De infarto

Raquel Montenegro | 10 de marzo de 2008 a las 3:25

Desesperante, lento y al final de infarto. Así ha sido el recuento de votos de las elecciones autonómicas, que ha mantenido a los periodistas entre el aburrimiento y la ansiedad por no poder cerrar a tiempo nuestras informaciones. A estas horas intempestivas a las que escribo (las 3:15) el recuento todavía no ha finalizado, está al 99,90 por ciento.

Y si lento se ha hecho para todos los partidos, especialmente difícil ha sido para Izquierda Unida. Hasta pasadas las 1:15 horas no comparecía Diego Valderas para hacer una valoración de los resultados. El motivo era la precariedad del escaño por Huelva, jugado a unos centenares de votos con el PSOE hasta el último momento, igual que ocurrió en 2004.

Mientras tanto, otros líderes de IU han aprovechado la noche para hacer leña del Llamazares caído, instándolo a dimitir y acusándolo de casi acabar con Izquierda Unida. El ruido de los cuchillos afilándose nos ha distraído del tedio durante algunos minutos, aunque el interés estaba en el escaño de Valderas. Finalmente, lo ha conseguido y será parlamentario por Huelva. Al final el puro le ha traído buena suerte; más que al resto de los fumadores de la sede a los que el frío en la calle nos ha dejado el cuerpo cortado.

Primera comparecencia

Raquel Montenegro | 9 de marzo de 2008 a las 22:28

Ha sido algo prácticamente espontáneo, pero Sebastián Martín Recio, el número por Sevilla al Congreso de los Diputados, ha sido el primero en comparecer ante los medios. Con cara de circunstancias, y tres congresistas de IU a estas horas (ninguno de ellos andaluz), Martín Recio ha tenido que asumir la debacle de la coalición en las generales.

Los periodistas hemos acudido ávidos a obtener algo de información, la ya esperada: la Ley Electoral nos perjudica, el atentado ha influido… y también algo de crítica interna sobre las características de la coalición. La comida hace tiempo que desapareció y empieza a dar paso al aburrimiento por la falta de datos y a algún que otro cigarro de más en una calle en la que hace mucho frío.

Tensa espera

Raquel Montenegro | 9 de marzo de 2008 a las 22:01

A las diez de la noche, ya no hay nadie del partido que aparezca por la sala de prensa. A un mínimo 1,79% del escrutinio (primero se ejecuta el recuento de las generales) Izquierda Unida tiene sólo 4 diputados y los nervios deben estar cundiendo en los reunidos en una sala de la sede.

Diego Valderas, Juan Vicente Acuña, José Luis Centella, Willy Meyer, Felipe Alcaraz y Juan Manuel Sánchez Gordillo (los que tengo controlados) están encerrados hasta que se decida todo. Mientras, los periodistas esperamos comiendo algo y mirando el avance de los resultados. Quedan horas por delante.

Comienza la noche

Raquel Montenegro | 9 de marzo de 2008 a las 20:32

Comienza la noche electoral en la sede de Izquierda Unida en Sevilla Este. En una sala, los cargos del partido esperan nerviosos los primeros datos, los de los sondeos a pie de urna. Para matar el gusanillo, Diego Valderas ha decidido hacer una visita a los periodistas puro en mano; no sé si el haberlo encendido tan pronto será un mal augurio.

Por ahora, sí lo es: el primer sondeo deja a IU en una horquilla de 5-6 parlamentarios y en Huelva no está claro si se conseguirá o no el escaño. También Málaga y Granada podrían perder su diputado según esta encuesta. Un perro se cuela en la sede, quiere participar del emocionante momento en el que se conozcan los primeros datos. Pero no lo dejan, tan fugaz ha sido su entrada como su salida de la sala de prensa. ¿Más augurios?

¿Por dónde empezamos?

Raquel Montenegro | 9 de marzo de 2008 a las 16:21

Llega el día D, el de la pesadilla o la mayor gloria para Diego Valderas. Hoy se juega mucho y se enfrenta a la jornada con un puro en el bolsillo que le haría romper su abstinencia tabaquera iniciada el pasado 1 de enero.

Para comenzar bien el día, Valderas ha sacado a su perro, según él una mezcla de cuatro o cinco razas (lo que el resto del mundo denomina chucho) que le da los mejores consejos. Después ha acudido a votar y ha protagonizado una de las anécdotas del día, cuando ha preguntado al presidente de la mesa electoral: “¿Por dónde empezamos?”, refiriéndose al orden de las papeletas, y éste, con mucha guasa, le ha contestado que “por enseñar el DNI”.

Un paseo con amigos y almuerzo en familia han completado el intento de relax del candidato, que seguro tenía la mente más en las urnas en las que en aquel momento se estaba decidiendo su futuro político. En un par de horas se dirigirá a la sede de IU en Sevilla para seguir desde ahí el recuento de votos. Ahora sí que es cierto que la suerte está echada.

P.D. Quizás echaron en falta ayer algún comentario sobre la jornada de reflexión. Estaba preparado, pero todo cambió no sólo con el asesinato de Isaías Carrasco, sino especialmente en Huelva con la aparición del cuerpo de la pequeña Mari Luz Cortés. Ayer fue un día de luto más que de reflexión en la provincia del candidato y, en cierto modo, de la caravana.

