación en los que defendí unas propuestas para el ideario deportivo de Podemos dentro de las elecciones al consejo ciudadano del partido. Leer el resto del artículo »

Invictos contra goleados

Fonsi Loaiza | 6 de diciembre de 2014 a las 21:11

Alejandro-Rodriguez-separando-_54373487346_54115221152_960_640 POR FONSI LOAIZA

“La prensa de camiseta se impone por encima de la prensa deportiva. Las reflexiones se hacen desde un prisma de hooligan, de defender a los equipos en vez de hablar del juego”, Ramon Besa.

Siempre que hay una equivocación de un árbitro todos lo masacramos y los medios de comunicación afines a los clubes aprovechan para vender la información estimulando los más bajos instintos y generando histeria en el receptor. Eduardo Galeano en su biblia de la literatura deportiva, ‘Fútbol a sol y sombra’ dice que “tendrían que inventarlos si no existieran. Cuanto más los odian, más lo necesitan. Es la coartada de errores y desgracias”.

Los que tenemos un altavoz mandamos un mensaje a la sociedad de que los árbitros no pueden equivocarse. Y es verdad que se equivocan a menudo, muchas veces. Unas veces por ceguera propia y otras por teatro ajeno debido a que los árbitros no han jugado al fútbol y los futbolistas viven en una burbuja que no les permite ser ciudadanos de a pie. Sin embargo, no deberíamos olvidar que los árbitros son personas y no son infalibles y como explica Marcelo Bielsa: “sólo deberíamos hablar de ellos si es para elogiarlos”.

Mientras nos lavamos la boca con erradicar la violencia del fútbol, hacemos que paguen los platos rotos y sufran en sus carnes con este tipo de mensajes los árbitros de regional, que lo hacen por pasión y posibilitan las competiciones de niños, pero que no son respetados ni por padres, ni por entrenadores ni por aficionados.

En el defenestrado decálogo de Podemos Deporte se exigía la definición del régimen jurídico de los árbitros, que actualmente quedan fuera toda regulación y no son contemplados ni en la Ley10/90 del deporte ni en el RD1006. Y es que los árbitros no tienen derechos en este fútbol existista. Siempre salen goleados. Mientras, los periodistas nunca nos equivocamos y estamos invictos.

Nunca hay que rendirse

Fonsi Loaiza | 5 de diciembre de 2014 a las 21:07

POR FONSI LOAIZA

 “Me muero de hambre, satisfecho de no haber llevado una triste velilla en la trágica mojiganga”, Valle-Inclán

Después de pasar un tiempo jodido, de ataques de ansiedad y sufrimiento en soledad al no entender el bochornoso linchamiento al que me había visto expuesto, he de decir que me siento muy orgulloso de mí, de mis principios, de los valores que me enseñaron en casa y en el barrio, y de todos los líos que no han hecho más que hacerme fuerte en mis convicciones.

Doy las gracias a todos aquellos que me han insultado, a todos aquellos que se han burlado de mí, a todos aquellos que han aprovechado para pagar sus frustraciones y odios conmigo, a todos aquellos oportunistas que sin odiarme han querido unirse a la fiesta del insulto gratuito, a todos esos que hoy piden erradicar la violencia y ayer incitaban a ella con el fútbol y querían hacer de mí un juguete roto, a todos los que se han escondido en los malos momentos. Sin acusar, sigo mi curso y dejo que la gente hable. No hay mejor fórmula que el hundimiento en la opinión pública para saber quién te da la espalda y dejas de interesarle. Gracias.

Para los que no buscamos la gloria, los golpes nos vuelven más coherentes y el desengaño más agudos. En los momentos duros nos agarramos a la coherencia de hablar con el ejemplo, de ser uno mismo, de sentirnos vivos, de ser alocados, de defender lo que uno cree, de decir lo que uno piensa y hacer lo que uno dice. Sin más. Estoy de vuelta. Para seguir escribiendo por necesidad fisiológica.

Hoy necesitaba dedicarle unas líneas a Mireia Belmonte, una nadadora a la que detectaron escoliosis a los cuatro años, que tiene asma, que es alérgica al cloro y que tuvo brotes de ansiedad en el pasado. Ella nos demuestra cada día la esencia del deporte: nunca hay que rendirse.

A mí me salió mal la jugada mediática de defender el deporte de quienes lo destruyen, pero no bajaré los brazos en esa pelea por la dignidad.

Metáfora de un país

Fonsi Loaiza | 16 de noviembre de 2014 a las 1:20

Por FONSI LOAIZA

“Pero hay que seguir adelante. Las batallas hay que darlas se ganen o se pierdan; hay que darlas por el hecho mismo de darlas. Porque eso nos cumple, eso nos ratifica”, José Luis Sampedro. 

