This is the end

David Cervera | 10 de marzo de 2008 a las 3:50

Decimoséptimo día andalucista. El final del verano.

Un terrible veredicto en las urnas ha acabado con el andalucismo. La noche electoral en el hotel Al Andalus de Sevilla ha transcurrido como pueden imaginar. De ella siempre recordaré el silencio, pesado e ininterrumpido.

He vivido desde dentro la debacle, desde hace tres semanas. Desde esta posición he podido atender a circunstancias que ayudan a comprender el desastre electoral. Otros motivos también se encuentran desde fuera.

Creo que sólo las minorías con un voto fiel y arraigado sobreviven, con sus altibajos, al bipartidismo que se impone. A la historia del PA le ha faltado estabilidad para cultivarlo.

He tenido que escribir PA para que todos me entiendan. Ahí radica otra dificultad que ha debido asumir y ha pagado CA: la falta de identificación de unas siglas neonatas con el proyecto político de obediencia andaluza que siempre había estado presente en el parlamento.

Los ojos del profesional han advertido la posición de desventaja de CA en los medios de comunicación con respecto a sus rivales. Entiendo que al partido le cueste comprender la situación, pero es la misma ley por la que CA ha disfrutado de más cancha que UPyD.

Y también en elecciones gana el vil metal. Estoy convencido de que algo distinto hubiera ocurrido si CA dispusiera del presupuesto del PSOE o el PP.

Se acaba este camino, ciber-lectores críticos y favorables. Los críticos utilizaron la ironía, por lo cual los considero inteligentes. Para los favorables, celebro si disfrutaron como yo lo hice.

Permítanme concluir con algo que sólo ellos entenderán:

A Julián, por aceptar las críticas sin renunciar nunca al trato amable y cercano.

A Santi, por soportar con estoicismo y además alegrarnos la vida.

Por orden alfabético y premeditadamente los últimos, a Gorka, José Luis, Juan, Libertad, Mónica y Rocío. Porque, a partir de hoy, siempre viajarán conmigo.

Clavelito, clavelito

David Cervera | 8 de marzo de 2008 a las 19:16

Decimosexto día andalucista. Reflexionando.

Como ciudadano comprometido que soy, comienzo a reflexionar en la jornada de reflexión ya desde medianoche. Reflexiono en los bares, claro, que son los que están abiertos. La noche da para muchas horas… de reflexión: desde los fallos detectados en campaña hasta el mejor punteo de guitarra de la historia del rock. Yo me quedo con el de Sympathy for the devil de los Rolling y que nadie se dé por aludido. Temazo del que aporto una visión distinta, una joya de remix que hizo Fatboy Slim y que a continuación sigue.

A la hora a la que se levanta Tony Rodríguez me despierta un clavelito, clavelito. Reflexiono y decido destinar mi voto a aquel candidato que prometa acabar con todas las tunas del mundo. Vuelvo a Rolling para encontrar la paz. Por cierto, Julián Álvarez asegura que se sabe la letra de todas las canciones de los Beatles.

Día espectacular de sol, poco proclive a la reflexión, por cierto. Vuelta por el centro de Sevilla y está todo de bote en bote. Reflexionando con un tinto, una ensaladilla y un pincho en gerundio.

Unas turistas hablan en vasco en la mesa de al lado, lo que me hace recordar. Reflexiono sobre lo ocurrido ayer.

Álvarez anunció que uno de los asuntos a los que dedicaría la jornada sería a recoger la casa. ¿Quién no ha reflexionado pasando la escoba? Dios mío, reflexiono sobre cómo me encontraré la mía al volver.

Me encanta reflexionar y decido invertir otra noche en tal tarea, en los centros de reflexión que encuentre operativos. Seguramente me afane hasta que abran los colegios electorales. Es que yo soy muy democrático.

Voto de plomo

David Cervera | 8 de marzo de 2008 a las 14:04

Decimoquinto día andalucista. In memoriam.

ETA rompe la campaña con su voto de plomo. El trabajo de las dos últimas semanas pierde sentido. De repente un acontecimiento reajusta la perspectiva y reordena las prioridades. Rabia al pensar en la víctima inocente, en el dolor de la familia y en la capacidad de un pistolero desalmado para condicionarnos la existencia.

Lo que se presentaba como un día fabuloso, con anécdotas que hoy creo que debo omitir, termina en tragedia. Julián Álvarez condena con firmeza lo ocurrido, pero alude a que Chaves hizo coincidir las elecciones y lamenta que el asesinato se inmiscuya en el debate andaluz. No me gusta lo que dice.