Triste final de campaña

Raquel Montenegro | 7 de marzo de 2008 a las 21:48

Hace un rato les contaba la intención de Diego Valderas de cerrar en Bollullos la campaña electoral. Eso era antes de que sucediera lo que nunca nadie hubiera deseado: el terrorismo irrumpía una vez más en campaña, provocando al principio el desconcierto y después el dolor y la repulsa de todos los partidos.

La noticia llegaba a IU de forma indirecta y los teléfonos echaban humo a mediodía, preguntando sobre los pasos a seguir. Finalmente, PSOE y PP decidieron suspender los actos previstos para el cierre de la campaña. IU no puede ser menos, aunque Valderas proclama que “ETA no puede marcar la agenda política”. Poco sabía el candidato que cuando esta mañana decía la suerte está echada era literalmente así.

Etiquetas: , , , , ,

El efecto Bollullos

Raquel Montenegro | 7 de marzo de 2008 a las 13:20

Bollullos Par del Condado, 13.700 habitantes y 10.450 electores, casi la mitad de los votos que necesitaría IU para sacar el diputado por Huelva. El pueblo que tuvo a Diego Valderas como alcalde durante 12 años y en el que ha vivido siempre. Hacia allí ha encaminado sus pasos el candidato en los últimos días, confiando en que lo que él mismo denomina ‘el efecto Bollullos’ lo salve de la quema que supondría quedar fuera del Parlamento.

Sin periodistas, en contacto directo con sus vecinos, Valderas intenta ganarse los últimos votos que le restan con repartos de propaganda por el pueblo. A unas horas algo intempestivas, eso sí, porque a las cuatro y media de la tarde hay más de uno que estará durmiendo la siesta. Pero Valderas insiste y cerrará también allí hoy la campaña, jugando en casa en la Cooperativa Vitivinícola. Como él asegura, “la uva está en el lagar”, la versión bollullera del alea jacta est de Julio Cesar.

Llamazares también se va

Raquel Montenegro | 7 de marzo de 2008 a las 13:18

Parece que los líderes de Izquierda Unida se han puesto de acuerdo en abandonar los actos dejando al candidato Diego Valderas solo ante su público. Si Rosa Aguilar decidió abandonar el acto de Córdoba antes de que comenzase, tampoco tardó mucho más el candidato nacional Gaspar Llamazares en La Algaba.

Llegó, habló y se fue. Así se podría resumir la presencia de Llamazares en el acto central de campaña de Izquierda Unida. Literalmente. Intervino el primero en la plaza de toros, para entrar a tiempo en los informativos, escuchó diez minutos al candidato al Congreso por Sevilla Sebastián Martín Recio y abandonó con su séquito el mitin. Sin escuchar a Valderas, por supuesto.

Al parecer, ‘Gaspi’ tenía compromisos televisivos que cumplir a la mañana siguiente. Pero no deja de sorprender que deje el acto principal de campaña en la comunidad autónoma que aporta a Izquierda Unida casi la mitad de sus afiliados.

Mitin en La Algaba

Raquel Montenegro | 7 de marzo de 2008 a las 13:18

Plaza de toros de La Algaba, más de mil personas debajo de una carpa en la que por una vez el tiempo le da la razón a los meteorólogos y hace frío. En el cartel, Gaspar Llamazares, Diego Valderas, Juan Manuel Sánchez Gordillo y Sebastián Martín Recio. En la retaguardia, la diputada Concha Caballero.

Así, rodeado de fuego amigo, celebró Valderas el acto central de la campaña andaluza. Y se notó. Primero, Llamazares se va sin nombrarlo de nuevo en su discurso (desde su caravana me confirman que la palabra Valderas no ha salido de su boca en toda la campaña); después, Martín Recio y Sánchez Gordillo están durante largos minutos sobre el escenario. El candidato empieza a mirar al reloj pensando que el retraso está más que premeditado, para cansar al público.

De cualquier forma, tiene poco que hacer. Sánchez Gordillo juega en casa y se nota: es el que se lleva los mayores vítores, aplausos, ánimos y enciende al público con su discurso, por denominarlo de alguna manera, peculiar. Cuando acaba, sin presentar a Valderas, el abrazo sobre el escenario parece más un momento de lucha libre.

Ante ese panorama, Valderas no puede dejar escapar algo en su discurso: “Si no nos esperamos en una esquina unos a otros seremos invencibles”. Habrá que ver cuántos hay a la vuelta de la esquina el 10 de marzo.

Baños de masas

Raquel Montenegro | 7 de marzo de 2008 a las 13:14

Después de días en los que la media de asistencia a actos de Diego Valderas ha sido de unas doscientas personas (que ya son bastantes para Izquierda Unida), llegó el momento de los actos multitudinarios. Málaga y La Algaba, en solitario y con Gaspar Llamazares, han logrado congregar a más gente de la que, al menos los periodistas, se esperaba.

El candidato sonríe ante esa profusión de militantes. Banderines de Izquierda Unida, banderas republicanas y del Partido Comunista llenan los lugares de los actos. Y el público las mueve, una batalla ganada para las imágenes televisivas. Se nota que la campaña llega a su final y hay que animarse a uno mismo.