Un asesor de comunicación

Antonio Navarro Amuedo | 7 de diciembre de 2010 a las 19:03

071210_p_Maroc-espagne

Llegados a este punto, la verdad, creo que Marruecos lo que de verdad necesita es un asesor de imagen o, como se estila ahora, de comunicación. Ni un nuevo Gobierno, ni un plan de autonomía avanzado para el Sáhara Occidental ni avanzar en los planes de convergencia económica con la UE. En este mes han logrado superarse por días, por horas. Y mira que la panda de activistas saharauis, desde el tío de las películas de risa que viene desde Madrid a hacerse la foto en la jaima y a comerse un tajín hasta la parejita aquella que ha hecho más encuentros con la prensa que la que gana el Planeta cada año se lo ha puesto facilito. Pues nada. Ni por ésas.

Resulta que intentan contenerse y ser de lo más delicado posible en el desmantelamiento del campamento de las jaimas de El Aaiún y logran que la opinión pública española, con los medios de comunicación como avanzadilla, de un espectro a otro del arcoiris político, les coja el asco propio del que ha cometido una masacre humana, un genocidio. La últimas cifras que conocemos, si no estoy equivocado, dicen que han muerto más policías y gendarmes -11-  a órdenes de Su Majestad que civiles de la ciudad principal de la región del Sáhara Occidental, que parece que han sido tres. En fin, que se lo habían puesto a huevo: y a eso que salen los dos ministros de turno, el de Interior y el de Exteriores, y se sacan de la chistera el numerito de los DVD y los dossieres de prensa. Y a empezar a echar porquería a todo el que está alrededor: que si el Polisario es Al Qaeda en verdad, que si Argelia es la más mala de todos, que si el PP es amigo de los anteriores, etcétera.

Luego y principal, que con ésa llevan un mes: la persecución, llevada a extremos ridículos, hacia la prensa española. ¿No se dan ustedes cuenta de que  en Madrid están deseando que echen o saquen tarjeta amarilla a los periodistas españoles que andan por aquí para sacarlo en las portadas? Un poquito de finezza, que manca una jartá, como dicen por mi tierra. Pues nada. Todos los días con alguno. Hasta los que entran con sus mujeres para comprar bolsos y babuchas de fin de semana, a esos también los mandan para atrás. La MAP colgando comunicados de todo quisque contra los medios de comunicación españoles: da la impresión de que lo traduzco y mando en francés un texto de la asociación de cultivadores de zanahoria de Meknès y lo cuelgan à la une de la Agencia de Noticias pública marroquí.

¡¿Y habrá sido por falta de trabajo?! Ese Naciri, ese Fassi Fihri, ese Cherkaoui. No han parado: en Rabat, en Bruselas, en Madrid. Donde hubiera que estar. Lo mismo da un viernes a última hora, cuando en España sus señorías están ya caminito de sus provincias para pasar el fin de semana con su familia, aquí en Marruecos los diputados tienen la costumbre de reunirse en pleno para votar declaraciones evanescentes.

¡Y esos rebotes!… Uno de los gordos, contra el PP, por la declaración que escoció tela marinera a los políticos de aquí del Parlamento Europeo condenando la violencia del desmantelamiento de las protestas de El Aaiún. ¿Cómo demuestran el cabreo? Con una supermarcha contra Rajoy y los periodistas. El último les ha venido cuando el Parlamento español aprueba una moción que ni nombra a Marruecos en la que se insta al Gobierno de España a condenar la violencia que se produjo en El Aaiún y alrededores. Ahora ya contra toda España. Se dan por aludidos, se cabrean y ahora dicen que se replantean las relaciones con España. El último coletazo: marchas para liberar Ceuta y Melilla. Esfuerzos inútiles y vanos que dejarán de tener el efecto deseado para el régimen de lograr la cohesión interna para empezar a resquebrajar las voluntades inquebrantables en torno a los métodos, formas y objetivos.

¿Qué harían con un Wikileaks [por cierto, no veo el cabreo contra EEUU que tocaría después de que se supiera lo que se ha sabido que pensaba la Embajada yanqui en Rabat] a lo bestia contra Marruecos? Desgraciadamente, la hoja de servicios de Marruecos en los últimos años es bastante mejor de lo que ese viejo asesor de imagen, encabritado y desquiciado, se empeña a seguir mostrándonos al resto.