Coalición Andalucista debate hasta las 17.30 horas si adaptar su acto final de campaña al luto o, directamente, suspender. Opta por convocar una concentración en el hotel Al Andalus. El PSA y voces del PA se oponen porque entienden que hay que evitar que ETA influya en la agenda. Discuten. Llegan mensajes contradictorios. Sobre la imagen que ha ofrecido, la formación ha gestionado mal estas horas.

La sobria ebriedad

David Cervera | 7 de marzo de 2008 a las 3:51

Decimocuarto día andalucista. Esto es Cai.

He desayunado en Ronda, he almorzado en Sevilla y he cenado en Cádiz. Entro en la ducha, de vuelta a Sevilla, y me pregunto si me duché anoche o esta mañana y dónde. Tras dos minutos consigo recordar que esta mañana en Ronda. Qué locura.

Me cuentan que en la carta que, junto a sus papeletas, envía CA a los domicilios para pedir el voto hay faltas de ortografía. Vaya, precisamente hoy que Julián Álvarez habla de mejorar la educación. Logro un ejemplar y falsa alarma. Un par de concordancias y una tilde en un cómo. No es para tanto y no le doy mayor importancia JL.

Me da un primer ataque anticipado de lo que llamaremos síndrome post-campañal. No me consuela pensar que eso significa que he sido feliz aquí. Me animo en Cádiz.

Tony Rodríguez, con su inseparable camiseta cadista, juega en casa. Los que le vemos todos los días agradecemos los nuevos chistes que va añadiendo al repertorio. El de hoy tiene que ver con Chaves y con un limón que sólo es posible rallar en un somier. Adivinen.

Tras el mitin un desconocido me reconoce y me cuenta que le gusta el blog. Es de lo que se trata y es lo que llena.

Nachy se hace una foto con la canalla para colgarla en su web y se despide a pesar de que queda la fiesta de mañana y la noche del 9M. Investigaré.

Delante de los chipirones en un bar de Cai se nos acerca un borracho y espeta: “¿Sabéis qué es la felicidad, pisha?”. Lo mejor de la caravana son los personajes anónimos que encuentras en el camino. Me embelesan los filósofos de barra.

En la próxima, por cierto, iré a Cabra o me rebelaré en otra provincia. En tiempos electorales, puedo prometer y prometo que buscaré aceite de Priego para darme un homenaje como Dios manda en una mañana pausada de domingo de tostadas y periódico.

Cobertura andalucista

David Cervera | 6 de marzo de 2008 a las 16:46

Decimotercero día andalucista. Cualisión Pimpi.

Málaga capital, los martes ciudad de la salsa y de las tostás Pimpi. Colisión Andalucista: el bus de los caravinieri se toca con un BMW mientras busca el destino de la mañana. Dejamos a Valentín y a Jesús haciendo el parte. En esta ocasión Chaves no tiene la culpa.

Julián Álvarez se lleva a la charanga y a las chicas disfrazadas de huella a la facultad de Comunicación para hablar de la reforma del sistema universitario. Traslado a CA mi opinión de que no todo vale en cualquier momento.

Sobre la insólita campaña andalucista, una compañera me hace ver la contradicción de que Álvarez critique el día anterior la “banalización” de la cultura andaluza, “de mucho folclore y poco contenido”, y que antes de sus mítines los humoristas saquen unas risas jugando con el tópico del andaluz cateto y flojo. Estoy de acuerdo.

El líder de CA proclamó en Utrera que su campaña será estudiada en las universidades. Dependerá del resultado, como todo, como siempre.

Levante de invierno y sol de primavera. Té en la calle Larios: no hay mayor placer en esta vida que poder satisfacer los pequeños antojos.

Ronda, un frío que pela y unas migas que quitan el sentido. Sobre las migas me olvido de quedarme con el nombre del restaurante. Esta cabeza mía no es por la campaña; venía así de fábrica.

Caigo en que seguimos cruzándonos con el mito del bandolero. Curro Jiménez, El Algarrobico y ahora Ronda.

En la recepción del hotel nos preguntan que qué es eso de que el Partido Andalucista no se presente a las elecciones como tal y qué es Coalición Andalucista. El alcalde de Ronda, Antonio María Marín Lara, no sólo es andalucista, sino que es el número uno de CA al parlamento andaluz por Málaga en estas elecciones. Es inevitable preguntarse qué espera el 9M con tal grado de conocimiento del proyecto.

