Archivos para el tag ‘Revolución’

El joven ‘Sócrates’ de La Masía

Fonsi Loaiza | 1 de marzo de 2014 a las 21:15

POR FONSI LOAIZA

El fútbol contiene un discurso casi oculto lejos de expresiones manidas como ‘hay que ir partido a partido’, ‘son tres puntos muy importantes’, ‘no bajamos los brazos ni tiramos la toalla’, máximas del piloto automático, locuciones del botón de los tópicos, una perezosa línea a seguir para no mojarse en nada. Todavía existen futbolistas que desmontan cualquier tipo de cliché y que convierten al deporte rey en algo más que un juego de veintidós tipos en calzonas detrás de un esférico de cuero. Viven desinhibidos de la mercadotecnia, caminan en soledad, son mitad melancólicos, mitad subversivos, se dan cuenta de lo que pasa a su alrededor y luchan contra las injusticias sociales de forma inquebrantable. David Babunski (Skopje, 1 de marzo de 1994), futbolista del filial del FC Barcelona, lleva en la cantera culé desde 2005 y pertenece a este distinguido grupo de indignados y soñadores. Porta el idealismo por bandera: “Estoy harto del sistema, nos arrebata el pensamiento. Mientras la sociedad siga gobernada por idiotas para triunfar has de ser estúpido y mediocre”. En su blog Skyself lucha por otro mundo posible y combate contra el establishment, los poderes fácticos y las tropelías que se cometen en el mundo. Su nombre de pila se va perdiendo en el vestuario y sus compañeros de equipo como Adama Traoré y Dongou lo llaman “filósofo o change the world”.

Los tiemcpos cambian y el fútbol espejea las transformaciones de la vida en sociedad. Lo primero que hacen los jugadores al firmar su primer gran contrato es comprarse coche y reloj de última gama. La última generación que utilizó el servicio público para desplazarse a los entrenamientos fue la de Xavi Hernández. Pep Guardiola por ejemplo, en su primera temporada como jugador del primer equipo del Barça tenía un coche tan antiguo que podía estacionarlo en cualquier sitio prohibido porque los Mossos pensaban que era un vehículo abandonado. Algo parecido le ocurre a David Babunski, el canterano blaugrana tiene un Citroën C3 que se cae a pedazos y su novia Claudia siempre lo insta a comprarse otro, “un día se va a quedar tirado” argumenta la joven. Incluso a Babunski le han surgido problemas con la seguridad del club porque no se creían que era jugador del filial y hasta ha tenido que bajarse del C3 y enseñar la ropa del equipo para demostrar así que es futbolista del Barcelona B.

A Babunski no le atraen los bienes materiales y los únicos lujos que se permite provienen de la naturaleza. Uno de los tesoros de los que presume es la puesta de sol en la playa de Castelldefels, lugar donde recorre como si fuera el Quijote horas de caminos, pensamientos y utopías. “La soledad siempre ha sido mi mejor amiga”, explica. Su pareja Claudia dice que David la mantiene viva, “es la luz que me ilumina y el mejor regalo que me ha hecho son sus palabras. Está muy loco y todo lo que se propone lo consigue. Atrajo su pensamiento a su vida para conquistarme”. Viven juntos en un apartamento de menos de 40 metros cuadrados, muy cerca del mar y no necesitan nada más. Quizá su niñez como la de Serrat en la canción ‘Mediterráneo’ sigue jugando en su playa porque Babunski se crió en Castelldefels junto a su hermano Dorian (Skopje, 29 agosto de 1996), que juega en el juvenil del Real Madrid entrenado por Fernando Morientes. Ambos pasaron horas y horas jugando con la pelota en la plazoleta. El canterano madridista, algo más tardío para el fútbol argumenta que David le transmitía la conducta de la competición desde muy pequeño: “Siempre me quería ganar y al final me ganaba por goleada, lo intentaba todo hasta que le salía. Me enseñó esa actitud inconformista”. Pasaron por las filas de la Gramanet y han llegado a jugar juntos en la selección sub-21 de Macedonia a las órdenes de su padre Boban Babunski (Skopje, 5 de mayo de 1965), que como futbolista desempeñaba la función de defensa central y militó en las filas de Lleida y Logroñés en España, sin embargo Boban promulga un juego de ataque y es un enfermo del deporte rey. “Nos ha explicado el significado de la vida a través de metáforas del fútbol. Ha pasado por seis países: Macedonia, Bulgaria, España, Japón, Alemania y Bélgica y nos ha transmitido el valor de la cultura de la diversidad” comentan los dos hermanos.