Mi falta de humildad, aires de grandeza, afán de protagonismo, inconsciencia y carácter desproporcionado y autodestructivo se juntaron y me llevaron a cometer uno detrás de otro todos los errores que se fueron encadenando en El Larguero y La Goleada. La política confunde. No estaba preparado para semejante exposición mediática y debí reconocer mis limitaciones antes de embarcarme en una lucha que no me podía llevar a ninguna parte.

Como si fuera el Quijote, solo ante el peligro, salí a pecho descubierto a defender unas causas nobles y justas contra molinos de viento, que no gigantes, para terminar derrotado sin reparar en los daños que todo esto me podría ocasionar. No tenía ninguna posibilidad de salir en las elecciones del Consejo Ciudadano de Podemos ante el carisma de Pablo Iglesias ya que saldría su lista al completo. Era la lucha por una causa perdida y estaba condenado al fracaso. Sin embargo, quise luchar como un kamikaze para intentar dar la campanada. El círculo de Podemos Deporte nos había avalado a Nerea Huete y a mí para que nos presentáramos. Estábamos llevando una campaña muy activa en prensa escrita, aunque no nos beneficiaba en nada. Dábamos a conocer nuestras ideas, pero al final la foto era para Pablo Iglesias y se daba a entender a la gente que estas iniciativas ciudadanas serían llevadas a cabo por él en caso de llegar al gobierno. En lugar de la realidad, que nosotros estuviéramos en el Consejo Ciudadano.

Un retuit de Pablo Iglesias agitó todavía más el asunto. Todos los medios se interesaron, pero no en nuestras propuestas, sino en cómo sería el deporte con Podemos en el gobierno. Descontextualizaron todo, muy pocos dijeron que nos presentábamos en una lista separada a la de Iglesias en las elecciones y se formó un revuelo tremendo. Antes de mi intervención en El Larguero perdí parte del apoyo de la gente de mi círculo y recibí alguna llamada sobre posibles consecuencias e ingenuamente me dispuse a salir en la radio. Mi discurso no tuvo fuerza, hablé sin ton ni son y me limité a tirar balones fuera como buenamente pude. Nervioso, encontré en José Tomás un refugio para que la charla con Joserra fuera más amena. Dentro del partido se criticó la boutade de sacar el tema de los toros. Al día siguiente las críticas son feroces y las burlas incesantes en todos sitios. Empezaba el linchamiento y el escarnio público. 

Nadie sale en mi defensa y veo cómo me dejan de lado, la cabeza se me calienta y veo que la última oportunidad de salvar mi honor y el de otro periodismo es yendo al inefable programa de La Goleada en 13TV después de no ser yo en El  Larguero. Rechazo ir hasta que el productor me promete que no se hablará de Podemos, sino de mis iniciativas. Se me engaña y media hora antes del programa llamo al productor porque se me está anunciando como representante de Podemos en twitter. Me dice que lo cambiará y que no me preocupe.

Llego al programa, se me anuncia como representante del partido y pierdo los estribos. Al miedo escénico, debido a mi vergüenza y timidez, se le une mi irritante enfado. Salgo grogui y a veces ni me entero de lo que me dicen. A pesar de que no me encuentro bien y no logro articular dos frases y hago el ridículo nueva y espantosamente, creo que es mi deber decirles que son unos impresentables y que esos programas son una auténtica basura. Es de lo único de lo que me siento orgulloso. Sigo pensando que mi caso ha destapado la negligencia de gran parte del periodismo deportivo de este país. Me metí en la boca del lobo y he servido de carnaza de unas hienas en una semana sin polémicas porque no había fútbol. Yo tendré que trabajar muy duro para borrar la huella de friki televisivo, mientras la vida en estos Sálvame deportivos seguirá igual. 

A mí ahora se me compara con el pequeño Nicolás, un tipo que se alistó al poder para vivir de puta madre y es acusado de estafa, falsedad documental y usurpación de personalidad. ¿Qué delito he cometido yo? Luchar contra un poder establecido de forma suicida y defender unos ideales sin tener tablas para hacerlo en radio y televisión. No he recibido nada, sólo la deshonra profesional y humana. Pero no se preocupen por mí. Soy gaditano y mi tío era Gila, me tomo estas cosas con humor. Eso sí, me he dado cuenta de lo falso de muchos aplausos y lo auténtico del cariño de la gente que te quiere, y sobre todo de que tengo mucho que aprender.

Ni antes era un salvador ni ahora quiero ser un mártir del periodismo deportivo. Soy la metáfora de un país como España que siempre va en manada a por la presa fácil y en el que es más fácil conseguir un contrato laboral por hacer el tonto que por hacer bien tu trabajo. Estuve cuatro meses en el diario El País, descansé sólo cuatro días de los 120, con turnos de día, tarde y noche, llevando un Europeo de natación, un Mundial de bádminton, un juicio, sin cobrar un solo céntimo y pagándomelo yo todo. Ahora tras hacer el tonto en la televisión, los programas de tertulias están como locos por contratarme.