El blog sufre la dictadura de la cobertura.

Protestas y maravillas

David Cervera | 5 de marzo de 2008 a las 5:01

Duodécimo día andalucista. El motín de la Alhambra.

Me enseñaron que los problemas de los periodistas no les interesan a sus lectores. Así lo creo. Es el motivo por el que no he vendido como noticia que los caravinieri de CA nos hayamos plantado hoy al negarnos a acudir a un mitin en Cabra. En esta ocasión está el blog para hacerse eco del suceso, lugar adecuado para narrar semejantes avatares. El motivo de este boicot de silencio informativo responde a la deficiente organización de la agenda andalucista de estos días. Así se lo explicamos a Julián Álvarez, con el que no va nada. Mi motivación personal es evitar que nadie de la formación caiga en la tentación de pensar que esto es barra libre con los profesionales y se repitan episodios similares en futuras campañas. El propio Álvarez aseguró en Carboneras al hablar de medio ambiente que nuestra obligación es trabajar por dejar a los que vengan el mejor planeta posible. Supongo, por lo tanto, que lo entenderá.

Antes de Cabra sí acudimos a una visita al maravilloso mirador de San Nicolás de Granada, los ojos del Albayzín que miran a la Alhambra. Siempre me pareció cateto que el lugar multiplicara su popularidad por el hecho de que Bill Clinton dijera que ofrece el atardecer más bello del mundo. A nadie se le escapa que el Obama andaluz pide el voto donde predicó el marido de Hillary. Allí, como dijo Lorca, los árboles meditan como estatuas.

Vendrán días más frugales y divertidos, querido internauta.

De aviones y clavadas

David Cervera | 4 de marzo de 2008 a las 1:16

Undécimo día andalucista. Tercer charco a la derecha.

Por la autovía hacia Huelva la caravana popular nos adelanta. Ya le gustaría a Julián Álvarez que fuera CA quien adelantara al PP.

La primera parada es en el aeródromo de Gibraleón, al que es difícil llegar hasta en avión y donde Julián Álvarez va a hacerse una foto que nadie le hace. Es costumbre, pero más hoy y con GPS de todo a cien: acabamos en caminos inescrutables. La última indicación es histórica: “el tercer charco a la derecha”, avisan por teléfono. Será completamente imposible volver a la rutina.

No es ni la hora de comer, pero la agenda ya avanza con retraso. Olfateo y advierto que Paco Ramos, número uno al parlamento andaluz por Huelva, propone la peregrina idea de saltarse el encuentro digital de Álvarez para el Grupo Joly, esta santa casa, concertado hace días y preparado en el Huelva Información. El candidato por supuesto decide que ni hablar. Alguien debería decirle a Ramos cómo se juega a esto.

En el encuentro digital, que Álvarez inaugura, el andalucista lidia con varias preguntas ásperas y peliagudas de los lectores. Entiendo que el aspirante consigue salir bien parado del trance. En mi opinión, algunas de las cuestiones planteadas sólo se pueden proponer desde la condición de ciber-ciudadano. Otras sí deben aparecer también en el manual del profesional y no siempre ocurre. Creo que la autocrítica permanente es imprescindible para aprender cada día. Al igual que exijo que se toleren mis críticas, acepto las que me realizan a mí.

Los caravinieri echamos la tarde en Huelva capital. En el Portichuelo, en la plaza del teatro, se proponen cobrarnos 85 euros por una bandeja variada de escaso pescado y consiguen cobrarnos 75. Ponemos una hoja de reclamaciones y servidor espera que la santa casa tenga en cuenta que la defendió en el aeródromo.

Se acaba con mitin en Niebla, de alcalde andalucista. Cuando termina, una familia, por asuntos locales y con pancarta incluida, se hace notar y es desalojada con tensión del salón de celebraciones que acoge el acto. Julián Álvarez charla con uno de ellos. El candidato de CA se encuentra en aquel lado del ring y puede y debe lanzar sus andanadas contra Chaves. Al margen de las razones de unos y otros, el episodio también le debe hacer recordar que sólo el que gobierna está expuesto a la censura de la gestión ineficaz.

La agenda, por ahora, anuncia noche en Ronda el miércoles. Valentín, nuestro conductor, asegura que es su ciudad favorita porque es imposible perderse en ella. Los autobuses, con el centro histórico vetado, siempre deben quedarse en la estación. Digo yo que no habrá tercer charco a la derecha.

Rayos, Los Centellas

David Cervera | 3 de marzo de 2008 a las 3:30

Décimo día andalucista. Centelleando.