  • Periodista marroqui

    (La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (Fape) y medios de comunicación españoles han criticado el “veto” de Marruecos por su política informativa sobre los incidentes en El Aaiún). En este contexto, por lo menos Marruecos tiene una política informativa, ¿Y vosotros, qué política tenéis? O acaso, es una política informativa la ejecución de la agenda de los servicios secretos de Argelia y ser manipulados por un puñado de payasos y terroristas del polisario, que gastan vuestro esfuerzo, vuestra dignidad y los recursos del pueblo español, a través la financiación de vuestros ayuntamientos, particularmente de los de la extrema y racista derecha y el envenenamiento de la mente del pueblo español, que vive encarcelado bajo la influencia vuestras mentiras, guiándolos hacia el odio y racismo.

    ¿Llamees a esto “el derecho de la ciudadanía a recibir información independiente”?

    La prensa española y los periodistas españoles, son los primeros en el mundo que deben avergonzarse de sus delitos informativos, que cometieron contra esta gran Nación, Marruecos y este gran Pueblo, los Marroquíes.

    Cabe destacar y señalar que “un silencio de tumbas” ha caracterizado la postura de unas asociaciones, en el norte de Marruecos, relacionados con el ámbito periodístico, sin tener la acreditación profesional como periodistas, para casi la totalidad de sus miembros, o sea que son, nada más ni menos, que parásitos aprovechando de las circunstancias. Lo más grave de este asunto, algunos responsables de un sindicato participaron en una actividad de una de aquellas asociaciones.

    Sean unos u otros, éstos deben frenar la arrogancia de la prensa española, sobre todo en algunas convenciones que tienen estas asociaciones del norte con otras del sur de España. Citamos en este contexto, la convención de la asociación de la prensa marroquí AMP y la asociación de la prensa del campo de Gibraltar APCG, asimismo como la del Sindicato Nacional de la Prensa Marroquí SNPM con la Asociación de periodistas de Cádiz APC, que mantienen un convenio absurdo dentro del proyecto Calle de Agua, donde el SNPM, sólo vendió su nombre, sin tener ninguna influencia ni control en el proyecto, para que los de Cádiz realicen su proyecto y encontrar el motivo de gastar miles de euros de la Junta de Andalucía, en donde unas personas cobran solo por la firma del convenio, sin participar de ninguna forma en este proyecto, que consiste en una página Web, que no aporta ningún beneficio ni a los andaluces ni a la prensa y el pueblo marroquíes, además de unas pobres lecciones, dadas por periodistas españoles, que las han dado el nombre de formación profesional.

  • HIPOCRESIA

    No es un problema de asesor de imagen, ni aunque Marruecos tuviera como asesores de imagen a Gandhi y a Madre Teresa de Calcuta juntos nada podria hacer frente a una apisonadora mediatica que quiere ver en el a un genocida, un exterminador. Vamos que ni el mismisimo Hitler resucitando para refundar las bases de un IV Reich por estas tierras de la moreria.

    Tocala de nuevo “tio” Sam, con darbuka y en acordes menores please, porque esta melodia me suena, me suena a Irak y a ese ejercito de periodicos que escribian con tinta de sangre, la sangre de los centenares de miles de iraquies muertos y seguimos contando, 20 llevamos esta semana. Escribian de armas de destruccion masiva, de asesinatos a sangre fria de niños en las incubadoras de Kuwait, de antrax, todo mentira por supuesto pero que mas da… Mision cumplida.

    Se ha creado Una opinion publica favorable para justificar una guerra y quedarse con los recursos naturales de un pais cuyo nombre somos incapaces de pronunicar y si te he visto no me acuerdo. Total, esos periodistas no hacian mas que ejercer su legitimo derecho a la libertad de expresion y defender la noble causa de informar a la sociedad. De poco sirvieron los informes de los inspectores de la ONU y de las ONGs internacionales que quedaron en papel mojado. El pescado ya estaba vendido y quienes ganan con la venta son los de siempre Exxon Mobil, Shell, etc. etc. Entretanto vamos a una clinica estetica para rehacernos una nueva virginidad y volver a hablar de los derechos humanos sin que nos caiga la cara de verguenza.

    Quizas este exagerando, ojala sea asi, mientras tanto un saludo y “siempre nos quedara Paris”