El DEPORTE DIGNO debe estar en PODEMOS

Fonsi Loaiza | 8 de noviembre de 2014 a las 14:07

podemosaPOR FONSI LOAIZA

Apúntate en Podemos. Votaciones del lunes 10 hasta el viernes 14 de noviembre. 

Ha llegado el despertar de la ciudadanía. No deberíamos aspirar a métodos paternalistas ni centralizados y perder la riqueza democrática de los matices. Estas elecciones de Podemos deben ser una muestra de madurez y votar no sólo listas, sino personas en esas listas. Presento mi candidatura al Consejo Ciudadano para representar a PODEMOS DEPORTE junto a mi compañera Nerea Huete, en la listas de Podemos Sectoriales, un grupo compuesto por gente auténtica y trabajadora.

Borrador de algunas medidas necesarias para el Deporte.

  1. Principios. Cumplir y difundir Carta Internacional de la Eduación Física y el Deporte de la UNESCO, la Declaración de Berlin en 2013 y la Carta Olímpica
  2. Profesional. Regulación profesionales del deporte contra el intrusismo. Reforma del sistema educativo para que esté incluido en todas las etapas de formación. Personas cualificadas en todos los centros deportivos. Clases de historia del Deporte en los colegios.
  3. Igualdad. Abolir Artículo 24 del Real Decreto 1835/1991 sobre Federaciones Deportivas, que excluye a la mujer del deporte profesional. Incluir en la Quiniela partidos de fútbol femenino para que reciban dinero. Profesionalización de las deportistas.
  4. Protección del Deporte base a través de la creación de una federación de deporte base, que desarrolle las actividades de todos los deportes hasta los 14 años, hasta esa edad el resto de federaciones no podrán tramitar tarjetas federativas. Estarán obligadas a establecer una normativa en la que se contemple la exigencia de que todos los niños y niñas deberán jugar al menos un 25% del total de cada partido.
  5. Recuperación de soberanía popular y sentido de socialización del deporte para clases populares. Modelo alemán con precios más bajos en los estadios. Los representantes ciudadanos no deben claudicar dejando el deporte en manos de otras personas que hacen negocio sin regularización.
  6. Comisión de calidad en el periodismo deportivo. El deporte es Cultura y los medios son actores culturales que  propagan un mensaje exitista y no apoyan la verdadera esencia del deporte. Impulsar medios alternativos que fomenten la ética del deporte. Luchar contra el machismo en la prensa. Sólo un 3% de espacio es dedicado a las mujeres, a pesar de que en los últimos JJOO de Londres sumaron 11 medallas y los hombres 6. Implicación CSD.
  7. Actualización del RD1006 que regula la relación laboral de los deportistas profesionales, incluyendo expresamente entrenadores y técnicos deportivos. Definición del régimen jurídico de los árbitros, que actualmente quedan fuera toda regulación y no son contemplados ni en la Ley10/90 del deporte ni en el RD1006.
  8. Dar apoyo y cobertura económica a los deportistas con discapacidad y al deporte paralímpico, cuya remuneraciones se encuentran muy por debajo del resto de los deportistas.
  9. Redefinición de “competición profesional “ en el Cap. IV arts. 46 y 47 de la Ley 10/1990 del deporte, que actualmente acota el deporte profesional a las competiciones de futbol ( 1º y 2º división A) y baloncesto liga masculina, únicamente. ( En este sentido, por ejemplo, la liga ASOBAL de balonmano es actualmente una liga no profesional fuera de definición legal). Defender el fútbol sala como deporte olímpico.
  10. Anticorrupción. Establecer límites de endeudamiento. Comités y órganos independientes. Transparencia en las Federaciones, no más de 8 años en el cargo. Pedir la marcha de Villar. Comisión contra el fraude de los partidos amañados. Perseguir el rastro de las comisiones de los agentes en las contrataciones de jugadores y de los contratos opacos de Qatar.
  11. Reparto equitativo de los derechos de televisión por principio democrático. Modelo inglés. En las Ligas debe existir una máxima de igualdad competitiva con topes salariales.
  12. Tema social. Seguir el modelo del programa social ‘Gol al Futuro’, promulgado por José Mujica en Uruguay por el que el país latinoamericano exigirá a los futbolistas de Primera y Segunda el título de secundaria para poder jugar en sus ligas. El gran futbolista brasileño Sócrates decía: “Los futbolistas no deberían llegar a Primera si no tienen estudios, la voz del jugador es la que más repercusión tiene para los niños”.

Apoyo del futbolista David Babunski del FC Barcelona B con su proyecto Skyself para cambiar el mundo a través del deporte.

Candidatura en la web de Podemos.