Los Babunski se sienten muy contentos por simbolizar a través de un vínculo de amor la unión entre dos equipos con máxima rivalidad como Real Madrid y Barcelona. En septiembre Macedonia jugará contra España en la fase de grupos de la Eurocopa y ya sueñan con ese partido. Dorian juega de ariete, es más corpulento y menos técnico y cree que “la palabra que mejor define a David como jugador es la inspiración, es un soñador”. En dos años la selección macedonia ha subido veinte puestos en el Ranking FIFA, (del 103º al 83º), su máximo goleador Goran Pandev ha abandonado el combinado nacional por las corruptelas a la hora de organizar el fútbol y la gran esperanza del país ha pasado a ser Babunski. El centrocampista del Barcelona debutó con la selección absoluta en agosto de 2013 frente a Bulgaria en Skopje, lugar donde nació, y se le escaparon algunas lágrimas. Babunski disfruta con el cariño que recibe de la gente, es coreado por los aficionados en las gradas, pero también ha hecho saber públicamente que no está de acuerdo con la política para el fútbol del presidente. La selección de Bosnia es el modelo a seguir pero según Babunski: “es imposible porque solo miran por sus bolsillos. No quieren una revolución porque perderían los cuatro duros que ganan. Hay jugadores que van por amistades, mucha calidad desperdiciada y la Liga es un auténtico caos”. En el Barça B ha jugado muy poco, pero ha aprovechado los partidos de selecciones para demostrar su valía y equipos potentes de Alemania han preguntado por su situación. La paciencia es una de sus grandes virtudes. No exterioriza su enfado cuando lo cambian por respeto al que entra a sustituirlo, acepta que el esfuerzo se demuestra con talante y ha pedido al preparador físico del equipo más ejercicios para entrenarse por las tardes. Babunski no goza de una complexión corpulenta, tiene andares patituertos, corre en el pasto como si pisara la arena de su playa y da la sensación de liviano pero posee un físico fibroso. Su verdadera fuerza reside en el último pase, tras la marcha de Thiago Alcántara, disfruta del mejor pase final que procede de la Masía desde Andrés Iniesta y Cesc. Cree en la esencia del relato del Barcelona y para ello no alardea de valores, sino que quiere comprender la historia de los que lo forjaron como Paulino Alcántara del que tiene el libro, ‘El primer crack de la historia del Barça’ de Ángel Iturriaga y David Valero.

Esta temporada es la primera como jugador profesional para David Babunski, solo ha jugado tres partidos como titular, ha disputado 360 minutos con el Barcelona B y es el jugador número diecisiete de una plantilla de veintitrés hombres para Eusebio Sacristán. El técnico del filial azulgrana siempre le recomienda: “en zona de construcción toca, en tres cuartos de campo es cuando tienes que arriesgar”. Su padre también le insiste en este aspecto, “tienes que asegurar el pase y hacerlo más fácil para no perder el sitio”. Tiene como referentes a Thiago Alcántara y Mesut Özil, le encanta el fútbol de salón pero sabe que ha de amoldarse a las exigencias del equipo y hacerse importante como interior. A veces le cuestan las transiciones en zona de medios y disfrutaría más como mediapunta. En algunos entrenamientos estuvo a las órdenes de Pep Guardiola y le corrigió el mecanismo de la presión e intercambiar la marca si pasan su línea defensiva en la salida del balón del rival. Su intuición le dice que un día Guardiola lo entrenará y cuenta que se sintió muy halagado cuando un periodista macedonio se encontró con el entrenador de Sampedor en un restaurante y el entrenador del Bayern de Múnich le habló maravillas de Babunski, “se sabía todo de todos” manifiesta el culé con brillo en los ojos cuando habla de Pep. En la actualidad entrena con el primer equipo del FC Barcelona y alucina con el nivel de concentración de Leo Messi,“no habla, entrena como si fuera un partido. Al igual que las mentes de Einstein, Sócrates y Platón, la de Messi es una mente que me atrae y me intriga”.

