Las pasiones personales guían la vida social y política

Meli Galarza | 14 de abril de 2011 a las 13:04

Servitas, mi pasión en Semana Santa

Servitas. Silencio, respeto y recogimiento, tres de mis pasiones.

La semana apasionante que se avecina me recuerda lo mucho que se ha escrito sobre la pasión; frases célebres (pocas de mujeres) referidas a la pasión inundan las redes. Podemos encontrar que Séneca afirmó que “no podemos evitar las pasiones, pero sí vencerlas” . También dijo que “un hombre sin pasiones está tan cerca de la estupidez que sólo le falta abrir la boca para caer en ella”. Deduzco que la cuestión está en tener pasión para no ser estúpido (o estúpida en estos tiempos porque en aquéllos no éramos ni consideradas), pero vencerla para conseguir serlo.

Más tarde en el tiempo, Bonaparte dijo “Una sociedad sin pasiones es estacionaria.” También afirmóLa ambición de dominar sobre los espíritus es la más poderosa de todas las pasiones”. Deduzco que Bonaparte su gran pasión era la dominación, la conquista, la aniquilación de los espíritus de los hombres era su pasión, lo que intentó y en muchos casos logró a lo largo de su vida. Si bien es cierto que no de manera tan extrema, hay actitudes actuales políticas que me recuerdan que el poder y la dominación se anteponen cuando menos a generar una sociedad apasionada y dinámica. ¿Cómo se explica sino que el Partido Popular no haya respaldado al Gobierno con las medidas adoptadas para evitar una intervención económica? ¿De verdad puedo creerme que les interese España cuando no hicieron nada para salvarla?

En Séneca encuentro contradicción y el eterno debate sobre si se deben controlar o no las pasiones, si es mejor ser equilibrado o dejarse llevar por los arrebatos pasionales. En Bonaparte y en muchas de las actuaciones de dirigentes del PP encuentro incoherencia. Sus pasiones están lejos de la pasión socialista que es la del bienestar de la ciudadanía. Concluyo con una frase mía, constatación de una realidad diaria aplicable a casi todo lo que acontece : “Las pasiones personales guían la vida social y política”.

  • Antoine

    Que las pasiones sean el motor de la acción humana forma parte de nuestra naturaleza. Lo que ya es más resultado de la cultura (educación, pautas sociales, etc.) es qué pasiones dejamos que nos muevan y cuáles refrenamos. Ciertamente en el PP la ansia de poder domina sobre cualquier otra consideración.

  • Meli Galarza

    Antoine, completamente de acuerdo. Me encanta que participes en este blog, que aportes tu sabiduría y conocimientos. Un beso desde Málaga con pasión semanasantera!!

  • Felipe Monreal

    Las pasiones mueven la vida, son su motor y gasolina. Y estas pueden estar dirigidas hacia muchos destinos, poder riqueza,posesión , dominio. Los humanos las juzgaremos, aquí en la tierra por sus consecuencias. Buenas noches