“Tenemos muy poca vergüenza por subir aquí y cantar. Somos los peores”. Quien así habla es Toni López, el cantante de Los Centellas, que actúan en el día del andalucismo en Utrera. Tamaña sinceridad desarma en estos tiempos electorales.

De forma cíclica durante esta campaña uno se siente como en una película de Berlanga y es una de esas jornadas. Atribuyo a Los Centellas una enorme cuota de responsabilidad en lo de hoy, claro. Para despejar lo mejor es salir, como un toro enamorado de la luna.

No sé si se llama María de la O, pero con la laca que se le presume hay que temer por la capa de ozono. Pena, penita, pena. Que le preste Toni el casco de minero que se ha colocado mientras interpreta Soy ídem. Hay que insistir en lo de Berlanga.

Bajo la sombra de los eucaliptos del recinto ferial de la tierra de Los Centellas las bases del andalucismo celebran una convivencia. Servidor, con la mediación de Vicente, prueba el arroz de la agrupación de Écija, Julian’s land. Por un euro, La bien pagá.

Me siento un bandolero. Hoy en Utrera, donde gobierna Curro Jiménez, y ayer en El Algarrobico.

En negrita aparecen temas que han versionado durante su carrera Los Centellas. Lo sé por Google y su web oficial, que jamás sospeché que iba a visitar. He perdido la cabeza y no por que haya cenado otra vez calamares.

La próxima prometo a P.J. Harvey, aunque no toque en el bolo programado en Cabra.

Cuerpo a cuerpo

David Cervera | 2 de marzo de 2008 a las 1:40

Noveno día andalucista. Top playero.

Llegamos a Carboneras, donde, según servidor, se encuentra la mejor playa de Andalucía, la de Los Muertos, en dura competencia con otro puñado de maravillas del Cabo de Gata a las que es mejor no acudir como carivinieri, que no con los caravaneros.

El Algarrobico ni mucho menos está en el top playero, pero es paradigma del desmán urbanístico por su polémico hotel. Es normal que nadie advirtiera que se estaba construyendo un edificio mayor a una catedral. Quizá se hizo a escondidas. Para espías de la TIA.

Julián Álvarez se monta en una excavadora y bromeamos con lo que puede estar pensando el guarda de seguridad: ¿Por qué en mi turno Dios mío? El andalucista exige a Chaves que corra con los gastos, lo cual es una faena a tenor del dinero que tiene en la cuenta el aspirante a la reelección.

Un minuto en el bus para detenernos al otro extremo del pueblo, en la mal llamada desaladora porque se trata de una desalinizadora. Periodistas y políticos debemos conjurarnos para no pegarle patadas al léxico.

Al César lo que es del César. Álvarez acomete la campaña a porta gayola. En El Algarrobico dos personas que se presentan como periodistas le proponen un conato de discusión. En el bus hasta la desalinizadora va con los caravinieri y también almuerza con la canalla, lo que es habitual. Por lo que cuentan los compañeros, el resto de candidatos no le imitan. Los periodistas no comemos. Si acaso nuestras preguntas y el de CA es el que se atreve con ese morlaco.

Los periodistas sí comemos en realidad. Por la noche, sólo tras la ración de calamares, el bloguero recuerda que a mediodía también los comió de entrante. Perderemos la cabeza en esta campaña. Si no ha sucedido ya.

Dudas existenciales

David Cervera | 1 de marzo de 2008 a las 4:38

Octavo día andalucista. Me pregunto.

Me lo dice un genio moderno: “A mí me respetan, así que imagínate cómo son los otros”. Tras explotar en una carcajada me pregunto si existe la reencarnación y estoy delante de Groucho Marx.

Mi camiseta de ‘Ceci n’est pas une pipe’ genera el enésimo debate. “Es que vas provocando”, me dicen. Tras explotar en una carcajada me pregunto si en el resto de mi vida me volverán a llamar magrittista.

Los caravinieri salimos de Sevilla a las 17.00. Julián Álvarez empieza a grabar una entrevista en Canal Sur una hora después. Ambos llegamos a Almería casi en el mismo momento. Me pregunto si hay bucles temporales en la A-92.

Estamos en un garito de Almería y pinchan a David Bisbal. Alguien me hace saber que otro ex concursante de Operación Triunfo declaró su andalucismo. Me pregunto a quién votará Chenoa.

Hoy en día hasta los ángeles, en un primer momento, parecían estirados. Me pregunto cómo guardan las alas en un espacio tan pequeño.