IMG-20131207-WA0016

El jugador de Macedonia desteta los dogmas pero en fútbol sostiene un precepto ortodoxo, “donde hay centrocampistas, hay fútbol”, admite que le apena ver tantos engaños a los árbitros en los terrenos de juego y argumenta que un penalti nunca se ha de tirar si no es penalti, “parece que jugamos a ver quién es más tramposo”. Tiene una gran carrera por delante para convertir en actos sus pensamientos y su gran deseo es cambiar el mundo a través del deporte por su gran poder integrador. “España podría utilizar su poderosa cultura futbolera como una de sus armas sociales más potentes y realzar el concepto de Humanidad”.

En su web Skyself ha criticado a multinacionales, a la industria farmacéutica y advierte de los peligros de la contaminación, la desigualdad y el racismo. Las promesas de Babunski no se quedan solo en la web Skyself. Huye de la ropa de marca y va ataviado con una camiseta o una sudadera y el lema ‘Changing the world through Sports’ (‘Cambiando el mundo a través del deporte’).

Babunski siempre está dispuesto a luchar por el bien común y contra las injusticias, comprometido con la sociedad se le ha visto por manifestaciones en apoyo a los más desfavorecidos como el pueblo de Gamonal y los inmigrantes que no tienen servicio público o las personas que pierden sus vidas en pateras o cortados por cuchillas en la frontera.

Javi Poves, que rescindió su contrato con el Sporting de Gijón y rechazó ofertas de 300.000 euros, se ha interesado por lo que transmite Babunski. Poves colgó las botas a los veinticuatro años en 2011 asqueado por la putrefacción del fútbol, para él se ha convertido en dinero y corrupción. Tiene una tienda de productos ecológicos en Madrid y viaja por el mundo para conocer otras realidades, ahora está en Kuala Lumpur y antes había viajado por los países más pobres de África, Asia y Sudamérica. Una de las visitas que tiene pendiente es ir a Barcelona para conocer a Babunski, uno de los pocos futbolistas con los ojos abiertos. Ambos saben que por cada Messi hay trescientos chicos que dejan todo para no conseguir nada como se explica en el libro ‘Niños futbolistas’ de Juan Pablo Meneses. Son más de 20.000 niños los que están en la calle y solo el 0,09% de niños triunfan en este mundillo.

En la conmemoración de la muerte del futbolista brasileño Sócrates, Babunski llevó guardada por si marcaba una cinta del pelo que rezaba ‘We need justice’. No pudo mostrarla en el césped porque no salió del banquillo, tampoco pudo mostrar la camiseta de Nelson Mandela con el número de su celda ‘46664’ y su frase favorita: ‘el deporte tiene el poder de cambiar el mundo’. Aprovechó la red social de twitter para enseñar la camiseta al mundo, también mando ánimo a los jugadores del Racing en el partido que no jugaron frente a la Real Sociedad en Copa del Rey y denunció por las redes sociales la corrupción que existe en los clubes de fútbol.

Pocos futbolistas representaron el significado de la democracia mejor que Sócrates. El jugador brasileño defendió que no hay que jugar para ganar, sino para que no te olviden y que el fútbol está tan feo como el mundo entero: falto de alegría, creatividad y libertad. Babunski continúa su senda y quiere resolver la incógnita que el gran Sócrates no pudo en vida. ¿Podremos algún día dirigir este entusiasmo que gastamos en el fútbol hacia algo positivo para la humanidad?